Kia Stonic: La mejor alternativa... al Kia Rio

22 de septiembre 2017

Presentación
Juan Carlos Grande

Juan Carlos Grande

Kia

Actualización.- Ya hemos probado por primera vez el Kia Stonic, nuevo "SUV urbano" de la marca coreana. Comparte plataforma con el Kia Rio, y como aquel, sólo estará disponible con tracción delantera y motorizaciones diésel y de gasolina. Su llegada al mercado español es inmediata, y sale a la venta con un precio de partida de 17.100 euros sin aplicar descuentos.

Los SUV y crossover ya no son necesariamente “coches grandes”. Después de inundar los segmentos D y C, la oleada SUV está ganando terreno en el segmento B, inmerso en una época de transformación imparable. Por un lado, las marcas que no tenían modelos B-SUV ya los han venido incorporando (ahí están los Nissan Juke, Mazda CX-3, Renault Captur, Peugeot 2008 y ya en 2017 el Seat Arona) o los tienen casi listos (caso del Volkswagen T-Cross); y por otro, las que tenían monovolúmenes pequeños los reemplazando progresivamente por este concepto más "a la moda".

Centrándonos en este último caso, el segmento B-SUV europeo ha contemplado en lo que va de este año la llegada de los Opel Crossland X y Citroën C3 Aircross, parientes cercanos y sustitutos respectivos de los Meriva y C3 Picasso. Y la historia se ha repetido en el seno del grupo Hyundai, que con el lanzamiento de los Hyundai Kona y Kia Stonic entrega la carta de jubilación al ix20 y al Venga. Desde el Salón de Frankfurt os presentamos recientemente ambos modelos; y pasados pocos días, hemos podido conducir el Kia Stonic durante la presentación dinámica celebrada en Berlín.

Si el Rio es “conservador”, el Stonic es “progresista”

El Kia Stonic deriva del utilitario Rio, ante el que ofrece una propuesta más "emocional".
Demos un repaso a las características principales del Kia Stonic. Se trata de un crossover de estilo SUV y carrocería de cinco puertas que comparte plataforma, motores y tecnologías con el Kia Rio. Sigue siendo, pues, un coche de tracción delantera encuadrado en el segmento B; pero se desmarca de su hermano tanto por la configuración de su chasis como, muy especialmente, por el diseño de su carrocería.

El Stonic es 7 cm más largo que el Rio (mide 4,14 m), 1 cm más ancho (1,76 m) y otros 7 cm más alto (1,52 m). La distancia libre al suelo se eleva hasta los 18 cm y, como cabía esperar, la batalla permanece en 2,58 m.

Siguiendo la tendencia actual, ofrece numerosas combinaciones de colores para la carrocería.
Sin ser tan atrevido como el Hyundai Kona, el Kia Stonic exhibe un diseño juvenil y refrescante. El frontal es típicamente reconocible ya que luce la habitual parrilla ‘tiger nose’; y lo mismo podría decirse de la zaga, que recuerda un tanto a la del Sportage. Pero a partir de ahí, la estética del vehículo me parece bastante atractiva. Su carrocería elevada, su capó tan prominente, el músculo de sus pasos de rueda y las poco disimuladas barras de techo se ocupan de formar un conjunto que llama la atención, y al que las fotos no le hacen justicia.

Como ya es casi obligatorio en los segmentos pequeños, la carrocería puede estar pintada en dos tonalidades distintas y ofrece hasta veinte combinaciones de colores. Sólo el techo ya nos da a elegir entre cinco pinturas diferentes, detalle que me gusta casi tanto como la original manera en la que el pilar C “divide” el propio techo hasta alcanzar el spoiler trasero. 

El puesto de conducción, discreto y funcional, es muy similar al que presenta el Rio.
El puesto de conducción es muy similar al del Kia Rio. Resulta agradable a la vista, emplea plásticos duros pero de buen tacto y destaca por su sentido de la ergonomía. La distribución de los mandos es muy adecuada en general y no hay botones de más, a lo que ayuda una pantalla central semi-integrada en la parte superior del salpicadero. El sistema de infoentretenimiento con pantalla de 7” viene de serie y es compatible con Android Auto y CarPlay; de manera opcional, da acceso a la cámara de visión trasera y el sistema de navegación -un extra recomendable, más que nada porque éste es de los “funcionan”-. Por lo demás, el los asientos son de mullido firme, resulta fácil encontrar una postura cómoda (ayuda que el volante sea regulable en altura y profundidad) y la visibilidad es correcta en casi todos los ángulos.

Las plazas posteriores son acogedoras para dos personas adultas. Tres son multitud.
Las plazas traseras son suficientemente espaciosas para dos personas adultas: hay bastante distancia libre al techo y, con el asiento delantero situado en mi posición de conducción, no he llegado a tocar el respaldo con mis rodillas. La plaza central es razonablemente cómoda porque no es mucho más alta que las otras dos, porque el acolchado es suave y porque no hay un túnel de transmisión que moleste mucho; pero claro, lo que no hay es anchura como para que tres adultos viajen holgadamente. Como lo normal será que viajen dos a lo sumo, se echa en falta la presencia de un reposabrazos; pero sí es un buen detalle (opcional eso sí) que los ocupantes de la fila posterior puedan disponer de un puerto USB para cargar sus dispositivos móviles.

Sus 332 litros de maletero no dan para el asombro, pero el acceso es amplio, sus formas son aprovechables y viene de serie una rueda de emergencia.
Con las cinco plazas en uso, el maletero ofrece una capacidad de 332 litros. No es un valor enorme, pero Kia España ha decidido ofrecer de serie la rueda de emergencia, renunciando así a los 20 litros extra que tendríamos en caso de llevar un kit antipinchazos. No puedo sino aplaudir su decisión: además de pinchar, los neumáticos tienen la mala costumbre de rajarse o reventar.

El maletero destaca por su boca de carga, bastante amplia y rectangular. También hay buenos detalles como un espacio extra en el lado izquierdo, diferentes ganchos para colgar bolsas, y puntos de anclaje para fijar una red. Ya habéis visto que la capacidad de carga no es extraordinaria con los cinco asientos en uso, pero siempre podremos plegar los respaldos hasta alcanzar un máximo de 1.135 litros.

Dos gasolina, un diésel, dos cajas de cambio y ningún 4x4

El motor más recomendable para el uso general es el 1.0 T-GDI de 120 CV, un tricilíndrico turbo de gasolina bastante cumplidor.
La gama de motores ofrece dos opciones de gasolina: el turboalimentado 1.0 T-GDI de 120 CV (tricilíndrico que ya monta el Hyundai i30) y el atmosférico CVVT 1.2 de 84 CV. Si preferimos un diésel sólo tendremos a nuestro alcance el 1.6 CRDi de 110 CV. Con sólo tres cilindros y un litro de de cubicaje, el gasolina T-GDI de 120 CV me parece el más recomendable, sobre todo por su elasticidad: puede que no brille tanto por su estirada ni por su sonido, pero sí es un propulsor agradable y efectivo, con unos consumos razonables (homologa 5,0 l/100 km y difícilmente llega a los 7 litros en uso real). Si el mínimo consumo es vuestra prioridad, valoráis un motor con “patada” y no tenéis nada en contra de los diésel, el 1.6 CRDi de 110 CV es la mejor alternativa (consumo oficial de 4,2 l/100 km).

El motor de 84 CV lleva caja manual de 5 relaciones, siendo de 6 para el resto; y aunque por ahora no hay cambios manuales, en 2018 estará disponible una caja automática de doble embrague y 7 velocidades. Esta caja podrá asociarse con el 1.0 T-GDI de 120 CV y probablemente también con la versión de 100 CV que ha de llegar por las mismas fechas. Lo que no habrá es versiones híbridas ni tampoco 4x4.

Un buen turismo con pinta de SUV

Por muy "camperos" que parezcan, los crossover siguen siendo coches de ciudad y carretera.
Los alrededores de la capital alemana no dan mucho juego en un evento de presentación dinámica: apenas hay curvas, el tráfico es denso y pasos por poblaciones interrumpen las carreteras cada muy pocos kilómetros. En cualquier caso, desde un principio ya se dejó notar el tacto firme de las suspensiones (son más duras que las del Rio, curiosamente) y la rapidez de la dirección, poco desmultiplicada. Como punto negativo, también me pareció que el aislamiento acústico del habitáculo, correcto en el uso general, pierde algo de eficacia a velocidades de autopista.

El "SUV pequeño" de Kia demuestra un comportamiento muy cercano al de un utilitario al uso. Tanto, que ha resultado ser más ágil y vivaz que algunos de ellos; y de hecho me he divertido conduciéndolo: cuando toca afrontar curvas -que han sido pocas en esta presentación- entra con rapidez y se mantiene bastante plano durante el giro; y cuando toca frenar, lo hace con decisión.

Sorprende -y se agradece- que las suspensiones tengan un tacto más bien firme.
Dichas virtudes le permiten sentirse muy a gusto en la ciudad y en la carretera; pero “sacarlo al campo” ya es otra cosa. Podemos circular por pistas en buen estado con la tranquilidad de contar con una mayor distancia al suelo y una carrocería relativamente protegida; pero no olvidemos que el Stonic carece de tracción total, las suspensiones son firmes y con poco recorrido y sus neumáticos son de asfalto. En cualquier caso, conste que ni este coche ni sus rivales son todoterrenos, ni tampoco tratan de convencernos de que lo son.

Bien equipado y no muy caro

El Kia Stonic llega al mercado español con un interesante equipamiento de serie y a precios razonables.
El Kia Stonic sale a la venta en España con tres niveles de acabado: Concept, Drive y Tech. Y viene bien dotado de serie: trae llantas de aleación, barras de techo, rueda de emergencia, 6 airbags, faros antiniebla, equipo de audio con pantalla de 7”, Android Auto y CarPlay y control de crucero con limitador. A partir de ahí hay muchos extras como, entre otras, navegador, climatizador automático, sensores de aparcamiento traseros con cámara, arranque sin llave, y los asistentes de luces, frenada de emergencia y mantenimiento de carril. Además, el acabado Tech puede elegirse con el paquete Orange Color con acentos en naranja para las molduras interiores y tapicerías. El equipamiento del Stonic puede ser muy completo; salvo, en mi opinión, por un par de ausencias: la de un techo practicable y las de unos faros LED o de xenón.

Los precios parten desde los 17.100 euros del Stonic Concept gasolina de 84 CV; y llegan hasta los 22.800 euros del Stonic Tech diésel de 110 CV. Sobre la tarifa oficial, la marca ofrece buenos descuentos directos, aún más cuantiosos si decidimos financiar la compra. 

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

112 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín