Peugeot 308 1.5 BlueHDi

4 de abril 2018

Pruebas
Luis Miguel Reyes

Luis Miguel Reyes

Asensi Carricondo

Peugeot ha rediseñado ligeramente el 308 para mantenerlo en plena forma en un segmento muy competitivo. Los retoques estéticos y la puesta al día en el apartado del equipamiento se ha completado con la llegada de un nuevo motor 1.5 HDi diésel con 130 CV de potencia. Esta es, precisamente, la versión protagonista de esta prueba, en acabado Allure cuesta 22.250 euros.

Nuevo motor diesel de 130 cv para el 308. Más potencia y menor consumo.
Reconozco que el dicho “si algo funciona para qué cambiarlo” está muy “machacado” y es poco original, pero me he resistido a no citarlo porque le viene como anillo al dedo al Peugeot 308 con el nuevo motor diesel BlueHDi de 130 cv. Y es que el nuevo propulsor del francés no hace más que reforzar el éxito de este modelo y demostrar que la firma francesa acertó de lleno con la apuesta que hizo con el 308 en 2013.

Desde entonces, las ventas de este modelo han sido un éxito y el vehículo ha sido uno de los mejores del segmento, mostrándose como una opción “redonda” para alguien interesado en la compra de un coche de estas características. Ahora, con la llegada del nuevo motor diesel BlueHDi de 130 cv que sustituye al 1.6 HDi de 120 CV, está en posición de pelear en un segmento “muy duro” en el que no le faltan rivales como el  Renault MéganeOpel Astra y Volkswagen Golf entre otros. 

Algún retoque estético

El frontal se adapta a la actual línea de diseño de la marca. Cambia la parrilla, el capo y el paragolpes.
La renovación del nuevo 308 aporta ligeros cambios pero mantiene el mismo estilo que le acompaña desde 2013. Donde más patentes se hacen es en el frontal, con una nueva parrilla más grande que alberga el logotipo, en el paragolpes, con tres amplias aperturas en su parte baja, y las tomas de aire laterales que sirven de base a los faros antiniebla. La parte trasera es prácticamente idéntica si exceptuamos que los pilotos oscurecen su carcasa y que la tapa del depósito ahora es rectangular y más grande. Con esta actualización, llegan tres nuevas llantas de aleación de 16” y 18”, y el color Beige Pyrite.  

Donde nada nuevo encontraremos, más allá de un par de nuevas tapicerías, es en el interior. Afortunadamente -para mi gusto-  se mantiene pequeño tamaño del volante, algo que me gustó desde la primera vez que Peugeot lo introdujo en sus coches, y un salpicadero de formas lineales y limpias. De él sobresale el cuadro de instrumentos y alberga en la zona central la pantalla táctil de 9,7” con cámara trasera con visión de 180º, el sistema de navegación e información del tráfico. En materia de conectividad, el nuevo 308 es compatible con MirrorLink, Android Auto y Apple CarPlay.

Cosas que sí hubieran podido cambiar…

Se mantiene el reloj cuentarrevoluciones con la aguja funcionando en sentido contrario. Una lástima.
Desafortunadamente -siempre teniendo en cuenta que me refiero a cuestión de gustos- se mantiene el cuentarrevoluciones en el que la aguja asciende en sentido contrario al habitual de todos los coches y tendremos que seguir manejando la climatización a través de la pantalla táctil que, de nuevo en mi opinión, es mucho más incómodo y menos práctico que con los mando habituales.

De vuelta a la senda de cosas positivas, el espacio interior, los cómodos asientos del conductor y pasajero, la buena posición de conducción -con la palanca de cambio en una posición cómoda en la consola central- y la calidad general, están presentes en el nuevo 308. Las plazas traseras, sin ser una exageración en cuanto a amplitud, sí son correctas aunque se agradecería un mayor espacio para la piernas. La capacidad del maletero sigue siendo de 420 litros con formas cúbicas que permite aprovechar todo el espacio y la banqueta trasera es abatible para ampliar este espacio. Lo dicho, sin apenas cambios en un interior del que podéis encontrar más información ofrecida con anterioridad en esta prueba.

Más equipado, más seguro

En el 308 están disponibles elementos de seguridad como el de frenada de emergencia, mantenimiento de carril y control de crucero adaptativo, entre otros.
El 308 aumenta el equipamiento en lo que a seguridad activa se refiere como lo demuestra la incorporación de serie del sistema de frenada de emergencia, que avisa al conductor ante la posibilidad de impactar contra otro coche o peatón, llegando a detener el vehículo si es necesario. No faltan el control de ángulo muerto, el asistente de mantenimiento de carril ni el reconocimiento de señales. Quizá el elemento más destacado es el control de crucero adaptativo que mantiene la velocidad respecto al coche que tengamos delante y es capaz de llegar a detenerse completamente si el vehículo que nos precede lo hace, eso sí, únicamente si disponemos de cambio automático.

El acabado Allure de nuestra unidad, además de climatizador automático bizona gestionado en la pantalla táctil, el detector de obstáculos trasero, retrovisores exteriores eléctricos y térmicos, faros antiniebla y encendido de luces automático, dispone del Pack Ambiente que incluye luz de ambiente, iluminación delantera en la zona de los pies, iluminación interior de recibimiento y exterior en función de la luminosidad, trampilla de acceso al maletero con reposabrazos central, navegador integrado en pantalla táctil, contorno de lunas cromado, freno de mano eléctrico, detector de obstáculos trasero y delantero, paragolpes delantero específico Allure y llantas de aleación de 17”

Protagonista: el motor

El diésel 1.5 HDi 130 sustituye al 1.6 HDi 120. Pese a ser más potente, su forma de entregar la potencia le hace parecer menos vivo que su antecesor.
El propulsor 1.5 BlueHDi de 130 cv  y 300 Nm de par máximo es protagonista de la evolución del 308, junto a una caja de cambios manual de seis relaciones, también de nueva factura. Tanto el motor como el cambio han sido diseñados mediante un proceso totalmente digital para obtener resultados óptimos. El 1.5 gana 10 cv respecto a su antecesor y, según la firma francesa, rebaja los consumos entre un 4% y un 6%. Nosotros en nuestra prueba hemos obtenido registros que se han movido entre los 5,5 y 6,0 litros según el tipo de vía y conducción. 

El nuevo motor no decepciona y ofrece un rendimiento óptimo, con una respuesta constante desde la parte baja del cuentavueltas -prácticamente apenas superadas las 1.000 rpm- hasta las 4.000 rpm, donde ofrece la potencia máxima, aunque se estira algo más. En mi opinión es un propulsor que ofrece un rendimiento ejemplar, con el que se puede “funcionar” en marchas largas a muy bajas vueltas con buenas recuperaciones. Por el contrario, transmite poco, es decir, parece que acelere poco o, incluso, que sea más lento que su antecesor pero es sólo una sensación por la forma en que entrega su potencial. El nuevo 1.5 diesel del 308 es realmente efectivo en toda la gama.

Mantiene la buena dinámica de siempre

Un conjunto muy equilibrado le permite ser eficaz en tramos revirados y en vías rápidas a la vez.
Y aquí, en este apartado, es donde vuelve a aparecer aquello de: “si algo va bien para qué cambiarlo”. El 308 siempre ha ofrecido un comportamiento dinámico, yo diría, que ejemplar. El secreto está en un conjunto muy equilibrado, capaz de ser eficaz en tramos revirados y en vías rápidas a la vez, gracias a un chasis bien puesto a punto y a unas suspensiones con un buen compromiso entre efectividad y confort. A alta velocidad, el 308 transmite sensación de aplomo y seguridad, sin hacerle ningún feo a las carreteras de curvas en las que gracias a una dirección directa y precisa, se desenvuelve de maravilla.

Cierto que si realizamos una conducción muy decidida querríamos un tarado algo más duro, pero, en conjunto, el equilibrio es fantástico. Un cambio con un recorrido de palanca correcto y bastante preciso y unos frenos efectivos, aunque con un tacto de pedal algo blando a mi gusto, completan su buen hacer dinámico.  Sin duda, el renovado 308 sigue siendo, en conjunto, uno de los mejores del segmento.

El renovado 308 sigue siendo, en conjunto, una de las mejores opciones del segmento.
El precio base del 308 5 puertas, con el nuevo motor diesel de 130 cv es de 19.339 €, mientras en el acabado Allure, como el de nuestra unidad, se va a los 22.250 €. Si a este precio le añadimos el techo panorámico -550 €-, faros full LED -600 €- pintura específica -470 €-, tapicería Negro Mistral -600 €- y la apertura y arranque manos libres -500 €-, el coste ascenderá a 24.970 € 

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

30 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín