Nissan Micra 1.2 DIG-S Tekna Premium 98 CV

30 de octubre 2013

Pruebas
Narcís Reixach

Narcís Reixach

Eloy García

Más personalidad 

El frontal se ha transformado totalmente y ahora dispone de una parrilla en forma de V.
La renovación del utilitario japonés en el capítulo estético lo ha integrado en la línea de diseño de algunos de modelos recientemente y le ha aportado más atractivo y carácter si lo comparamos con el modelo anterior. Gracias a ello, tiene muchos números de mejorar sus ventas y de abrirse mercado entre un público masculino que, hasta la fecha, no era el más habitual en este modelo. En el habitáculo se ha optimizado la calidad de acabados y, además, se han incorporado prácticas novedades tecnológicas pensadas en hacer la vida más fácil al conductor.  

Hemos probado la opción mecánica 1.2 DIG-S sobrealimentada de 98 CV, la que consideramos como más adecuada de la gama (la única alternativa es un 1.2i de 80 CV). Eficiencia y razonable rendimiento se unen en un motor que ya conocíamos del urbano de Nissan, que mantiene su fantástica maniobrabilidad para moverse por ciudad y que cuenta con cualidades dinámicas para salir de ella con unos resultados más que aceptables. 

Cara renovada

Pese a no suponer una total revolución de diseño con respecto al modelo que conocíamos hasta ahora, uno de los ámbitos en los que más ha evolucionado el nuevo Micra es en su aspecto. El frontal se ha modificado por completo y ahora cuenta con una parrilla en forma de V, al más puro estilo de crossovers de la marca como el Juke. Además de la parrilla, también se han actualizado tanto las ópticas como los faros antiniebla, el capó y el paragolpes, aportándole en general un aspecto más robusto y dinámico.

El propulsor de gasolina 1.2 DIG-S sobrealimentado de inyección directa ofrece un alto nivel de eficiencia.
Si nos fijamos en la zaga del pequeño urbano apreciamos que también ha recibido una cierta transformación. Por una parte, la zona inferior del portón se ha modificado, al igual que el paragolpes, consiguiendo así potenciar la sensación de anchura del vehículo a la vez que también parezca más bajo. A ello se suma la presencia de nuevos pilotos de tipo LED, con los que el nuevo Micra logra una imagen más moderna. 

Al mirarlo de forma lateral, comprobamos que la silueta del vehículo no se ha modificado demasiado, pues conserva su aspecto compacto y de cortos voladizos. Lo que sí que cabe destacar es la incorporación de unas llantas de aleación de 16 pulgadas de nuevo diseño, que vienen de serie en el acabado tope de gama que hemos probado, denominado Tekna Premium. 

Interior actualizado y con más equipamiento tecnológico

Las novedades introducidas en el actualizado Micra se perciben tanto en el diseño como en la calidad de acabados y en el equipamiento tecnológico. En el primero de estos ámbitos hay que tener en cuenta que los gráficos del panel de instrumentos son ahora más claros y visibles que antes. Por su parte, la consola central ha cambiado bastante. Si bien la distribución de los elementos es parecida, ahora está dotado de una apariencia más elegante y genera una mayor sensación de uniformidad. Las salidas de aire se han transformado y ahora quedan más integradas gracias a una franja en símil aluminio que rodea toda la columna central. Hay que resaltar en esta zona la utilización de un nuevo acabado de color negro brillante que, unido a la mejora de algunos plásticos y de la tapicería, le hace dar al modelo un paso al frente en materia de calidad interior aunque sin resultar excepcional. 

La parte inferior del portón y el paragolpes se han modificado, de igual forma que los pilotos traseros, que ahora son de tipo LED.
Como hemos comentado anteriormente, hemos conducido la terminación más equipada de la gama (Tekna Premium) que, entre su equipamiento de serie incluye, sistema NissanConnect 2.0 de navegación 3D con pantalla táctil a color de 5,8 pulgadas (más grande que la anterior), conexiones USB y Aux-in, sistema de audio con seis altavoces, botón Start/Stop, sensores de aparcamiento traseros, sistema de medición del espacio para aparcamiento, sistema de arranque y parada automático, climatizador, techo panorámico y retrovisores calefactados y abatibles eléctricamente.    

Entre las novedades del sistema de navegación se encuentra la función de las denominadas eco-rutas, que se encarga de proponernos el camino por el que podemos conseguir el consumo más bajo y, además, nos informa del ahorro que hemos conseguido una vez llegados a destino. Otra curiosidad en términos de navegación la integra la tecnología Google Send-To-Car, con la que es posible planificar nuestra ruta desde un ordenador o una tableta y enviarla al navegador para que la siga. 

Siguiendo con las innovaciones tecnológicas hay que resaltar que equipa de serie (a partir del acabado Tekna Sport) un sistema de ayuda al aparcamiento que mide los espacios disponibles e informa al conductor de si son suficientes o no para estacionar el vehículo. Dado que conserva sus proporciones interiores, no hay cambios en términos de espacio con respecto al modelo anterior. Es decir, cuenta con un habitáculo bastante bien aprovechado en este sentido, con un puesto de conducción razonablemente amplio, una segunda fila preferible para dos personas y un correcto maletero de 265 litros.  

Sobrealimentado y ahorrador

Los gráficos del panel de instrumentos son ahora más claros y visibles que antes.
Para realizar esta prueba nos hemos decantado por la mecánica más potente de las que Nissan ofrece en la gama del Micra que, dicho sea de paso, no recibe cambios en cuanto a motores en relación con la del modelo precedente. Hacemos referencia al propulsor de gasolina 1.2 DIG-S sobrealimentado de inyección directa y de tres cilindros. El bloque ofrece una potencia de 98 CV y, entre sus mayores ventajas, hay que remarcar que brinda un comportamiento por encima de lo que cabría esperar en una mecánica de 1.198 cc. 

Su entrega de par motor es de 147 Nm a 4.400 rpm, fuerza con la que responde bien a bajas vueltas pero aún mejor a medida que el contador sube de revoluciones. Si el ímpetu del motor es una de sus principales bazas, no lo es menos su ahorro de combustible. Y es que, gracias al trabajo de Nissan en materia de eficiencia y a la incorporación de sistemas como el Start/Stop, el 1.2 DIG-S homologa una media de 4,3 litros cada 100 kilómetros y marca unas emisiones de tan solo 99 g/km de CO2. El valor que registró al acabar nuestra prueba fue de 5,8 litros, cifra que no está nada mal teniendo en cuenta que la proporción de kilometraje por zona urbana fue superior a la del resto de vías.     

 En cuanto a las prestaciones de esta variante del modelo japonés hay que señalar que acelera de 0 a 100 km/h en 11,4 segundos y que su velocidad punta es de 180 km/h. En este sentido, cabe comentar que la sonoridad del motor por encima de los 100 km/h es algo elevada. Engranada al motor se encuentra la caja de cambios manual de cinco velocidades, que dispone de un buen tacto aunque se agradecerían unos desarrollos algo más cortos para aprovechar aún más la energía del motor. Dicho propulsor también puede escogerse con una transmisión automática de variador continuo (CVT), aunque ésta no se encuentra disponible junto con el acabado tope de gama Tekna Premium. 

Por ciudad, como pez en el agua

En la segunda fila es preferible que viajen dos personas, el espacio es un poco justo.
A nivel dinámico, la maniobrabilidad sigue siendo una de sus mejores cualidades del renovado Micra. Tiene unas dimensiones contenidas, es ligero y su diámetro de giro es de sólo 9,3 metros, lo que le facilita las cosas en gran medida a la hora de moverse por las calles de cualquier urbe. A estos factores hay que sumar una dirección bastante precisa, de tacto suave y directo con la que se obtiene una buena sensación de control sobre el vehículo. 

El nivel de agilidad que demuestra en ciudad se refleja positivamente al conducir por carreteras de montaña, pues manifiesta un buen grado de estabilidad, por lo que el vehículo ofrece un comportamiento general muy compensado. No esconde su carácter de utilitario, pues hay que decir que su calidad de rodadura no llega al nivel de la mayoría de compactos. Dispone de un tarado de suspensión que tiende a firme y origina una reacción algo seca al superar ciertos baches del asfalto. 

A pesar de ello, el coche no solo no resulta incómodo para los ocupantes sino que además la configuración de suspensión favorece a que el nivel de oscilaciones de la carrocería sea bajo. Mientras tanto, equipa un sistema de frenos efectivo que detiene con solvencia el vehículo. Por otra parte, exhibe un razonable aplomo al rodar por las grandes rectas de autopista, por donde conserva una conducta muy equilibrada y una buena sensación de confort que aún sería mejor si dispusiera de una insonorización más efectiva.     

Conclusión 

El maletero es correcto, y ofrece una capacidad de 265 litros.
La puesta al día del nuevo Micra le ha llevado a integrarse en la línea de diseño que Nissan nos ha ido presentando en algunos de sus modelos más recientes. El resultado es un urbano de aspecto más robusto y con mayor personalidad estética que busca entre sus objetivos ampliar su cliente potencial, históricamente ligado al público femenino. Al mismo tiempo, el modelo ha avanzado en materia de equipamiento, sobre todo con la incorporación de una mayor dotación tecnológica, que se hace más evidente en el acabado Tekna Premium de la unidad probada. Conserva, por su parte, el alto nivel de eficiencia del motor 1.2 DIG-S sobrealimentado y la excelente maniobrabilidad en ciudad. 

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

14 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín