Volkswagen Golf R32, prueba clásica

15 de mayo 2018

Pruebas
Gerard Farré

Gerard Farré

Gerard Farré / Volkswagen Archive

Durante el evento GTI Treffen de Wörthersee Volkswagen puso a nuestra disposición varios modelos clásicos para que pudiésemos llevar a cabo una breve toma de contacto, Golf I GTI, Golf II G60 y Golf IV R32.

Ya se sabe, la cabra tira al monte así que la elección fue clara, me decanté por el primer Golf R de la historia, el R32 desarrollado sobre la cuarta generación con motor V6 de 240 CV. Un coche que además destaca por ser el primer modelo con cambio DSG de Volkswagen.

Estéticamente se distingue por un kit de carrocería específico con grandes entradas de aire en el parachoques frontal y dos salidas de escape integradas en la parte inferior del parachoques trasero. Este color azul Deep Blue Pearl es lo suyo, aunque el gris plata también le sienta bien.

Además de contar con la ya citada caja de cambios automática de doble embrague DSG, destaca por su sistema de tracción integral 4Motion, una solución óptima a la hora de poder transmitir todo el potencial de su motor V6 al asfalto, llueva, nieve o haga sol.

Cuando yo empecé en esta profesión coincidió con el lanzamiento de la quinta generación del Golf con lo que yo probé en la época la segunda generación del R32, pero nunca hasta el pasado 10 de mayo de 2018 había podido probar un Golf IV R32.

Este fue uno de los primeros súper-GTI de la historia, y está animado por un motor V6 de “V” estrecha a sólo 15°. Una mecánica atmosférica con 3,2 litros de cilindrada que declara 240 CV a 6.250 rpm y 320 Nm de 2.800 a 3.200 rpm. Se trata de una evolución del propulsor del Golf III VR6 de 2,8 litros.

Un V6 que brinda una patada a la altura de lo que esperas en un coche de este tipo. Aporta bastante par en la zona baja y a medida que sube de vueltas ofrece un in crescendo que parece no tener fin.

Me encantó el sonido que emiten sus dos salidas de escape. Un aullido ronco característico de esta saga de motores de “V” estrecha. Pocos V6 atmosféricos, Alfa Romeo Busso a parte, son capaces de ofrecer una musicalidad tan Racing como el Golf R32.

La capacidad de tracción del sistema 4Motion es ejemplar, en mi prueba me encontré tanto con asfalto seco como parcialmente mojado, y en ambas situaciones se desenvolvió con una soltura ejemplar.

El cambio DSG de 6 relaciones refrigerado por aceite funcionaba con una suavidad impecable en modo “D” y con la bravura que uno espera en la “S”. Incluso tiene levas detrás del volante para cambiar de forma manual.

Las prestaciones siguen siendo respetables con un 0 a 100 km/h en 6,4 segundos y alcanza los 247 km/h de punta. En autopista se muestra muy aplomado, por el contrario, en secundaria acusa los casi 1.500 kilos que pesa.

Estuvo genial poder conducir esta unidad gestionada por Volkswagen Classic pertenece a la colección del museo Volkswagen AutoMuseum Stiftung de Wolfsburgo. Un R32 que tenía poco más de 19.000 kilómetros en el marcador y que estaba inmaculado.

En resumidas cuentas

Está claro que un hothatch de los actuales es bastante más rápido, bien es cierto que tiene un tacto muy aplomado, acabados de primerísimo nivel, y un motor atmosférico hoy ya extinto en este tipo de compactos ultra-prestacionales. Tampoco se encuentra ya una musicalidad de este nivel en los tiempos que corren

Todavía se mueven en una franja de precio bastante interesante, entre los 12.000 y 18.000 euros. Lo más seguro es que a corto plazo peguen un estirón. Así que si te pica el gusanillo entra en la sección de anuncios de segunda mano de Coches.net y a ver si encuentras uno que cuadre con tu presupuesto antes de que se disparen.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

15 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín