Mercedes-AMG GT y GT R PRO: Más deportivos todavía

3 de diciembre 2018

Novedades
Joan Dalmau

Joan Dalmau

Daimler Media

Mercedes introduce pequeñas mejoras en los AMG GT de dos puertas (cupé y descapotable) e incrementa la gama de versiones disponible con el nuevo AMG GT R PRO, una versión de serie limitada orientada a la conducción en circuito. Estos modelos incrementan su equipamiento, reciben instrumentaciones digitales y mejoran diferentes aspectos dinámicos.

Los cambios exteriores en los AMG GT son casi imperceptibles. La nueva firma luminosa es uno de los que permite distiguirlos.
La principal novedad en lo que a equipamiento se refiere es la adopción de la arquitectura telemática estrenada por el AMG GT 4 puertas (primer contacto en video con este modelo en este enlace) que permite incorporar la instrumentación digital configurable de este último con una pantalla de 12,3 pulgadas complementada por otra de 10,25 pulgadas en la consola central.

La instrumentación ofrece tres diseños diferentes: clásico, deportivo y supersport, esta última con información específica como el momento óptimo de cambio de marcha en conducción deportiva. Mediante el botón Touch Control a la izquierda del volante es posible visualizar además la información deseada en el lado izquierdo o derecho del cuadro de instrumentos. A las ya disponibles (velocímetro y cuentarrevoluciones, navegador y asistencia a la conducción) se añaden ahora las fuerzas G y el porcentaje de uso de potencia y par.

En la consola central del AMG GT de dos puertas se utilizan también una serie de teclas retroiluminadas para gestionar el cambio, el tren de rodaje, el ESP, el sistema de escape, el spoiler trasero y la función de parada y arranque. Estas teclas con tecnología TFT se complementan con dos interruptores para los programas de conducción y para el ajuste del volumen de audio.

En el habitáculo destacan la nueva instrumentación digital y el volante, ambos procedentes del AMG GT de 4 puertas.
El coche adopta el volante AMG Performance que estrenó el AMG GT 4 Puertas Coupé que tiene la sección inferior plana y está revestido en cuero o en combinación de cuero y microfibra. El volante incluye los botones Touch Control que permiten seleccionar diferentes funciones y ejecutar cambios deslizando el dedo sobre la superficie táctil.

Estos coches pueden equipar asimismo el AMG Track Pace, una especie de "ingeniero virtual" para el registro de datos en circuito. El sistema analiza diez veces por segundo más de 80 datos específicos del vehículo (entre otros, la velocidad y la aceleración), proporciona tiempos tiempos por vuelta y por sector y muestra la diferencia respecto al crono de referencia. Al finalizar las vueltas a la pista, el conductor puede utilizar los datos recogidos para analizar su conducción e introducir en su caso mejoras precisas. El sistema memoriza además diferentes aceleraciones y frenadas. Los datos se muestran la pantalla central y en el cuadro de instrumentos. En la memoria del sistema se han programado los datos de circuitos como Nürburgring o Spa Francorchamps y es posible registrar además perfiles de otras pistas de carreras.

Diseño exterior

Las versiones roadster incorporan también todos los cambios, entre ellos el rediseño de las salidas de escape.
En el frontal, los faros son nuevos, no en su diseño pero sí en su funcionalidad. Son de LED y la firma diurna se asemeja al GT de 4 puertas. Detrás, el faldón es de nuevo diseño, los embellecedores de escape se han rediseñado y las protecciones laterales también son diferentes. Una serie de llantas de nuevo diseño completan los cambios. En el equipamiento opcional destaca un nuevo sistema de aparcamiento asistido con cámara de marcha atrás y cámara frontal.

Versión AMG GT R PRO

Como tope de gama, el AMG GT R PRO, disponible en edición limitada, se distingue por un orientación a la conducción en circuito. Incluye una suspensión con muelles ajustables que permiten modificar el recorrido de rueda. El conductor puede, asimismo regular manualmente la extensión y la compresión de los amortiguadores mediante un sistema de encastre con rueda de ajuste fija en el amortiguador. El ajuste de la fase de compresión está dividido además en Highspeed y Lowspeed. Esto significa que es posible realizar el ajuste de forma diferenciada para movimientos de compresión lentos y rápidos, como es habitual en el mundo de la competición.

Las versión PRO tiene una serie de elementos añadidos como los deflectores en el splitter delantero.
En el eje delantero se monta un estabilizador transversal por barra de torsión regulable de fibra de carbono muy ligera. Su homólogo en el eje trasero es de acero, igualmente regulable y, gracias a su construcción tubular, contribuye también a ahorrar peso. El AMG GT R está equipado con cojinetes esféricos Uniball en los brazos transversales inferiores del eje trasero pero en el PRO están presentes también en los brazos transversales superiores. Estos componentes garantizan que la convergencia y la caída no varíen ni siquiera bajo esfuerzos muy elevados.

El equipamiento de serie del AMG GT R PRO incluye el paquete AMG Track. Este conjunto de equipos consta de un sistema de protección en caso de vuelco, cinturones de seguridad de 4 puntos para conductor y acompañante y un extintor de 2 kg. La jaula de acero tubular del sistema de protección en caso de vuelco se sujeta por medio de tornillos y consta de un arco principal, un brazo de sujeción para el cinturón, dos refuerzos traseros y una cruceta diagonal trasera. 

El GT-R PRO ya ha dado una vuelta a Nürburgring en 7' 04" 621, lo que supone una rebaja notable respecto al R anterior.
El PRO es más ligero que el GT R gracias al empleo de diferentes elementos de fibra de carbono y al equipo de frenos cerámicos con discos de material compuesto y pinzas de freno pintadas de negro. Los asientos envolventes AMG de fibra de carbono visible y las llantas forjadas de 5 radios dobles en gris titanio mate también contribuyen a reducir la tara.

Por lo que respecta a la aerodinámica, el faldón delantero de nuevo diseño dispone de dos flics laterales de fibra de carbono a cada lado. Los flics inferiores se integran en el splitter frontal, más prolongado hacia delante y fijado mediante pequeños tirantes de metal y contribuyen a estabilizar el propio splitter al circular a altas velocidades.

Las barras desmontables son uno de los accesorios que se han incorporado al GT-R PRO, un modelo de producción limitada.
Estéticamente, incorpora el paquete de fibra de carbono I con splitter, aletas en los guardabarros, listones de adorno en los faldones laterales y difusor de fibra de carbono visible así como el techo de fibra de carbono de nuevo diseño, rebajado en la parte central.

Las láminas decorativas especiales, incluyendo franjas de competición sobre el capó, el techo, el portón trasero y los laterales del vehículo reflejan también el estatus especial de este modelo. En combinación con el color de la carrocería gris, las láminas especiales son en verde claro. Para todas las demás variantes cromáticas, las franjas son de color gris oscuro mate. Si el cliente lo desea, es posible suprimir completamente las láminas decorativas.

En este enlace os ofrecemos una comparativa en video con el AMG GT disponible hasta ahora y en este otro, un comparativo en video en nieve con la versión AMG GT R.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

4 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín