Ford Fiesta ST: Explosivo

13 de mayo 2018

Presentación
Jaume Gustems Casado

Jaume Gustems Casado

Ford

Probamos la versión más deportiva de la gama Ford Fiesta, la ST. Acaba de llegar al mercado a un precio que parte de los 24.995 euros, con un motor de 200 CV, un chasis más preparado y algunos detalles de equipamiento exclusivos. 

El Ford Fiesta ST es la versión más deportiva de la gama Fiesta. Su estética relativamente discreta esconde un carácter muy deportivo.
Las siglas ST siempre han identificado las versiones más potentes de la gama de vehículos de Ford. ST son las iniciales de Sport Technologies, y definen el carácter deportivo que Ford quiere dar a estas variantes, que montan la mejor tecnología al servicio de las prestaciones. Detrás de las versiones ST está la experiencia acumulada en competición por la división deportiva del la marca, Ford Performance. 

Este “background” es lo que hace que el nuevo Ford Fiesta ST se convierta en uno de los modelos más divertidos del fabricante americano, al ofrecer 200 CV de potencia sobre un chasis basado en la última generación del Ford Fiesta, perfectamente ajustado para ofrecer el mejor feeling al volante. 

El Ford Fiesta ST es un utilitario ágil y potente, que encuentra su mejor escenario en una carretera de curvas. Su chasis, perfectamente ajustado, lo hace muy divertido.
El Ford Fiesta ST monta un motor tricilíndrico- sí, con sólo tres cilindros- que ofrece una potencia máxima de 200 CV a 6.000 r.p.m y un par máximo de 290 Nm que mantiene entre 1.600 y 4.000 vueltas. Estas cifras resultan sorprendentes para tratarse de un tricilídrico de 1.497cc, y no sólo por la potencia máxima, que es considerable, sino también por el mantenimiento de una buena cifra de par en una franja de revoluciones muy amplia y útil. Esto es lo que hace que el Ford Fiesta ST se note potente, lleno de par desde muy bajas vueltas y sobre todo, muy efectivo a medio régimen. No lo es tanto entre 4.000 y 6.000 vueltas, donde parece perder algo de carácter.

Esta comportamiento del motor hace muy fácil la conducción y muy excitante en carretera de montaña, ya que permite enlazar curvas y curvas con suma facilidad, sin abusar del cambio y a una velocidad de paso por curva considerable. Sus prestaciones son notables: hace el 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 232 km/h.

Los paragolpes deportivos con los antinieblas integrados identifican a esta versión ST vista de frente.
Este motor también es el primer tricilíndrico que se sirve de un sistema de desconexión de cilindros para reducir el consumo de combustible. Esta tecnología detiene el suministro de combustible en uno de los cilindros cuando no se necesita potencia (por ejemplo, al ralentí) y lo vuelve a activar si es necesario en sólo 14 milisegundos.

Estuve todo una mañana conduciendo el coche y no noté en ningún momento el funcionamiento del sistema. Actúa de forma imperceptible para el conductor. Logra situar el consumo medio oficial en 6 litros a los 100 kilómetros. 

Ratonero


El Fiesta ST monta un motor tricilíndrico de gasolina de 1,5 litros que ofrece 200 CV de potencia.
Ford organizó la presentación de este modelo en las cercanías de Niza, y pudimos recorrer con él buena parte de la llamada ruta de Napoleón, totalmente recomendable si os gustan las carreteras de montaña con poco tránsito y que recorren bonitos parques naturales. Fue una ruta ideal para comprobar la estabilidad, capacidad de tracción y agilidad del Fiesta ST en carretera. Y es que además de un buen propulsor, el chasis también está preparado convenientemente para transmitir este carácter deportivo. 

Pude conducir una unidad equipada con el Paquete Performance, una opción que incluye diferencial autoblocante LSD en el eje delantero, Launch Control  y luces indicadoras de cambio de marcha. Además, el coche viene de serie con un selector de modos de conducción, que permiten escoger entre los programas Normal, Deportivo y Circuito. La mayor parte de la ruta la hice con el modo Deportivo conectado, que hace que la respuesta del motor a la presión del acelerador sea más instantánea. El modo Race desconecta el control de tracción y deja que el control de estabilidad no sea tan intrusivo para permitir una conducción más intensa en circuito.

Firme y estable


Esta versión cuenta con detalles exclusivos, como éste firmado por Ford Performance.
Los amortiguadores se han tarado para dar suficiente firmeza en conducción deportiva. Son unos Tenneco, de tipo bitubo en el eje delantero y monotubo en el trasero. Se acompañan de unos muelles especiales desarrollados por Ford cuyo diseño hace, según explica la marca, que las fuerzas que recibe los elementos de la suspensión en los virajes se trasladen directamente al muelle, incrementando así la rigidez lateral. En este mismo sentido, Ford afirma que la rigidez de eje de torsión trasero es la más firme entre todos los modelos desarrollados por Ford Performance. La verdad es que esta tecnología hace que la estabilidad del ST en curva sea impecable. Vira plano, y a una velocidad de paso por curva considerable. 

Yendo a ritmo fuerte, si la calzada es muy irregular, puedes notar algo de incomodidad debido a la rigidez de esta suspensión, pero es aceptable tratándose de una versión deportiva. Por  otro lado, la dirección es muy directa, incisiva y comunica bien como pisa el tren delantero. 

El interior guarda el diseño conocido en la última generación del Ford Fiesta, pero con pequeños cambios destinados a potenciar el estilo deportivo.
El chasis de este Ford Fiesta es, sin duda, uno de los mejores de la categoría. Sólo encontré un punto criticable. En ocasiones, sobre todo cuando salimos de una cura cerrada y en plena aceleración alguna de las ruedas del eje delantero pierde tracción, la entrada en acción del diferencial de deslizamiento limitado LSD provoca por un instante una reacción inesperada en la dirección, un leve movimiento que nos lleva instintivamente a sujetar bien el volante. Es un efecto que en un principio sorprende y crea algo de inseguridad pero al que, una vez acostumbrados, queda en anécdota.

Este diferencial autoblocante mecánico limita la pérdida de tracción de esa rueda, y pasa el par motriz a la que tiene más agarre sobre el asfalto. El objetivo es optimizar la tracción a la salida de las curvas. Funciona conjuntamente con el sistema de Control Vectorial de Par que aplica una pequeña fuerza de frenado en la rueda delantera interior al tomar la curva, para evitar, por otro lado, el subviraje.  

Con el Paquete Performance, opcional, se incluye un Launch Control que cuenta con indicadores en el cuadro de instrumentos.
Todo esto facilita el negociado de las curvas con mucha agilidad, rápidez y estabilidad. Su corta batalla, peso reducido y la potencia disponible hacen del Fiesta ST un “utilitario” muy divertido. 

A la hora de frenar, confía en discos delanteros ventilados de 278 mm. y traseros sólidos de 253 mm. que, al menos en esta primera toma de contacto, no mostraron ningún atisbo de fatiga. 

El selector de modos de conducción, a mano izquierda, permite ajustar el comportamiento del coche según nuestros gustos o necesidades.
Para incrementar las sensaciones de conducción, Ford ha montado en el Fiesta ST un escape deportivo, con una válvula que amplifica el sonido. Se complementa con una segunda amplificación artificial a través de los altavoces del coche, una tecnología a la que cada día más fabricantes parecen recurrir, sobre todo si se trata de mejorar la sonoridad de motores de baja cilindrada. Personalmente, encuentro acertada esta medida, ya que en ningún momento parece un sonido artificial, está bien conseguido. Y como en definitiva, de lo que se trata es de ofrecer sensaciones, consigue darlas sin ninguna duda. 

Más atención al detalle


El equipo de sonido B&O Play es un destacado equipamiento de serie.
El equipamiento del Ford Fiesta ST atiende un poco más a los detalles que el resto de versiones de la gama Fiesta, e incluye de serie asientos Recaro, palanca de cambios exclusiva, volante forrado en piel con su parte inferior plana y palanca de freno de mano y fuelle de la palanca del cambio también de cuero. El sistema de información y entretenimiento es el SYNC3 de Ford, y puede manejarse a través de una pantalla de 6,5 pulgadas, que es la que viene de serie, o pedirse como opción una de 8 pulgadas. También es una buena opción el sistema de sonido B&O Play. Como el resto de la gama Fiesta, equipa alerta y ayuda al mantenimiento de carril, control de crucero con limitador de velocidad, sensor de lluvia, luces largas automáticas y reconocimiento de señales de tráfico, entre otros. 

El Ford Fiesta ST mejora las aptitudes de la anterior versión deportiva del Fiesta, ya de por sí notables.
Exteriormente se distingue del resto de versiones de la gama Fiesta por sus paragolpes deportivos, con las luces antiniebla en una posición más horizontal, la parrilla con diferente tramado, los faros full LED, las llantas de 18 pulgadas con pinzas de freno de color rojo y diseño exclusivo ST, el spoiler trasero y el paragolpes trasero con símil de difusor y doble salida de escape. 

El Ford Fiesta ST ya está a la venta, en carrocería de 3 y 5 puertas, con la siguiente lista de precios: 

Ford Fiesta ST 1.5 EcoBoost 200 CV 3 puertas      24.995 €
Ford Fiesta ST 1.5 EcoBoost 200 CV 5 puertas      25.545 €

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

18 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín