Audi RS6 Avant Performance

24 de septiembre 2017

Pruebas
Luis Miguel Reyes

Luis Miguel Reyes

Asensi Carricondo

El coche casi perfecto

En la versión Performance del RS 6 Avant de Audi, la potencia aumenta hasta los 605 cv.
Potencia, pasión, deportividad, diversión… Viajar, familia, maletas, confort. Como quieras, el Audi RS 6 Avant te ofrece cualquiera de estas posibilidades al más alto nivel. Pero en Audi han querido darle “un plus” a un coche ya de por sí espectacular en prestaciones y dinámica y lo han dotado de mayor potencia y del apellido Performance. Dispone del mismo 4.0 TFSI V8 utilizado en la versión RS 6 de 560 cv pero potenciado hasta los 605 cv. Unas cifras espectaculares que lo convierten en un deportivo “en toda regla” a pesar de su aspecto.

Basta decir que tiene 5 cv menos que el Audi R8 V10 Plus sí, no me he equivocado, ¡sólo 5 cv menos que el deportivo de Audi! y que dispone de unos componentes de máxima calidad, pero todo ello bajo el paraguas de un coche familiar con aspecto de “no haber roto un plato”. Y quizá eso es precisamente lo que buscaba la marca cuando decidieron dotarlo con esta potencia. Un R8 es tremendamente espectacular, poco discreto -es difícil que la gente no se gire a su paso- y con limitaciones para un uso cotidiano. Todo lo contrario a lo que ocurre con el RS 6 Avant, algo que puede ser interesante para el cliente que quiere potencia y deportividad, pero pasando desapercibido.

Discreto

En nuestra unidad -paquete opcional carbono- las tomas de aire delanteras, el difusor frontal, las carcasas de los retrovisores exteriores y parte del difusor, eran de este material.
Aunque personalmente su aspecto me encanta, no hay duda que es más discreto que un deportivo “al uso” pero no por eso deja de tener detalles estéticos que dejan a la luz que se trata de un coche que “esconde algo”. El frontal presenta los faros de xenón plus de serie con un diseño muy estilizado que, opcionalmente, pueden ser de LED o Matrix LED. 

Los detalles específicos que caracterizan esta versión son el marco de la parrilla Audi Singleframe, las tomas de aire delanteras, el difusor frontal, las molduras de las ventanillas, las carcasas de los retrovisores exteriores y el borde superior de la inserción en el difusor trasero en titanio. Nuestra unidad equipaba el paquete opcional carbono -5.010 €- con lo que las piezas citadas eran de este material. Las llantas de 21 pulgadas -con neumáticos 285/30 R21- son también específicas de la versión Performance, así como las barras de techo en titanio. 

Calidad

El RS 6 Avant, ofrece potencia y deportividad, pero bajo un aspecto hasta cierto punto discreto.
Cambian detalles respecto al RS 6 Avant y lo mismo ocurre en el interior donde, eso sí, se mantiene la calidad habitual de la marca. En cuanto entras en el Performance te rodea el confort, la calidad de materiales y un aspecto deportivo inconfundible. La fibra de carbono, el cuero, la Alcántara y los detalles de buen gusto priman en su interior. Las molduras de entrada y las exclusivas inserciones decorativas acentúan la atmósfera deportiva del interior.

Un grabado de panal de abeja adorna los asientos deportivos RS de cuero que proporcionan una buena sujeción lateral para cuando queramos aprovechar el carácter deportivo de nuestro familiar. El volante multifunción deportivo RS de cuero con diseño de 3 radios y levas de cambio, tiene un tacto excelente, un buen grosor y, en el caso de nuestra unidad, al ser calefactable, no estaba achatado en la parte inferior, ¡bien!- La calidad y los buenos acabados se extienden a la consola central –donde encontramos la palanca del cambio tiptronic de 8 velocidades, el botón de puesta en marcha y los mandos para manejar el MMi Navegación con las numerosas funciones disponibles en la pantalla de 8” situada en el tablier.

Buen familiar

La fibra de carbono, el cuero, la Alcántara y los detalles de buen gusto priman en su interior.
El espacio interior es amplio, las plazas, tanto las delanteras como las traseras, son confortables y permiten viajar con comodidad. El conductor tiene toda clase de reglajes eléctricos en el asiento y el cuadro de instrumentos ofrece toda la información necesaria centrada en dos grandes esferas y una pantalla digital central, además de la del navegador. Como buen familiar que es, la capacidad de carga es notable como lo demuestran los 565 litros de capacidad de su maletero que, con lo asientos traseros abatidos, se convierten en 1.680 litros.

Los 565 litros de capacidad de su maletero, que con lo asientos traseros abatidos se convierten en 1.680 litros, le otorgan una buena capacidad de carga.
Sin duda una buena capacidad apoyada además por unas formas cuadradas y sin salientes que optimizan el espacio. Cuenta con doble fondo, sistemas de organización de carga -argollas, redes- iluminación y las palancas para abatir los respaldos de los asientos traseros.- La apertura central de la banqueta trasera permite colocar objetos largos -como por ejemplo unos esquís- y desde luego deja un espacio muy amplio y que, aunque no llega a ser totalmente plano por los respaldos, sí es un espacio muy generoso.

Equipado 

El performance dispone de suspensión adaptativa, pinzas de freno de seis pistones y llantas específicas de 21", además de otras soluciones opcionales.
El RS 6 Avant Performance llega bien equipado para ofrecer el confort de un coche de su nivel y con los elementos adecuados para las prestaciones que propone. Además de disponer de todos los controles y sistemas de seguridad y de ayuda a la conducción del RS 6 Avant “a secas”, el performance dispone de suspensión neumática adaptativa Sport RS 6 con regulación de altura, tapicería en Alcántara/cuero RS con costura de color, llantas de 21”, frenos de 390 mm con pinzas de seis pistones y la personalización exterior anteriormente citada. Como suele ser habitual, las opciones son extensas pero las más destacadas se centran en el Paquete Dynamic -con un coste de 3.695 €- que incluye dirección dinámica, tren de rodaje deportivo plus RS con DRC -Dynamic ride control- Iluminación selectiva por cámara, sensores y GPS, luz de curva dinámica, intermitentes dinámicos, luz para cruces por GPS, faros Matrix LED y ampliación de velocidad máxima a 280 km/h.

El Paquete Dynamic Plus añade al anterior frenos cerámicos y ampliación de velocidad hasta 305 km/h. Su coste: 13.250 €. Por su parte el Paquete de Asistentes propone control de crucero adaptativo con función Stop&Go, Audi pre sense plus -sistema de precolisión ampliado- asistente de cambio involuntario de carril, asistente de frenada a velocidad menor de 30 km/h y asistente de cambio de carril. Este pack tiene un precio de 2.810 €. La lista de opciones es casi interminable: asientos con ventilación y masaje -2.045 €- techo panorámico -2.045 €- carcasas de los retrovisores de carbono -1845 €- pintura personalizada Audi exclusive -3.625 €- rear seat entretainment con 2 tablets de 10,1" y 32 GB por 2.860 € o el sonido Bang & Olufsen Advanced -15 altavoces/1300 W- por 7.910 €.

“Motorazo”

El RS 6 Avant es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7” y de alcanzar 250 km/h -305 km/h sin limitar-
Son muchas las cualidades del RS 6 Avant performance pero, sin duda, una de ellas es su motor. O mejor dicho su respuesta. El propulsor 4.0 TFSI V8 que, en esta versión dispone de 605 cv a 6.800 rpm y un par máximo de 750 Nm entre 2.500 y 5.500 rpm, es una auténtica “bestia” que empuja al gran familiar con una fuerza increíble. No debemos olvidar que estamos hablando de un coche de prácticamente cinco metros de largo y de más de 2000 kg de peso. No es fácil. Sin embargo, el RS 6 Avant es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7” y de alcanzar 250 km/h -que pueden ser 305 km/h con la opción que lo deslimita-. 

Acelerar desde cero con el RS 6 Avant es una gozada. Desde que el cuentavueltas empieza a moverse notas como empuja y como te “aplasta” contra el asiento, mientras va encadenando marchas hasta alcanzar la potencia máxima. Corre mucho, la verdad, y es muy muy fácil olvidarte de que estas en un familiar cuando le queremos extraer todo su potencial. Sin embargo, si lo deseamos, podremos hacer miles de kilómetros con el confort que necesita la familia. Utilizándolo el modo de conducción Comfort, el tarado de suspensión adaptativa nos permite viajar con comodidad, el sonido del escape es discreto y la respuesta del motor… bueno, la respuesta del motor es buenísima en cualquier modo. 

Cuánta efectividad

En modo Comfort, podemos viajar con comodidad, el sonido del escape es discreto y la respuesta del motor… bueno, la respuesta del motor es buenísima siempre.
Otra cosa es cuando decidimos conectar el modo Dynamic para saber hasta dónde es capaz de llevarnos este deportivo con “cara de buen niño”. La suspensión se endurece como para soportar “todo lo que le eches” el sonido te traslada al de un auténtico deportivo, la respuesta es aún más inmediata y la dirección -si llevamos el paquete Dynamic- se endurece en función del ritmo aunque, en mi opinión, transmitiendo poca información. Pero vayamos a lo que más me impresiona de este coche: su efectividad en conducción deportiva.

En modo Dynamic, es decir, con la suspensión dura, la respuesta más inmediata del motor y el modo S de la caja de cambios conectado, el RS 6 Avant performance es un auténtico deportivo capaz de hacer disfrutar a su conductor y de poner en aprietos a más de un deportivo al uso. Gira plano, el paso por curva es rapidísimo, tracciona al máximo en todo momento y la estabilidad en virajes rápidos es sorprendente. Incluso con su peso y dimensiones, se muestra rápido y ágil en los cambios de trayectorias y en curvas enlazadas. Es una gozada conducirlo, de verdad. 

En conducción deportiva, gira plano, el paso por curva es rapidísimo, tracciona al máximo y la estabilidad en virajes rápidos es sorprendente.
Claro está que no debemos olvidar su peso y sus dimensiones, pero es sorprendente lo rápido que se puede ir con él por carreteras de montaña, teniendo en todo momento una sensación de seguridad y facilidad de conducción, que no siempre se encuentra en otros vehículos. Cierto también que nuestra unidad disponía del paquete opcional con frenos cerámicos y tren de rodaje deportivo plus RS que lo convierten en una “máquina” muy efectiva. Pero esas es una de las virtudes de este coche. Porque si nos olvidamos de “su lado oscuro”, conectamos el modo Comfort y nos ponemos a disfrutar del paisaje o a devorar kilómetros por una autopista, también se muestra a gran nivel en ese sentido. Poca rumorosidad, gran ritmo de viaje, habitáculo confortable, espacioso, y, si lo deseamos, podremos contener el consumo gracias al sistema Cylinder On Demand que desconecta 4 cilindros del V8 para ahorrar combustible si mantenemos el acelerador de forma constante. De este modo se pueden alcanzar consumos que rondan los 11 litros. Nada mal para un coche de estas características y potencia. Otra cosa es si realizamos una conducción deportiva por carreteras viradas… ahí el consumo aumenta considerablemente.

Me gusta mucho

El cambio, el tacto de dirección y el precio son mejorables. Pero, la verdad, el RS 6 Avant me encanta.
Debo reconocer que siempre me han gustado los coches en formato familiar, especialmente con un aire deportivo. Qué duda cabe que el RS 6 Avant es el rey en este sentido y no puedo negar que me encanta. Sin embargo hay algunos puntos que me gustaría que mejoraran. Uno de ellos es el cambio. A pesar de utilizarlo en el modo más deportivo, es lento -sobre todo en reducciones- y no está a la altura del resto del conjunto. Tampoco la dirección me ha gustado -tacto poco firme y con falta de información o sensaciones, como prefiráis llamarlo- y, por supuesto, los 143.700 € que cuesta. Por lo demás, un 10. 

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

40 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín