Mercedes 220d All Terrain: Polivalente de lujo

6 de septiembre 2017

Pruebas
Jaume Gustems Casado

Jaume Gustems Casado

Asensi Carricondo

Con los detalles exteriores típicos de todocamino, este Clase E adquiere una mayor presencia y empaque a la vista.
El Mercedes Clase E es un claro ejemplo de la evolución que toda la gama Mercedes-Benz lleva experimentando desde hace años. La renovación del Clase E no sólo ha venido acompañada de un pequeño restyling estético, sino también de una actualización tecnológica importante y una ampliación de gama notable. El objetivo es llegar a más público, y a ser posible, con una media de edad inferior. De ahí que esta berlina de gran tamaño haya ampliado su oferta con una gama de carrocerías más modernas y para todos los gustos y necesidades. 

Después del lanzamiento del Clase E sedán llegó la versión Estate más tarde la Coupé y posteriormente la que nos ocupa en esta prueba, la All Terrain, y finalmente, la versión cabrio. Todas ellas en conjunto crean  la gama más completa en su segmento. Es difícil que haya algún potencial cliente de este tipo de berlinas de lujo que no se identifique con alguna de estas versiones. Todas buscan encajar en las necesidades y gustos particulares, múltiples y variados. 

Las aptitudes como familiar del Clase E Estate son las mismas, pero con el añadido de su capacidad para rodar fuera del asfalto con mayor comodidad.
En el caso de la versión que hemos probado, All Terrain, se dirige a personas que quieren un coche con grandes aptitudes como familiar, con una buena capacidad de carga y además, con aptitudes para salir fuera del asfalto si es necesario. El Mercedes-Benz Clase E All Terrain es simplemente un Clase E Estate con mayor altura libre al suelo, suspensión neumática, protecciones de bajos y carrocería con elementos estéticos que marcan este carácter todocamino. El resto es idéntico a lo que encontramos en el resto de la gama. 

El Clase E All Terrain podríamos considerarlo una adaptación del Clase E al estilo SUV que tanto gusta. Desde un punto de vista estético y ligeramente mecánico. 

Se sirve de la misma fórmula que en su día motivó el lanzamiento del Volvo XC70 o el Audi A6 All Road quattro. Actualmente sigue teniendo como principal rival este último, y en el caso de Volvo, el recientemente lanzado Volvo V90 Cross Country.

Habitabilidad suprema


El Clase E All Terrain mide 4,94 metros de largo y tiene 2,93 metros de batalla, dimensiones ideales para tener una habitabilidad excelente.
Al tomar como base el Mercedes-Benz Clase E Estate (aquí tenéis la videoprueba), las aptitudes como coche familiar de este All Terrain son idénticas. Es decir, excelentes. Tened en cuenta de que hablamos de un coche con casi 5 metros de longitud y casi tres metros de batalla, dimensiones que propician un interior muy capaz. 

Esta es la primera sensación que recibes al ver el coche o al ponerte a su volante: es un coche grande, una sensación que se incrementa respecto al resto de versiones de la Clase E al tener una mayor altura libre al suelo y diferentes elementos estéticos que le dan una apariencia más robusta. Esto hay que leerlo en positivo. El coche tiene muchísimo empaque. Al tener una estética que deriva de la del Clase S, se acerca más al buque insignia de la marca que a un Clase C. 

El interior de este Mercedes luce la calidad de acabados y materiales esperada, junto con un diseño que combina tecnología digital con detalles clásicos.
Los detalles exteriores que potencian su imagen poderosa son principalmente, los revestimientos plásticos en color negro de los pasos de rueda, los umbrales laterales, también en color negro, los paragolpes con protecciones cromadas y la parrilla de doble lama con la estrella de Mercedes-Benz integrada, con el mismo diseño que podemos ver en un Mercedes-Benz GLA. 

Cinco metros de coche dan para mucho. De hecho, el Clase E ha crecido respecto al modelo anterior, y si ya era de por sí un coche muy habitable, ahora lo es todavía más.

Un punto importante en este tipo de carrocerías break es el maletero. En esta versión All Terrain no se pierde en absoluto capacidad de carga, y cuenta con 670 litros, que pueden ampliarse a 700 litros si modificamos la inclinación del respaldo de la segunda fila, y a 1.820 litros si los abatimos. La operación de plegado de esta banqueta es sencilla, y basta con accionar unas palanquitas en las paredes del maletero para que los respaldos bajen de forma automática. La proporción es 40:20:40, por lo que podemos seleccionar según nos interese. 

En las plazas traseras hay mucho espacio en todos los sentidos.Los asientos son muy confortables y aptos para tres adultos.
En este maletero hay espacio para colocar una nevera, fijar la bicicleta o colocar un europalet cargado con sacos de cemento. Aunque este último supuesto no es recomendable en un coche de lujo de este estilo, es evidente. 

La capacidad de carga es un punto que lo hace muy atractivo respecto a sus hermanos Clase E sedán, coupé o cabrio. El otro es la mayor habitabilidad de sus  plazas traseras, principalmente en lo que hace referencia a la altura al techo, fruto de la forma break de su carrocería. Atrás caben tres adultos sin limitaciones, aunque como ya es casi norma, el de la plaza central viaja un poco más incómodo. 

Diseño híbrido


La capacidad máxima del maletero es de 1.820 litros. Los respaldos de la segunda fila se abaten de forma automática desde el propio maletero.Rápido y sencillo.
En las plazas delanteras encontramos un salpicadero con el mismo diseño de cualquier otra versión del Clase E, con el único detalle del adorno exclusivo con efecto aluminio-fibra de carbono, que lo recorre a todo lo ancho. Ya os lo comenté en el análisis del Clase E Cabrio: este diseño recuerda al que se ha utilizado en el Clase S, y es un perfecto ejemplo de combinación de clasicismo y vanguardismo a partes iguales. Las formas redondas de algunos elementos, entre ellos el reloj clásico de agujas, conviven con las rectangulares de las dos pantallas digitales, auténticas protagonistas, que parecen ser una sola. Una de estas pantallas hace de cuadro de instrumentos, y es configurable. En la otra pantalla visualizamos todo lo que hace referencia al sistema de información y entretenimiento, desde los gráficos del navegador hasta el teléfono o la conexión a internet. 

Todo lo comentado respecto al Mercedes-Benz Clase E en cualquiera de sus variantes es válido para esta versión All Terrain. Por acabados, diseño y equipamiento, este All Terrain se acerca más a un Clase S que a un Clase C, aunque se sitúe, teóricamente, entre ellos. Mires donde mires, la sensación de perfección y lujo llega al instante:  pedales de acero inoxidable, alfombrillas con el distintivo All-Terrain, tapicería de cuero marron de alta calidad con costura blanca en contraste, molduras de piano black, volante con cuero parcialmente perforado, equipo de sonido Burmeister, mandos del sistema Comand Online y del sistema Dynamic Select o los confortables asientos con regulación eléctrica, memoria y calefacción. 

Los mandos del sistema Comand Online son sólo un ejemplo de la buena terminación y excelente tacto de todos los pulsadores.
No sólo es la cantidad y calidad del equipamiento disponible, sino también la terminación de todo el conjunto. No parece un coche fabricado en grandes series, sino que se acerca a la sensación que ofrece el interior de un coche fabricado de forma artesanal. 

Las positivas sensaciones que da el All Terrain en parado se replican con el coche está en marcha. El tacto de conducción de este Mercedes-Benz es exquisito, como es de esperar en un vehículo que cuesta 66.550 € sin opciones. También es cierto que desde los primeros metros recorridos la sensación es de tener entre manos un coche bastante pesado. Pesa casi dos toneladas en orden de marcha (1.920 kilos) y eso es mucho para evitar algunos balanceos de carrocería y la sensación de que en las curvas se vuelve un tanto perezoso. Sus dimensiones y peso hacen que se desenvuelva mejor en vías rápidas y autopista, donde es un verdadero devorakilómetros con total confort. 

Para largas rutas


El Mercedes-Benz Clase E All Terrain cuenta con un chasis muy seguro y una transmisión 4Matic que garantiza una buena motricidad. Pero se nota pesado en el negociado de curvas.
Esta versión All Terrain incorpora de serie el Dynamic Select, que permite elegir entre varios programas de conducción que modifican la respuesta del motor, el cambio, el control de estabilidad y la dirección. Los programas disponibles son: Confort, Eco, Sport, All-Terrain e Individual.  El programa All Terrain ajusta el coche para conducir fuera del asfalto, y permite un rodar más cómodo en terrenos en mal estado. 

El programa activa la suspensión neumática para subir la carrocería 20mm., altura que se mantiene mientras no se superen los 35 km/h. También ajusta el umbral de intervención del ESP y el control de tracción, para permitir el avance en terrenos deslizantes. 

La suspensión neumática, que viene de serie, también puede activarse de forma manual con una tecla situada en la consola central. Permite una variación total de 35mm. Esta versión All Terrain tiene 29mm. más de altura libre que un Clase E Estate. No es mucho, pero sí suficiente para poder circular por caminos con mayor confianza. También ayuda la transmisión 4Matic, que funciona a base de un diferencial central que reparte la fuerza entre los ejes en una proporción  45:55 en condiciones normales, pero que modificar en función de las necesidades. 

Con el motor diésel de 4 cilindros y 194CV, este Mercedes-Benz destaca por su bajo consumo medio, en torno a los 6 litros/100km. en carretera.
La suspensión neumática también permite dar más rigidez a los amortiguadores para limitar el movimiento de balanceo de la carrocería en las curvas. Pasar del modo Confort al Sport supone un cambio notable en la dinámica del coche, aunque debéis tener presente que este Clase E tiene un carácter poco deportivo. El peso y tamaño es considerable, y en puertos de montaña se nota un poco lento en los cambios de apoyo en curva. Su filosofía es más la de un Gran Turismo con el que hacer largas rutas con total confort. Es un placer rodar con él con las suspensión en modo suave y por autopista. Está muy bien insonorizado, y la propia suspensión neumática rebaja la altura libre de la carrocería cuando rodamos a velocidad de crucero. Así se disminuyen los ruidos aerodinámicos y se reduce el consumo. 

En este sentido, lo habitual es ver los 6l/100km. en el  ordenador de a bordo cuando vamos por autopista y carretera. 

La pantalla digital del cuadro de instrumentos muestra unos gráficos muy atractivos y de fácil lectura.
El motor diésel de cuatro cilindros, dos litros y 194 CV no transmite ruidos ni vibraciones destacables, y funciona muy suave en combinación con el cambio automático 9G-Tronic de 9 velocidades. 

Es un motor que ofrece un buen par a bajas vueltas, y que hace muy agradable la conducción. En las salidas en parado hay un pequeño retraso en la respuesta, probablemente debido al resbalamiento del cambio, pero una vez superadas las 1,500 vueltas empuja con contundencia el coche y garantiza buenas recuperaciones. Es un motor que en este Clase E no ofrece grandes prestaciones, pero tiene en la suavidad de funcionamiento y su bajo consumo sus puntos fuertes. 

Tecnología a la última


Esta versión más campera tiene el programa All Terrain dentro del sistema Dynamic Select, que ajusta la cadena cinemática para la conducción fuera del asfalto.
El Mercedes-Benz Clase E All Terrain incluye todos los sistemas de asistencia a la conducción ya conocidos del Clase E, derivados algunos del Clase S: asistente de frenado activo, alerta por cansancio, asistente activo para cambio de carril, detector activo de cambio de carril, asistente de maniobra evasiva (ayuda en la maniobra de esquivar un peatón, por ejemplo, corrigiendo la deriva del vehículo), y especialmente destacado: el Drive Pilot, un sistema de conducción semi-autónomo que permite rodar por autopistas o carreteras bien señalizadas sin necesidad de atender al acelerador, freno y dirección, ya que el coche se guía por sí mismo. Sólo hay que mantener las manos en el volante, de lo contrario el sistema se desconecta. Funciona muy bien en carreteras con el carril bien visible. Si no es así, el Drive Pilot se desconecta con frecuencia, por lo que su eficacia es limitada. 

El Mercedes-Benz Clase E All Terrain es poco más que un Clase E Estate con algo más de altura libre al suelo, pero es suficiente para rodar con mayor soltura y garantías en off-road.
El Clase E All Terrain también incorpora la última evolución del Comand Online, que puede integrar de forma inalámbrica el Smartphone, tanto a la hora de conectarse como a la hora de recargarlo. Este sistema de recarga inalámbrica tiene un coste de 251 €, un coste relativamente asequible en comparación con otros extras que podemos incluir.  

La unidad que probé montaba el paquete de asistencia a la conducción, que comprende el Drive Pilot (3.319 €), el paquete tecnológico (3.080 €) que incluye el Head-up Display y el Comand Online, tapizado en cuero marrón nuez (3.043 €), que obliga a escoger el Exclusive Interior (tapizado de las puertas y la parte superior del salpicadero en cuero), techo corredizo panorámico eléctrico (2.445 €), paquete de memoria de asientos (1.408€), multibeam LED (1.364€) o sistema de sonido surround Burmester (1.068 €), entre otros. En definitiva, 20.421 € en extras, que podrían ser más si queremos una unidad full equip. 

En total, un Clase E All Terrain como el de las fotos se va a 86.971 €, una cifra que, ya de por sí, limita el número de potenciales clientes de este modelo, ciertamente exclusivo.

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

27 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín