La Fábrica de Cristal de Volkswagen

26 de julio 2016

Actualidad
Gerard Farré

Gerard Farré

Volkswagen

Renovarse o morir

Dresde es la capital de Sajonia, una ciudad que se encuentra a pocos kilómetros de la frontera con la República Checa, la antigua Bohemia. Su casco antiguo la convirtió en uno de los mayores exponentes del Barroco a nivel mundial. Lamentablemente hoy todo es una reconstrucción, en las acaballas de la Segunda Guerra Mundial un escuadrón de bombarderos americanos y británicos la arrasó por completo.

La Fábrica de Cristal de Volkswagen en Dresde (Alemania) o Gläsernemanufaktur recibe este nombre por su superficie acristalada de 27.500 metros cuadrados.
En este histórico enclave Volkswagen cuenta con una de las fábricas de automóviles más vanguardistas del planeta, la “Gläserne Manufaktur” o Fábrica de Cristal. 84.235 unidades del Phaeton fueron producidas en estas instalaciones del 2001 a abril del 2016. 

El Phaeton, presentado en el Salón de Ginebra de 2002, llevó a la serie lo que 3 años antes había anticipado el prototipo Concept D en el Salón de Frankfurt de 1999. Entre 2005 y 2006, así como entre 2013 y 2016 también se ensamblaron allí 2.186 unidades del Bentley Continental Flying Spur y del Flying Spur.

Esta fue la última unidad producida del Phaeton, en su carrocería podemos ver la firma de todos los empleados de la Transparent Factory.
La factoría cerró sólo durante 10 días a principios de 2016 para aplicar las reformas necesarias tras el cese de la producción del Phaeton y su reorientación como un espacio dedicado a la movilidad eléctrica y a la digitalización. Dentro de sus paredes de cristal en la actualidad también se organizan numerosas actividades culturales como conciertos.

En mi estancia disfruté de una visita 100% personalizada para descubrir todos y cada uno de los detalles de esta monumental edificación. Con una superficie acristalada de 27.500 metros cuadrados fue erigida entre 1999 y 2001 por la firma de arquitectos Henn y costó 187 millones de euros

Como en ninguna otra fábrica

Suelos de madera, paredes de cristal, operarios con bata blanca y guantes blancos, así se producía allí el Phaeton.
La línea de montaje del Phaeton con suelo de madera y paredes de cristal estaba dividida en dos pisos. En el segundo acoge de forma temporal una exhibición que recrea como se llevaba a cabo su producción artesanal

Todos los procesos de montaje se realizaban a mano por parte de operarios altamente especializados equipados con guantes blancos. La única ayuda que recibían por parte de las máquinas era para manipular componentes de más de 10 kilos de peso, como los asientos. De hecho en toda la planta sólo hay tres robots, todas las estaciones restantes son 100% artesanales.

Este es el tranvía CarGo 100% autónomo que llevaba las piezas del Phaeton hasta La Fábrica de Cristal.
Las piezas que usaban los operarios eran transportadas del Centro Logístico de Friedrichstadt en tranvías autónomos hasta la Fábrica de Cristal. Bautizados como CarGo Tram fueron producidos por la firma Schalker Eisenhütte Maschinenfabrik GmbH y tuvieron un coste de 1,79 millones de euros. En sus 18 kilómetros de recorrido 100% autónomo por las calles de Dresde eran capaces de alcanzar los 50 km/h

De los 500 empleados que tenía cuando se fabricaba el Phaeton, actualmente se conservan 100 mientras que los otros 400 fueron asignados de forma temporal a otras plantas del grupo en Sajonia.

En menos de un año se reemprenderá la actividad industrial y se espera que lo haga de la mano de un nuevo modelo 100% eléctrico. En octubre de 2016 se sabrán más detalles. Podría estar basado en una nueva arquitectura modular para coches eléctricos bautizada MEB.

History Lane & Innovation Lane

En la exposición temporal bautizada como History Lane podemos ver modelos híbridos, eléctricos y Fuel Cell de toda la historia de Volkswagen.
En Sajonia tiene su origen el logo de los cuatro aros de Auto Union, si el que a la postre terminó adoptando Audi. Auto Union tenía su sede en Chemnitz a menos de 80 kilómetros de Dresde. Aquel grupo automovilístico que se constituyó en 1933 estaba formado por las marcas: Audi, DKW, Horch y Wanderer.

En la primera planta se encuentran dos exposiciones: el History Lane y el Innovation Lane. La primera hace un repaso a la evolución de la movilidad eléctrica según Volkswagen con prototipos de toda su historia. La furgoneta 100% eléctrica T2 Elektro de 1979 contaba con un paquete de baterías que pesaba 850 kilos.

El XL1 pesaba sólo 795 kilos, 55 kilos que el paquete de baterías del prototipo T2 Elektro de 1979.
Curiosamente el primer modelo expuesto en el Innovation Lane es el XL1, un híbrido enchufable con chasis cuyo peso no excedía los 795 kilos, 55 kilos menos que el paquete de baterías de la furgoneta T2 Elektro.

Cualquiera puede visitar la Fábrica de Cristal y si se reserva con tiempo se puede disfrutar de la visita guiada en español, no en vano, es posible contar con guía en 12 idiomas distintos. De hecho sólo el 35% de los visitantes de 2015 fueron alemanes, el 65% eran turistas de distintas partes del mundo.

Esta es una de las 50 exhibiciones de la renovada Fábrica de Cristal en las que los visitantes pueden interactuar.
Los asistentes disfrutan de 50 exhibiciones interactivas con las que comprobar los avances en movilidad eléctrica así como en sistemas de infoentretenimiento y conectividad. Pero aquí no termina todo. También tienen la posibilidad de realizar pruebas de conducción de 30 minutos con los modelos eléctricos e híbridos enchufables de la marca.

Junto a la recepción, además de una tienda de obsequios también encontramos un restaurante de alta cocina y el Vision Globe. Este último reproduce un globo terráqueo con un diámetro de 12 metros en el interior del cual se proyectan imágenes e información cultural. 

Junto al Vision Globe vemos las escaleras que llevan hasta la primera zona de exposición.
El Vision Globe busca recordar al Kugelhaus o la casa globo, un edificio esférico que antes de la Segunda Guerra Mundial se erigía en Dresde para acoger presentaciones culturales, de horticultura y arquitectura.

Este espacio dedicado al motor está en el número 1 de la calle Lennenstrasse de Dresde. El horario de visita es de lunes a viernes de 8:30 a 19:00, los sábados y domingos de 9:00 a 18:00. El precio de la entrada con visita guiada y prueba de conducción incluidas es de 7 euros por persona para los adultos y 4,5 euros para los niños. 

Dentro de esta torre de cristal de 40 metros de alto todavía hay Volkswagen Phaeton listos para quien quiera comprar uno.
Aquellos que se quedaron con las ganas de un Phaeton deben saber que todavía se pueden comprar uno nuevo. En la torre de cristal de 40 metros de altura que hay junto a la entrada principal todavía hay unos cuantos esperando dueño.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

9 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín