Tesla Model S P100D, 600 km en un día

3 de junio 2017

Pruebas
Gerard Farré

Gerard Farré

Maria Pujol

Cuando piensas en un sedán de lujo con tracción integral y un potente motor, ¿en qué piensas? En un Audi S8, un Bentley Flying Spur V8S, un Mercedes-AMG S 63 4 MATIC o un Porsche Panamera Turbo, ¿no?

¿Y si te pregunto por uno de los coches que acelera más rápido de 0 a 100 km/h? Seguro que por la cabeza pasarán nombres como Bugatti Chiron (2,5 segundos), Lamborghini Aventador LP-750 Superveloce (2,8 segundos) o un Porsche 911 Turbo S (2,9 segundos). El Tesla Model S P100D es un sedán de gran confort, con tracción integral y que acelera de 0 a 100 km/h en sólo 2,7 segundos.

Con el restyling el Model S ahora presenta un diseño frontal más cerrado donde pierde la calandra simulada de antes.
La línea ha cambiado con respecto a la primera evolución. El frontal cuenta con una calandra más cerrada que ya no simula a la entrada de aire del típico radiador que hay en todo automóvil con motor térmico. Al Tesla no le hace falta para nada.

Franz von Holzhausen creó una atractiva línea que puede recordar a un Aston Martin Rapide o a un Jaguar XF según el ángulo desde el que lo mires. Otro detalles de estilo lo encontramos en el mando llave, reproduce la silueta de la carrocería a escala reducida, bloquea y desbloquea las puertas tanto si lo presionamos como si nos acercamos al vehículo.

Vuelta a Catalunya

Realizamos cerca de 600 kilómetros en un día al volante del coche eléctrico con la batería de mayor capacidad del mercado, 100 kWh.
Dado que el Tesla Model S P100D es el coche eléctrico con la batería de mayor capacidad del mercado, 100 kWh de ahí su nombre, vamos a hacer una prueba de autonomía. Daremos una vuelta a Catalunya partiendo desde Barcelona y haciendo parada en tres Superchargers, uno en Girona, otro en Lleida y la última parada antes de regresar a Barcelona la haremos en Tarragona.

La autonomía teórica circulando a 100 km/h es de 572 kilómetros. Pero gran parte del viaje será en autopista con lo que a 120 km/h la autonomía baja a 452 kilómetros. Curiosamente esa cifra se calcula con llantas de 19”, nuestra unidad de pruebas equipa las de 21” ajustamos el dato otra vez hasta 434 kilómetros. La realidad es superior a 400 kilómetros.

Nada más seleccionar nuestro viaje, el navegador da una hora prevista de llegada y además aporta una estimación de cuál será el nivel de carga de la batería una vez alcancemos el destino.

Tras 20 minutos de carga en el Super Charger de Girona incrementamos en 117 kilómetros la autonomía.
En la primera parada en Girona durante 20 minutos tomamos una Coca-Cola y ya que estábamos lo conectamos a un Supercharger con lo que ganamos 117 kilómetros de autonomía.

La red de supercargadores Tesla es la más potente del mundo con estaciones de recarga con una potencia de 120 kWh. Según el porcentaje de carga de la batería en el momento de conectarlo en 20 minutos podemos ganar 200 kilómetros de autonomía. Aprovecharemos la parada para comer en Lleida para ver si con una hora de tiempo la batería alcanza el 100%.

Si llevamos a cabo una conducción lo más eficiente posible deberíamos lograr una media de consumo de unos 20 kWh a los 100 kilómetros. En caso de querer ir un poco más rápido a lo sumo llegaría a 25 kWh.

Al acercar la toma de conexión del Super Charger al coche y apretar un botón de la misma se abre el faro trasero para facilitar el acople a la red.
Sin esta detención habríamos llegado a Lleida, pasando por Girona sin cargar, pero merecía la pena ver qué tal funcionaba el invento. Nada más acercar el conector al piloto trasero izquierdo, apretamos un botón del mismo, el faro se abre de forma automática, lo enchufamos y listo. Así de fácil.

Durante el trayecto entre Girona y Lleida pude comprobar lo cómodo que llega a ser el Model S. La suspensión neumática filtra de forma excepcional los baches del asfalto a la vez que logra el nivel de aplomo que uno espera de un coche de este calibre.

Con el Tesla no sufres la agonía de la autonomía que si aparece en otros coches eléctricos con baterías de menor capacidad. Mirar al cuadro y ver que te quedan 300 o 400 kilómetros da mucha tranquilidad. Todavía da más tranquilidad ver que cuando lo enchufas mientras paras para ir al baño y tomar un café en apenas 20 minutos ganas casi 200 kilómetros.

La suspensión neumática de serie en el Model S P100D aporta un nivel de confort equiparable al de un Audi A8 o Mercedes-Benz Clase S.
Los asientos recogen bastante bien y la postura al volante es cómoda. El equipo de suspensión neumática ofrece un nivel de filtrado sensacional, al estilo de lo que esperas encontrar en un Audi A8 o un Mercedes-Benz Clase S.

La principal novedad del restyling del Model S en el interior reside en la nueva consola de túnel central donde podemos guardar objetos de gran tamaño en sus múltiples huecos con tapa. Un detalle que muchos clientes de la primera evolución del Model S echaban en falta.

De la mano de Spotify puedes cargar toda la música que se te antoje. Siempre que la cobertura de móvil sea buena, cuando esta es mala no carga la música, entonces toca escuchar la radio o tirar de los podcasts de nuestro teléfono.  

En el salpicadero sólo hay dos botones físicos, el de los warning y el que abre la guantera. Todo lo demás se gestiona con esta tablet gigante de 17".
El equipo de audio Premium opcional formado por 11 altavoces (2.900 euros) no es un Bang & Olufsen ni un Burmester pero no suena nada mal. En el maletero integra también un subwoofer de 8”.

La calidad gráfica del navegador y el tamaño de la pantalla (17") no tienen parangón. Este es de largo el mejor sistema multimedia que existe a día de hoy en la industria del automóvil.

De la mano del paquete de mejoras Premium (4.000 euros) el sistema de climatización pasa a incorporar una función de lo más especial. Al seleccionar el modo “biohazard” de la pantalla se presuriza el habitáculo y sólo entra oxígeno por una obertura frontal donde hay un filtro de aire especial, que sólo se usa en quirófanos. Ya sabes, si algún día sufres un ataque con armas químicas corre a refugiarte al habitáculo de un Tesla.

La calidad de acabados es bastante buena, a la altura de un BMW Serie 5 o un Mercedes-Benz Clase E.
En el interior la calidad de acabados no es equiparable a la un Porsche Panamera. Por el contrario si está a la altura de lo que esperas encontrar en un BMW Serie 5 o un Mercedes-Benz Clase E. Hay algunos detalles en plástico que reflejan que se trata de un coche fabricado en Estados Unidos pero por lo general está muy bien terminado.

Al llegar a Lleida la autonomía restante era de 123 kilómetros. Tras una parada de una hora para comer la batería alcanzó el 100% de carga, llegando hasta 478 kilómetros de autonomía.

Ludicrous plus

El modo de aceleración Ludicrous plus es un guiño simpático a la película de Mel Brooks Space Balls o La Loca Historia de las Galaxias.
El Tesla Model S se ha hecho famoso a nivel mundial por su capacidad de aceleración. Esta versión P100D, la más potente, declara un 0 a 100 km/h en 2,7 segundos. Una auténtica barbaridad para un sedán de casi 2,5 toneladas de peso.

Si alargamos la pulsación sobre el botón Ludicrous accedemos al modo Ludicrous Plus, una denominación que honra a la velocidad absurda de la película Space Balls o La Loca Historia de las Galaxias de 1987 dirigida por Mel Brooks.

Una vez seleccionado aparece este mensaje: “¿Estás seguro que quieres llegar al límite? Esto causará un desgaste acelerado al motor, cambio y a la batería? Las respuestas posibles que podemos seleccionar son dos: "No, quiero a mi Mamá" o bien "Sí, ¡dale!”.

Una vez activamos el launch control el P100D es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,7 segundos. Una auténtica barbaridad.
Después de decir que sí, el siguiente paso es presionar el pedal del freno a fondo con el pie izquierdo, acelerar a fondo y volver a soltar, siempre mientras mantenemos el freno a fondo. Acto seguido aparece el mensaje en el cuadro de instrumentos que se ha activado el launch control.

Manteniendo el pie izquierdo sobre el freno volvemos a acelerar a fondo. Al levantar el pie izquierdo el coche sale disparado como un cohete. Ningún avión de línea comercial es capaz de ofrecer ese mismo nivel de empuje. Es simplemente increíble.

No sólo acelera muy rápido también declara una punta de 250 km/h. Sus dos motores lo convierten en tracción integral. Ambos propulsores juntos son capaces de generar 612 CV y 967 Nm. Es un deportivo en toda regla.

En el trayecto entre Lleida y Tarragona es donde logramos un menor consumo de electricidad. Prácticamente todo transcurrió en secundaria.
El trayecto entre Lleida y Tarragona transcurrió principalmente por carretera secundaria. En este entorno el consumo se reduce bastante ya que circulamos a una velocidad más reducida, no la sostenemos de manera constante y es más fácil aprovechar los desniveles de la vía.

Inicialmente habíamos planificado la vuelta a Cataluña pasando por el supercargador de l’Aldea, casi en el Delta del Ebro. Dado que teníamos que devolver el coche esa misma tarde optamos por alterar la ruta y dirigirnos hacia el Super Charger de Tarragona.

Esta parada la hicimos a modo testimonial puesto que la carga al salir de Lleida era más que suficiente para viajar hasta Barcelona, pasando por Tarragona. Ya que habíamos parado para beber agua lo conectamos al Super Cargador. En 22 minutos la autonomía creció de 219 kilómetros a 368 kilómetros.

Al regresar al Hotel Fairmont Juan Carlos I la autonomía todavía era de 141 kilómetros. ¿Quién dijo que no se podían hacer largos viajes en coche eléctrico?
Sobre las 20:00 regresamos a Barcelona con 141 kilómetros de autonomía. Queda claro que con el Model S puedes realizar largos viajes aprovechando los Super Charger. En ningún momento del día sufrí la típica agonía de un coche eléctrico de corta autonomía.

El Model S es el único sedán del mercado con una tercera fila de asientos plegable dentro del maletero que mejor que terminar esta prueba desde allí. Se monta y se desmonta en un abrir y cerrar de ojos, integra cinturones y sólo la pueden usar niños de hasta 1,35 metros de estatura.

En resumidas cuentas

Es una lástima que sea tan caro, pero ya se sabe todo lo bueno tiene un precio.
Es una verdadera lástima que el Model S sólo esté al alcance de unos pocos, la gama empieza en 82.400 euros y puede llegar con el P100D hasta 162.400 euros. Si sumamos los extras de nuestra unidad de pruebas, lo equipaba todo, la friolera asciende hasta 185.500 euros.

Con esta prueba hemos comprobado que los Super Charger de Tesla funcionan, son sencillos de usar y en muy poco tiempo podemos reemprender la marcha. Invirtiendo el mismo tiempo que en una gasolinera usaríamos para llenar el depósito, pasar por el baño y pagar en un supercargador ganamos la autonomía necesaria para llegar hasta el siguiente.

Si añadimos a la ecuación dos motores que suman más de 600 CV el resultado es un coche eléctrico cómodo, ideal para realizar largos viajes que además te arranca una sonrisa cada vez que hundes el pie derecho sobre el pedal del acelerador.

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

62 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín