Opel Combo Life: Monovolumen alternativo

3 de septiembre 2018

Pruebas
Jaume Gustems Casado

Jaume Gustems Casado

Opel

Opel ha presentado en Frankfurt (Alemania) la quinta generación del Opel Combo, cuya versión Life cubre las necesidades de familias y autónomos con necesidades de transporte y carga. El Combo Life llega con carrocería compacta o larga (XL), con capacidad para 5 o 7 pasajeros. 

El Opel Combo Life es la oferta monovolumen de la casa alemana. Se monta con la plataforma EMP2 desarrollada por el grupo PSA.
En un momento en el que la oferta de monovolúmenes decrece a favor de otro tipo de carrocerías, especialmente SUV’s, la presentación de nuevos modelos con carácter familiar es una buena noticia. En los últimos años los monovolúmenes han evolucionado hacia propuestas más crossover, de forma que aquellos vehículos diseñados exclusivamente para un uso funcional y familiar han quedado relegados a un segundo plano.

Monovolúmenes como el Peugeot 5008  o el Renault Scénic se han convertido en crossovers, e incluso el Renault se ha atrevido a perder sus tres plazas individuales de la segunda fila de asientos. Así las cosas, aquellas personas que busquen un vehículo familiar, con 5 o 7 plazas “reales”, gran capacidad de carga y con estética de turismo, tienen poca oferta a su alcance.

El Opel Combo Life es un familiar compacto, mide 4.40 metros de longitud.También existe una versión con batalla larga, que hace 4,75 metros.
El espacio que hasta ahora ocupaban los MPV está siendo ocupado cada día más por modelos con carrocería Combi, derivados de vehículos comerciales. Es el caso del Opel Combo, un coche destinado básicamente a profesionales y familias que Opel vende en toda Europa desde hace más de treinta años, y que ahora llega a una nueva generación, la quinta en su historia.

Llega en un momento en el que la firma alemana acaba de ser absorbida por el grupo PSA, y esto ha motivado que en su renovación incorpore la plataforma EMP2, desarrollada por Peugeot y Citroën, que podemos ver en el modelos como el Peugeot 308, 3008, 5008 o Citroën C4 SpaceTourer o C5 Aircross, entre otros. También comparte plataforma con el Opel Grandland X y, por supuesto, con los recientemente lanzados Citroën Berlingo  y Peugeot Rifter, que son prácticamente calcados por dentro y por fuera a este Opel. 

El interior es prácticamente calcado al que podemos ver en un Peugeot Rifter o un Citroën Berlingo. Es agradable, espacioso y con mucho espacio para dejar objetos.
El nuevo Opel Combo va a captar clientes que hasta ahora habían comprado un Opel Zafira o un Opel Meriva, por ejemplo, y que necesitan un vehículo que cubra sus necesidades de transporte de familia y con una buena capacidad de carga, prácticamente la de una furgoneta compacta. La versión Combi que he tenido oportunidad de conducir en la presentación internacional que Opel organizó en Rüsselheim demuestra que esta filosofía está muy presente en el Opel Combo. Sus aptitudes como familiar son excelentes y tiene un espacio interior sobresaliente.  Otra cosa es que guste su estética. Personalmente creo que es uno de sus puntos débiles, aunque ya se sabe: para gustos, colores.

Diseño monovolumen


Los asientos de la segunda fila son individuales y disponen de una bandeja práctica para escribir, leer o usar una tablet mientras se viaja.
El coche es reconocible como un Opel por su frontal con sus dos típicas alas cromadas que sostienen el logo de Opel. Se acompaña de un capó en posición muy alta, flanqueado por unos anchos pasos de rueda, que contribuyen a dar un aspecto muy robusto.

Visto de lateral la cosa cambia, y el Combo ofrece la imagen y las proporciones típicas de un vehículo comercial compacto, con sus dos puertas laterales correderas y una línea de techo muy horizontal y alta (mide 1.88 de alto). En la zaga encontramos un portón muy grande, de apertura vertical y mecánica, muy práctico para la carga de bultos. Es un vehículo bastante compacto, gracias a sus cortos voladizos, y hace 4,40 metros de longitud, la medida de un Opel Astra, para hacerse una idea) o 4,75 metros en la versión de batalla larga o XL. La anchura se sitúa en 1,84 metros.

En la segunda fila caben perfectamente tres sillitas infantiles sujetas con los anclajes Isofix.
Estas dimensiones y sus formas cuadriformes lo convierten en un coche con un espacio interior muy bien aprovechado, capaz de albergar 5 o 7 pasajeros con total comodidad, o cargar bultos de hasta 3,05 metros de longitud (versión XL).

Su maletero ofrece un mínimo de 597 litros en la versión compacta de 5 plazas y de 850 litros en la versión XL. Abatiendo la segunda fila, se amplía a 2.126 o 2.693 litros respectivamente. Cada asiento se abate de forma individual y de forma muy rápida mediante tiradores en el propio respaldo. También puede pedirse una banqueta de proporción 60/40 corredera. Este coche puede transportar una tabla de surf si se pliega el respaldo del asiento del acompañante, para que os hagáis una idea de la longitud de carga disponible, superior a los tres metros. 

Perfecto para familias numerosas


El maletero en la versión compacta ya tiene una buena capacidad de carga: 597 litros.
Sin duda, la capacidad de carga es uno de los puntos fuertes de este vehículo, pero su buen espacio interior también posibilita el transporte de personas con total comodidad. Sus tres asientos individuales de la segunda fila permiten colocar tres sillitas infantiles sin problemas, y fijarlas con anclajes Isofix. El acceso a estas plazas es sencillo gracias a las puertas correderas, un sistema que también facilita el acceso a la tercera fila, cuyas dos butacas resultan cómodas y con buen espacio para las piernas. Eso sí, con la tercera fila operativa apenas queda espacio para maletas. 

La luna trasera practicable permite colocar o sacar cosas del maletero sin necesidad de abrir el portón.
Los 5 o 7 pasajeros que pueden viajar en el Opel Combo pueden disfrutar de un techo panorámico enorme, que da mucha luminosidad al habitáculo. Cuenta con una cortinilla que se maneja de forma eléctrica. Por debajo de este techo puede colocarse, como opción, un espacio de almacenamiento extra con luz ambiental, que recorre todas las plazas traseras. 

La gama de motores, tanto los de gasolina como los díesel, cumplen la normativa Euro-6d Temp sobre emisiones contaminantes.
En las plazas delanteras encontramos un salpicadero con formas muy voluminosas, con un puesto de conducción bastante ergonómico y ligeramente elevado. En el salpicadero llama la atención la pantalla del sistema multimedia Intellilink, que es de tipo táctil, de un tamaño de hasta 8 pulgadas y compatible con Apple CarPlay y Android Auto. Su posición es muy elevada, muy a la vista y fácil para el manejo. El conductor dispone, si se pide como opción, de un Head-up Display que proyecta información durante la conducción sobre una lámina de plástico. En este coche los controles de calefacción y ventilación se encuentran en la parte media de la consola, un diseño muy convencional.

Esta es la columna que recorre en horizontal el techo panorámico, y que sirve como espacio de almacenaje además de dar luz ambiental al habitáculo.
Allí donde mires encuentras huecos para depositar todo tipo de objetos. Desde un pequeño hueco a mano izquierda del volante donde colocar una botella de un litro o la llave del coche (arranca a pulsador), pasando por un hueco en la parte superior del salpicadero o unos generosos huecos en la consola central y en el interior de las puertas. También dispone de una doble guantera, que ha obligado a colocar el airbag del acompañante en el techo. Por si fuera poco, puede pedirse un hueco de almacenamiento extra de 36 litros que se sitúa sobre el guarnecido del maletero. Allí pueden colocarse objetos como chaquetas, juguetes, paraguas, por ejemplo, siempre que el peso total no supere los 10 kilos. Sin duda, espacio para colocar cosas no falta en este Opel. La funcionalidad y practicidad está bien conseguida.

El cambio automático de 8 velocidades se maneja con este dial.
Un aspecto criticable es el exceso de elementos plásticos en todo el habitáculo que, a pesar de estar bien terminado, no acaba de convencer desde el punto de vista visual. La sensación de calidad percibida es mejorable, y creo que la combinación de materiales y texturas podría haber sido mejor sin por ello alterar necesariamente el precio final del coche. El negro domina en este interior, precisamente por la utilización en exceso de plástico de ese color. Por suerte,  la luminosidad es buena. 

Buen equipamiento


En la pantalla del sistema IntelliLink podemos ver la imagen que proyecta la cámara de marcha atrás.
Entre el equipamiento disponible se incluye una toma de 230 V a la altura de los pies del acompañante, ideal para conectar una Tablet, por ejemplo; un sistema de carga inalámbrica para el móvil; o la cámara marcha atrás de visión panorámica 180º. En este sentido, Opel no ha escatimado en sistemas de asistencia  y seguridad, entre los que se incluyen cámaras de visión lateral para ayudar al conductor a efectuar maniobras en espacios estrechos; Alerta de Colisión Frontal con Detección de Peatones y Frenada Automática de Emergencia, Asistente de Mantenimiento de Carril, Sistema de Arranque en Rampas, Adaptación Inteligente de la Velocidad y Limitador de Velocidad junto con Alerta de Somnolencia del Conductor y Reconocimiento de Señales de Tráfico. Para ser un vehículo enmarcado teóricamente en el grupo de vehículos comerciales, no está nada mal. Muchos turismos puros y duros no pueden venir tan equipados. 

Como opción puede pedirse un espacio de almacenamiento extra que se coloca en el guarnecido del maletero.
Opel empezará a vender el Combo en septiembre, a un PVP básico de 19.995 € en Alemania. El Combo Life, la versión para pasajeros, estará disponible en acabado Selective con un precio de partida de 23.450€ (en Alemania). Incluye, entre otros, elementos como el sistema multimedia con pantalla táctil de ocho pulgadas en color compatible con Apple CarPlay y Android Auto, aire acondicionado y volante calefactable de serie. Faltará conocer la lista de PVP y equipamiento definitiva para el mercado español, todavía no comunicada. 

Motores conocidos


El Opel Combo Life tiene unos voladizos muy cortos, pero un interior muy capaz. Sus aptitudes como monovolumen son notables.
Se vende con una gama de motores derivada de la que se montan en varios modelos del grupo PSA, y formada por un motor diésel de cuatro cilindros con diferentes potencias: 76, 102 o 130 CV; y un gasolina 1.2 Turbo de inyección directa con 110 CV.

De todos ellos, el más interesante es el diésel de 130 CV, que puede pedirse con cambio manual de 6 velocidades o mucho mejor, con un cambio automático de 8 relaciones que hace que su comportamiento sea todavía más refinado. Y es que el Opel Combo destaca por ofrecer un buen rodar de marcha, silencioso y seguro. Se percibe muy aplomado, con suspensiones absorbentes y a la vez firmes, y con  una dirección bastante directa. No es extraño: la plataforma EMP2 responde a estas aptitudes para la carretera, y se nota. El diésel de 130 CV se nota potente y lleno de par, y apenas vibra. Además, su consumo oficial se sitúa en 4,3 l/100 km. de media. 

Respecto a un Peugeot Rifter o un Citroën Berlingo, la principal diferencia estética está en el frontal, donde se sitúa la parrilla con la doble ala típica de la marca.
La otra alternativa en gasolina no me pareció tan atractiva, teniendo en cuenta que sólo se vende con cambio manual y se percibe menos potente y elástica. En quinta y sexta recupera lentamente, aunque en su favor diré que la entrega de par a bajas vueltas desde parado es buena. El consumo combinado oficial de este motor de gasolina es de 5,5 l/100 Km.

El Opel Combo Life se dirige básicamente a personas con un estilo de vida activo, familias con niños o bien empresarios autónomos con necesidades de carga y transporte de pasajeros.
En cualquier caso, la llegada al mercado del nuevo Opel Combo pone las cosas muy interesantes en el segmento de los vehículos familiares derivados de compactos comerciales. Todo lo que el grupo PSA ha presentado en este sentido en los últimos meses estimulará un mercado que a nivel general crece en toda Europa (la demanda de carrocerías cerradas por parte de profesionales sigue su buen camino). La alternativa que estos coches ofrecen a familias que buscan un monovolumen cada día es más interesante, por la calidad de acabados, buen rodar y completo equipamiento que ofrecen, impensable hace unos años. 

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

30 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín