Mitsubishi Eclipse Cross: SUV y coupé

17 de enero 2018

Presentación
Néstor Abarca

Néstor Abarca

Mitsubishi Motors

Actualización.- Completamos este artículo con nuevos datos sobre el Mitsubishi Eclipse Cross, además de incluir nuestras primeras impresiones de conducción con el modelo de gasolina 150T manual 4x2.

Presentado en el pasado Salón del Automóvil de Ginebra, el Mitsubishi Eclipse Cross ya está a la venta en los concesionarios españoles. Se trata de un nuevo SUV, pero de estilo cupé, que llega para posicionarse a medio camino entre el Mitsubishi ASX y el Outlander. Durante el lanzamiento sólo habrá una mecánica de gasolina de 163 CV, con cambio manual o automático y tracción delantera o 4x4. Su precio de partida es de 21.800 euros (con descuentos).

El Eclipse Cross es un SUV cupé de 4,4 metros de longitud que llegará al mercado a finales de año.
La firma japonesa está muy confiada con su reciente incorporación en la alianza Nissan-Renault. El hecho de poder compartir tecnología y recursos entre los tres fabricantes debería servir para reavivar a una marca (Mitsubishi) que durante los últimos años ha visto como sus ventas de coches eran realmente bajas, aunque con una ligera tendencia ascendente.

Sin embargo, antes de este acuerdo, Mitsubishi ya tenía en su recámara el lanzamiento de un modelo completamente nuevo. Un producto innovador dentro de la marca, con nuevas mecánicas, nueva plataforma y un diseño que marcaría el nuevo lenguaje de diseño de los futuros modelos que vendrán en los próximos años.

No pasa desapercibido

Su diseño impactante adelanta el nuevo lenguaje de diseño de la firma japonesa.
El nuevo Mitsubishi Cross se suma a la moda de los SUV cupé que tanto parece gustar últimamente. Mide 4,41 metros de largo y presenta una batalla de 2,67 metros que garantiza un habitáculo espacioso.

En cuanto al diseño, se mantiene bastante fiel a los primeros rasgos que pudimos ver con XR-PHEV Concept: líneas tensas, contornos bien marcados, una línea de ventanillas ascendente y un pilar C muy inclinado hacia atrás que deja caer una gran luneta trasera hasta la zaga y dividida en dos partes por los pilotos traseros.

La trasera es original, pero desde mi punto de vista no queda demasiado agraciada.
El frontal, en vivo, es mucho más imponente que la zona trasera del vehículo. La mirada agresiva que proporcionan los faros delanteros LED (en el acabado Kaiteki), junto con la gran parrilla característica de Mitsubishi y las entradas de aire, le otorgan una fuerte personalidad visto de frente. Sin embargo, y siempre bajo mi punto de vista (totalmente cuestionable), la trasera quiere innovar tanto que no acaba de encajar en el diseño general del vehículo.

El cliente podrá personalizar la carrocería con un total de 6 colores a su disposición y, dependiendo del acabado elegido, contará con llantas de 16 o 18 pulgadas de serie.

Salto de calidad en el interior

Durante la presentación he podido probar una unidad tope de gama con el nivel de acabado Kaiteki. La primera impresión que uno se lleva cuando se sube por primera vez al Eclipse Cross es la de que este coche logra mejorar con creces a lo que Mitsubishi nos tiene acostumbrados a ofrecer. Sólo hace falta empezar a tocar los materiales utilizados para darse cuenta de que prácticamente todo presenta un tacto ligeramente acolchado. El plástico duro se reserva únicamente para la zona baja del salpicadero, ciertas partes de la consola central y la parte inferior de las puertas, y se añaden molduras en negro piano bastante vistosas.

El interior ofrece una combinación de materiales blandos al tacto y plásticos duros. En vivo convence bastante.
El volante tiene buen tacto y una medida perfecta. Los asientos de cuero cuentan con regulación eléctrica para el conductor, calefacción y refrigeración, y ofrecen un nivel de confort bastante bueno. También es cierto que les falta algo de agarre lateral.

En cuanto a la consola central, el diseño es atractivo pero requiere de unos minutos para conocer la ubicación de las diferentes funciones. Por primera vez la marca japonesa incorpora un touchpad para manejar el sistema de infoentretenimiento SDA (Smartphone link Display Audio), compuesto por una pantalla táctil de 18 centímetros situada en una posición alta, con tecnología Apple CarPlay y Android Auto.

La banqueta trasera es corredera y los respaldos pueden reclinarse hasta 16º.
También dispone de un HUD en el campo de visión del conductor con informaciones relativas a la velocidad, indicador de marcha, navegación o el control de crucero adaptativo, entre muchas otras.

Pese a su estética cupé, el Eclipe Cross sorprende por el buen espacio interior que ofrece tanto en las plazas delanteras como en las traseras. En estas últimas se podrán acomodar hasta dos adultos de gran estatura sin preocuparse por el espacio para las rodillas o para la cabeza. Eso sí, deberán tener cuidado a la hora de entrar porque el acceso obliga a agachar la cabeza a riesgo de golpearse con la cabeza. La tercera plaza es un poco justa.

El maletero ofrece una capacidad que va desde los 387 litros hasta los 1.122 litros.
Ahí no queda la cosa, los respaldos traseros cuentan con inclinación variable de hasta 16º para mejorar el confort de los acompañantes y la banqueta es corredera. De esta manera se logra aumentar la capacidad del maletero cuando sólo viajemos dos ocupantes o cuando nos acompañen niños con sus alzadores y sistemas de retención.

El maletero ofrece una capacidad inicial de 378 litros ampliable hasta los 485 litros con la banqueta en su posición más adelantada. Con los respaldos abatidos la capacidad total se amplía hasta unos interesantes 1.122 litros. En las versiones 4x4 el maletero se reduce ligeramente, con una capacidad comprendida entre los 359 y 466 litros.

Nuevo motor 1.5 de gasolina y actualización del 2.2 diésel

Se estrena una mecánica de gasolina con 1,5 litros de cilindrada, turbo e inyección directa, y 163 CV de potencia.
Para el Eclipse Cross, Mitsubishi ha desarrollado un nuevo motor de gasolina de 4 cilindros, con inyección directa y turbo, que ofrece 163 CV a 5.500 rpm y 250 Nm de par constante entre las 1.800 y las 4.500 rpm. Con el fin de mejorar el rendimiento general del vehículo, el bloque del motor 150T está construido totalmente en aluminio para reducir peso.

Según la ficha técnica, es capaz de completar el 0 a 100 km/h en 9,8 segundos y ofrece un consumo medio combinado de 6,6 l/100 km (7,0 l/100 km con cambio automático).

Para finales de 2018 llegará una variante diésel 220 DI-D a la gama Eclipse Cross. Se trata de un propulsor de cuatro cilindros y 2,2 litros de cilindrada, del que por ahora se desconoce la potencia final, y un par máximo que aumenta de los 360 a los 400 Nm gracias a la reducción de la fricción entre las parte móviles. Y aunque todavía ha anuncio oficial, tambíen se espera para 2019 la incorporación de una variante PHEV (híbrida enchufable).

Habrá versiones manuales con 6 marchas o automáticas con cambio de tipo variador continuo.
Disponible con el motor de gasolina, la nueva caja de cambios automática de tipo variador continuo incorpora un preselección de 8 marchas que podremos manejar de forma secuencial mediante la palanca del cambio o de las levas fijas situadas detrás del volante.

Cuenta con un modo “Sport” con marchas más cortas para sacar todo el rendimiento del motor. Además, incorpora un nuevo sistema de control de cambio “Step-Up” que reduce ligeramente la sensación de descompensación entre revoluciones del motor y la aceleración real. Este sistema simula un pequeño tirón para que parezca que la caja está cambiando de marcha como si de una transmisión automática tradicional se tratase.

Para el motor diésel también habrá disponible una nueva caja de cambios automática de 8 velocidades que promete ofrecer un mejor rendimiento, mayor eficiencia y una respuesta más refinada. La caja de cambios manual es de seis relaciones.

El nivel de acabado más alto, el Kaiteki, añade la tracción total S-AWD.

Este modelo contará con versiones de sólo tracción delantera y otras con tracción total. El sistema S-AWD (4x4) provee el par óptimo a las ruedas traseras de forma automática según lo requiera la presión del acelerador, la velocidad del vehículo y las condiciones de la vía.

El sistema ofrece tres modos de conducción Auto, Snow (Nieve) y Gravel (Tierra). En el modo Auto trabaja de forma estándar con un reparto del 80% delante y 20% detrás y es capaz de ajustar el reparto del par hasta en un 55/45% en cuestión de milésimas de segundo. Con el Snow el reparto puede pasar de un 80/20% a 45/55% y con el modo Gravel de 70/30% a 40/60%.

Toma de contacto

El motor responde bien y el chasis convence. Le falla el consumo real, ligeramente elevado.
Durante la presentación pude conducir una unidad gasolina Kaiteki con la caja de cambios automática y equipado con tracción total. El motor se siente bien y antes de probar la futura versión diésel me atrevería a decir que éste es el motor ideal para este coche. Gira fino, sin vibraciones, tiene carácter… pero es algo ruidoso a revoluciones medias-altas. Es capaz de mover con mucha soltura los 1.500 kg de peso de esta versión y en autopista se muestra muy lleno para aguantar ritmos altos sin recurrir a un plus de revoluciones.

El chasis y la puesta a punto de sus elementos, destacando las suspensiones, me ha parecido muy correcto. La sensación de que rueda muy fino es elevada y el nivel de estabilidad en curva bastante bueno. No en vano, ante una conducción un poco más deportiva la carrocería tiende a balancear ligeramente.

En mi opinión, el cambio automático no está a la altura del buen trabajo realizado por Mitsubishi con el vehículo.
Los ingenieros japoneses están empeñados en afirmar que el cambio automático de tipo variador continuo es el más efectivo y agradable del mercado. Yo no estoy de acuerdo. Pese a contar con una supuesta simulación de marchas, este cambio se encarga de estropear lo que me ha parecido un producto realmente bueno. Sigue presentando un resbalamiento en las marchas al que no logro acostumbrarme y hace subir y bajar las revoluciones del motor algunas veces sin motivo aparente.

Durante unos 200 km de conducción, por carretera y autopista, de los 7 l/100 km de consumo medio homologado ni rastro. En mi turno al volante el ordenador de a bordo reflejaba un consumo medio que no bajó de los 9,3 l/100 km, y cuando lo cogió mi compañero prácticamente estaba en 10 l/100 km. Todo ello en gran parte “gracias” al cambio.

Mi compañero Juan Carlos Grande ha conducido la versión 150T con tracción delantera y cambio manual de 6 velocidades. Esta variante se siente algo más ligera y ágil, en parte por la reducción de peso total (que según versiones puede variar entre 60 y 95 kg) y en parte por la el buen comportamiento del cambio manual. Las marchas están bien escalonadas y la palanca presenta recorridos cortos, precisos y suaves. El promedio en este primer contacto, con un recorrido mayoritariamente por autopista, fue de 8,2 litros; pero en todo caso habrá que esperar a una prueba más detallada para obtener resultados fidedignos. En opinión de Juan Carlos, esta variante manual 4x2 es por comportamiento y precio la más recomendable para el uso diario, si bien palidece fuera del asfalto ante el modelo con tracción total, muchísimo más eficaz en superficies delicadas.

Desde 21.800 euros

La gama Mitsubishi Eclipse Cross estará disponible a finales de año con tres niveles de acabado: Challenge, Motion y Kaiteki. A continuación os detallo los detalles de equipamiento más relevantes de cada uno de los niveles de equipamiento:

Habrá 3 niveles de acabado, con un precio que arranca en 21.600 euros (con descuentos)
El Challenge ofrece llantas de 16 pulgadas, barras de techo, cristales traseros tintados, retrovisor interior fotosensible, sistemas de seguridad FOM, LDW, HSA y AHB, luces dirunas LED y antinieblas delanteros, climatizador automático, volante multifunción de cuero o la cámara de visión trasera.

El Motion incluye sobre el Challenge: las llantas de 18 pulgadas, el sistema de conectividad SDA, Contol TouchPad, Head Up Display, cámara de visión trasera con sensores de aparcamiento delanteros y traseros, climatizador bizona y sistema de apertura y arranque sin llave.

El tope de gama, el Kaiteki, añade sobre el Motion: sistema de tracción S-AWD, techo panorámico eléctrico, tapicería de cuero, asientos calefactables y el del conductor con ajuste eléctrico, faros delanteros Bi-LED, sistemas de seguridad AOO, BSW y ROTA, equipo de sonido premium Rockford Fosgate de 710 W y 9 altavoces y la cámara de visión 360º.

Las primeras unidades llegarán a los concesionarios a finales de diciembre.
Aquí tenéis la lista de precios final, donde encontraréis entre paréntesis el precio con los descuentos aplicados:

Mitsubishi Eclipse Cross 1.5 gasolina man. Challenge 26.300 € (21.800 €)
Mitsubishi Eclipse Cross 1.5 gasolina man. Motion 28.500 € (24.000 €)
Mitsubishi Eclipse Cross 1.5 gasolina auto. Motion 30.000 € (25.500 €)
Mitsubishi Eclipse Cross 1.5 gasolina auto. 4x4 Kaiteki 36.000 € (31.500 €)

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

82 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín