Seat León Cupra R

24 de noviembre 2017

Presentación
Luis Miguel Reyes

Luis Miguel Reyes

Marca

El primer Cupra R de calle desarrollado por Seat Sport fue el Ibiza Cupra R 1.8 20VT de 180 CV, presentado a finales del año 2000, aunque tuvimos que esperar hasta 2001 –a la venta un año más tarde- para ver el primer León Cupra R. Hoy, 17 años después de aquél primer Ibiza, estamos en la presentación del nuevo y exclusivo León Cupra R -quinto modelo de Seat que lleva el “apellido R”- y que se ha convertido en el coche de serie más potente jamás fabricado por la firma de Martorell.

Exclusivo, mejor. Sólo 799 unidades

El nuevo León Cupra R se puede considerar como el colofón de la gama deportiva de Seat y uno de los modelos más exclusivos, no solo por sus características, sino porque se trata de una edición limitada a 799 unidades para todo el mundo -España dispondrá de 40 unidades- para clientes que deseen disponer del Seat -de serie- más potente de la marca en el que se ha volcado toda la experiencia de Seat Sport no sólo para mejorar las prestaciones, sino para que sea aún más efectivo que su antecesor y ofrezca mayores sensaciones deportivas al volante.

Estará disponible en dos versiones, eso sí, siempre con tracción delantera. 300 unidades llevarán cambio DSG de seis velocidades y el conocido motor 2.0 TSI con 300 cv, mientras las 499 restantes contarán con cambio manual, también de seis marchas, pero con la potencia aumentada hasta los 310 cv. En España habrá 20 unidades de cada versión.

Estética muy R

Gracias a sus 310 cv, el nuevo Seat León Cupra R se convierte en el coche de serie más potente fabricado por Seat pero también en el más exclusivo.
Como es lógico, este exclusivo León mantiene la estructura de sus hermanos de última generación, pero recibe diversos elementos y detalles que lo personalizan y le otorgan la exclusividad de un vehículo de serie limitada. El frontal alberga nuevas entradas de aire laterales de mayor tamaño con decoración en color cobre, presente también en los retrovisores, en los logotipos y en las llantas de 19” en color negro y cobre, específicas de la versión.

Los pasos de rueda son más anchos y la fibra de carbono cobra especial protagonismo ya que está presente en el splitter delantero, en el alerón trasero, faldones laterales y en el difusor posterior, que alberga las dos salidas de escape de nueva factura. Este nuevo paquete aerodinámico mejora la estabilidad del nuevo Cupra R generando hasta un 12,5% más de carga que en el Cuprauqvewtyefqyxycrfcusvtsussy. Se podrá adquirir entre colores ‘Negro Midnight, ‘Gris Pirineos -ambos metalizados y sin coste adicional y, por primera vez en Seat, el exclusivo color ‘Gris Pirineos Mate’, con un coste adicional de 2.680 €. 

Detalles interiores

Es el modelo mas deportivo de Seat y se trata de una edición limitada a 799 unidades para todo el mundo -España dispondrá de 40 unidades-.
En el interior, una inscripción grabada en la consola central, justo por delante de la palanca de cambios, nos recuerda que estamos ante una exclusiva edición limitada. En nuestro caso se trataba de la unidad nº 2. Los asientos de tipo baquet tienen costuras en color cobre, también presentes en el volante y en el pomo de la palanca de cambios. El volante está forrado en Alcántara -igual que parte de los asientos- y el color cobre, también destaca en los marcos del salpicadero y la consola, mientras que los paneles de las puertas están tapizados con material símil de fibra de carbono muy acertado.

La instrumentación mantiene la misma estructura que la del Cupra pero con fondo blanco y números de mayor tamaño en tono acorde con el resto de detalles. El sistema multimedia integrado en la pantalla táctil de ocho pulgadas y el espacio para la carga inalámbrica de móviles, se mantienen idénticas respecto al Cupra.

Pequeñas mejoras y un gran resultado

Entre otras personalizaciones, destacan el frontal con dos grandes entradas de aire laterales, la fibra de carbono en el pack aerodinámico y el color cobre en diversos elementos.
No cabe duda que Seat ha querido dar un salto de deportividad con el Cupra R y, en mi opinión, lo ha logrado. Además de esos 10 cv de más que ofrece la versión de cambio manual de seis marchas, las mejoras recibidas lo hacen aún más efectivo que el Cupra. Se ha variado la configuración de las manguetas de la suspensión para ganar caída negativa en el eje delantero –con lo que se gana rapidez en la entrada a curva y aprovechar toda la superficie del neumático con el coche en apoyo- la anchura de vías es mayor -1.593 mm y 1.530 mm en el eje delantero y trasero, respectivamente- y se ha reajustado la suspensión adaptativa y el sistema de dirección progresiva.

Aunque utiliza el mismo diferencial autoblocante empleado ya en el Cupra, se ha reprogramado y su efectividad es aún mayor, permitiendo aprovechar todo el potencial del motor del nuevo Cupra R y minimizando los habituales “tirones” y rebotes de la dirección, acelerando a la salida de los virajes. También el sistema de escape es de nueva factura y los frenos Brembo -de una efectividad fantástica- son de serie en el R.

Como en un rally

Los asientos de tipo baquet, tienen costuras en color cobre, también presentes en el volante y en el pomo de la palanca de cambios.
Seat nos preparó una mañana genial. Habían cerrado un tramo de carretera -un tramo de rally- en el que pudimos hacer un par de pasadas. Una detrás de Jordi Gené –que a través de un walkie no iba indicando los puntos delicados de la subida- y otra en la que pudimos subir “a todo lo que fuésemos capaces” para disfrutar del potencial del Cupra R. Pocos detalles pudimos ver en la primera pasada. Gené nos llevó “a baqueta” desde el principio ¡y lo difícil fue seguirlo! Pero fue muy divertido.

Llegó el turno de subir “por nuestra cuenta” y la verdad es que me encantó el protocolo de estar en la fila, avanzar hasta el punto de salida, parar y esperar a que nos indicaran que podíamos arrancar. ¡Era como estar en un auténtico rally! Sólo me faltó la mano del control en el capó del coche descontando los últimos segundos con los dedos… 

Máxima efectividad 

Además de esos 10 cv de más que ofrece la versión de cambio manual de seis marchas, las mejoras recibidas lo hacen aún más efectivo que el Cupra.
No era un rally, no nos cronometraban, pero fue una subida “a saco” aunque, eso sí, guardando los márgenes lógicos. El inicio del tramo era rápido. Una larga recta que nos permitió ver la buena aceleración del Cupra R -acelera de 0 a 100 km/h en 5,8”- seguido de unas curvas muy rápidas que nos dejaron ver la buena estabilidad a alta velocidad -seguramente el nuevo paquete aerodinámico con un 12,5% más de carga ayuda- y la sensación de seguridad que transmite en esas circunstancias. Conforme íbamos avanzando llegaban zonas más viradas -curvas de medio radio un poco largas- en las que me fascinó su comportamiento.

La entrada al viraje es rapidísima y precisa y la velocidad en el centro de la curva, sorprendente. Es muy estable, no subvira y permite acelerar muy pronto. Un diez en este sentido. Buena nota también para los frenos que aguantaron con buen tacto y mordiente el “tute” que les dimos y por supuesto a los Michelin Pilot Sport Cup 2 que ayudan en gran medidad a la efectividad en curva. En la parte de arriba, ya cerca de meta, perdón, del final de la carretera cerrada, -es que me “caliento”- era la zona más virada y más lenta. La agilidad y rapidez en los cambios de trayectoria es fenomenal y la capacidad de tracción y ausencia de subviraje, sorprendente. Parece que vayas sobre raíles, de verdad. Por su parte, el motor empieza a empujar pronto y sube de vueltas con rapidez, como lo hace el Cupra. Pocas diferencias en este sentido hasta llegar a la zona alta del cuentavueltas donde parece que el Cupra R tiene “un algo más” respecto al Cupra, hasta llegar a las 6.500 rpm.

Todo se acaba

Acelera de 0 a 100 km/h en 5,8" -con cambio manual- y alcanza los 250 km/h, pero lo mejor está en su chasis.
Y conducir el nuevo León Cupra R también. La prueba fue corta pero intensa. Tuvimos poco tiempo -ya lo comentamos en el vídeo- pero lo pasamos muy bien y fue suficiente como para poder asegurar que Seat ha dado un paso adelante en cuanto a deportividad en este Cupra R. Sigue siendo un coche polivalente -basta activar el modo Comfort del Seat Drive Profile- para olvidarte de que estas en un “pura sangre”- y un coche cómodo y fácil de conducir. 

La diferencia está en que ahora, si lo conducimos en el modo Cupra y queremos ir deprisa, es más reactivo, más rápido, notas más la dirección y, sobre todo, trasmite más sensaciones deportivas -más cercanas a las de un coche radical, aunque sin serlo- que sus antecesores. Es, en definitiva, más deportivo. Sí, se que parece que no tenga ningún fallo y que todo sea positivo pero es que, la verdad, en el tiempo que lo hemos tenido, no lo hemos encontrado nada, más allá de que nos gustaría que costara menos y que sonara más. Veremos cuando hagamos la prueba a fondo… 

Aunque utiliza el mismo diferencial autoblocante empleado ya en el Cupra, se ha reprogramado y su efectividad es aún mayor.
Tanto por una estética -totalmente personalizada- como por el hecho de que sólo se fabricarán 799 unidades, es un coche muy exclusivo. Con cambio manual y 310 cv, cuesta 44.585 €, pero si lo quieres en color Gris Pirineos Mate -como el que hemos probado- tendrás que añadir 2.680 €, eso en el caso que llegues a tiempo de “pillar” uno…

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

36 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín