Porsche 718 Boxster: conocemos todos sus secretos

28 de febrero 2016

Presentación
Néstor Abarca

Néstor Abarca

Porsche

Presentación técnica

Este año se cumple el 20º aniversario del lanzamiento del primer Porsche Boxter, el biplaza descapotable de la firma de Stuttgart, en 1996. Tres años antes, en 1993, Porsche asombró al mundo con la presentación del Boxster Concept en el Salón de Detroit. Aquél prototipo inspirado en el 718 Spyder acabaría convirtiéndose en historia viva de Porsche, y del mundo del automóvil, ya que el Boxster se ha convertido en uno de los descapotables más famosos de los últimos años.

Con la cuarta generación la marca recupera la mítica numeración 718, que se incluye por delante del nombre del modelo, como homenaje al mítico coche de carreras. Su presentación al público está prevista para el Salón del Automóvil de Ginebra, que abre sus puertas a la prensa mañana, martes, y al que acudiremos, como de costumbre, para hablaros de todas las novedades que se expongan en la feria suiza.

Previo a su presentación oficial, Porsche nos ha invitado a conocer de primera mano todos las novedades que añade la nueva generación del Boxster con unos interesantes “workshops” capitaneados por ingenieros y diseñadores de la firma alemana que amablemente nos han explicado todas las nuevas aportaciones.

Acudimos a unas interesantes charlas sobre el nuevo Porsche 718 Boxster. En ellas se nos explicaron gran parte de los nuevos secretos del biplaza descapotable.
Dichos “workshops”, o talleres, se dividieron en tres partes: diseño, mecánica y dinámica, los cuales usaremos como índice para explicar las características del nuevo 718 Boxster.

No, no lo hemos conducido, esperamos hacerlo próximamente en la presentación dinámica, pero sí nos hemos subido de copiloto a uno de los prototipos allí presentes para empezar a entender todas las mejoras que incorpora. La demostración se llevó a cabo en el circuito de pruebas de Michelin de Fontange.

Diseño

El nuevo modelo tan sólo conserva el parabrisas, el techo y los maleteros. Todo lo demás es nuevo, aunque su estampa sigue claramente con el diseño expresado hasta la fecha. El frontal del roadster muestra un diseño más trabajado donde destaca la impresión de anchura. Las entradas de aire son más grandes y se han elevado las aletas delanteras de los pasos de rueda. Los nuevos faros serán de serie tipo bi-xenón con luz diurna LED u opcionalmente faros Full LED con la luz de conducción diurna de cuatro puntos como identidad de la marca.

El frontal incorpora tomas de aire más grandes, nuevos faros y pasos de rueda ligeramente más abultados.
La parte trasera es la que recibe mayor énfasis por parte de los diseñadores de la marca, a la cual se le ha añadido un toque aún más dinámico que en la generación anterior. También ofrece una mayor visión de anchura gracias a la incorporación de dos líneas rectas de diseño horizontales, una a la altura de los pilotos y la otra por encima del difusor. Los grupos ópticos de nueva factura son más planos y añaden un nuevo estilo interior tridimensional con una firma lumínica, recta, de LED con cuatro puntos adicionales para el frenado y la marcha atrás. El alerón es un poco más grande y puede desplegarse automáticamente a altas velocidades o puede forzarse mediante un botón de la consola. También es nueva la zona baja del parachoques, donde puede verse un difusor más comedido con una o dos salidas de escape según versión.

La vista de costado nos descubre las nuevas entradas de aire laterales situadas delante del eje trasero, que en este caso también son más grandes y añaden una segunda lama en su interior. También son nuevos los tiradores de las puertas, los cuales prescinden de las empuñaduras empotradas adicionales, y los retrovisores.

La zaga propone nuevos pilotos LED tridimensionales, un nuevo formato de paragolpes, un difusor más contenido y un spoiler retráctil más afilado. El escape puede ser de 1 o 2 salidas según versión.
En cuanto a las llantas, el 718 Boxster monta de serie unas de cinco radios y 18 pulgadas, mientras que el Boxster S hace lo propio con otras de 10 radios y 19 pulgadas. Opcionalmente el cliente tendrá otras tres variantes de 20 pulgadas para calzar al coche con unos “zapatos” más llamativos.

El interior se presenta un poco más lujoso a través de nuevos elementos del salpicadero, que adquiere también un nuevo diseño. Los aireadores son más grandes y de forma redondeada y la consola central, que mantiene su diseño, parece estar mejor integrada en el conjunto. Por encima, en caso de elegir el paquete Sport Chrono, se sitúa un reloj-cronómetro analógico.

Interior de diseño continuista al que se añaden algunas mejoras como la pantalla más grande, nuevas salidas de aire y dos nuevos volantes más pequeños. La calidad de sus materiales es sobresaliente.
El cuero es el punto de partida de un habitáculo acogedor y bien acabado, donde se ha potenciado la deportividad a la hora de conducir con una posición un poco más baja de los asientos deportivos. Como de costumbre, se mantiene el encendido del motor a la izquierda y se incorpora un nuevo volante de 37,5 cm de diámetro, más pequeño, heredado del 918 Spyder. Opcionalmente se podrá optar por uno tipo GT aún más pequeño (36 cm de diámetro), y todos los volantes se ofrecen en versión multifunción y calefactables.

El nuevo sistema Porsche Communication Management (PCM) ofrece una pantalla más grande, preinstalación para smartphone y un potente sistema de audio Sound Package Plus de 110 vatios. Pueden ampliarse sus funcionalidades con nuevos módulos como el Connect, que incluye una superficie de apoyo para conectar el teléfono con la antena del coche, conector USB, las aplicaciones Apple CarPlay con Siri y Porsche Car Connect, el módulo de navegación con control por voz o el Connect Plus para utilizar servicios online.

Mecánica

La llegada del 718 Boxster supone además la introducción de dos motores bóxer sobrealimentados de cuatro cilindros completamente nuevos. Con ello se ha querido reducir el consumo y las emisiones de CO2, a la vez que se aumenta el rendimiento. Un claro ejemplo de “downsizing”.

El Porsche 718 Boxster debe conformarse con un propulsor de 2 litros de cilindrada y 300 CV de potencia, mientras que el 718 Boxster S hace lo propio con un 2.5 litros de 350 CV. En ambos casos se ha aumentado la potencia en 35 CV respecto al modelo anterior. También se ha aumentado el par motor, que en el caso del Boxster es de 380 Nm a partir de 1.950 rpm hasta las 4.500 rpm y en el Boxster S de 420 Nm en un rango de revoluciones muy similar.

Los nuevos motores, situados en posición central, mejoran notablemente las prestaciones de los bóxer atmosféricos, y ofrecen un rango de revoluciones útil más amplio. Gracias a la integración del turbo ahora aceleran de forma más contundente en regímenes bajos.

El lanzamiento de la cuarta generación presenta los nuevos motores bóxer de cuatro cilindros sobrealimentados por turbo. Un "downsizing" en toda regla.
Tanto el 718 Boxster como el 718 Boxster S estarán disponibles con caja de cambios manual de 6 velocidades o automática de doble embrague PDK de 7 relaciones. En ambos casos ligeramente modificadas para adecuarse a las nuevas cifras de potencia y a su entrega más contundente.

Si hablamos de números, el 718 Boxster con caja PDK y paquete Sport Chrono acelera de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos (0,8 segundos más rápido que el modelo anterior). Por su parte el 718 Boxster S con el mismo equipamiento hace lo propio en tan sólo 4,2 segundos (0,6 menos). En cuanto a la velocidad máxima, el primero puede alcanzar los 275 km/h por los 285 km/h que logra el segundo.

Las nuevas mecánicas han permitido además reducir el consumo medio de ambas versiones. El 718 Boxster ofrece un consumo combinado de 6,9 l/100 km (0,7 l/100 km menos) mientras que el 718 Boxster S reduce su consumo hasta los 7,3 l/100 km (0,9 l/100 km menos).

Situados en posición central, como es habitual, los nuevos motores parten de cilindradas de 2.0 y 2.5 litros para ofrecer 300 y 350 CV de potencia.
Gracias a la disposición horizontal de los cilindros, los motores bóxer son especialmente planos y consiguen reducir el centro de gravedad. Gracias además al corto cigüeñal, estos motores son muy compactos y garantizan un excelente nivel de respuesta.

Porsche ha conseguido reducir a la mínima expresión el “lag” característico de los motores turbo añadiendo la función Dynamic Boost, que entra en funcionamiento cuando el conductor levanta ligeramente el pie del acelerador tras pisarlo a fondo. En este caso, la válvula de estrangulación permanece prácticamente abierta y lo único que se detiene es la inyección de gasolina. Gracias a esto, la presión de admisión no se reduce completamente y el motor puede reaccionar espontáneamente cuando se vuelve a pisar el pedal.

Con este selector giratorio podemos cambiar entre los diferentes programas de conducción. El botón del centro es el Sport Response Button, para cuando necesitemos toda la potencia y par disponible.
El turbocargador reacciona de forma parecida cuando se pulsa el botón Sport Response Button situado en el centro del selector de programas de conducción, junto al volante en los modelos con el paquete Sport Chrono y cambio automático PDK. Cuando se pulsa este botón, el motor y la caja de cambios se preparan para un comportamiento de respuesta ultra-rápido durante 20 segundos. En el régimen de carga parcial se cierra la "Wastegate" del turbo, estableciendo así una presión de admisión más rápida. El motor reacciona de forma más directa al accionamiento del acelerador alcanzando su rendimiento máximo con mayor rapidez. Además, al apretar el botón, el cambio PDK engrana la marcha inmediata más baja y cambia a un programa característico con una velocidad de respuesta aún más alta que en el modo de conducción Sport Plus.

La conversión al pasar de una mecánica atmosférica a una sobrealimentada parece que no ha afectado al sonido que expulsa el nuevo sistema de escape. He tenido la oportunidad de escucharlo en directo, a pleno rendimiento, y la verdad es que su sonido es tremendamente espectacular, impropio de un cuatro cilindros.

El paquete Sport Chrono que he nombrado unas líneas más arriba permite variar el carácter de los modelos Porsche con cuatro programas de conducción seleccionables (Normal, Sport, Sport Plus e individual).

Dinámica de conducción

El chasis se ha reconfigurado por completo y se ofrecen dos variantes del tren de rodaje: Basic y PASM. Con el tren de rodaje deportivo PASM regulable se reduce la altura 1 centímetro en el caso del 718 Boxster y en 2 centímetros en el 718 Boxster S. El chasis adaptativo se reconfigurado para diferenciar claramente entre la conducción confortable y la deportiva. Un sensor de altura mide los movimientos de los resortes en cada tubo portaruedas y tres acelerómetros recogen la dinámica de impulsos para adaptar, al instante, el chasis a la situación actual.

Se han modificado también numerosos detalles en el área del eje trasero, incorporando una nueva barra transversal que refuerza el chasis auxiliar trasero aumentado así la rigidez transversal. También se añade un mayor diámetro en los émbolos y tubos de cilindro de los amortiguadores que mejora el guiado de las ruedas a través de su mayor rigidez. Los amortiguadores de vibraciones hidráulicos readaptados y el mayor grado de dureza de los estabilizadores y de los resortes reducen los movimientos de inclinación y cabeceo.  También hay que destacar la mayor anchura de las ruedas traseras para mejorar la tracción.

El tren de rodaje deportivo PASM rebaja 1 centímetro la altura de la carrocería en el 718 Boxster y 2 cm en el Boxster S. Con el nuevo modelo se ha mejorado sobretodo el paso por curva.
La dirección electromecánica es un 10% más directa. Los ingenieros de Porsche han adaptado el mecanismo de dirección de transmisión directa del 911 Turbo al 718 Boxster. Opcionalmente estará disponible la Dirección Asistida Plus, que ofrece un mayor confort en las maniobras de aparcamiento mediante la reducción del número de giros del volante y, a su vez, una mayor estabilidad a altas velocidades.

Las mayores prestaciones dinámicas debían complementarse con mejoras en el sistema de frenado para garantizar la seguridad en conducción deportiva. El nuevo 718 Boxster monta el mismo sistema de frenos utilizado hasta la fecha en el Boxster S, con discos de freno de 330 mm delante y 299 mm detrás. El 718 Boxster S adopta las pinzas de freno con cuatro ámbolos en el eje delantero procedentes del 911 Carrera y las combina con discos de freno más gruesos.

El 718 Boxster hereda los frenos del Boxster S anterior. El 718 Boxster S hace lo propio con los del 911 Carrera.
El programa de estabilidad Porsche Stability Management PSM está disponible en tres modos (Active, Sport y Off) para que el conductor pueda adecuar las reacciones al tipo de conducción deseada. La gran novedad radica en el modo Sport, mucho más deportivo que hasta la fecha. En este caso, el sistema permite ángulos de deslizamiento mayores y mayor pérdida de tracción de las ruedas de propulsión. De este modo, cuando el propietario se adentra en un circuito, no es necesario que lo desconecte del todo. El reparto del par se lleva a cabo combinando un bloqueo mecánico transversal y la intervención de los frenos.

Primeras sensaciones a bordo

Durante la jornada se nos propuso la posibilidad de sentarnos en el asiento del copiloto para “probar”, o más bien sentir, las mejoras dinámicas del nuevo biplaza descapotable. Lo primero que me llamó la atención, como ya os he comentado, es el sonido de su escape. En el modo confortable y a bajas revoluciones es muy discreto, pero cambia radicalmente cuando se activa el modo Sport ofreciendo una excitante melodía ronca y potente. Me subí en un Boxster S equipado, además, con el escape deportivo y os puedo asegurar que hasta la fecha no he escuchado un cuatro cilindros turbo que suene tan y tan bien.

Sentados en el asiento del acompañante, la impresión que obtuvimos fue la de un coche muy estable a altas velocidades y en cierto punto dócil. Eso sí, corre muchísimo...
En marcha, desde el asiento derecho, se percibe muy estable con un paso por curva extremadamente rápido. No vi al piloto hacer correcciones en ningún momento, y eso que algunas curvas las pasamos por encima de los 200 km/h. Acelera de vértigo (probamos también el launch control) y frena de escándalo.

Con el PSM en modo Sport y una revirada pista mojada se nos quería demostrar la diversión que otorga la nueva configuración del programa de estabilidad. Se puede derrapar, pero hasta cierto punto. Cuando el sistema detecta que la pérdida de tracción puede ir a más, corta el gas y actúa sobre los frenos para recolocar el vehículo. Con el PSM en modo Off, las limitaciones las pone el conductor y su pericia al volante, aunque da la impresión que las reacciones del coche son bastante nobles.

El PSM en modo Sport permite un cierto grado de sobreviraje. Es mucho más deportivo que hasta la fecha. También puede desconectarse por completo para disfrutar de sensaciones puras.
Habrá que comprobarlo… y es que además se nos comentó que el nuevo Porsche 718 Boxster S es 16 segundos más rápido en Nürburgring Nordschelife (7:42) que el Boxster S anterior, un registro que, de ser cierto, lo empareja directamente con el Porsche Cayman GT4

Precios

Porsche 718 Boxster              60.371 €
Porsche 718 Boxster PDK       61.048 €
Porsche 718 Boxster S           74.263 €
Porsche 718 Boxster S PDK    77.368 €

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

102 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín