SsangYong Korando: Un nuevo SUV por y para Europa

7 de noviembre 2019

Presentación
Telva Somoza

Telva Somoza

SsangYong

El nuevo SsangYong Korando llega para sustituir al modelo lanzado en 2011 con una propuesta realmente evolucionada. La cuarta generación de este SUV compacto es más grande y europea que nunca. No solo ha adaptado su diseño al gusto del viejo continente, también en su comportamiento dinámico y tacto de conducción. Ya está a la venta en nuestro país desde 17.750 euros, un precio que pocos modelos del mercado ofrecen con su nivel de equipamiento, habitabilidad y sistemas de seguridad de serie.

El nuevo SsangYong Korando ha mejorado tanto estéticamente como en la parte dinámica.
SsangYong es una de esas marcas desconocidas para el gran público, alejadas del ‘top of mind’ del comprador Español medio. La firma lo sabe y se ha puesto manos a la obra para conseguir el último empujón en un segmento tan cotizado como el de los SUV compactos. La nueva hornada de modelos Korando es toda una declaración de intenciones, dejan atrás su herencia coreana y se centran en cumplir con las expectativas de Europa. Lo hacen con un vehículo completamente nuevo del que solo conservan el nombre, que deriva (curiosamente) de: Korean Can Do.

Estamos ante un modelo con más aplome y sus cotas lo confirman, es más largo y ancho pero también más bajo. Mide 4,45 metros de largo (+40mm) por 1,87 de ancho (+40mm), 1,62 de alto (-46mm) y su batalla alcanza los 2,67 metros, 25 milímetros más que el modelo anterior. Un crecimiento que afecta directamente a su habitabilidad, como la capacidad del maletero de 551 litros hasta el techo y que alcanza los 1.248 litros con los asientos abatidos.

La habitabilidad es un punto fuerte del SsangYong con un maletero de 551 litros de capacidad.
Pero su nueva plataforma (la misma del Tivoli) también trae consigo una (r)evolución estética que salta a la vista. El anterior Korando, lanzado en 2011, todavía lucía unas líneas redondeadas muy alejadas de la tendencia angulosa y musculada de hoy en día. Un desfase que han solventado con una imagen mucho más horizontal, sobre todo en el frontal. 

La fina parrilla aporta continuidad al diseño y se alarga hasta el lateral de la óptica con tecnología LED. Han apostado por dotarle de unas enormes entradas de aire y reducir la superficie plástica del paragolpes al labio inferior pero siguen haciendo uso de la moldura negra en los pasos de rueda y bajos del vehículo. Un recurso acertado para darle aspecto de SUV y que es todavía más exagerado en la puerta lateral trasera.

El Korando se comercializará en cuatro niveles de acabado y con alto equipamiento.
En su lateral podemos ver las líneas de tensión que ya estrenó el Tivoli y que aportan músculo a su perfil. La forma del pilar C sigue la moda del techo flotante y sus llantas de nuevo diseño son de 17 pulgadas de serie y 18 con diseño de diamante en equipamientos superiores. La gama de colores está compuesta por el Cherry Red, Dandy Blue, Grand White, Platinum Grey, Space Black, Silent Silver y Orange Pop.

En cuanto a su zaga, destacan los nuevos grupos ópticos horizontales que también están unidos por un embellecedor cromado, la colocación inferior de una tercera luz de freno y el spoiler negro de corte deportivo. Una parte trasera que, como sucede en toda la carrocería, consigue el tan ansiado efecto de robustez y amplitud.

Interior a la altura

El interior no solo mejora tecnológicamente, también su sensación de calidad es superior.
El salto cualitativo en su imagen exterior no es nada comparado con lo que ofrece el nuevo habitáculo del SsangYong Korando. Lo cierto es que partíamos de una base fácilmente mejorable pero la sensación de calidad es verdaderamente sorprendente. La marca llama a su diseño Blaze Cockpit y se traduce en dar cierta continuidad al salpicadero mediante los plásticos del mismo material en las puertas. Es complicado encontrar dos piezas mal ensambladas y el cromado de la botonería consigue darle un aspecto premium de lo más alemán, como piropo. 

Se comercializará en cuatro niveles de acabado: Line, Ubran, Premium y Limited. A partir del segundo llegará con la pantalla táctil central de 8 pulgadas compatible con Android Auto y Apple CarPlay pero es que además, el tope de gama tiene la instrumentación digital. Sí, como lees. El virtual cockpit que podemos instalar en modelos premium también está en el Korando y no es cualquier apaño. Su pantalla de 10,25 pulgadas tiene una calidad LG sublime y tiene diferentes opciones, para personalizarlo a tu gusto a través del volante multifunción. 

El nuevo SsangYong Korando estrena instrumentación digital y cuenta con modos de conducción.
La sensación de amplitud de las plazas delanteras es de notable, como lo es también el confort de sus asientos y los espacios para guardar objetos. Pese a no tener un diseño deportivo el agarre de los asientos es bueno y el mullido es perfecto para hacer kilómetros. La tapicería de la unidad probada combinada la tela y la polipiel (opcionalmente pueden serlo al completo. Un aspecto negativo, a mi gusto, es la posición de conducción algo elevada pero ha mejorado la sensibilidad y naturalidad respecto el modelo anterior. El aumento de la distancia entre ejes también se deja notar en las plazas traseras, cómodas hasta para tres pasajeros y que están inclinadas 27,5 grados hacia el maletero.

Si en equipamiento tecnológico ha dado un salto hacia adelante, en sistemas de seguridad no se queda atrás. El nuevo SsangYong Korando llega con el sistema SASS de serie en todas sus versiones y eso lo sitúa un paso por delante de muchos competidores en cuanto a seguridad y ayudas a la conducción se refiere. Tenemos desde el modelo de acceso: frenada de emergencia, advertencia y mantenimiento ante la salida involuntaria del carril, reconocimiento de señales de tráfico, alerta de la distancia de seguridad, antideslumbramiento de luces largas y advertencia de fatiga. 

Puesto a punto en España

El setup de la dirección, suspensión y frenos del vehículo se han llevado a cabo en Idiada (España).
Uno de los grandes aspectos a mejorar para el SsangYong Korando era su dinamismo. El modelo anterior era algo complicado de conducir en curvas, con muchas inercias y un tacto de dirección impreciso. Esta vez han confiado en los técnicos de Idiada para ajustar el setup de la dirección, la suspensión y los frenos. 

Se podrá adquirir con dos tipos de motorizaciones, un diésel de 1.5 litros D16T de 136 CV de potencia que se entrega a 4.000 rpm. Su par máximo unido a cambio manual es de 300 Nm de 1.500 a 3.000 rpm y en caso de montar el cambio automático asciende a 324 Nm entre 1.500 y 2.500 rpm.  El consumo homologado se situará entre las 5,7 y 6,8 l/100km respectivamente. El precio de esta opción será, a mi parecer, su gran desventaja. La propia marca considera que el 80% de su mix de ventas se decantará por la opción gasolina, con tracción delantera y cambio manual.

El Korando instala el sistema SASS de seguridad y ayuda a la conducción de serie.
Durante la presentación pude conducir el Korando con el bloque gasolina G15T, un 1.5 litros que rinde 163 CV. Su par máximo es de 280 Nm entre las 1.500 y 4.000 rpm y pese a que su empuje no me pareció sorprendente, la potencia es un punto a favor frente a sus rivales. También puede unirse al cambio automático Aisin de 6 velocidades o al manual de idénticas marchas pero si tuviera que decantarme por uno lo haría en función de su uso.

En caso de ser mayoritariamente urbano y con trayectos por vías rápidas  el automático cumple sin problemas pero en cuanto circulas por un puerto de montaña su comportamiento es lento y desfasado. La palanca de cambios ha mejorado pero sigue siendo algo tosca, escogería esta combinación si los trayectos comportan más tramos de carretera convencional. El consumo medio de esta opción es de 7,5 a 7,6 l/100km en ciclo WLTP y para reducir sus emisiones cuenta con filtro de partículas. 

El Korando se comercializará con dos propulsores, un gasolina de 163 CV y un diésel de 136 CV.
La prueba tuvo lugar tanto por autovías como por tramos más revirados y las sensaciones fueron muy buenas en ambos casos. El confort en marcha del Korando superó con creces mis expectativas, rebajando significativamente el ruido y las vibraciones en el interior pero también ha mejorado su paso por curva. El chasis es más rígido y su dirección asistida es más directa y fiable que en el modelo anterior.

También aprueba en el apartado de suspensiones y gran parte de culpa la tiene el sistema independiente multibrazo de serie en el eje trasero. Filtra las imperfecciones de la carretera de manera natural y no rebota como solía pasar en la generación anterior. 

Su herencia es 4x4 y seguirá ofreciéndose con este tipo de tracción mediante sistema Haldex.
El 90% de los compradores del Korando no se les pasa por la cabeza irse de jornada off-road pero, si quisieran, podrían. Se ofrece tanto en tracción delantera 2WD como en tracción total 4x4 (solo disponible para equipamiento superior) conectable de tipo Haldex y que cuenta con bloqueo de diferencial central hasta los 40 km/h para instantes de muy baja adherencia. El selector de modos modifica ligeramente la respuesta del motor y algunos parámetros en función de las opciones Sport, Winter y Normal.

El precio de salida del SsangYong Korando gasolina G15T 4x2 es de 20.750 euros, que con los descuentos se quedaría en 17.750 euros. El modelo que más esperan vender es el Urban manual y gasolina de 19.900 euros y su opción más equipada con bloque diésel, cambio automático y tracción total alcanza los 30.750 euros. Todos ellos disponen de 5 años de garantía y la versión GLP está en pruebas, esperan que pueda estar disponible el año que viene. 

43 votos

Noticias de coches por marca