Audi A4 2.0 TDI 150 CV man 6 v. Design Edition

1 de septiembre 2016

Pruebas
Narcís Reixach

Narcís Reixach

Reafirmando virtudes

A falta de profundos cambios de diseño, destaca exteriormente por su aumento de longitud y de anchura.
El A4 lleva años siendo una de las referencias dentro del segmento de berlinas Premium de tamaño medio. Con la llegada de esta quinta generación, Audi ha logrado mejorarlo en todos los aspectos. Además de aumentar su tamaño y, por consiguiente, su amplitud interior, avanza en calidad de acabados y dotación tecnológica. También da un paso al frente en el ámbito dinámico, ya que se muestra aún más confortable y permite una conducción más animada gracias a su nueva plataforma. 

La eficiencia es uno de los puntos clave de la variante probada, movida por la mecánica 2.0 TDI de 150 CV. Por supuesto, en esta materia el vehículo también se aprovecha de progresos como una mayor ligereza o una aerodinámica mejorada, que ponen su granito de arena para reducir consumos. El precio es uno de sus principales hándicaps puesto que, sin opcionales, esta versión Design Edition cuesta 38.936 euros. Entre los principales competidores de la berlina alemana se encuentran el Mercedes-Benz Clase C o el BMW Serie 3.

Una talla más

El diseño del tablero ha cambiado por completo y ahora posee un aspecto más minimalista y sofisticado.
Aunque, a primera vista, la nueva generación de la berlina alemana se parece bastante a su predecesora, si se centra la atención en los detalles se observan variaciones que no son tan superficiales. Entre las novedades exteriores más importantes se encuentra su aumento de longitud (2,5 cm más) y de anchura (1,6 cm más), si bien la altura no cambia. La batalla también crece, y lo hace en 1,2 cm, lo que deriva en mejoras que afectan tanto a habitabilidad como a dinámica, como se detallará más adelante.  

En lo que respecta a la estética delantera del A4 hay que destacar algunas modificaciones con las que el modelo recibe un toque algo más deportivo. Como es evidente, no se renuncia a la parrilla SingleFrame, pero ésta es algo más ancha y se encuentra ahora en una posición inferior a la del modelo anterior. Además, cuenta con una forma más angulosa. Audi también ha reformado las entradas de aire, que ahora tienen un mayor tamaño, al mismo tiempo que ha renovado el paragolpes. 

Al repasar el A4 de forma lateral se observan cambios mínimos, como es el caso de la línea de cintura o las nuevas llantas de aleación Cristal de 10 radios que vienen de serie en la versión Design Edition probada. La zaga del vehículo se distingue por unos nuevos faros de tipo LED cuya forma es levemente más estilizada que antes. También hay que señalar que el portón del maletero acaba en un sutil labio superior y que el color de la carrocería Azul Lunar metalizado (1.060 euros) es opcional. 

Ambiente Premium

La segunda fila de asientos se beneficia del incremento de la distancia entre ejes, que genera un mayor espacio para las piernas.
Una vez que se accede al habitáculo se observa que el calificativo Premium queda aún más patente. Y es que las novedades llegan, sobre todo, de la mano de diferentes detalles que incrementan la comodidad general. El puesto de conducción del A4 se caracteriza por un excelente confort, a lo que se une una gran sujeción lateral de los asientos deportivos delanteros (opcionales, por 385 euros) y una formidable ergonomía. El diseño del tablero ha cambiado por completo y ahora posee un aspecto más minimalista y sofisticado, con la pantalla del sistema de infoentretenimiento situada en una posición más elevada, lo que facilita su visibilidad. 

La segunda fila de asientos se beneficia del incremento de distancia entre ejes, por lo que los pasajeros de estas plazas disponen de un mayor espacio para las piernas. Ello supone una considerable mejora en cuanto a comodidad para dos ocupantes. Y es que la plaza central no es tan confortable debido al tamaño del túnel central y a la mayor firmeza del asiento. Mientras tanto, el maletero cuenta con una muy buena capacidad de 480 litros que permiten ser muy bien aprovechados gracias a las formas regulares de este espacio. Si se abaten los asientos posteriores este volumen puede crecer hasta los 965 litros. 

En cuanto a equipamiento, esta versión Design Edition incluye volante multifunción y pomo de la palanca de cuero, climatizador automático tri-zona, control de presión de neumáticos, sensor de lluvia e iluminación, inserciones en aluminio, retrovisores calefactables y plegables eléctricamente, sistema de audio con 8 altavoces, pantalla a color de 7 pulgadas, sistema de navegación MMI, ayuda de aparcamiento trasera y control de velocidad de crucero, entre otros elementos. Todo ello se complementa con opcionales como los sofisticados faros Audi Matrix LED (2.235 euros), el sistema Drive Select (235 euros) la tapicería Alcántara/cuero (590 euros) o el respaldo trasero abatible 40/20/40 (445 euros). 

Eficiente y enérgico

Uno de los puntos fuertes del propulsor lo componen sus ambiciosas cifras en materia de ahorro de combustible y emisiones.
Para realizar esta prueba, el motor escogido ha sido el 2.0 TDI de 150 CV, que supone la versión de acceso a la gama diésel. Este propulsor se caracteriza, además, por ser la segunda alternativa más eficiente de todas las que ofrece el nuevo A4, solo superada en este sentido por la variante Ultra del mismo propulsor. Cuenta con cuatro cilindros en línea y turbocompresor y entrega un par motor de 320 Nm 1.500 y 3.250 rpm con el que es capaz de mover con mucha soltura al automóvil alemán. 

Además de una impecable suavidad, este motor ofrece una gran respuesta en la parte baja del cuentavueltas y se distingue por una notable elasticidad, lo que se agradece, por ejemplo, cuando llega el momento de realizar adelantamientos en vías de un carril por sentido. Por otra parte, la capacidad prestacional de esta mecánica, que está asociada a una precisa y equilibrada caja de cambios manual de seis velocidades, no es nada despreciable. Mediante una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y una velocidad punta de 221 km/h, el A4 2.0 TDI de 150 CV es capaz de sacar una sonrisa al hundir el pie en el acelerador sin necesidad de contar con una potencia avasalladora. La mayor ligereza del coche también contribuye a ello.  

Pero, por encima de todo, uno de los puntos fuertes de este motor son sus ambiciosas cifras en materia de ahorro de combustible y emisiones. Con unos valores de CO2 de 104 g/km y una media homologada de consumo de 4,0 litros cada 100 km, su resultado una vez finalizada la prueba fue más que destacable. Su registro fue de 5,5 l/100 km, una cifra magnífica teniendo en cuenta que los trayectos incluyeron zonas urbanas, carreteras de montaña y autopistas. 

Dinámica optimizada

El modelo ha avanzado en comodidad pero aún lo ha hecho más en agilidad gracias a la eficacia de su chasis.
Los avances aplicados por la marca de Ingolstadt al A4 se aprecian también en términos dinámicos. Si el excelso confort de marcha ya era una de las bazas de la anterior generación, ahora aún se ha mejorado con la llegada de una nueva plataforma. La absorción de los pequeños baches de la carretera de produce de forma más natural e inapreciable gracias a los avances en el sistema de amortiguación

Otro de los aspectos en los que Audi ha trabajado a fondo es en la insonorización del habitáculo. El hecho de registrar una conducción tan silenciosa contribuye claramente a aumentar la innata sensación de confort que proporciona el vehículo. Además de la comodidad aumentada, donde más se notan las mejoras es en la agilidad del vehículo gracias a la eficacia de su chasis. Cuando se conduce por zonas reviradas, la renovada berlina permite subir el ritmo y ofrecer una excelente estabilidad. 

Las oscilaciones de la carrocería se reducen al mínimo y la sensación, en todo momento, es la de llevar un vehículo bastante más corto de lo que es en realidad. La gran precisión de la dirección, de tacto agradable y muy directo, y la efectividad de su equipo de frenos, también se encuentran entre las virtudes dinámicas del nuevo A4. Dado que incorpora el comentado sistema opcional Drive Select con modo Efficiency, es posible escoger entre distintos modos de conducción, que se encargan de modificar diferentes parámetros del vehículo según las preferencias del conductor en cada momento.     

Conclusión

 

Además de una impecable suavidad, este motor ofrece una gran respuesta en la parte baja del cuentavueltas y se distingue por una notable elasticidad.
Aunque en un primer momento puede parecer que se trata de un restyling, estamos ante la nueva generación del Audi A4, mejorada en todos los aspectos. Estéticamente no es ninguna revolución, pero el modelo es más grande que antes. También es más confortable y brinda un comportamiento dinámico optimizado. Su interior ha subido un peldaño, pues es más espacioso y está dotado de un diseño más moderno que se suma a una excelente calidad de acabados. En cuanto al motor que equipa esta unidad, manifiesta un gran compromiso entre eficiencia (su punto fuerte) y prestaciones. Pero no todo son “pros”, pues el precio del vehículo así como el importe de algunos de sus opcionales son algunos de sus “contras”.   

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

238 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín