Al volante del Mercedes-Benz Clase X

16 de noviembre 2017

Presentación
Juan Carlos Grande

Juan Carlos Grande

Mercedes-Benz

Hemos conducido por primera vez el Mercedes-Benz Clase X, nuevo pickup de la marca alemana. El Clase X toma como base el Nissan Navara, modelo con el que comparte plataforma, motores y cajas de cambio, sobre el que Mercedes ha desarrollado el equipo de suspensiones, la dirección y, por supuesto, su propio diseño exterior e interior. El Clase X ya está a la venta en España con motores diésel de 163 y 190 CV, cajas manuales o automáticas, y tracción trasera o 4Matic -a mediados de 2018 llegará otro diésel V6 de 258 CV-. Sus precios parten desde los 37.133 euros para matriculaciones como turismo.

Mercedes se atreve con la ¿nueva moda? de los pickup

El Mercedes-Benz Clase X podría convertirse en el pickup ideal para quienes buscan un pickup como "marca personal".
¿Serán los pickup los nuevos SUV? Nadie lo sabe a ciencia cierta; pero tampoco se puede dudar que la salida de la crisis económica, junto con la deslimitación normativa de este tipo de vehículos (que por fin pueden ser matriculados como turismos y superar la antigua velocidad máxima de 90 km/hdwzatzqewccvuyyvtctwztrxycwqzf) ha dado vía libre los pickup como alternativas a los todoterrenos “pata negra” con la doble ventaja de un menor coste de adquisición y un mayor magnetismo en nuestro perfil de Instagram.

¿Serán los pickup los nuevos SUV?
Fijaos si no en la apuesta realizada por Volkswagen con su Amarok, vehículo de batalla que en sus versiones más completas ofrece niveles de confort, prestaciones y equipamiento comparables a los de un turismo, todo ello con el impacto visual de un enorme 4x4 de espíritu aventurero. Buena receta para quienes buscan distinguirse del resto a través de su coche, ¿verdad? En Stuttgart parecen tenerlo tan claro como en Wolfsburgo, visto que Mercedes ha decidido lanzarse a la piscina con el valor añadido de ser una de las marcas premium con mayor reconocimiento mundial… Y con la ventaja de no tener que desarrollar un coche desde cero, que para algo ha de servir la buena sintonía del grupo Daimler con la Alianza Renault Nissan. Traducido al cristiano: que para algo teníamos el Nissan Navara.

Pero no me detendré a describiros todas las características del pickup de Mercedes, cosa que ya hizo Jaume Gustems en su completísimo artículo con motivo de la presentación internacional del Clase X. En esta ocasión hemos viajado a Madrid para conducirlo por primera vez por carretera y fuera de ella; de manera que me centraré en hablaros sobre los apartados estructural y dinámico.

Receta japonesa con sabor alemán

Sobre la base del Nissan Navara, Mercedes ha desarrollado un frontal atractivo e impactante. Su zaga no lo es tanto.
Con poco margen para sorprendernos, las dimensiones exteriores marcan 5,34 m de largo por 1,92 de ancho y 1,82 de alto, con una batalla de 3,15 m. La carga máxima es de 1.042 kg (con bastante superficie como para albergar un europalet), mientras que la capacidad de remolque varía entre los 1.650 kg y 3.500 kg según sea el motor elegido. Las dos diferencias clave respecto del Navara son los 6 cm extra de ancho de vías (1,63 m) y los 2 cm menos de altura libre al suelo (20 cm), si bien podemos recuperar dichos 2 cm bajo pedido. Con estas dimensiones y la altura rebajada de serie, los ángulos característicos quedan como sigue: 28,8º de ataque, 30,1º de salida y 20,4º ventral, con una profundidad de vadeo de 60 cm.

El Mercedes-Benz Clase X es más que un pickup de Nissan con otro logotipo. Sí, el Clase X tiene “alma” de Navara, modelo con el que comparte plataforma, motores y cajas de cambio; pero la casa alemana se ha encargado de desarrollar un chasis al estilo Mercedes, con mayor ancho de vías, menor altura al suelo y diferentes ajustes para las suspensiones y la dirección.

Mercedes ha desarrollado el chasis a su propio gusto, con mayor ancho de vías, menor distancia al suelo, suspensiones modificadas y dirección más precisa.
De inicio, el Clase X sale a la venta en España con las mismas mecánicas del Nissan Navara, basadas sobre el bloque 2.3 dCi. Según la nomenclatura de Mercedes, los modelos se denominan X 220 d (163 CV) y X 250 d (190 CV). Ambos están disponibles con caja manual de 6 velocidades, y el 250 d también ofrece  una caja automática de 7 velocidades de origen Nissan. A mediados de 2018 llegará el X 350 d, con un potente motor V6 de 258 CV firmado por Mercedes, como también lo estará su caja automática 7G-Tronic Plus. Este propulsor vendrá asociado al sistema de tracción total permanente 4Matic, mientras que los dos primeros pueden ser de tracción trasera o recurrir al esquema 4x4 del Navara, con selector manual para elegir tracción trasera, total y reductora.

Todas las unidades que Mercedes-Benz España puso a nuestra disposición eran X 250 d 4Matic con cambio automático, y con ellas completamos una variada ruta por autovía y carreteras secundarias en dirección a la finca destinada a realizar la experiencia off-road. Y ya os adelanto que los cambios realizados sobre el chasis convierten al Clase X en un pickup sorprendentemente agradable en carretera (dentro de sus lógicas limitaciones).

Al campo hay que llegar por carretera

Ningún pickup invita a hacer curvas, pero el Clase X las afronta con dignidad. Mercedes ha encontrado un equilibrio que lo hace muy decente sobre el asfalto.
La impresión general es la de conducir un mega-SUV de orientación tranquila, más que un vehículo de carga 100% “campero”. No es ni de lejos un coche con el que buscar emociones -ni debe serlo- pero sí me ha dado más confianza en curva y en frenada que cualquier otro pickup, Navara y Amarok incluidos. El centro de gravedad rebajado y la mayor planta sobre el asfalto reducen los típicos balanceos de carrocería al frenar, acelerar o girar; mientras que el eje trasero multibrazo, que sí está presente en el Navara de doble cabina, asegura un paso por curva y un confort de marcha superiores al de otros modelos que equipan las tradicionales ballestas. También me ha gustado el tacto de la dirección, menos desmultiplicada y más precisa que la del modelo nipón. Así pues, entre lo que ya había y lo que ha sido modificado, queda claro que Mercedes ha concedido prioridad al uso en asfalto; lo que no significa que el pickup alemán deje de ser un verdadero todoterreno.

La sección off-road preparada por la organización consistía en un circuito compuesto por cruces de puentes, cambios de rasante muy agudos, pasos con inclinación lateral y fuertes rampas de subida y bajada, además de largos tramos por pistas más o menos rotas. Y como cabía esperar, pudimos superar todos los obstáculos sin apenas preparación por nuestra parte. El Clase X se lo pone muy fácil al conductor a pesar de tener una altura al suelo algo rebajada frente a su competencia y un ajuste más vivo de las suspensiones. No será el todoterreno más capaz del mundo, pero sí lo bastante eficaz para afrontar con total garantía el 95% de las situaciones que podamos encontrarnos en el “mundo real”.

Las versiones 4x4 con reductora lo convierten en un todoterreno con todas las de la ley.
A falta de compararla con otras versiones, la 250 d 4Matic automática que probamos me ha parecido muy adecuada por cómo saca provecho de su sistema de tracción total bloqueable, de su caja automática con reductora y del buen empuje de su motor diésel de 190 CV con 450 Nm de par. Lo que no emociona tanto son sus consumos, que como en todo pickup se ven penalizados por el notable peso del vehículo y su discutible aerodinámica: homologa un promedio mixto de 7,9 l/100 km, pero en la práctica podemos superar los 10 l/100 km con cierta facilidad.

De todas formas, dudo que este factor sea un freno para los compradores del Mercedes Clase X, un pickup que en Europa estará más encaminado a conquistar a una nueva hornada de clientes particulares con deseo de diferenciarse de quienes querían diferenciarse comprando un SUV; y tal vez no tanto a hacerse un hueco en el mercado industrial donde las prioridades poco tienen que ver con la marca del vehículo, su estética y sus acabados.

Desde 37.133 € para clientes particulares

El nuevo pickup de Mercedes ya está a la venta en España. Las ovejas no están incluidas.
El nuevo Clase X ya está a la venta en España en las variantes 220 d y 250 d, con tres niveles de acabado: Pure, Progressive y Power (este último sólo para el X 250 d 4Matic); y a mediados de 2018 llegará la versión 350 d con motor V6 y tracción total permanente. Así queda la lista de precios para matriculaciones como turismo:

Mercedes-Benz X 220 d 163 CV 163 37.133 €
Mercedes-Benz X 220 d 4Matic 163 CV 40.677 €
Mercedes-Benz X 250 d 190 CV 163 41.114 €
Mercedes-Benz X 250 d 4Matic aut. 190 CV 44.203 €

Recordad que en este artículo podéis repasar con detalle los niveles de equipamiento y todas las características del Mercedes-Benz Clase X.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

24 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín