El Seat 600 bate un Récord Guinness

10 de septiembre 2017

Actualidad
Joan Dalmau

Joan Dalmau

Joan Dalmau y Seat

¡He batido un Record Guinness! No, mi nombre no va a figurar en la edición 2018 de este clásico de las librerías. Ni el mío ni el del resto de conductores de los 787 Seat 600 que el pasado sábado por la tarde desfilaron disciplinadamente uno detrás de otro delante de la atenta mirada de los inspectores del Libro Guinness en el Circuito de Montmeló. Pero siempre podré contar a mis nietos, cuando los tenga, que yo participé en un Record Guinness, éste que tenéis ilustrado en este vídeo que viene a continuación.

La empresa no era fácil. Había no sólo que conseguir reunir la mayor cantidad de Seat 600 posible en estado de marcha sino convencer a todos sus conductores -de todas edades, orígenes y condiciones- de que circularan uno detrás de otro en perfecta fila india, sin dejar más separación que la de un coche entre ellos y a baja velocidad por el circuito de Montmeló, uno de los pocos sitios donde uno puede organizar una fila de casi 800 coches que pudieron ser más.

Y es que, entre los que se inscribieron pero no llegaron, que alguno hubo, los que no se inscribieron y aunque fueron no pudieron participar al no estar inscritos en la tentativa de record, los que se inscribieron pero se fueron antes de hora asustados por la increíble tromba de agua que cayo sobre el circuito un par de horas antes de meterse en faena y los que se inscribieron, fueron y se quedaron tirados en la pista, que también los hubo, se superaron los 900 Seat 600, incluyendo Seat 800 y otros derivados, presentes en Montmeló.

Buena parte de los Seat 600 participantes en la recta de salida de Montmeló, a punto para iniciar la segunda tentativa, la válida, para conseguir el Record Guinness.
Seat puso todo de su parte para que este intento de récord fuera un éxito. A 300 de los propietarios se les proporcionó transporte para sus coches en camión desde todos los rincones de España y alojamiento para los conductores, la inscripción para todos los propietarios era gratuita y los 15 euros que costaba la reserva de plaza para participar en el record se devolvieron convenientemente al llegar a destino. Además, se montó un auténtico parque temático en la zona del padock. Bueno, en aquella parte que se mantenía libre ante la inundación de "pelotillas" de todos los colores que ocupaba más de la mitad del espacio.

Hubo una decena larga de foodtrucks para dar de comer a los más de 4.000 participantes y al público que se acercó al evento, numerosas tiendecillas de recambios, accesorios, moda sesentera, miniaturas y todo tipo de objetos relacionados con el 600, diversión para los más pequeños con una pista de slot, un circuito para unos preciosos 600 a pedales, ambientación musical con música en directo e incluso una megacarpa pensada en principio para que los participantes se relajaran y que se convirtió, al mediodía, cuando el cielo se abrió sobre Montmeló en el paraguas perfecto para resguardar a todo el mundo.

El récord Guinness

Seat organizó actividades para que los propietarios de los coches y el público pasaran un día completo en una especie de "parque temático" del 600.
Y a las cinco de la tarde, todo el mundo a los coches y hacia la pista. Había que dar una vuelta pegaditos al coche precedente (manteniendo la misma distancia, más o menos entre todos ya que sólo así, los señores del Guinness considerarían que aquello, en lugar de una reunión de amigos -de muchos amigos- era un desfile con todas las de la ley. Llovía y el primer intento fue un auténtico desastre. Se iba a empujones, frenando, parando, arrancando, acelerando, lejos del de delante, en fila de a dos... Fatal. El Record quedaba lejos.

Pero luego, aparcamos todos en la recta de meta a cinco de ancho. Bueno, en la recta y en la curva anterior, hasta la chicane porque aunque los 600 son pequeñitos, casi 800 de ellos abultan lo suyo. Desde megafonía, los organizadores se pusieron serios y se dieron las consignas correspondientes. Despacito, como reza la canción, y uno detrás de otro en una serpiente multiculor que ríanse ustedes de la vuelta ciclista. Y nos pusimos en marcha.

En este arco se contabilizaban todos los 600 participantes que debían pasar por debajo en marcha y con una pequeña separación entre ellos. No se trataba de acumular coches sino de desfilar con ellos.
Pasé, al volante de un Seat 600 de color arena matrícula de Valencia, que nos cedieron los organizadores de la TraveSeat, por debajo del arco donde se verificaba el paso de todos, en el puesto 232 de la caravana. Cuando llegamos al padock, había coches todavía parados en la recta de salida, pendientes de ponerse en marcha. Y es que 787 Seat 600 separados por unos 5 metros entre sí suponen unos siete kilómetros de 600 y la cuerda de Montmeló es de algo más de cuatro y medio.

Y se logró. Lo logramos. Los señores del Guinness confirmaron que sí, que el día 9 de septiembre de 2017, a eso de las siete de la tarde, 787 señores y señoras llenaron sus Seat 600 con familiares y amigos y desfilaron, uno detrás de otro, por el asfalto de un sitio donde normalmente se multiplica por una barbaridad esa velocidad de tortuga a la que los 600 avanzaron, sin prisa pero sin pausa, en busca de tan loable objetivo.

En la salida se contabilizaron 812 coches en pista pero algunos, pobrecillos, no llegaron al final.
A las ocho de la tarde, un señor italiano, que ahora es el Presidente de Seat, recogió el certificado del record en nombre de todos los participantes. Luca de Meo sabe bastantes cosas de estos pequeñajos de motor y tracción traseros que diseñó, hace más de seis décadas, un tal dante Giacosa para que motorizara Italia. Lo que posiblemente Giacosa ignoraba es que su utilitario barato de cuatro plazas acabaría siendo también el coche que puso a España sobre ruedas. Y de Meo lo sabe porque es italiano, porque le apasionsn los coches y porque antes de hacer carrera en Volkswagen, trabajó en Fiat.

Recuerdos...

Todos tenemos un recuerdo relaciondo con el 600. En casa, cuando yo nací, había uno con matricula B-423596 comprado en 1965 tras dos años de espera. Era azul y nos llebava a todas partes a mis padres, a mis abuelos y a mi. Recuerdo incluso viajes veraniegos entre Terrassa y Las Navas del Marques (Ávila) a bordo de aquel cochecillo azul cuando la AP2 era todavía un proyecto. Saliamos a las cuatro de la madrugada y llegábamos a las seis de la tarde. Con maletas en el maletero, detrás del asiento trasero y en la baca, con el capó entreabierto para que el motor respirara y con mi madre limpiando bujías ya que, de vez en cuando, había que cambiarlas porque hacían "la perla".

Podré decir que yo establecí un record Guinness. Junto a otros 786 conductores y todos sus acompañantes.
Este evento extraordinario, donde vimos matrículas de toda España, cierra el 60 aniversario del 600 y, sobre todo, normaliza la historia de Seat en nuestro país. Hoy ya nadie, dentro de la marca, discute que el patrimonio histórico de Seat, la única compañía de automóviles de nacionalidad española, debe conservarse y difundirse. Y no crean que ha sido fácil. A ningún gran grupo le apetece distinguir modelos que diseñó y fabricó un grupo rival. No es fácil que Volkswagen acepte que la historia de Seat está intimamente ligada a Fiat -hasta 1982- y que los 787 coches que lograron el record llevan un distintivo donde pone Licencia Fiat pero la historia es la que es y hay que honrarla. Honrarla como hizo Seat ayer con el modelo más importante de su patrimonio. Del suyo y del nuestro.

En estos enlaces encontraréis dos videos relacionados con el Seat 600.

En este podréis ver el reportaje que hicimos sobre el museo de Seat, localizado en la Nave A122 de la Zona Franca

Y en este, el reportaje que hizo Juan Carlos Grande cuando participó en la TraveSeat entre Barcelona y San Sebastián en 2016.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

9 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín