Mercedes-Benz Clase C Cabrio: Impecable

9 de junio 2016

Presentación
Gerard Farré

Gerard Farré

Mercedes-Benz

El verano casi llegó

Mercedes acaba de desvelar la tarifa de precios de su nueva berlina descapotable, que arranca en 47.900 euros para la variante de gasolina de 184 CV. Al final del artículo tenéis disponible la lista completa.

09/06/16 - Ahora que el verano está ya a la vuelta de la esquina es un placer disfrutar del buen tiempo conduciendo a cielo descubierto. Los descapotables ofrecen una experiencia desde una perspectiva diferente. Ayer viajamos hasta la localidad italiana de Trieste, en la costa adriática muy cerca de la frontera con Eslovenia y Croacia para conducir por primera vez el nuevo Mercedes-Benz Clase C Cabrio.

Conducimos el nuevo Clase C Cabrio en carreteras italianas y eslovenas, lástima que nos cayó un aguacero de aúpa.
Ironías del destino la meteorología nos acompañó durante sólo en una corta parte del programa de pruebas, vamos que nos llovió y bien. Con ello tuvimos la ocasión de probar la buena estanqueidad de su capota de lona plegable. Quien no se conforma es porque no quiere.

Un mini-Clase S Cabrio

Antes de narrar nuestra experiencia con este cabrio en tierras italianas y eslovenas haremos una breve introducción al modelo para repasar sus características principales. Por primera vez el descapotable de 4 plazas de tamaño medio de Mercedes-Benz pasa a formar parte de la familia de la Clase C. Se trata de un modelo derivado de la última generación (C205) presentada con carrocería berlina en 2014.

Se mire desde el ángulo que se mire parece un mini-Clase S Cabrio, eso sí, con cotas idénticas a las del Clase C Coupe.
Con unas dimensiones de 4,68 metros de largo, 1,81 metros de ancho y una altura de 1,40 metros sus cotas exteriores son idénticas a las del Clase C Coupé. De hecho su batalla también es la misma con 2,84 metros.

A nivel estético también guarda grandes similitudes con su homólogo de techo cerrado fijo. Esto hace que a su vez tenga un aire al Clase S Cabrio, sobre todo visto desde detrás. Todo un cumplido dada la cautivadora línea del gran descapotable de Mercedes-Benz. 

12 colores para la carrocería, 4 para la capota, 13 tapizados, 7 molduras y 3 recubrimientos interiores para la capota.
El grado de personalización del modelo es muy elevado. La carrocería está disponible en 12 pinturas, la capota en 4 colores, 13 variantes de tapizado, 7 molduras interiores y 3 recubrimientos interiores para el techo. 

A la hora de configurarlo merece la pena ser algo atrevido y huir de la capota negra de toda la vida. Tanto la combinación de capota azul y carrocería gris, como capota roja y carrocería negra le sientan de maravilla al C Cabrio.

Oda a la capota de lona

Sigue la tradición de otros modelos de Mercedes con habitáculo 2+2 y capota de lona. La capota se puede abrir y cerrar hasta 50 km/h y sólo necesita 20 segundos.
Al igual que las otras creaciones de la marca de la estrella de tres puntas en este nicho ofrece un habitáculo tipo 2+2 y capota de lona. Sirvan de ejemplo: Clase E Cabrio (A207), CLK Cabrio (A209), CLK Cabrio (A208) y Clase E Cabrio (A124).

La capota de lona puede accionarse circulando hasta 50 km/h y sólo necesita 20 segundos para completar la maniobra tanto de apertura como de cierre. Opcionalmente se ofrece una capota multicapa con mayor grado de insonorización.

Mercedes-Benz ha buscado ofrecer el máximo confort a los ocupantes del nuevo Clase C Cabrio cuando la capota esta guardada sobre el maletero. No importa la época del año en la que estemos, cuenta con numerosos sistemas especialmente diseñados para tal fin.

El AIRCAP es un invento bueno, bueno. No es muy estético que digamos, pero funciona de maravilla.
El AIRCAP es un sistema opcional formado por un para-vientos eléctrico integrado en el marco del parabrisas y otro detrás de los asientos traseros. Juntos se encargan de reducir las corrientes de aire dentro del habitáculo, incluso para los pasajeros de la segunda fila. Funciona hasta 160 km/h y se activa con un botón que hay junto al de la capota. Existe un para-vientos de serie de accionamiento manual que convierte el coche en un 2 plazas.

Aunque pueda llegar a parecer que estamos ante una versión Safety Car o incluso coche patrulla de algún cuerpo de seguridad del estado, lo que vemos en esta imagen es el aspecto del Clase C Cabrio con el para-vientos del marco del parabrisas del sistema AIRCAP desplegado. Más de uno lo confundirá con una batería de luces LED de un coche de policía.

El sistema AIRSCARF con su bufanda de aire caliente ya la conocíamos de otros modelos de la marca de la estrella.
Desde el puesto de conducción ni del acompañante se aprecia esta extensión de la parte alta de la carrocería. Sólo es apreciable por parte del resto de usuarios de la vía. Muy estético no es, pero si es sumamente práctico.

El AIRSCARF ya lo conocemos de otros descapotables de Mercedes-Benz como SLK y SL. Se trata de una bufanda virtual que envía aire caliente al cuello de los ocupantes de la primera fila desde unos conductos integrados en el respaldo del propio asiento. Una solución que permite seguir disfrutando a cielo abierto incluso cuando la temperatura es baja.

El sistema de climatización ha sido calibrado específicamente para este descapotable. Reacciona de forma distinta según la posición de la capota. Si circulamos a cielo abierto conduce una corriente de aire caliente hacia las manos del conductor, situadas en el volante. Del mismo modo en este caso también desactiva la función de recirculación de aire.

Gran calidad de acabados

Los asientos delanteros recogen muy bien y son sumamente cómodos. Todos los coches que probamos en Trieste contaban con regulación eléctrica.
Los asientos delanteros ofrecen un elevado nivel de confort. Todas las unidades que probamos en la presentación internacional contaban con regulación eléctrica. Si bien todos contaban también con calefacción integrada, algunos además añadían refrigeración.

Sentados al volante del Clase C Cabrio podemos certificar el importante salto hacia delante que Mercedes-Benz ha llevado a cabo en lo que a calidad de acabados se refiere. La percepción tanto a la vista como al tacto es muy superior a la del CLK Cabrio.

Hoy que reinan los cuadros de instrumentos con pantallas 100% digitales merece la pena encontrar indicadores analógicos como los de toda la vida.
La instrumentación es clara con indicadores analógicos de gran formato y un número de botones en la consola central bastante contenido. Dentro de esta harmonía choca un poco ver ahí en medio, justo debajo de los mandos del climatizador un reloj analógico. Entendemos que será una demanda de mercados como el asiático pero que en Europa lo vemos como algo de otra época.

De la mano del sistema COMAND Online podemos disfrutar de un coche conectado a la última con pantalla de 8,4” y una resolución de 960x540 píxeles, televisión digital, Internet, Apps, navegación, Wi-Fi para los ocupantes del vehículo… 

Existe la posibilidad de convertir su habitáculo en una auténtica sala de conciertos a cielo abierto de la mano del equipo de audio Burmester surround. Formado por 13 altavoces, amplificador DSP de 9 canales y 590 vatios de potencia.

Con 285 litros el espacio de carga del maletero no está nada mal. Con la capota cerrada crece hasta los 360 litros.
El espacio de carga del maletero es de 285 litros con la capota abierta y 360 litros si la cerramos y abatimos una trampilla que impide volverla a abrir hasta que no liberemos otra vez dicho espacio del maletero. Si necesitamos trasladar objetos de gran longitud siempre podremos abatir los respaldos de la segunda fila, plegables tipo 50/50. 

Al abrir el maletero tenemos unos botones en sus paredes laterales que permiten abatir de forma automática los respaldos traseros, un detalle de confort habitual en un modelo familiar pero difícil de encontrar en otro cabrio.

De serie monta llantas de 17”, aunque opcionalmente hay un sinfín posibilidades más para dar forma a un coche lo más acorde posible con nuestra necesidades. Una de las opciones más demandadas en la marca es el kit AMG Line. En el C Cabrio incluye además de parachoques y detalles en el interior, llantas de 18”. 

La carrocería del Clase C Cabrio es 15 mm más baja que la de la berlina.
A diferencia de la berlina la carrocería del descapotable está más cerca del suelo, concretamente 15 mm menos. Entre esta y otras medidas se ha logrado un bajo coeficiente de resistencia aerodinámico de sólo 0,28.

Si queremos alterar el comportamiento dinámico podremos recurrir al tren de rodaje deportivo opcional o bien recurrir a la suspensión neumática AIRMATIC. Por primera vez este tipo de descapotable estará disponible con sistema de tracción integral 4MATIC.

Cuenta con un gran número de sistemas de seguridad. Incluso con barras anti-vuelco que aparecen con un sistema pirotécnico en caso de riesgo.
Son numerosos los sistemas de seguridad tanto de serie como opcionales que Mercedes-Benz pone a la disposición del Clase C Cabrio. Mediante el COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS el coche puede frenar de forma autónoma, siempre que se circule a menos de 200 km/h. Si la velocidad es inferior a 40 km/h se puede llegar a evitar por completo una colisión por alcance.

Además de un gran número de airbags, incluido un airbag de ventana, integrado en el borde superior de las puertas, también cuenta con un sistema de protección en caso de vuelco. Dos arcos escondidos detrás de los reposacabezas traseros se accionan de forma pirotécnica para complementar la acción del pilar A. 

Probamos cuatro mecánicas distintas

La oferta mecánica en España está compuesta por 220d, 250d, 200, 300, AMG 43 y AMG 63 con potencias comprendidas entre los 170 CV y 510 CV.
De toda la oferta mecánica a nuestro mercado llegarán 220d, 250d, 200, 300, AMG 43 y AMG 63 con potencias comprendidas entre los 170 CV y 510 CV. Todos ellos pueden contar con caja de cambios automática de 9 relaciones 9G-TRONIC, a excepción del AMG 63 que monta una caja SPEEDSHIFT MCT AMG de 7 velocidades.

En España se han quedado fuera tres motores gasolina que si estarán disponibles en otros mercados a nivel internacional: 180 de 156 CV, 250 de 211 CV y 400 4MATIC de 333 CV. Aun así la oferta es de El lo más completa.

Entre el 200 gasolina de 184 CV y el 220d diésel de 170 CV hay muy pocas diferencias. El primero eroga 300 Nm de 1.200 a 4.000 rpm y el segundo 400 Nm de 1.400 a 2.800 rpm. Sus prestaciones también son muy parejas con un 0 a 100 km/h de 8,2 segundos para el gasolina y sólo una décima más veloz que el diésel. Con 235 km/h la punta del 200 también es superior a la del 220d, concretamente 4 km/h mayor.

La entrada a la gama la conforman el 220d de 170 CV y el 220 gasolina de 184 CV.
Donde si encontramos una notable diferencia es en las cifras de consumo homologado de ambos. Si bien el 200 necesita 6 l/100 km de gasolina de media, el 220d se conforma con sólo 4,5 l/100 km. Ahora bien, conducir un descapotable diésel… Ya lo dice el dicho: para gustos colores. En nuestra toma de contacto en la costa adriática no había disponible ni uno ni otro.

En Trieste si tuvimos la ocasión de conducir cuatro mecánicas diferentes 250d de 204 CV, 300 de 245 CV, AMG 43 de 367 y AMG 63 S de 510 CV. Vamos a hacer un breve repaso a cada una de ellas y especial hincapié en los dos AMG. Del C 63 S publicaremos un artículo a parte en pocos días. 

El 250d está animado por un 4 cilindros turbodiésel de 2,1 litros que entrega 204 CV a 3.800 rpm y brilla por una gran respuesta en la zona baja del cuenta-vueltas. Hablamos de nada menos que 500 Nm entre 1.600 y 1.800 rpm. Entre que el propulsor es silencioso para ser un diésel y que el nivel de aislamiento acústico del habitáculo es muy bueno, apenas te das cuenta que conduces un coche de gasóleo. 

El 300 está animado por un cuatro cilindros en línea que rinde 245 CV, en el pasado una versión como esta habría contado con un V6 atmosférico. Cosas del downsizing.
Hay otro 4 cilindros en línea, esta vez gasolina, que brinda 245 CV a 5.500 rpm y 370 Nm de 1.300 a 4.000 rpm. Se muestra muy lineal en la entrega de potencia y sumamente silencioso. Acelerando con contundencia muestra que se trata de un 4 cilindros tanto por el ruido que proviene del vano motor como por las vibraciones

Dinámicamente podemos decir que se trata de un vehículo concebido para ofrecer el máximo confort con un cierto toque de deportividad al volante. Tanto el 250d como el 300 montaban la suspensión neumática AIRMATIC que aporta esa característica sensación de alfombra voladora que proyectan los Mercedes-Benz con este tipo de tren de rodaje.

Ambos se mostraron muy cómodos tanto en vía rápida, como en carretera secundaria y núcleo urbano. Incitan a desplazarnos de forma relajada, disfrutando del equipo de audio Burmester con la capota cerrada. Algo muy recomendable cuando cae un aguacero, como el que nos cayó en esta prueba dinámica. 

El C 43 4MATIC es, sin duda alguna, la motorización que más me ha impresionado. Su V6 biturbo de 367 CV empuja con contundencia y suena de cine.
En estas circunstancias pudimos comprobar que el nivel de aislamiento acústico de la capota opcional multicapa es realmente excepcional. Huelga decir que la estanqueidad de la misma está a prueba del mismo diluvio universal. 

El siguiente escalón en la gama es el sensacional Mercedes-AMG C 43 4MATIC, un paso intermedio antes de llegar a la versión más extrema encarnada por el los C 63 y C 63 S. Está animado por un V6 biturbo que eroga 367 CV de 5.500 a 6.000 rpm, 520 Nm de 2.000 a 4.200 rpm y cuenta con sistema de tracción integral 4MATIC.

Lo primero que me llamó la atención, además de su atractiva estampa, es el musical sonido de su motor. El trabajo realizado por los ingenieros responsables del sistema de escapes de Mercedes-AMG ha sido realmente brillante. Ofrece un sonido embriagador que recuerda al de un V6 atmosférico, nada estridente, muy lleno en todo el régimen de giro y sumamente redondo.

Sus prestaciones no están nada mal con un 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y una punta limitada a 250 km/h.
Las prestaciones que brinda también están a la altura de su acústica. Declara un 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y una punta limitada electrónicamente a 250 km/h. La realidad es que al volante es una auténtica delicia, un coche que transmite sensaciones y hace disfrutar de cada curva y de cada recta por la que pasas.

Hasta la fecha Mercedes-Benz no contaba con una versión que pudiera rivalizar con el Audi S5 Cabrio, algo que ahora es posible de la mano del C43. De hecho la firma de Ingolstadt presentó apenas hace una semana el S5 en versión cupé, también con un V6 pero sobrealimentado con un único turbo y con 13 CV menos que el de Stuttgart. Ambos modelos alemanes cuentan de serie con tracción integral a las cuatro ruedas lo que aporta un plus de seguridad en cualquier momento del año.

En resumidas cuentas 

A finales de mes sabremos los precios. Las primeras unidades llegan a España en septiembre.
Las primeras unidades llegarán en septiembre y los precios para el mercado español no estarán disponibles hasta finales de junio de 2016. Tan pronto como dispongamos de ellos actualizaremos esta noticia. Como es habitual en Mercedes-Benz habrá una versión de lanzamiento bautizada como Edition 1 con un equipamiento específico.

Este es un descapotable que podemos conducir prácticamente todo el año con la capota bajada gracias a la acción de los efectivos sistemas de confort AIRCAP, AIRSCARF así como del propio sistema de climatización. Merece la pena optar por la capota de lona multicapa, el nivel de aislamiento del viento es muy superior y se agradece, sobre todo a la hora de llevar a cabo largos viajes en vía rápida. 

Si tuviera carta blanca y pudiera escoger uno me quedaría encantado con el C 43 4MATIC, el más redondo de todos.
Cuatro cómodas plazas, un buen maletero y un diseño de lo más cautivador. La verdad es que si no fuera porque su precio cuando se comunique seguro que quedará demasiado lejos de lo que me puedo permitir podría ser perfectamente un coche para todo uso.

Puestos a soñar si tuviera que escoger uno de todos los que probé en Trieste me quedaría con los ojos cerrados con el Mercedes-AMG C 43 4MATIC. Sus prestaciones son más que suficientes y el sonido de su V6 biturbo es de largo el mejor de la gama.

Precios

Diésel

Mercedes-Benz Clase C Cabrio 220 d 170 CV              48.200 €
Mercedes-Benz Clase C Cabrio 220 d 170 CV 4Matic    52.600 €
Mercedes-Benz Clase C Cabrio 250 d 204 CV              55.500 €
Mercedes-Benz Clase C Cabrio 250 d 204 CV 4Matic    53.600 €

Gasolina

Mercedes-Benz Clase C Cabrio 200 184 CV                47.900 €
Mercedes-Benz Clase C Cabrio 300 245 CV                55.800 €
Mercedes-AMG C 43 Cabrio 367 CV 4Matic                 74.100 €
Mercedes-AMG C 63 Cabrio 476 CV                        106.300 €
Mercedes-AMG C 63 S Cabrio 510 CV                     115.700 €

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

110 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín