Audi A1 1.0 TFSI Ultra 95 CV S Tronic: La eficiencia como punto de partida

3 de mayo 2018

Pruebas
Narcís Reixach

Narcís Reixach

Asensi Carricondo

Polivalencia Premium

El utilitario Premium de la firma de Ingolstadt ha demostrado, desde que se lanzó al mercado, que posee cualidades que van más allá de las que suelen esperarse de un modelo de su categoría. Y es que, si bien no oculta su naturaleza “ciudadana”, brinda unos satisfactorios resultados dinámicos en otras circunstancias como en las grandes rectas de autopista o incluso cuando llega la hora de enlazar curvas en vías reviradas. 

Las compactas proporciones del más pequeño de la gama de Audi suponen uno de sus rasgos principales nada más verlo.
La versión probada combina la eficiencia de la mecánica de gasolina 1.0 TFSI de 95 CV con la suavidad y el confort que genera la caja de cambios automática S Tronic. Y ello sin olvidar la notable calidad de acabados que ofrece su habitáculo y los detalles deportivos de esta terminación Adrenalin. El hecho de ofrecer todo lo que ofrece este A1 hace que no se trate de una alternativa económica, pues el precio de esta versión de serie es de 19.859 euros, importe que asciende hasta los 26.840 euros al tener en cuenta los opcionales que equipa. Entre sus principales rivales se encuentran modelos como el DS 3, Mini o el Fiat 500.

ADN Audi en frasco pequeño

Este acabado Adrenalin incluye de serie el paquete S Line, que alberga elementos como parachoques específicos, parrilla en negro brillante o alerón S Line.
Las compactas proporciones del más pequeño de la gama de Audi, que mide 3,97 metros de largo y 1,74 metros de ancho, suponen uno de sus rasgos principales nada más verlo. En este aspecto destaca, sobre todo, un voladizo trasero realmente corto. Siguiendo la línea visual de los distintos modelos de la marca de los cuatro aros, el frontal del A1 está presidido por la característica parrilla trapezoidal a la que Audi denomina Singleframe. 

Para acentuar su personalidad exterior deportiva, esta unidad con carrocería de tres puertas y acabado Adrenalin incluye de serie el paquete S Line, que alberga elementos como parachoques delantero y trasero específico, parrilla de radiador en negro brillante, alerón S line, emblema S line en molduras laterales delanteras, faros antiniebla y salida de escape cromada

El equipamiento exterior se complementa con faros de xenón plus (1.085 euros), llantas de aleación ligera de 18 pulgadas (1.115 euros), techo panorámico (1.060 euros) y pintura gris metalizada (320 euros) con el arco de techo en contraste en color negro.  

Ambiente Premium

El puesto de conducción se encarga de reafirmar que estamos ante un vehículo que persigue una atmósfera deportiva.
El puesto de conducción de este A1 se encarga de reconfirmar rápidamente que estamos ante un vehículo que persigue una atmósfera deportiva. En primer lugar, los asientos delanteros deportivos de cuero (1.410 euros) tienen mucho que ver en ello, al igual que el volante deportivo de cuero multifuncional con levas de cambio (120 euros). La amplitud para el conductor y la notable ergonomía son otros de los aspectos que destacan desde un primer momento. Por otra parte, la calidad de acabados se encuentra al alto nivel al que suele ser habitual en los modelos de la firma alemana.  

Al pasar a la segunda fila de asientos hay que tener en cuenta que ésta puede alojar a dos adultos de manera confortable y con un razonable espacio para las piernas. A causa del prominente túnel central y de un mullido más firme, la plaza central deberá relegarse solamente a usos puntuales. En cuanto a volumen de maletero, el modelo alemán ofrece una capacidad de 270 litros, una cifra que no está nada mal para el tamaño del vehículo y que puede alcanzar los 920 litros si se abaten los respaldos traseros. Las formas regulares de este espacio facilitan la distribución del equipaje.  

Entre el equipamiento de este acabado Adrenalin se incluyen elementos como airbags frontales, laterales y de cabeza, control de estabilidad, sistema de arranque sin llave o asistente de arranque en pendiente. En lo que respecta a opcionales, no hay que pasar por alto alguno como el sistema MMI Navegación Plus (1.955 euros). Éste dispone de una pantalla a color de 6,5”, situada a una muy buena altura que acentúa su visibilidad, así como lector de tarjetas SD, ocho altavoces, Bluetooth y disco duro de 20 Gb.  

Suavidad y eficiencia 

Bajo el capó se encuentra el 1.0 TFSI de 95 CV, que no defrauda en absoluto y que destaca por un comportamiento muy progresivo.
De la variada gama mecánica del A1, en esta ocasión hemos escogido la alternativa de acceso. Bajo el capó de esta unidad se halla, por tanto, el propulsor 1.0 TFSI Ultra de 95 CV. Se trata de un tricilíndrico de gasolina que no defrauda en absoluto, pues ofrece un resultado muy satisfactorio para un vehículo de estas características y destaca sobre todo por un comportamiento muy progresivo. Entrega un par motor de 160 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm que se traducen en una correcta respuesta desde parado. 

Solo a la hora de afrontar repechos continuados puede percibirse alguna carencia de ímpetu, si bien la transmisión automática ayuda a suavizar esta situación. Y es que esta unidad está asociada a la eficaz caja de cambios S Tronic de siete velocidades, que se caracteriza por unos desarrollos muy equilibrados que contribuyen a sacar el máximo partido del motor 1.0 que monta esta variante. De esta manera se consigue un buen nivel de prestaciones, siempre teniendo en cuenta la naturaleza y cilindrada del motor, pues permite al A1 acelerar de 0 a 100 km/h en 10,9 segundos y lograr una velocidad punta de 186 km/h. 

Esta mecánica se distingue por un nivel de vibraciones y de sonoridad más que aceptable para ser un tres cilindros. Solo se percibe algún decibelio de más cuando la aguja llega hasta altas revoluciones. Sin duda, la eficiencia es una de sus bazas, pues homologa un consumo medio de 4,6 litros cada 100 km. Tras la prueba, la cifra registrada fue de 5,2 litros, que igualmente no están nada mal teniendo en cuenta que el recorrido incluyó ciudad, vías interurbanas, carretera de montaña y autopista. 

Comodidad con un toque deportivo

Esta mecánica de gasolina se distingue por un nivel de vibraciones y de sonoridad más que aceptable para tratarse de un tres cilindros.
En el aspecto dinámico, el más pequeño de la familia de Audi sobresale por su comportamiento, mucho más cercano al de un compacto que al que cabría esperar de un utilitario. Ello se comprueba rápidamente gracias a la calidad de rodadura, a la comodidad y al aplomo que es capaz de proporcionar, por ejemplo, en las grandes rectas de autopista. De esta forma, deja claro que no se trata de un automóvil pensado única y exclusivamente para ciudad, por donde se mueve con una gran soltura. 

Y es que por las calles de cualquier gran urbe se desenvuelve a la perfección gracias a su destacable maniobrabilidad y a su tamaño contenido. Pero sus cualidades van más allá, puesto que el vehículo de la casa de los cuatro aros no se acobarda cuando llega la hora de encarar sucesiones de curvas. Cuenta con un tarado de suspensión equilibrado con una tendencia a firme acentuado por la suspensión deportiva opcional (235 euros) que incluye esta unidad. Ello contribuye a incrementar la sensación de estabilidad al afrontar virajes. 

La dirección asistida electromecánica se encarga de completar la notable dinámica del vehículo. Por un lado, cabe señalar su suavidad de funcionamiento que facilita la conducción a ritmos tranquilos. Y, por otro, no hay que pasar por alto su gran precisión y su tacto directo, factores que se convierten en aliados de cara a obtener unos remarcables resultados al rodar a mayor velocidad por carreteras reviradas.

Conclusión 

A nivel dinámico, deja claro que no se trata de un automóvil pensado única y exclusivamente para ciudad, sino que posee mayores horizontes.
En definitiva, el A1 en esta versión 1.0 TFSI Ultra de 95 CV supone una interesante alternativa para los conductores que busquen un vehículo de proporciones contenidas pero que no renuncien al confort de marcha e incluso a la dinámica de inspiración deportiva que puede brindar esta versión. A ello hay que sumar un motor que prioriza, sobre todo, la eficiencia, sin olvidar un interior muy ergonómico y con acabados de calidad. El precio es uno de los hándicaps de esta unidad, pues aumenta considerablemente debido a los opcionales que incorpora. 

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

111 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín