Porsche 928: 40º Aniversario

13 de agosto 2017

Actualidad

Se cumple el 40º Aniversario del único deportivo de de la historia que ha ganado el premio al Mejor Coche del Año, lo hizo en 1978.
El 928 estaba considerado, antes de la llegada del Panamera, como el mejor Porsche para viajar, por la disposición de sus elementos mecánicos al más puro estilo Gran Turismo. Sigue siendo el único deportivo de la historia en haber logrado el premio al Mejor Coche del Año, lo ganó en 1978.

Montaba el motor V8 de aluminio en posición delantera con la caja de cambios tipo transaxle sobre el eje trasero. El motor de la primera serie, denominada 928 a secas (1977-1982), tenía dos válvulas por cilindro, una cilindrada de 4.474 c.c. y rendía una potencia máxima de 240 CV.

En 1977 el 928 llegó a Porsche para sustituir al 911. Lo irónico es que después de casi 20 años en catálogo el 911 siguió evolucionando y el 928 desapareció.
Su misión inicial era la de sustituir al 911. Por mucho que los ingenierios de Porsche no aportaron grandes innovaciones a los Carrera SC y 3.2, el 928 no logró su cometido y desapareció en 1995. Ironías del destino el 911 sigue todavía hoy en el catálogo de la firma alemana.

Del S al GTS

La primera evolución de su motor V8 de aluminio rendía 240 CV, la última alcanzó los 350 CV.
El 928 S (1979-83) tenía más cilindrada y más potencia, 4.664 c.c. y 300 CV. A éste le siguieron los 928 S2 (1983-1986) 310 CV, los S4 (1986-1991) con cuatro válvulas por cilindro, 4.957 c.c. y 320 CV, los GT (1989-1991) 330 CV y por último los GTS (1992-95) con 5.397 c.c. y 350 CV.

Existió un 928 S3 (1986) con cuatro válvulas por cilindro pero que a su vez mantenía la carrocería clásica de la primera generación. Esta evolución es poco conocida en Europa puesto que sólo se comercializó en EE.UU.

El complejo eje trasero fue bautizado como Weissach, por el circuito de pruebas donde se desarrollo, una pista propiedad de Porsche.
Mientras que el tren delantero está formado por dobles brazos superpuestos con amortiguadores tipo McPherson, el eje trasero cuenta con brazos inferiores y múltiples brazos en la parte superior con una estructura patentada como eje-Weissach

Dirección a las cuatro ruedas

Los faros retráctiles aportan todo el dramatismo que cabe esperar en un súper-deportivo de los 70.
Este nombre fue adoptado en honor del centro de Investigación y Desarrollo que Porsche tiene en la citada localidad, Weissach, donde se desarrollo este complejo equipo de suspensiones. En cierta medida podría ser considerado como un sistema de dirección trasera pasiva.

Con los cambios de apoyo tenía una cierta capacidad autodirección, al coger una curva el peso va hacia el exterior, entonces el esquema de suspensión ganaba en caída negativa para estabilizar el tren trasero. Tardaba mucho en derrapar ofreciendo una mayor tracción y una mayor resistencia sobreviraje

Ya se sabe que en cuestión de gustos cada uno tiene los suyos. A mi este frontal me encanta. Lapine hizo un trabajo excepcional.
Otra de las innovaciones más destacadas que incorporaba eran las tomas de aire delanteras que mediante un complejo sistema electrónico se abrían o cerraban para mejorar la aerodinámica, siempre teniendo en cuenta la temperatura del motor. 

Su motor cuenta con la correa de distribución más larga de la historia del automóvil. Fue uno de los primeros motores con los pistones montados directamente al bloque sin camisas, que usaron un tratamiento de Nikasil antirozamiento. Los aros del motor del 928 GT se desgastaban de forma anormal con lo que se llevaron a revisión muchas unidades para cambiar el motor en garantía, además, gastaban bastante aceite. Un problema técnico que se solucionó con el GTS.

El coche de Tony Montana

Al Pacino, interpretando a Tony Montana, condujo un 928 en el filme Scarface, dirigida por Brian de Palma (1983). En España recibió el título de El Precio del Poder.
Además de aparecer en la gran pantalla con Tom Cruise al volante en Risky Business, el 928 también será recordado por ser el coche de Tony Montana (Al Pacino), el personaje protagonista de la mítica película Scarface (El Precio del Poder) de Brian de Palma.

El diseño de la carrocería del 928 corrió a cargo del francés Anatole Lapine, su forma rompía con todo lo conocido en Porsche hasta aquel momento y aportaba soluciones novedosas como los parachoques de plástico integrados resistentes a pequeños golpes sin sufrir daños. 

Tanto con el reflectante que une ambos pilotos traseros como el alerón bien integrado le sientan de cine al GTS, la última evolución del 928.
Del frontal destacan los faros retráctiles, mientras que de la trasera destaca el reflectante que une los pilotos traseros del 928 GTS. Estéticamente el 928 es de esos coches que gustan o son detestados, ya se sabe en cuestión de gustos no hay nada escrito. En mi caso particular puedo decir que desde bien pequeño me gusta su línea de submarino y que además el GTS es el más bonito para mi gusto.

Por cierto: ¿sabíais que hicimos una "videoprueba" del Porsche 928? La tenéis aquí.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

9 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín