Jaguar F-Type 4 cilindros: Desde 63.500 euros

2 de agosto 2017

Pruebas

Esta es la nueva versión de entrada a la gama del Jaguar F-Type con motor de 4 cilindros turbo de 300 CV.
Aprovechando la presentación mundial del Range Rover Velar, Jaguar nos invitó a conducir por primera vez el F-Type con un nuevo motor de acceso a la gama; la versión con mecánica de 4 cilindros turbo que declara 300 CV.

Sí habéis leído bien, un F-Type con sólo 4 cilindros. Hasta ahora la gama del biplaza británico, tanto en carrocería cupé como descapotable se limitaba a motores de seis y ocho cilindros en V.

Diseño embriagador

Estéticamente se distingue por montar una única salida de escape cuadrada en el centro del parachoques trasero.
Estéticamente la versión de 4 cilindros se puede distinguir por la única salida de escape central de diseño rectangular, a diferencia de las dos salidas redondas que lucen las versiones con motores V6 y V8.

De este modo, el coche "pierde" cilindros pero ni un ápice de su escultural carrocería. Si tuviera que escoger entre el cupé y el cabrio lo tendría muy difícil. El primero tiene un diseño embriagador mientras que el segundo permite disfrutarlo a cielo abierto. Sería una decisión ciertamente compleja.

No todos los días se puede disfrutar de un día soleado y 24º de temperatura en Noruega así que lo aprovechamos al volante del F-Type descapotable.
En esta prueba opté por el descapotable, hacía un día espléndido con un sol radiante, ni una sola nube en el cielo y una temperatura de 24 grados. Esa combinación no es el estándar habitual en Noruega así que había que aprovecharlo.

Dado que por fuera es idéntico, dentro tampoco hay cambios. Materiales de primer nivel y acabados intachables contribuyen a dar forma a un habitáculo cómodo y de lo más atractivo. Además, teniendo en cuenta el tipo de coche que es, el espacio interior es satisfactorio, tanto en la versión abierta como en el cupé.

El maletero del descapotable es ridículo con unos presuntos 207 litros. He visto maleteros incluso más pequeño mucho más amplios y espaciosos gracias a la posibilidad de aprovechar mejor las formas. El del descapotable tiene muy poca altura y este es su principal problema. El maletero del cupé es más razonable con unas proporciones usables y un volumen de 310 litros.

Lo conducimos en Noruega

El escape suena realmente bien, son pocos los motores 4 cilindros turbo que brillan por su musicalidad, este es uno de ellos.
La toma de contacto fue breve, apenas 75 kilómetros al volante de esta nueva versión pero en un marco incomparable, muy cerca de Älesund en Noruega. Así que en este artículo me centraré en la experiencia de conducción de esta versión que sobre el papel declara 300 CV de potencia máxima a 5.500 rpm.

El F-Type ya lo conocemos de sobre puesto que nuestro editor Joan Dalmau realizó una videoprueba exhaustiva en la que incluso lo llegaba a comparar de tú a tú con el mítico E-Type.

Este motor de 2 litros sobrealimentado por un turbo brilla en la parte baja del cuenta-revoluciones. Anuncia 400 Nm disponibles de forma continuada entre 1.500 y 4.500 rpm. La capacidad de empuje es realmente destacable. Desde parado sale con mucha fuerza y en marcha ofrece buena capacidad de recuperación.

Las prestaciones están bastante bien con un 0 a 100 km/h en 5,7 segundos y una punta de 249 km/h.
Los ingenieros de Jaguar han afinado muy bien el escape. Un 4 cilindros turbo no suele ser la alegría de la huerta a la hora de ofrecer un sonido musical. Apretando un botón de la consola central podemos activar una válvula del escape dotarlo de mayor libertad. De este modo en aceleración suena bastante decente pero la fiesta de verdad llega cuando levantas el pie del gas.

Al dejar de acelerar se desencadena una sesión de petardeos y explosiones de lo más simpáticas. No, no son las Fallas de Valencia del F-Type con motor V8 pero para tratarse de un 4 en línea hay que reconocer que no está mal.

En carretera secundaria es una gozada. Este es de esos coches que te demuestran que con una potencia suficiente te lo puedes pasar en grande, que no hace falta tener bajo el pie derecho cifras de otra galaxia.

No sé si es por el menor peso del motor de 4 cilindros o por la puesta a punto del tren delantero pero en frenada el coche se muestra muy inestable.
Acelera de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos y tiene una punta de 249 km/h. Queda claro que está ahí en lo que a sensaciones se refiere. No es un cohete pero sí un buen juguete.

La caja de cambios automática ZF de 8 relaciones va de cine. Su modo manual hace bastante caso a las órdenes que aplicamos en las levas y en la posición S estira las marchas al máximo mientras en las reducciones aplica el kick-down.

Si bien a la salida de las curvas ofrece buen aplomo y una gran capacidad de tracción, no puedo decir lo mismo de lo que pasa cuando te aproximas a un viraje. Al frenar el tren delantero recibe todo el peso del coche y éste se desestabiliza más de lo deseable.

El tren delantero, incluso con la suspensión en modo confort, sigue mostrándose muy poco estable en la frenada.
La sensación al volante es negativa y no transmite confianza. El tren delantero empieza a rebotar con las irregularidades del firme, incidiendo sobremanera en la dirección.

Hace tiempo que no me encontraba con nada parecido en un coche nuevo. No sé si se trata de que al montar un motor más ligero el tren anterior ha quedado desequilibrado. La versión de 4 cilindros no es precisamente ligera con 1.545 kilos de peso. También es posible que ese comportamiento pudiera atribuirse en exclusiva a la unidad que me tocó conducir.

Me costaría decidir entre la carrocería descapotable y la cupé, ambas presentan un diseño sumamente refinado. El cerrado es más barato empezando en 63.500 euros.
Hace tiempo tuve la ocasión de conducir un F-Type V6 S de 380 CV y tengo un muy buen recuerdo de aquel coche. También podría ser un fallo en la calibración de los frenos que muerden con demasiada fuerza delante… Algo hay.

De serie equipa discos de 355 mm delante y de 325 mm detrás. Opcionalmente puede equipar el Jaguar Super Performance Braking System formado por discos de 380 mm y 376 mm. De serie las llantas son de 18”, mientras que opcionalmente pueden ser de 19” o 20”.

El equipo de suspensión sí que tiene una puesta a punto como Dios manda. En el modo de conducción estándar es muy cómodo, incluso sobre firmes rotos. El problema de la desestabilización en la frenada también aparece con esta configuración.

En resumidas cuentas

Jaguar F-Type con motor de 4 cilindros
Este es de esos coches que se compran con el corazón así que todas estas pegas de la frenada pueden llegar a pasar a un segundo plano, sobre todo para aquellos que sólo lo vayan a usar para circular a 30 km/h por un paseo marítimo.

Si lo que quieres es disfrutar al volante de un biplaza cabrio con motor turbo de 4 cilindros hay más opciones como el Audi TTS Roadster de 310 CV (63.890 euros) y el Porsche 718 Boxster de 300 CV (61.547 euros). Ambos cuestan menos que el F-Type (71.100 euros) y cuentan con un chasis más dinámico. 

El cupé es más asequible con un precio base de 63.500 euros. La parte trasera del F-Type con carrocería cerrada vale esto y mucho más, es una auténtica escultura sobre ruedas. 

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

7 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín