Mercedes-AMG S 63 Cabrio 4Matic: Excepcional

10 de julio 2017

Pruebas
Jaume Gustems Casado

Jaume Gustems Casado

Asensi Carricondo

Este descapotable se sitúa como uno de los más lujosos del mundo. Su precio, superior a los 200.000 euros, está acorde.

Pocos coches pueden compararse al que os presentamos en estas líneas. Es uno de los descapotables de 4 plazas más lujosos del mercado, uno de los más potentes y uno de los más caros. Sólo le supera en todos estos atributos, para que os hagáis una idea, el Rolls Royce Dawn; y en su propia casa, la versión Mercedes-AMG S65, que tiene mayor potencia incluso: 630 CV en un impresionante motor V12 de 6 litros de cilindrada. 

El Mercedes-AMG S63 Cabrio 4Matic es la referencia en descapotables de la firma de Stuttgart, un coche desarrollado por AMG, preparador que durante décadas ha sido colaborador de la firma de Stuttgart y que desde hace unos diez años ya forma parte íntegra del grupo alemán. 

Este Mercedes no puede evitar que en los apoyos en curva se noten sus más de dos toneladas de peso. Pero la preparación de su chasis, obra de AMG, permiten una conducción deportiva segura.
El S63 Cabrio 4Matic deriva de la versión berlina, sobre la que podéis ver una prueba en vídeo aquí, y monta un motor V8 biturbo de 5,5 litros y 585 CV. Para transmitir toda esa potencia al suelo se sirve de una tracción integral 4Matic, toda una garantía de buena motricidad y noble comportamiento en carretera. 

Su motor sorprende, no tanto por su cifra de potencia total como por la capacidad de aceleración que ofrece (0 a 100 km/h en 3,9 segundos), su contundente entrega de par a bajas vueltas (900 Nm entre 2.250 y 3.750 r.p.m.) y por la suavidad de su funcionamiento. No se espera menos de un coche en el que se cuida el detalle al máximo con el objetivo de conseguir un confort sublime.

Su motor V8 de 5,5 litros y 585 CV lo convierte en un coche con grandes prestaciones, especialmente en aceleracion. Hace el 0 a 100 en menos de 4 segundos.
La agradable respuesta del motor es uno de los muchos elementos del vehículo, que no son pocos, que contribuyen a este objetivo. Otro de ellos es el cambio automático AMG Speedshift MCT de 7 velocidades, que siempre escoge el desarrollo óptimo durante la conducción, en aras de la eficiencia y la suavidad de respuesta. Ni el motor ni el cambio resultan bruscos en sus reacciones, a pesar del enorme caballaje disponible. El objetivo, según Mercedes-AMG, ha sido construir el convertible mas confortable del mercado. Y la respuesta de su cadena cinematica responde perfectamente a ello. 

Cabrio deportivo


El interior es una mezcla de clasicismo y vanguardismo, evidente con esas dos pantallas digitales que parecen ir unidas. Los acabados son dignos de su precio.
Tuve oportunidad de conducir durante un breve periodo de tiempo una preciosa unidad con capota en color azul oscuro. Esta capota también está disponible en negro, beige y rojo oscuro. En este caso, el azul combina perfectamente con el color de la carrocería, y da un toque de elegancia todavía más intenso que en el caso del Mercedes-Benz Clase S.

Esta capota se acciona mediante un pulsador situado en la consola central, y puede colocarse o guardarse en 20 segundos, y si queremos, mientras circulamos y no superamos los 50 km/h. O si nos apetece, antes de subirnos al coche, mediante la llave electrónica. 

Las dos butacas traseras son de auténtico lujo, aunque el espacio disponible es muy justo. Es un cabrio 2+2.
Al ser una versión desarrollada por AMG, algunos elementos de la carrocería dan una imagen más deportiva al coche, especialmente en el frontal: grandes entradas de aire en la parte inferior del paragolpes, splitter cromado y parrilla de doble lama exclusiva de AMG. De serie se montan faros full LED con la luz diurna integrada e intermitentes con formas derivadas del diseño de Swarovski. 

La lectura de los relojes, digitales, es rápida. La información que recibe el conductor es mucha, pero fácilmente asimilable.
La unidad que veis en las fotos equipaba un juego de  llantas de 20 pulgadas. Atrás destaca el gran difusor con las cuatro salidas de escape cromadas y perfectamente integradas. Las ópticas LED en horizontal dan un aspecto ancho y musculoso a coche visto por atrás, muy deportivo. 

Este Mercedes-AMG ofrece un aire de elegancia y deportividad a partes iguales, a medio camino entre lo que ofrece un Bentley Continental GTC y un Maserati GranCabrio, ambos rivales de este descapotable de lujo, con precio similar aunque con unas dimensiones algo más pequeñas, al no llegar a los cinco metros de longitud. El Mercedes-AMG S63 Cabrio los supera: 5,04 metros de largo.

El manejo del sistema Comand Online se lleva a cabo a través de estos mandos de tipo dial y de tipo ratón. El acceso a los menús y la profundización en ellos no reviste dificultad.
Es un modelo que visualmente impone, una evidencia clara de alto status. Su PVP, 224.925 euros, es un claro limitador de sus ventas, por lo que vais a ver pocos rodando por nuestras carreteras. Es un modelo que Mercedes-AMG también destina a otros mercados más grandes y potentes que el nuestro, como el estadounidense o el chino, donde centra la mayor parte de sus matriculaciones. 

Rápido pero pesado


Detalle tradicional en un Mercedes-Benz, y presente en este Mercedes-AMG: el sistema de acercamiento automático del cinturón.
Durante la breve toma de contacto con este descapotable rodé por un pequeño puerto de montaña en los alrededores de Tarragona, con curvas de gran radio, perfectas para rodar con un coche de este estilo, de gran tamaño y peso. Sus dimensiones y las más de dos toneladas del conjunto le restan algo de agilidad en los virajes. Su motor, potente y cargado de par a bajas vueltas, facilita el tránsito entre una curva y otra gracias a su excelente recuperación, pero esto no evita que en los apoyos se noten bastantes inercias, incluso con el programa más deportivo activado y con la suspensión, que es de tipo neumática de serie, en su tarado más duro. Esta suspensión ha sido preparada específicamente para este modelo por AMG, y tiene la mayoría de sus elementos fabricados en aluminio. 

Esto no evita que se note pesado, algo en lo que su condición de cabrio tiene algo que ver. Tiene una sólida estructura, y a vez una alta rigidez, que no hace perceptibles molestas vibraciones durante la conducción, como ocurre en otros descapotables. 

El motor V8 preparado por AMG no sólo es potente, sino que tiene un impresionante par máximo de 900 Nm entre 2.250 y 3.750 r.p.m.
El volante AMG forrado en napa tiene unas formas y un tacto perfectos, aunque las levas del cambio son algo cortas para mi gusto. Frente al conductor se presenta un salpicadero con dos grandes pantallas digitales, una para el cuadro de instrumentos y otra para el navegador y el sistema de información y entretenimiento. A simple vista parecen ir unidas, lo que da un aire ligeramente futurista a un interior en el que esperas el clasicismo tradicional de la marca. La combinación del beige claro de la parte inferior de este salpicadero y el cuero de la tapicería con el negro brillante de las molduras y el negro mate del cuero repartido por el habitáculo crean un ambiente de lujo y artesanía único. 

A todo lujo


Con la capota puesta la sensación de conducción es similar a la del cupé. La insonorización es excelente.
El equipamiento disponible es fantástico: Sistema Comand Online con pantalla táctil de 23 centímetros, sistema de sonido Burmester High End con 23 altavoces,  head-up display, pantalla TFT de 12,3 pulgadas, cámara 360º, asientos deportivos AMG con soporte lumbar activo, calefacción, climatizados y con regulación eléctrica o el paquete Air Balance que ambienta el habitáculo según cinco fragancias y mejora la calidad del aire mediante ionización, entre otros. 

El sistema de climatización merece un capítulo aparte. No sólo dispone de un sistema de climatización automática inteligente Thermotronic, que regula la temperatura de forma individual para los cuatro ocupantes del vehículo, sino que también cuenta con la calefacción integrada en el reposacabezas Airscarf y un sistema climatización específica para cabrios que hace que conductor y acompañantes no perciban la diferencia entre ir capotado y descapotado en relación a la temperatura del habitáculo. 

Este es el primer descapotable de la Clase S desde el año 1971. Mercedes-AMG recupera un modelo icónico en la historia de la marca.
Por lo que hace referencia a sistemas de seguridad, algo en lo que Mercedes-Benz siempre tiene mucho que decir, equipa Tempomat con regulación de distancia, detector de cambio activo de carril (opcional) control activo del ángulo muerto (opcional), sistema de alerta por cansancio, advertencia de posible colisión con frenada automática, asistente de señales de tráfico, asistente para viento lateral, sistema Pre-safe de protección preventiva, etc. El Clase S es la referencia de la marca en este sentido, y el cabrio no es ninguna excepción. 

Claro que todo esto tiene un precio, superior incluso a lo que cuesta un apartamento en la costa. Se sitúa, pues, como uno de los modelos más caros del mercado y por lo tanto, también más elitistas. De hecho, su imagen no esconde su calidad y nivel de construcción, sólo al alcance de unos pocos. 

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

41 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín