BMW 640d Gran Coupe: Un BMW de verdad

26 de agosto 2016

Pruebas

Crucero continental

El Serie 7 es el buque insignia de BMW, no obstante, junto a él, en lo más alto de la gama se encuentra el Serie 6. Hablamos de un cupé de gran formato disponible con tres carrocerías: dos puertas, descapotable y cuatro puertas.

Hoy probamos el Gran Coupé, la declinación de cuatro puertas, posiblemente la más atractiva de las tres. Cuenta con la designación interna F06 y ha sido creado con la tercera generación del modelo, lanzada al mercado en 2011. Sus cualidades como GT hacen que sea un perfecto compañero a la hora de plantearnos largos viajes continentales.

Vamos a probarlo como Dios manda pero además haremos especial hincapié en dos aspectos de este 640d que merece la pena destacar. Por un lado el exquisito habitáculo confeccionado de forma artesanal con materiales nobles obra de BMW Individual y por otro el sistema de infoentretenimiento conectado a Internet bautizado como BMW ConnectedDrive.

Un 10 en estilo y otro 10 en ejecución 

¿Os gusta el color Frozen Bronze metallic de su carrocería? Es una pintura BMW Individual que se factura al módico precio de 3.600 euros.
La carrocería Gran Coupé tiene unas proporciones y unas líneas de tensión que le otorgan una elegancia sublime. En el frontal presenta un estilo “morro de tiburón” que recuerda bastante al del primer Serie 6 E24.

La generación E24 de 1976. Con aquel proyecto se buscaba otorgar gran prestigio a la marca. Además de por su atractiva carrocería obra del arquitecto francés Paul Bracq destacaba por el sistema Check Control, un precursor de los ordenadores de a bordo tal y como los conocemos hoy en día.

El color Frozen Bronze metallic o bronce congelado metalizado ensalza todavía más la fastuosa estampa de la carrocería del Serie 6. Hablamos de una pintura BMW Individual que se factura a “sólo” 3.607,33 euros.

Mide 5 metros de largo, 1,8 de ancho y la altura se cifra en apenas 1,3 metros. Además, presenta una gran batalla que alcanza los 2,9 metros.
En la vista lateral cobra gran protagonismo el Hofmeister Kink o pliegue Hofmeister un elemento de estilo que ha estado presente en todos los modelos de BMW desde el 1500 de 1961, el conocido como neue Klasse.

Hablamos de la curva que describe el marco inferior de la ventanilla lateral trasera. Después de los riñones de la calandra es la segunda clave de diseño intrínseca a todo BMW desde principios de los sesenta. Recibe el nombre Wilhelm Hofmeister quien fue el máximo responsable de diseño de la marca entre 1955 y 1970

Sus dimensiones son imponentes, con una longitud de 5 metros, una anchura de 1,8 metros y una altura de sólo 1,3 metros. Frente al 2 puertas el Gran Coupé gana 113 mm de batalla hasta alcanzar los 2,9 metros. Pocos sedán de su tamaño pueden presumir de tener unas proporciones tan bien logradas como el Serie 6.

Máxima exquisitez 

La vistosa combinación cromática del interior también forma parte de la división BMW Individual. La calidad de los materiales es sencillamente espectacular.
Ya hemos visto que su pintura corresponde al catálogo de BMW Individual, lo mismo ocurre con la vistosa combinación cromática que da forma al interior. Pero, ¿qué es BMW Individual? Se trata de una división que confecciona acabados de primer nivel para los clientes más exigentes, creada a principios de los años 90 y que depende de BMW M GmbH.

Expertos artesanos seleccionan las mejores piezas de cuero para BMW Individual. Sirva de ejemplo el tapizado bicolor Opalweiss que se factura a 6.312,81 euros o el revestimiento interior del techo en Alcantara, que supone 1.329,01 euros más.

Las inserciones en madera noble veta de fresno blanco (901 euros) o el contorno de cerámica para la palanca del cambio (650 euros) rematan el interior en lo que artesanía fina se refiere.

Los asientos delanteros de corte deportivo cuentan con regulación eléctrica, calefacción y ventilación. Son unos excelentes compañeros de viaje.
La consola de techo con las luces de lecturas en plástico de color negro y el volante también de color negro no encajan demasiado en medio de este ambiente tan exclusivo en el que predomina la piel de color marrón.

Los asientos deportivos con regulación eléctrica y memoria, que se facturan a 818,49 euros, garantizan un nivel de confort óptimo. Son ventilados y calefactados, lo curioso es que ambos sistemas se puedan conectar a la vez, menuda contradicción. Si tuvieran masaje integrado serían perfectos.

Antes de pasar a las plazas traseras echemos un vistazo al cómodo acceso confort (934,99 euros), que funciona incluso con guantes. ¿Qué decir del cierre automático de puertas? Se acabó dar portazos.

Atrás hay espacio de sobra para dos adultos de estatura media-alta aunque, si el conductor o el acompañante han bajado el asiento al máximo, el espacio para los pies se reduce considerablemente.
El espacio que ofrece detrás es más que generoso para dos adultos de 1,8 metros de alto. La altura libre al techo es destacable, el espacio para las piernas también, el único problema lo encontramos para los pies si los pasajeros de la primera fila han bajado su asiento al máximo.

Los 460 litros de capacidad de su maletero son muy aprovechables, sobre todo a lo largo gracias a una cota de 1.110 mm. La altura no es muy generosa, como tampoco lo es la boca de carga. En caso de abatir los respaldos traseros alcanzaremos 1.265 litros con una longitud máxima de 1.920 mm.

BMW ConnectedDrive 

El sistema BMW ConnectedDrive es un ejemplo de lo que puede llegar a significar el coche conectado. No hablamos del futuro, hablamos del presente. Sólo requiere un único pago de 828,48 euros en el que se incluyen los datos 4G de la tarjeta SIM así como el uso del propio servicio.

El Asistente Personal del ConnectedDrive está a nuestro servicio las 24 horas del día y en un perfecto castellano. Podemos pedir mesa en un restaurante o cualquier tipo de búsqueda que se nos ocurra.
Estas conduciendo, te das cuenta con son las 5 de la tarde y que porque hoy es hoy quieres tomarte un helado. Entonces piensas: accedes a través del iDrive al BMW ConnectedDrive y activas el Asistente Personal.

Se activa una nueva llamada, y no se lleva a cabo con nuestro móvil, sino con la SIM integrada que también suministra los datos de Internet 4G al coche. Acto seguido un asistente de BMW responde en perfecto español: “Buenos días. Bienvenido a BMW ConnectedDrive, ¿en qué puedo ayudarle?”.

“Necesito encontrar una heladeria cerca de donde estoy ahora”. El asistente propone varias opciones con sus pertinentes recomendaciones. Puede reservar mesa por nosotros en caso que se trate de un restaurante y nos manda la dirección del directamente al navegador del coche para que con un simple click el coche nos lleve allí.

Una vez concretado el lugar de destino, el operador es capaz de enviar la ruta directamente a nuestro navegador sin que nosotros tengamos que hacer nada.
Esto es sólo un pequeño ejemplo de lo que el Asistente Personal puede hacer por nosotros, también puede comprar entradas de cine, por poner otro ejemplo. Se acabó tener que parar a un lado de la carretera para echar un vistazo a Google en nuestro móvil. El Asistente Personal busca todo aquello que nos interese por nosotros mientras seguimos conduciendo hacia nuestro destino.

En el caso que queramos realizar la búsqueda en Google nosotros mismos, tampoco hace falta sacarse el Smartphone del bolsillo. Con seleccionar la opción “Internet” del menú de BMW ConnectedDrive podemos navegar en la pantalla del iDrive

Con el TouchPad, integrado en la parte superior del mando giratorio del iDrive, movemos el cursor mientras navegamos como lo haríamos en un ordenador portátil. La única pega es que el pasajero no puede usar este servicio mientras circulamos porque está “capado” para que sólo se pueda manipular en parado.

Podemos usar el TouchPad del mando iDrive a modo de ratón mientras navegamos por internet. Esta función sólo está disponible con el coche parado.
La gran ventaja de BMW ConnectedDrive es que cada trayecto que haces lo puedes aprovechar para seguir preparando planes de ocio o trabajo. Bien es cierto que con un coche como este uno también puede desconectar por un rato al volante y centrarse en disfrutar de la conducción escuchando buena música.

Para que los melómanos podamos disfrutar de nuestras melodías preferidas el Serie 6 ofrece en opción un sensacional sistema de audio envolvente desarrollado ni más ni menos que por Bang & Olufsen

Previo pago de 5.858,47 euros disfrutaremos de un conjunto formado por 16 altavoces activos con una potencia de 1.200 W y una configuración 5.1 Surround de sonido envolvente. BMW ha colaborado en el diseño de este equipo y ha patentado una solución que permite eliminar la vibración de los subwoofer para ofrecer un sonido más limpio.

No es un rallador de queso, es una de las salidas de audio del equipo Bang & Olufsen que consta de 16 altavoces y un total de 1.200 W de potencia en configuración 5.1 Surround.
En torno a los ocupantes encontramos 7 tweeters. Curiosamente los que se integran en las puertas recuerdan bastante al típico rallador de queso parmesano, tanto por su diseño como por su tacto. Acarícialo por error y puedes arañarte un dedo.

Un Gran Turismo tradicional

No todo es el mejor sonido, la máxima conectividad y gozar de los acabados más sibaritas que uno puede imaginar. El Serie 6 Gran Coupé es un coche que ha sido concebido para ser conducido además de para ser admirado.

Que nadie espere encontrar el dinamismo de un M2 o un M4 en este cupé de 4 puertas. Estamos ante un portaaviones que mide 5 metros de largo y pesa 1,8 toneladas, una combinación más próxima a la de una limusina que de un super-deportivo. Es un sedán con aspiraciones GT al estilo de lo que ofrecen Aston Martin Rapide, Bentley Flying Spur o Maserati Quattroporte.

Pese a sus 1.800 kg de peso sorprende por su buen hacer en carreteras reviradas. La dirección activa integral y el control electrónico de la suspensión hacen milagros (ambos opcionales).
Aunque su hábitat natural sean las vías rápidas, donde se siente como tiburón en mar abierto, sorprende por su agilidad en zonas viradas. El sistema de dirección activa integral, un extra que supone 2.307,89 euros, obra milagros.

Por debajo de 60 km/h las ruedas delanteras y las traseras giran en sentido opuesto para reducir el ángulo de giro del vehículo al máximo. Por encima de 60 km/h las ruedas posteriores giran en el mismo sentido que las anteriores para facilitar maniobras como el cambio de carril.

Otra solución del Gran Coupé para adaptarse mejor al medio es el control electrónico de la suspensión o EDC (1.538,59 euros). Mediante el selector de reglaje personalizado ubicado en el túnel central al cambiar el modo de conducción modificamos también la firmeza de los amortiguadores.

Las vías rápidas son, sin duda, su medio natural. El confort de marcha y una calidad de rodadura sobresaliente son sus mejores cartas.
El Comfort o estándar es perfecto casi para todo. El Comfort+ es suaviza la dureza de los amortiguadores y relaja todavía más la dirección, eso si, neutraliza de forma brillante las irregularidades del firme. 

Con el Sport y el Sport+ el Serie 6 gana todo el nervio que uno espera descubrir al volante de un BMW. Con el Sport+ además disfrutamos de una función 100% manual de la caja de cambios automática ZF de 8 relaciones.

Si queremos dar rienda suelta a todo el potencial del 640d debemos presionar de forma continuada el botón del control de estabilidad al acabar de arrancar el vehículo. Sólo de este modo se desactiva por completo el DSC o control de estabilidad. A pesar de lo grande y pesado que es, se muestra muy noble en todo momento, incluso sin controles

Como en la gran mayoría de modelos BMW los frenos se quedan cortos, tanto por tamaño como por mordiente. En este caso son discos de 348 mm delante y 345 detrás, con pinzas de un sólo pistón.
Parece mentira que BMW siga sin aprender la lección, pues sigue teniendo una asignatura pendiente en el apartado de frenos. Ssólo confía en unos discos de 348 mm de diámetro delante y 345 mm detrás, con pinzas de un único pistón.

Si bien el potencial de deceleración es algo limitado, no podemos decir lo mismo del de aceleración. Su motor de 6 cilindros en línea TwinPower Turbo de tres litros empuja con una contundencia como cabe esperar en un deportivo de su calibre

El motor está dispuesto de forma longitudinal sobre el eje delantero y se trata de un propulsión. También existe la posibilidad de configurarlo con el sistema de transmisión integral XDrive opcional (3.600 euros)

Bajo el capó se esconde el único motor diésel de la gama, que entrega 313 CV de potencia y un par motor que se eleva hasta los 630 Nm disponibles a partir de las 1.500 rpm.
La mecánica diésel del 640d, la única de la gama, brinda 313 CV a 4.400 rpm y un par máximo de 630 Nm de forma continua entre las 1.500 y las 2.500 rpm. Incluso en modo Comfort y acariciando el acelerador disfrutamos de una capacidad de empuje descomunal.

Sus prestaciones no están nada mal para un coche de gasóleo. Acelera de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos y tiene una punta limitada a 250 km/h. Los especialistas en sonido del departamento de desarrollo de motores han realizado un brillante trabajo con este propulsor. Aporta una nota deportiva y musical difícil de encontrar en otro motor diésel.

Con llanta 19”, una opción a coste cero, tal y como luce nuestra unidad de pruebas declara un consumo medio homologado de 5,9 l/100 km. Con 17” la cifra se queda en sólo 5,5 l/100 km. En un largo trayecto de autovía con el modo EcoPro a 120 km/h logramos 6,2 l/100 km. Sin embargo, circulando a un ritmo alegre supera los 10 l/100 km con facilidad. 

En resumidas cuentas

Si pudiera elegir, antes que el diésel me decantaría por la variante V8 de gasolina de 450 CV. Con ese motor no hace falta pensar en un M6.
Es una verdadera lástima que no me pueda plantear la compra de un Serie 6 Gran Coupé. Quizás, si en lugar de hacer carrera en el mundo del periodismo del motor hubiese optado por la política otro gallo cantaría. 

En el supuesto hipotético que me comprara uno aplicaría una serie de variaciones a la configuración de esta unidad de pruebas. En primer lugar prescindiría del motor diésel en pro del V8 Biturbo del 650i. Sus 450 CV y 650 Nm hacen que no sea necesario pensar en el M6.

En segundo lugar, optaría una combinación cromática para el interior de BMW Individual algo menos delicada y provocativa. Siguiendo en esta línea y tirando de BMW Individual encargaría un volante tapizado con la misma piel que la parte superior del salpicadero, la solución en color negro no queda demasiado bien.

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

78 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín