Opel Corsa

6 de noviembre 2014

Presentación
Joan Dalmau

Joan Dalmau

Opel

Un impresionante salto de calidad

Entre los diferentes acabados propuestos existirá una variante OPC Line de aspecto más deportivo.
Actualización.- El Opel Corsa ya está a la venta en España con una gama que parte de los 13.540 euros. Al final del artículo podéis consultar el resto de precios.

21.10.2014.- Ves el nuevo Corsa por fuera y te dices; efectivamente, es un Corsa. La primera característica que define a la quinta generación de este polivalente alemán es la continuidad estética. Es cierto que en el frontal la parrilla está más baja y los faros tienen unas formas más trabajadas para acercarse estéticamente a su hermano pequeño, el Adam, pero las líneas generales de la carrocería, la curva que dibuja el techo de la versión de tres puertas, la trasera más erguida de la de cinco... todo ello es 100% Corsa.

Según Friedhelm Engler, Director de Diseño Avanzado de la marca, con quién pudimos charlar en la presentación, el nuevo Corsa presenta un frontal más horizontal gracias a la parrilla más ancha y baja y a los nuevos faros. Con ello, se aumenta la sensación de anchura del coche sin tener que modificar la cota de la misma. En los laterales, las líneas se han trabajado más para aumentar la sensación de dinamismo y precisión. Algo de ello hay ya que, al menos en movimiento, el coche tiene un aspecto como más asentado sobre el asfalto, como si fuera claramente más ancho, lo que no es el caso ya que mide 1,73 metros (ha aumentado sólo 1,5 cm). La altura, por su parte, es de 1,48 metros con una diferencia insignificante de 2 mm entre las dos carrocerías (el 3 puertas es más bajo).

El coche ha crecido en longitud hasta los 4,02 metros (el actual mide 4,00) y ofrece más espacio interior sin aumentar el peso. Con ese posicionamiento ya claramente por encima de los 4 metros, se sitúa entre los grandes del segmento, sólo por detrás de Ibiza y Clio (4,06). La distancia entre ejes de 2,51 metros se mantiene invariada lo que nos da una pista sobre qué ha sucedido con el chasis. Según los técnicos de Opel, la plataforma es similar a la de la generación anterior aunque con muchísimos cambios.

El chasis mantiene la estructura de suspensión McPherson delante y barra de torsión trasera pero todos los elementos que lo componen son nuevos. Delante, el subchasis se ha reforzado y la geometría de la suspensión es diferente mientras que en el eje trasero la barra de torsión es nueva. Con los cambios, el centro de gravedad se ha rebajado en 5 mm, algo que Opel ha aprovechado para conseguir un comportamiento dinámico más preciso.

La trasera del 3 puertas tiene un corte muy redondeado de la ventanilla trasera, parecido al del modelo actual.
La marca estrena también una nueva dirección eléctrica, más precisa y que dispone, en algunas versiones, de una asistencia extra en el modo City, pensado para conducción en ciudad. Esta nueva dirección es uno de los numerosos elementos de equipamiento de que dispone este nuevo Corsa, ya sea de serie u opcional. Una de las novedades son los faros bi-xenón con luces de día de LED e iluminación en curva y otra la llegada al Corsa del sistema Opel Eye que incluye una serie de ayudas a la conducción.

Ya disponible en el Astra y en otros modelos de la gama, el Opel Eye funciona mediante una serie de sensores y una cámara frontal e incluye el sistema de reconocimiento de señales de tráfico, el aviso de cambio involuntario de carril (sin corrección automática), el indicador de distancia de seguridad con un aviso acústico y visual en caso de posible colisión y el cambio automático de luces largas a cortas.

Equipamiento inédito

Los asientos son cómodos y sujetan bien el cuerpo, al menos los de las versiones más equipadas que probamos en Alemania.
Otros elementos de equipamiento hasta ahora inéditos en el Corsa -y poco habituales en el segmento B generalista- son el sistema de aparcamiento automático con medidor de plazas, la cámara de retrovisión, los asientos y el volante calefactables (pensados para países donde hace más frío que en el nuestro) o el parabrisas calefactable.

Mención aparte merece el sistema Intellilink de conectividad. Compatible con los sistemas operativos iOs y Android y dotado de conexiones Bluetooth, aux-in y USB, funciona utilizando aplicaciones descargadas en el móvil como, por ejemplo, la de navegación Bringgo, se activa opcionalmente mediante voz y permite la conexión de estaciones de radio digitales. La pantalla, táctil y de 7 pulgadas, es una de las más grandes del segmento y funciona francamente bien.

El sistema Intellilink clona el móvil para utilizar las aplicaciones del mismo durante la conducción.
En nuestra toma de contacto con el coche utilizamos la aplicación Bringgo, que funciona aceptablemente. No es muy rápida -la cobertura influye, evidentemente- pero los gráficos, las indicaciones y las órdenes de voz facilitan la navegación. Lo peor es que la pantalla queda en una posición bastante baja y hay que desviar mucho la vista de la carretera para consultar el mapa y sus indicaciones.

Ya que hablamos del habitáculo, os diré que es el apartado donde más ha cambiado el Corsa. El diseño no tiene nada que ver con el de la generación anterior. La gran pantalla opcional preside el salpicadero pero teniendo en cuenta que el sistema Intellilink costará 250 euros, pocos serán los Corsa que no lo monten.

Sensaciones al volante

El cintillo en rojo puede ser del color de la carrocería o de otro a elegir y permite personalizar el salpicadero.
La sensación al volante es muy buena en todos los aspectos. La visibilidad hacia delante es despejada pese a que los montantes no son precisamente finos, la posición de conducción, bastante elevada, ofrece una buena sensación de control y el salpicadero es muy agradable, con todos los mandos donde deben y con un salto de calidad realmente espectacular. Este es uno de los puntos fuertes de este Corsa.

Los materiales con que se ha fabricado el salpicadero son propios de segmentos superiores y el ajuste es realmente bueno y esto es de remarcar ya que la generación anterior del Corsa no destacaba especialmente en este aspecto; más bien al contrario. Los asientos son cómodos y la habitabilidad trasera es correcta en el tres puertas y más holgada en el de cinco. El maletero está en la media del segmento ya que sus 285 litros igualan los del Peugeot 208, el Seat Ibiza o el Volkswagen Polo. En algunas versiones, una bandeja situable a dos altura permite compartimentar el espacio y enrasar el piso con el umbral del portón. Esta bandeja, por cierto, no desprende la misma sensación de calidad de otros elementos del coche.

Seis mecánicas de entre 75 y 115 CV

El motor de un litro turboalimentado confirma la moda del downsizing. Tiene 115 CV y un buen rendimiento.
La gama inicial de motores estará formada por cuatro mecánicas de gasolina y dos diésel. Empezamos por éstas últimas porque de ellas poco podemos contaros ya que no pudimos conducirlas en la prueba en Frankfurt. La marca ha recurrido a dos variantes del conocido 1.3 CDTi a las que ha modificado la gestión electrónica y ha dotado de nuevos turbocompresores. Con 75 y 95 CV, ambas versiones gastan apenas 3,2 l/100 km con unas emisiones de CO2 de sólo 85 gramos.

En el apartado de gasolina hay cuatro mecánicas disponibles en el lanzamiento, todas Euro 6. Hay tres de 1,4 litros, dos atmosféricas de 75 y 90 CV que no probamos y una turbo alimentada de 100 CV y 200 Nm de par en la que, según la marca, se ha buscado priorizar el par sobre la potencia para conseguir un motor muy suave y elástico. Este motor gasta 5,1 l/100 km y no va nada mal. Mueve al Corsa con cierta agilidad y aunque no es un tiro subiendo de vueltas, sí se nota que tiene par a medio régimen y permite conducir en marchas largas con suavidad.

La versión de 5 puertas será la más vendida de la gama en nuestro mercado. No debe haber diferencias en la gama de motores.
El motor estrella es, no obstante, el nuevo tricilíndrico turbo que, pese a ser el más pequeño y el de menos cilindrada (un litro), es el más potente de la gama de lanzamiento con 115 CV. Este es un motor muy interesante y, sin duda, la elección más recomendable de la gama. Es el único tres cilindros del mercado de este nivel de cilindrada que dispone de un árbol contrarrotante de equilibrado y eso le convierte en un motor muy suave, sin las vibraciones propias de los tres cilindros. De los motores de este tipo que hemos probado (y llevamos unos cuantos porque Volkswagen, PSA, Renault-Nissan y Ford llevan tiempo con ellos), es el más silencioso y el que menos vibra.

Con una respuesta franca al acelerador, tiene menos par que el 1.4 y se nota pero también es más vivo en alta y más alegre a la hora de subir de régimen. Como el otro motor turbo de gasolina y el diésel más potente está acoplado a una caja de cambios de seis velocidades. La oferta de cajas, por cierto, incluye una nueva transmisión automática de convertidor de par de seis velocidades (elimina la antigua de cuatro) y la caja pilotada Easytronic 3.0, más cómoda de manejar que la anterior (según Opel, ya que todos los coches de la presentación eran manuales) y con un consumo reducido respecto al mismo motor con caja manual (el 1.4 de 90 CV que es el único que, de momento, se ofrece con los dos cambios automáticos). Más adelante, Opel anuncia que habrá diésel automáticos.

El Corsa es un coche enfocado a un uso urbano pero que se comporta muy bien tanto en carretera como en autopista.
En la prueba que hicimos en Frankfurt conduje varias unidades del 1.4 Turbo de 100 CV y una del 1.0 Turbo de 115 CV. La sensación en todos los casos fue que el Corsa ha dado un enorme salto hacia adelante en aspectos como el confort de marcha, el refinamiento y la sonoridad. En carreteras reviradas sigue siendo un coche del segmento B, con un chasis correcto, una dirección claramente más ágil y un peso que sigue siendo excesivo -este es un mal común en la marca- pero que aquí incide menos que en un Astra, pongamos por caso.

La sensación de coche "grande" la tenemos especialmente en autopista donde el aplomo, la calidad de rodadura y el confort están muy por encima de lo que ofrecía el Corsa anterior. Hablar de refinamiento de marcha en este segmento es poco habitual y la verdad es que este nuevo Corsa es un coche refinado, de andar muy suave, muy silencioso, sin apenas vibración de los motores y con un aislamiento acústico y de suspensión muy destacables. 

Opel ha vendido más de 12,4 millones de las cuatro generaciones anteriores del Corsa, aquí escoltando al nuevo en orden, de izquierda a derecha de segundo, cuarto, quinto, tercero y primero.
La marca espera vender unas 23.000 unidades de este modelo en España en 2015, más o menos la misma cantidad que venderá del Corsa actual este año en que, pese a ser el de la jubilación, el modelo se está comportando de manera admirable, con unas ventas muy buenas que le han llevado al segundo puesto del segmento detrás del Ibiza. Opel calcula que la inmensa mayoría serán 5 puertas (el 94%) y el resto 3 puertas, un tipo de carrocería que en España cada vez se estila menos en el segmento B.

La gama de precios va desde los 13.540 euros de la versión 1.4 con acabado Expression y carroceriá de 3 puertas hasta los 19.305 euros del 1.3 CDTI con acabado Excellence y carrocería 5 puertas. 

PRECIOS

OPEL Corsa 1.4 75 CV 13.540 €
OPEL Corsa 1.4 90 CV 14.040 €
OPEL Corsa 13 CDTI 75 CV 15.690 €
OPEL Corsa 1.4 GLP 90 CV 16.640 €
OPEL Corsa 1.4 Turbo 100 CV 15.940 €
OPEL Corsa 1.3 CDTI 95 CV 17.090 €
OPEL Corsa 1.0 Turbo 115 CV 17.240 €


Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

27 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín