Ford Kuga Vignale 2.0 TDCI 180 CV: Efectivo y cómodo

5 de abril 2017

Pruebas
Gerard Farré

Gerard Farré

María Pujol

El Kuga es un SUV de tamaño compacto que cuenta con una gran aceptación comercial, tanto por sus prestaciones como por su diseño. La primera generación estuvo a la venta entre 2008 y 2013, mientras que la segunda llegó en 2013. En el Mobile World Congress celebrado en 2016 en Barcelona se presentó su último restyling.

Siguiendo la estrategia global de Ford, el Kuga también se comercializa en Estados Unidos pero con otro nombre, allí se llama Escape. En España son 5 los niveles de acabado disponibles: Trend, Business, Titanium, ST-Line y Vignale. Hoy probamos este último, el más lujoso de la gama.

Los cinco niveles de acabado del nuevo Kuga se distinguen entre si por la parte interior de la calandra, cada una es específica. [Fotos: María Pujol]
Nuestro editor Joan Dalmau viajó hasta el Cabo Norte en la que fue nuestra primera toma de contacto con el nuevo Kuga. Nosotros lo hemos llevado al corazón de Cataluña, el Bages, a un castillo con 1.000 años de historia que actualmente acoge la sede de las bodegas Oller del Mas. Allí lo hemos podido probar tanto en asfalto como en tierra.

Si algo funciona no lo cambies

En líneas generales podemos ver que el SUV compacto de Ford presenta un diseño bastante continuista. Ya se sabe que cuando algo funciona mejor no tocarlo.
Parece que los diseñadores de Ford no han querido arriesgar lo más mínimo a la hora de dar forma al nuevo Kuga. Las líneas generales de la carrocería se mantienen prácticamente inalteradas. Como buen SUV compacto se mantiene en torno a los 4 metros y medio. Unas dimensiones algo contenidas que facilitan maniobrar en ciudad y porque no incluso encontrar sitio a la hora de aparcar en la calle.

En función del nivel de acabado encontramos pequeños cambios en la parte inferior del parachoques, protecciones laterales, así como en la calandra. Mientras el ST-Line presenta un diseño más deportivo el Vignale aporta un estilo más Premium.

Es importante tener en cuenta que la versión Vignale que probamos es el tope de gama. Tanto los materiales empleados como el diseño general de los elementos que conforman el habitáculo son de gran calidad

Vignale fue uno de los grandes carroceros italianos de la década de los 50. Ahora es sólo el nivel de acabado más lujoso de los modelos de Ford.
Vignale fue uno de los grandes carroceros de la década de los 50 y desde los 70 pertenece a Ford. Desde el 2015 este nombre histórico se ha convertido en el acabado más lujoso dentro de los modelos de la marca del óvalo.

Las plazas delanteras ofrecen mucho espacio tanto entre en lo que altura libre al techo se refiere como en lo que a anchura entre codos. Además, estos asientos individuales son muy confortables y sujetan a la perfección.

La tapicería de cuero Vignale en color Blanco Cashmere es posiblemente la mejor de su tipo que hay ahora mismo para un turismo de una marca generalista. Como en su día ya pude comprobar en el Mondeo Vignale, este cuero ofrece una calidad intachable. 

La pantalla táctil de 8", el sistema de control por voz, Andorid Auto o Apple CarPlay es lo último en conectividad que aporta el Kuga Vignale.
Mediante SYNC3 disfrutamos de lo último en conectividad con una pantalla táctil de 8” y el sistema de reconocimiento por voz. El interfaz es muy sencillo de manipular y cambia de menú de forma rápida y eficaz. Ahora incorpora nuevos comandos por voz rápidos como: “Quiero un café” o “Necesito gasolina” a los que nos responderá con indicaciones de navegación para proponernos un bar o una gasolinera.

El volante también presenta un nuevo diseño y a partir del acabado Business el freno de mano deja a un lado la palanca tradicional en pro de un sistema electro-hidráulico accionado por botón.

En configuración 5 plazas el maletero declara 456 litros de capacidad. En la imagen vemos que pudimos cargar sin problema 24 cajas, con 6 botellas de vino cada una.
El piso plano de la segunda fila aumenta el confort del pasajero de la plaza central. El respaldo de la banqueta es muy plano con lo que sujeta poco. Tras los respaldos de los asientos delanteros integra dos prácticas mesillas plegables tipo avión. 

En configuración de 5 plazas el maletero ofrece una capacidad de 456 litros con unas cotas de anchura, altura y profundidad muy aprovechables. Si abatimos los respaldos traseros no queda una superficie completamente plana, eso sí, lograremos 1.603 litros. En nuestra prueba pudimos cargar 24 cajas de 6 botellas cada una del vino Bernat Oller. 144 botellas en total.

Eficaz y cómodo a la vez

No importa el tipo de vía por la que circulemos, el Kuga se muestra cómodo en cualquiera.
Lo que más me ha gustado del Kuga es lo confortable que llega a ser. Es uno de esos coches que no te cansas de conducir, tanto por lo a gusto que estás al volante como por lo bien que te lo pasas conduciéndolo.

Hay coches que son muy cómodos pero que sin embargo no terminan aportando nada o casi nada en lo que a disfrute de conducción. El Kuga es una rara excepción al lograr un brillante equilibrio entre estas dos cualidades.

El equipo de suspensión formado por un esquema de tipo McPherson delante y de paralelogramo deformable detrás hace que además de confortable sea muy efectivo. Por un lado filtra muy bien las irregularidades del firme y por otro apenas inclina la carrocería.

Sorprende lo efectivo y divertido que puede llegar a ser en una carretera secundaria. La tracción integral aporta una gran seguridad.
Más de uno puede pensar que se trata de un coche concebido para autovía, no obstante, te deja gratamente sorprendido después de pasar por una revirada carretera de montaña. Es uno de los SUV compactos que mejor se desenvuelve en secundaria. Lástima que la dirección no sea 100% precisa. Hay un punto en el que parece que no hace nada, justo cuando el volante está texto. Cuando te acostumbras puedes vivir con ello.

Con una altura libre de 197 mm no es precisamente el rey de la pista, la no asfaltada digo. Aun así se defiende con gran soltura en campo. Declara una capacidad de vadeo de 450 mm, su ángulo de ataque es de 21°, el ventral de 19° y el de salida 28°. 

El equipo de frenos aguanta muy buen en conducción deportiva. Formado por discos ventilados de 320 mm delante y macizos de 280 mm detrás permite detener sus 1.716 kilos de peso con gran precisión.

Las suspensiones además de ser eficaces en carretera, en un camino sin asfaltar filtran a la perfección las irregularidades del piso.
Para disfrutar de todo el potencial del motor 2.0 TDCi no hace falta subir mucho de vueltas. Hay mecánicas diésel que necesitan acercarse al filo de las 5.000 rpm para brillar, el propulsor de este Kuga no es de estos. A sólo 3.500 rpm eroga ya los 180 CV de potencia máxima. 

El par motor llega mucho antes, de 2.000 a 2.500 rpm rinde 400 Nm. Una cifra más que suficiente para mover con soltura este SUV de 4,5 metros y 1,7 toneladas de peso. La marca anuncia un consumo medio homologado de 5,2 l/100 km, un registro algo lejano de los 7,5 l/100 km que logramos en nuestra prueba. Sobre nieve y cargado a tope no pasó de 8,9 l/100 km, tampoco está tan mal.

Las prestaciones que declara sobre el papel no parecen nada del otro mundo con un 0 a 100 km/h en 10 segundos y una punta de 200 km/h. Es importante incluir en la ecuación que su motor rinde menos de 200 CV y pesa casi 2 toneladas.

En resumidas cuentas

Cómodo, atractivo y dinámico. Me ha dejado muy buen sabor de boca y encima su precio es de lo más interesante puesto que está a la venta desde 19.700 euros.
La gama Kuga empieza con los 19.700 euros del 1.5 Ecoboost de 120 CV 4x2 manual con acabado Trend y termina con los 40.550 euros del que hemos probado hoy, el 2.0 TDCi de 180 CV 4X4 automático con acabado Vignale. Sumando los extras de esta unidad el precio llega hasta los 44.690 euros.

El diseño sigue siendo atractivo, dentro es amplio y cómodo. Además la calidad de acabados es más que destacable. El sistema de tracción integral funciona de cine y es tanto efectivo como cómodo, ya sea dentro o fuera del asfalto.

Me ha sorprendido para bien lo efectivo que llega a ser en un tramo revirado de montaña. Jamás habría esperado algo así de un SUV de este segmento. Ni por su peso, ni por su mayor altura libre al suelo. ¡Bravo por Ford!

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

25 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín