Citroën C3 Aircross: Más SUV que monovolumen

12 de junio 2017

Novedades

Citroën constata, con la presentación del nuevo C3 Aircross el fracaso de los monovolúmenes del segmento B y el triunfo de los SUV como alternativa a los polivalentes convencionales. Esta tendencia, apuntada ya por otras marcas como Renault, que lanzó el Captur (presentación del restyling en este enlace) como sustituto del Modus, u Opel, que ha presentado el Crossland X (enlace con video clicando aquí) como relevo del Meriva, se consolida ahora de manera definitiva. No en balde, Citroën, con su gama Picasso, ha sido una de las más firmes defensoras de la arquitectura monovolumen.

Este nuevo SUV de Citroën calca las dimensiones del C4 Cactus pero con una estética que recuerda a la del nuevo C3 y un aire más campero.
El C3 Aircross es un coche completamente nuevo, desarrollado en colaboración con Opel (el acuerdo entre ambos grupos es previo a la compra de Opel por parte del Grupo PSA e incluye también el co-desarrollo del Grandland X de Opel sobre la base del Peugeot 3008). Este nuevo modelo se enmarca en el dinámico segmento de los SUV de segmento B donde a la multitud de modelos ya existentes, se sumarán, en un corto plazo de tiempo, el mencionado Opel Crossland X, que ya hemos probado, el Seat Arona, que se presentará el 26 de junio, y dos modelos coreanos; el Hyundai Kona que conoceremos mañana día 13 de junio y el Kia Stonic, cuya revelación al público está prevista para el día 20 de este mismo mes.

El C3 Aircross mide 4,15 metros de largo (1 cm más que el C4 Cactus) por 1,74 de ancho y 1,63 de alto y tiene una altura libre al suelo de 17,5 cm que, sin ser la propia de un SUV 4x4 sí es más generosa que la de algunos de sus rivales directos. El coche ofrece un amplio habitáculo para cinco plazas, con una notable modularidad interior y un maletero que, en configuración de 5 plazas oscila entre los 410 y los 520 litros en función de la posición del asiento trasero que es deslizante.

Maletero muy grande (hasta 520 litros adelantando la segunda fila), con doble fondo, abatido por mitades y asiento del acompañante abatible.
El maletero tiene además un doble fondo que permite enrasar el piso de carga con el portón trasero o aumentar el volumen útil situándolo en la posición más baja. La bandeja cubremaletero, que es rígida, puede plegarse contra el respaldo trasero cuando necesitemos usar toda la altura disponible y el abatido de la banqueta trasera es por mitades asimétricas (60/40) pero con la posibilidad de abatir la zona central para cargar objetos largos manteniendo dos plazas en la parte trasera. Además, el asiento del acompañante puede abatirse hacia delante.

Esta modularidad del habitáculo es una de las principales apuestas de la marca para desmarcarse de sus principales rivales. Disponer de una banqueta trasera corrediza permite ofrecer al usuario la posibilidad de gestionar el espacio interior en función de sus necesidades ampliando cuando sea necesario el volumen del maletero. Además, esta solución atraerá, sin duda, a los usuarios del C3 Picasso que busquen renovar su coche sin perder la funcionalidad.

El nuevo Aircross ataca a coches como el Peugeot 2008, el Renault Captur, el Fiat 500 X, el Opel Crossland X o los futuros Seat Arona, Hyundai Kona y Kia Stonic.
Externamente, el coche es muy parecido al nuevo C3 (videoprueba en este enlace), con un frontal muy similar aunque un poco más elevado y con una parrilla más grande y las habituales protecciones de plástico de este tipo de modelos. En el perfil destaca el tamaño de las ruedas, la generosa altura libre, la altura, incrementada por la presencia de barras de techo y una tercera ventanilla que puede "decorarse" con una especie de celosía del mismo color que la carrocería mediante un elemento adhesivo.

La trasera es similar a la del C3 pero con unos parachoques mucho más prominentes. Sorprende que el C3 Aircross renuncie a los famosos airbumps de protección lateral que usan tanto el C4 Cactus (videoprueba en este enlace) como el C3 pero lo que sí mantiene es la posibilidad de personalizar su estética con un techo en negro y detalles de color en las carcasas de los retrovisores y las llantas.

El habitáculo es similar al del nuevo C3, con una pantalla central y la posibilidad de combinar cuero y tela. En este caso, la tapicería es de color caramelo.
El habitáculo es similar al de los últimos modelos de la marca. Se mantiene el salpicadero de diseño plano, muy limpio, con la pantalla central a media altura (un poco baja en mi opinión) y una instrumentación convencional (nada que ver con la digital del C4 Cactus). El cambio está situado en una posición más elevada que en el C3 y los asientos son muy similares, muy anchos y con un mullido muy confortable. La marca ofrecerá diferentes tipos de tapicerías, entre ellas una mixta tela-cuero y diferentes colores para el habitáculo.

Citroën anuncia un importante esfuerzo en el apartado de equipamiento, sobre todo en el de las ayudas a la conducción. Así, el coche podrá montar, de serie o en opción, asistente de arranque en pendiente, head-up display, asistente de aparcamiento automático, frenada de emergencia, aviso de presencia en el ángulo muerto y aviso de cambio involuntario de carril. Además, se ofrecerá un gran techo de cristal panorámico en opción y, para los más aventureros, el sistema Grip Control de mejora de la motricidad y un control de descensos, elementos, ambos ya vistos en el Peugeot 3008 (videoprueba en este enlace).

La gama incluye dos motores diésel de 100 y 120 CV y tres de gasolina de entre 82 y 130 CV de potencia.
La gama mecánica estará integrada por motores ya conocidos en el Grupo PSA. En el apartado de gasolina, la gama arrancará con el 3 cilindros 1.2 atmosférico de 82 CV y culmina con las variantes turboalimentadas de 110 y 130 CV de este mismo motor Puretech. Por lo que respecta a los diésel, la marca ofrecerá las versiones de 100 y 120 CV de su propulsor 1.6 BlueHdi. En ambos casos existirá la posibilidad de combinar alguno de los motores con una caja automática y no habrá versiones 4x4.

El nuevo C3 Aircross estará a la venta a finales de este año y se fabricará en la planta de Figueruelas, en Zaragoza, propiedad de Opel y junto al Crossland X con el que comparte, en palabras de los responsables de Citroën "casi todo lo que no se ve y nada de lo que queda a la vista, tanto por dentro como por fuera". 

Cabe señalar que, ante la posible competencia interna con el C4 Cactus, Citroën tiene otros planes para este último modelo que permitan desmarcarle del C3 Aircross, planes que no podemos desvelar por ahora.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

247 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín