McLaren prepara un futuro eléctrico

7 de enero 2018

Actualidad
Raymond Blancafort

Raymond Blancafort

McLaren

La firma de superdeportivos británica McLaren ha iniciado su apuesta de futuro, que pasa por la electrificación de sus productos y ha iniciado el desarrollo tanto una mecánica híbrida, más eficiente que la que equipaba al P1 como de un sistema de propulsión totalmente eléctrico.

El P1 fue el primer modelo híbrido de McLaren y, lógicamente, no será el último.
Cada vez son más numerosos los ‘supercar’ eléctricos de 1000 CV construidos por firmas independientes que, a la manera de Tesla, buscan su hueco entre las marcas más elitistas del mundo con un planteamiento radicalmente nuevo ligado a la propulsión eléctrica.

Las tradicionales marcas de superdeportivos han percibido el peligro que ello supone y son, además, conscientes de que, por temas de emisiones, estarán en el ojo del huracán de las próximas legislaciones medioambientales. De ahí que hayan comenzado una cierta reconducción de su filosofía, inicialmente centrada en las motorizaciones híbridas plug-in, que les permiten mantener una gran potencia y a la vez homologar unas emisiones más acordes con lo ‘políticamente correcto’. Pero la autonomía real en modo eléctrico está limitada por la falta de espacio para las baterías y por la necesidad de no incrementar excesivamente el peso.

McLaren lo ha demostrado con su P1 de 916 CV, coche que ya no se fabrica y que se quedaba justo por debajo de los 1.400 kg. de peso: en condiciones reales, la autonomía en modo eléctrico no supera los 10 kilómetros.

La gama actual de McLaren puede sufrir un cambio radical cuando se concrete la apuesta eléctrica del fabricante a corto plazo.
Sin embargo, en Woking tienen en su ‘hoja de ruta’ un doble camino trazado. Por un lado, un modelo híbrido con mayor autonomía eléctrica -se habla de un motor V6 Turbo en lugar del V8 actual y que debería representar el 50% de la producción- y, por otro, un modelo completamente eléctrico. Los responsables de McLaren sostienen que mientras la emoción en la conducción, las sensaciones y las prestaciones estén ahí, que el motor sea V12, turbo, híbrido o eléctrico pasa a un segundo término.

En el caso de la versión eléctrica, la marca ha comenzado ya los test reales del grupo motriz con la vista puesta en 2020, cuando McLaren Automotive tendrá operativa una nueva factoría en Sheffield. Se dice que el nuevo eléctrico podría estar sobre los 800 CV, al nivel del recién presentado 720S.

Es cierto. El gran desafío son las baterías. Pero no debemos olvidar que McLaren tiene gran experiencia en el campo de la electrónica y las motorizaciones híbridas. Sus centralitas son usadas tanto en F1 como en F-Indy. También tiene experiencia con la implementación de los motores eléctricos no en vano fue el constructor del motor estándar usado por la Fórmula E en sus dos primeras temporadas; y por supuesto ha colaborado lo suficiente con Honda en el motor híbrido de F1. Y también tendrá para entonces gran experiencia en el tema de las baterías. Será McLaren quien fabricará las nuevas baterías de la Fórmula E, que deben permitir a esta categoría -en la que se alinean la mayor parte de grandes grupos constructores mundiales- mejorar prestaciones y sobre todo hacer toda la carrera sin el cambio actual de coche, es decir duplicando la autonomía.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

3 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín