Kia Stinger: Atrevido

6 de octubre 2017

Presentación
Jaume Gustems Casado

Jaume Gustems Casado

KIA

Kia entra por primera vez en el segmento de las berlinas deportivas "premium" con el Stinger, un cinco puertas con un aspecto muy deportivo, con motores diésel y de gasollina de alta potencia y con unos acabados y equipamiento de alto nivel. 

Stinger. Un bonito nombre para un vehículo que va a hacer historia en Kia, al ser el modelo de más altas prestaciones fabricado en serie por esta marca coreana. 

El Stinger es una berlina deportiva, que llega al mercado para presentarse como una alternativa al grupo de sedanes deportivos “Premium”, básicamente protagonizado por fabricantes alemanes. ¿Qué pretende Kia con el Stinger, teniendo en cuenta que no es una marca especialista en este tipo de producto? Sencillamente potenciar su imagen de marca, demostrar que es capaz de construir un bello Gran Turismo con un diseño a la última, una alta calidad de acabados, un chasis bien configurado, una gama de motores potente y algo no menos importante: un buen precio. 

La imagen exterior del Kia Stinger es imponente. En la vida real gana respecto a la fotografía.
El Kia Stinger llega a España a un PVP que va de 37.900 a 54.150 euros, una franja un poco por debajo de la que ofrece su más directa competencia: BMW Serie 4 Gran Coupé, Audi A5 Sportback, Mercedes-Benz CLS o el nuevo Volkswagen Arteon, entre otros. El precio es cerrado (no hay promociones) y el equipamiento también, no hay listado de opciones. 

El Stinger va a ser un coche de poco volumen de ventas, como Kia ya espera. La marca importará a España unas 250 unidades anuales, lo que ya da una idea de las expectativas puestas en el nuevo modelo. Es, sin duda, un coche de imagen, una nueva referencia en la marca, que demuestra ir perfeccionando año tras año, modelo tras modelo, su calidad de fabricación. 

Kia presenta un sedán deportivo que entra de lleno en el segmento de las berlinas de lujo, protagonizado principalmente por fabricantes alemanes.
La filosofía de este sedán es la de un Gran Turismo, un vehículo capaz de ofrecer grandes prestaciones y sensaciones deportivas, pero también capaz de ser una excelente berlina para viajar. Como afirma Gregory Guillaume, Jefe de Kia Motors Europa, “el Stinger es un coche para disfrutar de viajes de largo recorrido. No se trata de conseguir una potencia abrumadora, reacciones bruscas y estilo brutal a costa del lujo, el confort y la elegancia. Con el Stinger no se trata de ser el primero en  llegar al destino sino de disfrutar del viaje”. Esta declaración resume perfectamente el carácter de este nuevo Kia, que combina perfectamente su imagen y comportamiento deportivo con la elegancia y el confort de una berlina de gran tamaño.

En el diseño del Stinger también ha participado el alemán Peter Schreyer, que inició hace años sus primeros pasos profesionales en Audi y Volkswagen. Mientras que la puesta a punto del coche, con tests incluidos en Nürburgring, ha corrido a cargo de Albert Biermann, exBMW M. El coche se ha diseñado en el centro de diseño europeo de Kia en Frankfurt (Alemania).

Los tres motores disponibles, dos de gasolina y uno diésel, son de alta potencia, como corresponde a un vehículo con pretensiones deportivas.
Esta contribución “alemana” en el desarrollo del Stinger se percibe sólo con ver el coche y también al ponerte a su volante. 

Exteriormente tiene unas silueta muy cupé, caracterizada por una constante caída de la línea de techo hacia la zaga, un corto voladizo delantero, un largo capó y un considerable voladizo trasero, marcando su filosofía de sedán con tracción trasera, aunque también hay versiones con tracción integral. 

Es un cinco puertas, con un portón trasero en posición muy horizontal, que acaba en un alerón y cuyas formas recuerdan en parte a las utilizadas por Maserati en su GranTurismo. Al aspecto deportivo de la zaga también contribuye el difusor con la doble salida de escape. Para el frontal, Kia ha recurrido a la parrilla “Tiger Nose” que podéis ver en otros modelos de la marca, así como a un diseño muy estilizado y agresivo de los faros (que incorporan tecnología LED) y unas formas muy aerodinámicas del paragolpes delantero, que luce unas grandes entradas de aire en vertical. También hay entradas de aire justo detrás del paso de rueda, y en el capó. 

El Stinger monta llantas de 18 pulgadas de serie o bien de 19 pulgadas en las versiones más completas. En la versión GT se monta diferente medida de neumático en el eje delantero y trasero: 225/40 R19 delante y 255/35 R19 detrás. 

El equipo de frenos que acompañan a estas llantas es de 350mm delante y 340 mm. detrás, y lo firma Brembo. 

Concordancia


El diseño de los faros está muy trabajado, y contribuye a la buena imagen del coche visto de frente.
El interior está acorde con esa imagen deportiva que el coche transmite a través de su carrocería, pero siempre combinado con un cierto aire de lujo y confort, el esperado en un coche de su estilo. Encontramos un buen volante, con su parte inferior achatada y forrado en cuero, un cuadro de relojes con una pantalla digital de 7 pulgadas en el centro, que cuenta con menús de todo tipo: fuerza G lateral, tiempo por vuelta o temperatura del aceite, entre otros. Algunos de los datos de la conducción pueden replicarse en el parabrisas a través del Head-up Display; Y en el centro del salpicadero podéis ver la pantalla del sistema de infoentretenimiento, muy poco integrada. Al combinarse con la triple rejilla de ventilación con diseño inspirado en la aeronaútica, viene a la cabeza el diseño utilizado por Mercedes-Benz en algunos de sus modelos. 

La parte inferior de la consola central está bastante elevada, y en ella encontramos el pequeño pomo del cambio automático, un hueco para la carga inalámbrica del móvil, un departamento con tapa forrada en aluminio para guardar pequeños objetos y una buena guantera central. Todo está muy bien acabado, aparenta robustez y da una excelente sensación de calidad percibida. 

Las luces traseras LED dan un aspecto moderno al coche, mientras que el alerón del portón generan una imagen deportiva.
La versión que tuve ocasión de conducir en Mallorca, lugar donde Kia presentó el coche a la prensa internacional, era una GT, la más potente y mejor terminada de la gama. Equipaba de serie asientos con tapicería de cuero, calefactados y con regulación eléctrica. También es eléctrica la regulación del volante, por lo que fácilmente se encuentra la postura ideal de conducción. 

En las plazas traseras hay una sensación de espacio que puede llegar a sorprender si no somos conscientes de que el coche mide 4,83 metros de largo y que tiene una batalla de 2,90 metros. La distancia entre filas es muy buena, se percibe una buena anchura y la altura al techo es correcta para tratarse de una berlina con una silueta muy cupé. Sin duda, la disposición baja de los asientos (en las plazas delanteras se situan 45mm. más bajos que en un Kia Optima) ayuda a ello. En las plazas traseras se disfruta de un buen reposabrazos, salidas de calefacción y tomas USB y 12V. 

En el interior hay una buena sensación de espacio. La postura de conducción es baja y deportiva.
Vayamos al maletero. No se espera que el Stinger sea un coche con una excelente capacidad de carga, pero sí que tiene un maletero suficiente para cargar las maletas de viaje y pequeños objetos en la bandeja que está escondida bajo el piso. Hay algunos ganchos para sujetar bultos, y tenemos la posibilidad de ampliar su capacidad inicial (406 litros) hasta 1.114 litros, abatiendo los respaldos de la segunda fila. Frente a sus competidores, este es uno de sus puntos débiles, ya que prácticamente todos le superan en este aspecto. El maletero de un BMW Serie 4 Gran Coupé ofrece 480 litros, lo mismo que el de un Audi A5 Sportback, un Mercedes-Benz CLS (475  litros) un Volvo S90 (500 litros) y un Jaguar XF (540 litros), por citar algunos. 

Potencia, sobre todo


Los relojes analógicos se combinan con una pantalla digital de 7" que ofrece todo tipo de información sobre las condiciones de conducción.
Kia vende varias versiones del Stinger en función de su motor, que puede ser un diésel 2.2 turboalimentado de 200 CV, un gasolina 2.0, también turbo que ofrece 255 CV o bien un 3.3 V6 Biturbo de 370 CV.

En la presentación pude conducir por carretera la versión más potente, el Stinger GT. Es todo motor. Sus 370 CV y 510 Nm de par máximo, que entrega de forma contundente pero no brusca desde bajas revoluciones, permite que acelere de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos, con suma linealidad y sin estridencias innecesarias.

La versión que Kia espera vender más en España es la diésel. Es muy posible, ya que 200 CV son más que suficientes para la mayoría del público y además su consumo es razonable: 5,6 litros a los 100km. frente a los 10,6 l/100km. que registra oficialmente la versión más potente.  El 2.0 gasolina gasta, según la marca, unos 7,9 l/100km. 

Pero este no es un coche en el que sus futuros propietarios sean especialmente sensibles al consumo. Es un coche para recibir sensaciones, y las da. No son extremas, pero sí muy agradables. Pude conducir el Stinger en el circuito de Mallorca, y percibir la nobleza de su chasis, la buena motricidad de su transmisión, capacidad de frenado y la facilidad de guiado. Por el contrario, se nota algo pesado y con inercias en los fuertes apoyos en curva, motivados en parte porque el tarado de su suspensión no es radicalmente deportivo. Tiene un buen equilibrio entre deportividad y confort,  ideal para la carretera, pero algo limitado para exprimir las prestaciones del coche en circuito. 

El cambio de marchas es un automático de ocho velocidades en todas las versiones.
Estas suspensiones cambian su dureza de forma automática y electrónica y pueden regularse a través del Drive Mode Select. El conductor puede escoger entre cinco modos de funcionamiento: Smart, Eco, Comfort, Sport, Sport +. Cada uno de estos programas ajusta la dureza de la suspensión, el tacto de la dirección, la respuesta del motor y la velocidad del cambio, entre otros aspectos.

Buena parte de los kilómetros que hice con el Stinger en Mallorca rodé en modo Comfort, ideal cuando las carreteras son muy bacheadas y se pretende hacer la ruta en modo “relax”. El motor V6 es muy silencioso y refinado, y la cabina hace gala de una buena insonorización. El sonido de escape al acelerar es muy agradable, excitante pero a la vez discreto.

El cambio del programa Comfort al Sport se nota, aunque sin radicalidad en ningún momento. Incluso en modo Sport +, el Stinger deja que hagas deslizar la zaga en los virajes, pero de forma controlada.  El ESP sigue actuando para colocar el culo en su sitio. 

Las plazas traseras son más amplias de lo que esperas en un coche de su condición. Dos adultos viajan cómodos. Tres no tanto.
Sin duda, este Kia destaca por ese equilibrio entre deportividad y confort, y es lo que le llevará a ser del agrado de una buena parte del público.

Su tamaño cercano a los 5 metros hace un poco incómodo su uso diario en ciudad. El radio de giro no es su punto fuerte, y la visibilidad hacia atrás tampoco. Las versiones GT y GT Line pueden equipar cámara de visión trasera 360º, muy recomendable si vamos a hacer bastantes kilómetros por ciudad.

Kia empieza a vender en España el Stinger con tres acabados diferentes: Style, xTreme, GT Line y GT.

El maletero es ancho pero poco profundo, y su capacidad es algo inferior a la de sus rivales. El portón puede ser de apertura eléctrica.
La versión más básica, Style, equipa de serie llantas de 18”, cambio automático, tapicería en piel sintética, climatizador bizona, botón de arranque electrónico, llave inteligente, navegador con pantalla de 7”, luces diurnas y ópticas traseras LED y sistemas de asistencia como el de mantenimiento de carril, reconocimiento de señales de tráfico, frenada de emergencia, luces de carretera dinámicas y control de crucero adaptativo, entre otros.

La versión xTreme añade a la Style tapicería de piel, techo solar, asientos delanteros calefactables, ventilados y con ajuste lumbar y memoria, asientos traseros calefactables, volante calefactable, sensores de aparcamiento delanteros y head-up display.

La versión GT Line añade a la Xtrema  llantas de aleación de 19”, navegador con pantalla de 8”, sistema de audio Harman/Kardon, cámara de visión 360º, pedales de aluminio, cargador inalámbrico, portón “manos libres” y sistemas como el detector de ángulo muerto, alerta de tráfico trasero y faros LED direccionales, entre otros.

Finalmente, el Stinger GT monta todo esto más la transmisión 4x4 y tapicería de cuero “GT”.

El Kia Stinger se vende a un PVP a partir de 39.900 €. Es lo que cuesta la versión diésel Style de 200 CV.
La tarifa de precios es la siguiente:

Kia Stinger 2.2 CRDI Style 200 CV     37.900€

Kia Stinger 2.2 CRDI xTreme 200 CV     41.650€

Kia Stinger 2.2 CRDI xTreme 4x4 200 CV     43.650€

Kia Stinger 2.2 CRDI GT Line 200 CV     47.150€

Kia Stinger 2.2 CRDI GT Line 4x4 200 CV     49.150€

Kia Stinger 2.0 T-GDI Style 255 CV     38.900€

Kia Stinger 2.0 T-GDI xTreme 255 CV     42.650€

Kia Stinger 2.0 T-GDI GT Line 255 CV     48.150€

Kia Stinger 3.3 T-GDI GT 4x4 370 CV     54.150€

 

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

300 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín