Audi Aicon concept: El "taxi" definitivo

12 de septiembre 2017

Novedades
Juan Carlos Grande

Juan Carlos Grande

Audi

Una de las grandes sorpresas de la Volkswagen Group Night previa al Salón de Frankfurt ha sido sin duda el concept car Audi Aicon. Se trata de un prototipo de berlina de casi cinco metros y medio de longitud, preparada para la conducción totalmente autónoma y que equipa un sistema de propulsión eléctrica de 350 CV capaz de recorrer  800 km con una sola carga de batería.

El diseño exterior del Audi Aicon invita a conducirlo... pero no podremos hacerlo: es un coche totalmente autónomo.
Si os gusta conducir, el Audi Aicon no es vuestro coche; si os gusta que os lleven, sí podría serlo. Esto es lo que sucede con éste y con todos los vehículos autónomos de Nivel 5 (es decir, sin volante ni pedales) que llegarán al mercado en la próxima década. Este showcar que a partir de mañana podremos ver expuesto en la muestra alemana representa la visión de futuro de la firma de Ingolstadt, que para bien o para mal no es tan distinta de la que plantean otros fabricantes de alto nivel.

Aunque a primera vista parezca un compacto, el Audi Aicon concept es una gran berlina de 5,44 m de longitud por 2,10 m de anchura y 1,50 m de altura, con una enorme batalla de 3,47 m obtenida a base de minimizar ambos voladizos. Queda claro que tiene como objetivo ofrecer un habitáculo especialmente amplio; más aún dada la ausencia pilar B… y la de los controles de conducción.

Por desgracia no es un error: los coches autónomos de Nivel 5 no llevarán volante ni pedales.
En el interior sólo hay dos butacas -deslizables en 50 cm, por cierto-, quedando los otros dos posibles ocupantes relegados a una pequeña banqueta en la parte trasera: el interior de este 2+2 futurista parece pensado para que dos personas puedan hacer cualquier cosa excepto conducir (me refiero a leer un libro, navegar por internet o participar en videoconferencias, por supuesto), en un ambiente lujoso y tecnológico. Sea ustedes bienvenidos a este taxi premium de uso particular con iluminación interior OLED, techo solar con función de oscurecimiento y asistente virtual con reconocimiento de voz, que incluso tiene un maletero de 660 litros.

El minimalismo del habitáculo se ve compensado por complejidad del exterior. Llama la atención el marcado ensanchamiento de los pasos de rueda en contraste con la fluidez de la silueta del vehículo; una silueta en la que, además de las llantas de 26", destaca poderosamente la línea de tensión que recorre la superficie acristalada. Flanqueando al característico Singleframe, que en este coche eléctrico ya no es parrilla de refrigeración, se encuentran unos paneles luminosos que cumplen con las tareas anteriormente encomendadas a los faros. Estas matrices de puntos LED permiten crear diferentes firmas luminosas que, además de servir como proyectores, dan la opción de personalizar la imagen del vehículo. Es más, el Audi Aicon prescinde de luces de carretera, innecesarias dado su equipamiento de sensores láser y radar.

Su enigmática estampa nos traslada a un futuro en el que la seguridad se impondrá al puro disfrute de la conducción.
Como no podía ser de otra manera, este concept car recurre a un esquema de propulsión eléctrica. Equipa cuatro motores, uno para cada rueda, creando así un sistema de tracción total. La potencia total combinada es de 260 kW (350 CV); y gracias a la enorme superficie disponible en la plataforma del vehículo, la batería ofrece con una autonomía máxima de 800 km. Podemos reponerla en un punto de carga rápida (80% de capacidad en 30 minutos) o en un puesto de carga por inducción, sin cables. En cuanto al chasis, el Aicon concept presenta un equipo de suspensiones neumáticas activas capaz de compensar la inclinación de la carrocería propia de las fases de aceleración, giro y frenada.

En fin. Este automóvil, como buen showcar, no saldrá a la venta próximamente; pero sí ha de prepararnos para lo que está por venir: un futuro en el que casi todos los coches serán eléctricos y en el que (espero) aún podremos decidir si queremos conducir o dejarnos conducir. Dicen que los coches totalmente autónomos garantizarán un tráfico más fluido y una drástica reducción de accidentes. Yo me lo creo a pies juntillas, pero dudo mucho que garanticen diversión. Al menos, el tipo de diversión que se puede encontrar en unos pedales y un volante.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

3 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín