Micro y Eagle quieren revivir el Isetta

9 de febrero 2018

Actualidad
Raymond Blancafort

Raymond Blancafort

Microlino

Dos empresas, una china y otra suiza, se aprestan a lanzar vehículos eléctricos inspirados en el Isetta, el llamado "coche huevo", muy popular en la década de 1950 y que tras su lanzamiento por parte de Iso, fue fabricado bajo licencia por diferentes fabricantes, entre ellos BMW. Para los que estamos ya en edad de jubilación, el Isetta es un recuerdo de prejuventud que nació en 1953 y que contribuyó a propiciar una incipiente motorización en España y en muchos otros países europeos. En este sentido, fue el más famoso representante de la llamada categoría de los "microcar".

El "Isetta" de Micro se llama Microlino, es bastante fiel el original y tiene un motor eléctrico de 20 CV. Se presenta como el vehículo urbano ideal.
Los ‘microcar’ eran coches muy pequeños con los que la industria italiana y sobre todo alemana, intentaron sobrevivir y relanzar sus actividades tras la Segunda Guerra Mundial. Ante la prohibición de fabricar aviones, algunas empresas se especializaron en pequeños automóviles que aplicaban algunas tecnologías de aviación, como las cabinas inspiradas en las carlingas de los aviones de combate, aunque movidos por pequeños motores de motocicleta.

El Isetta lo desarrolló Iso, empresa fundada por Renzo Rivolta, que propuso un curioso vehículo muy aerodinámico, con dos ruedas muy juntas en la parte trasera y un portón delantero, en el que estaba anclado el volante y que permitía el acceso a las dos plazas del modelo. El motor era un monocilídrico tomado de un motocarro muy popular en la época. Era un coche radicalmente opuesto a los superdeportivos Iso Rivolta, que nacieron también en 1953, y fueron muy apreciados por sus prestaciones y su diseño. En Alemania y para asegurar su supervivencia, BMW compró los derechos de fabricación del Isetta aunque modificó las suspensiones y adoptó nuevos motores, antes de fabricar incluso una versión propia de cuatro plazas, con dos puertas traseras laterales adicionales y un motor 600 cc.

Al modelo de Micro, que fabricará Tazzari, se accede, como en los antiguos Isetta, por medio de una única puerta situada en la parte frontal del vehículo.
Hoy, dos proyectos aparentemente serios, aspiran a recuperar la base del diseño de estos modelos: uno suizo y otro chino. Ambos eléctricos, por supuesto, pero muy diferentes entre sí. El proyecto suizo es el de Micro Mobility, empresa dedicada a carros de golf, de aeropuerto y similares que también es conocida por sus patinetes. El prototipo del Microlino se presentó en el Salón de Ginebra de 2016 y la versión definitiva se acaba de presentar en Zurich. La filosofía del modelo lo convierte en un rival del Renault Twizzy, aunque más refinado y más adecuado a climas lluviosos o fríos que el coche francés, fabricado en España.

Con sus 2,4 metros de longitud es ligeramente mayor que el Isetta y mantiene la puerta frontal como en el diseño original y también las ruedas traseras bastante juntas. Ofrece un maletero de 200 litros, que lo hace práctico para su uso urbano, por ejemplo para ir a comprar al super. Sus prestaciones son mucho más europeas: el motor tiene 20 CV de potencia, lo que le permite alcanzar los 90 km/h. El pack de baterías puede ser de 8 o 14,4 kW/h, es decir suficientes para una autonomía de 120 o 215 km. Como precio se habla de 12.000 euros como cifra de partida.

El Microlino será fabricado en Italia. La empresa suiza ha llegado a un acuerdo con Tazzari, fabricante del microcoche eléctrico Zero para que se encargue de la fabricación.

El Eagle disimula muy poco su inspiración ya que es casi idéntico al BMW 600 original.
El proyecto chino lo lidera Eagle, un nuevo fabricante de aquel país, que desea ampliar su nicho hasta ahora dedicado a carritos de golf y vehículos de transporte para hoteles. El EG6330K es un 4 plazas inspirado en el BMW 600, pero en este caso con cuatro puertas laterales, cuatro plazas y un pequeño maletero. Mide sólo 3,3 metros de longitud y pesa 750 kg.  

Su carácter totalmente diferente a su inspirador ya que es un tracción delantera. Tiene un pequeño motor eléctrico de poco más de 5 CV lo que en España le colocaría en el campo de los cuadriciclos o ‘coches sin carnet’, aunque la velocidad máxima anunciada es de 60 km/h. Sus baterías tienen 7,2 kWh de capacidad -es decir son muy pequeñas para ahorrar peso y volumen- y la autonomía, de unos 120 km, suficientes para los desplazamientos diarios urbanos. Para que el precio sea muy económico, las baterías no son de litio, sino las corrientes de ácido.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

2 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín