Bentley Mulsanne EWB, a lo James Bond

27 de noviembre 2017

Pruebas
Gerard Farré

Gerard Farré

María Pujol

Hacemos una prueba diferente de la mano del Bentley Mulsanne Extended Wheelbase, la limusina de mayor lujo de la firma británica, animada por un motor V8 biturbo de 512 CV y cuesta más de medio millón de euros.

En este vídeo probamos a fondo sus excepcionales plazas traseras, nos subimos a un Bentley R-Type carrocería Harold Radford de 1953 y también pilotamos una lancha Mariella de 1930 pintada a juego del R-Type clásico.

250 mm más que un Mulsanne

Con casi 6 metros de largo es el segundo coche de calle más largo del mundo. De ahí que nadie se fije en sus llantas de 21" que cuestan 21.500 euros.
Tal es el tamaño de la carrocería del Extended Wheel Base que las llantas de 21” opcionales parecen incluso pequeñas. Total quién se va a fijar en ellas si sólo cuestan 21.500 euros.

La versión Extended Wheelbase, como su propio nombre indica, cuenta con una batalla alargada en 250 mm. La distancia entre ejes es medio metro mayor que la del R-Type clásico con 3,51 metros.

Sus medidas son de otro mundo. Con 5,82 metros de largo es el segundo coche de serie más largo del mercado. Sólo lo supera el nuevo Rolls-Royce Phantom LWB con sus 6,09 metros. Con los retrovisores plegados mide 1,92 metros de ancho, 2,2 si están abiertos. Su altura es más mundana con sólo 1,54 metros. 

Esta mascota de la "B" alada denota que este Mulsanne sigue con máximo respeto la tradición de la marca.
El Mulsanne es la última evolución del concepto de limusina de gran formato según Bentley. Un equipo de artesanos altamente cualificados de la factoría de Crewe invierten 400 horas de trabajo para confeccionarlo a mano.

Lo que vemos es la mascota de la “B alada”, el logotipo de la marca. Algo que se estilaba desde los inicios del automóvil hasta los 50 y que además servía en la época como tapón del radiador. 

Es una verdadera lástima que Bentley no lo haya configurado con un acabado de pintura bicolor. El azul Fountain Blue tampoco sería la primera opción que me hubiese planteado a la hora de encargar un Mulsanne… Pero hoy nos tenemos que conformar con este, qué le vamos a hacer…

Yo me habría lanzado de cabeza a un Duo-Tone, más concretamente por el Burnt Oak sobre Arabica. Pero bueno en esto de los colores hay gustos de todo tipo.

Una dimensión del lujo desmesurada

Madera de eucalipto y el mejor cuero del mundo, jamás había visto un habitáculo tan lujoso y bien rematado.
El habitáculo es también de otra galaxia. Pocos automóviles ofrecen este nivel de acabados. Madera de la buena, el que posiblemente sea el mejor cuero del mercado y unos ajustes intachables incluso en puntos en los que nadie se fijaría.

La tapicería de cuero en color Twine combina a la perfección con el Imperial Blue y la madera de eucalipto. La calidad es increíble, el confort a bordo, el espacio disponible. Apenas hay palabras para describir lo relajado y cómodo que te sientes en este Mulsanne.

Por fin Bentley equipa a una de sus limusinas con un sistema de infoentretenimiento de última generación, el mismo que el del Bentayga. Nada del navegador de un Volkswagen Touraeg de hace 10 años que usa el Flyingspur.

Sumando 5 de los extras que equipa el habitáculo de esta unidad suman 66.500 euros.
De su habitáculo nos quedamos con el precio de unos pocos extras: alfombrillas por 5.000 euros, mesillas tipo avión por 14.000 euros, nevera con capacidad para dos botellas de cava por 11.000 euros, pantallas de TV de 10,4” con conexión a Internet y equipo de audio Naim de 20 altavoces y 2.200W por 21.500 euros y asientos reclinables con masaje por 15.000 euros.

5 extras sólo del interior del Mulsanne que juntos suman la módica cifra de 66.500 euros. Un presupuesto más que digno a la hora de plantear la compra de un coche nuevo a día de hoy…

Transatlántico de la carretera

Sus prestaciones son dignas de un súper-deportivo con un 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y una punta de 296 km/h.
Sus prestaciones son de auténtico deportico. Acelera de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y alcanza una punta de 296 km/h. Para tratarse de una limusina de 2,7 toneladas en vacío no está nada mal…

Supongo que se necesita tener bastante fe para ir casi a 300 km/h por una Autobahn con semejante transatlántico. Mucha fe en que los frenos serán capaces de pararlo a tiempo. Estable seguro que lo será puesto que con pasajeros y equipaje pasa de largo de las 3 toneladas.

Su motor V8 de 6,75 litros sobrealimetando por dos turbos anuncia 512 CV a 4.000 rpm. Pero lo más espectacular son sus 1.020 Nm a 1.750 rpm. El Mulsanne es el sedán con más par motor del mundo, sólo superado por híper-deportivos de Koenigsegg y Bugatti. De hecho, V8 del Bentley tiene más par que el V12 del Pagani Huayra. 

Este V8 biturbo de 6,75 litros entrega 512 CV a 4.000 rpm y 1.020 Nm a 1.750 rpm.
Tras un trayecto de una hora de trayecto por autopista puedo decir que es de los coches más confortables en los que he viajado. Lo mejor es disfrutarlo desde su segunda fila, conducirlo, bueno, es lo que es.

No transmite nada de nada, todo está filtrado hasta el extremo. Conduciéndolo hay momentos en los que parece que estés al volante de un SUV gigantesco. Vas muy alto y las inercias son descomunales. 

La suspensión neumática filtra de forma sublime las irregularidades del asfalto y a la vez tratar de aportar durante todo momento la máxima estabilidad. 

En autopista es una delicia, sin embargo, en secundaria casi mejor ni probarlo...
Sólo traté de trazar una curva de incorporación a autopista con cierta alegría y el resultado no me gustó demasiado. Las inercias, el grado de inclinación y la sensación que transmite no incita más que a conducir de forma sosegada. 

El motor tiene una entrega atómica desde el minuto cero, los 1.020 Nm a sólo 1.750 rpm permiten recuperaciones dignas de un súper-deportivo. Peso a parte, claro…

Es curioso que la aguja del cuenta vueltas gire al revés y además lo haga hacia abajo, pero todavía lo es más que el corte de inyección llegue a 4.500 rpm. No, no es diésel. 

En comportamiento dinámico el Mulsanne EWB no dista tanto del R-Type de 1953. Máximo confort, silencio y suavidad.
El cambio automático de 8 relaciones suministrado por ZF es ultra-mega suave y siempre va en la marcha más alta. El 90% del tiempo te permite circular por debajo de 1.500 rpm, algo que contribuye en gran manera a esta suavidad extrema del conjunto. Todo pensado para molestar lo más mínimo al pasajero de la segunda fila. Vamos, el que se ha podido gastar medio millón en este Bentley.

Los consumos no le interesan lo más mínimo al propietario tipo de un Mulsanne. Lo que si podemos asegurar es que con su depósito de 96 litros lleno puedes hacer 500 kilómetros.

En resumidas cuentas

500.000 euros es un precio. Y es la cifra que Bentley pide por la limusina más lujosa y confortable que jamás ha fabricado.
Más de 500.000 euros por un coche ya empieza a ser una cifra respetable. ¿Vale lo que cuesta? Hombre… Nunca me había subido a un coche con una calidad de acabados como la de este Mulsanne.

Más que como un automóvil veo a este Bentley como una extensión del salón de tu casa o tu despacho, bueno, del que se puede permitir destinar medio millón de euros en el coche para su chófer.

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

20 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín