Lo mejor del CES 2018

12 de enero 2018

Novedades
Juan Carlos Grande

Juan Carlos Grande

Históricamente, el Consumer Electronics Show había sido justo lo que indicaba su nombre: un salón de electrónica de consumo. Pero la electrónica de consumo se ha extendido mucho más allá de los ordenadores, los tablets y los teléfonos móviles: los chips de silicio se esconden ya con poco disimulo en nuestro salón, en nuestra cocina, en nuestro dormitorio y en... nuestro coche. La tecnología de movilidad se ha puesto las pilas y se ha puesto las ruedas, de manera que cada nuevo modelo de automóvil parece más un enorme gadget conducible (ya sea por nosotros o por sí solo).

Aunque continúa siendo feria tecnológica, el CES de Las Vegas concede cada año mayor espacio al mundo del automóvil.
No es de extrañar, pues, que las últimas ediciones del CES de Las Vegas -y en menor medida, del Mobile World Congress de Barcelona- se hayan convertido de manera semi-consciente en nuevo escaparate de las innovaciones realizadas en materia automotriz. Y para no faltar a la costumbre, algunos fabricantes han elegido de nuevo a la capital mundial del juego para lanzar sus apuestas más arriesgadas. Demos, pues, un breve repaso a lo mejor del CES 2018.

Hyundai: Mejor con hidrógeno

La coreana Hyundai tiene previsto lanzar de aquí a 2025 dieciocho modelos de corte “ecológico”. Parte de este plan es el SUV Nexo, un automóvil de pila de combustible (por lo tanto, con motor eléctrico y alimentado por hidrógeno) que la marca comercializará a partir de este mismo año.

En cierto modo, el Nexo se convierte en heredero del Hyundai ix35 Fuel Cell. El modelo recién presentado en el CES equipa la segunda generación del sistema de pila de combustible, que instalado en este nuevo SUV promete una autonomía máxima de 596 km. Cuenta con un motor eléctrico de 163 CV con 395 Nm de par, que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos (3 s más deprisa que el ix35 FC). Además, y pese a tratarse de un vehículo mucho más voluminoso (el Hyundai Nexo mide 4,67 m de largo por 1,86 m de ancho y 1,63 m de alto), se distingue por presentar una carrocería más ligera y un tren motriz más reducido y eficiente.

Hyundai es uno de los fabricantes que más "creen" en las posibilidades del hidrógeno como fuente de energía. Su nueva apuesta recibe el nombre de Nexo.
La apuesta de Hyundai por el uso del hidrógeno como fuente de energía queda reflejada en su stand del CES, donde una importante sección está dedicada a lo que ellos denominan como ‘Hydrogen Life Vision’. Allí se exponen ejemplos de usos alternativos de un coche de pila de combustible como el Nexo, capaz de generar parte de la electricidad empleada en el hogar y que, como subproducto, emite vapor de agua que podemos condensar para el cultivo de vegetales, por ejemplo. Lástima que en España sea tan complicado repostar este tipo de coches…

Hyundai también está llevando a cabo sus primeros desarrollos de conducción autónoma nivel 4. En este sentido, la firma surcoreana ha anunciado una alianza estratégica con la “startup” Aurora Innovation, especializada en la materia. Los primeros automóviles equipados con dichas tecnologías llegarán al mercado en 2021.

Kia: A por el coche eléctrico, autónomo y conectado

La gran novedad presentada por Kia es el Niro EV Concept, vehículo que evoluciona a partir de los crossovers Niro híbrido y Niro PHEV que ya hemos probado en coches.net. Se trata de un prototipo de SUV 100% eléctrico que luce una carrocería de aspecto contundente pero dibujada con líneas suaves para optimizar su aerodinámica; incluso las llantas contribuyen en este sentido. Cuenta con un motor de 150 kW (200 CV), alimentado por unas baterías de iones de litio con 64 kWh de capacidad que prometen una autonomía de hasta 383 km.

Este podría convertirse en uno de los 16 automóviles eléctricos, fuel cell, híbridos e híbridos enchufables que Kia pretende lanzar al mercado en 2025 -dado que Kia pertenece al grupo Hyundai, no sorprende que los planes de futuro de ambas marcas sean coincidentes-. Para entonces, al menos un modelo de cada segmento contará con tecnologías de “coche conectado”, y en 2030 todos los coches fabricados por Kia lo estarán. En 2019 darán inicio sus primeras pruebas de coches autónomos en carretera abierta, y sólo dos años después empezará a vender modelos preparados para el nivel 4 de conducción autónoma (es decir, capaces de circular de manera desatendida).

En otro orden de cosas, Kia ha revelado sus planes para extender a Europa el servicio de car-sharing WiBLE. Esta plataforma, activa desde 2017 en Corea del Sur y basada sobre una flota de vehículos propios (al estilo de car2go, eMov y demás; pero en este caso, con modelos eléctricos, híbridos y de gasolina), iniciará a finales de 2018 su actividad en un reducido número de ciudades europeas, todavía por confirmar.

Toyota: Movilidad totalmente automatizada

Saltamos de Corea a Japón. Lejos de limitarse a mostrar un único producto o alguna idea aislada, Toyota ha decidido llevar al CES todo un ecosistema orientado a movilidad. La Alianza e-Palette se apoya en la plataforma de servicios MSPF desarrollada por la propia marca, para crear un conjunto organizado de servicios de movilidad con vehículos y software propios. Pero lo de “alianza” es por algo: Toyota cuenta en este proyecto con el apoyo de firmas tan reconocidas como Mazda, Amazon, Pizza Hut y Uber, que tendrán voz y voto en las fases de desarrollo y validación.

El primer y gran protagonista de este ecosistema es el prototipo e-Palette. Se trata de un vehículo eléctrico, totalmente automatizado, disponible en diferentes longitudes, con un interior modular y una imagen exterior personalizable para cada empresa cliente. Podrá cumplir con misiones tan variadas como el transporte de mercancías, el desplazamiento de personas como vehículo compartido y el uso como punto de compraventa para comercios online. Toyota prevé iniciar las pruebas de viabilidad en la próxima década, previsiblemente con motivo de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Asimismo, Toyota ha presentado en el CES la versión 3.0 de su plataforma de conducción autónoma. Los puntos claves de este desarrollo son la detección a largo alcance (hasta 200 m), la fiabilidad en la detección de obstáculos y usuarios de la vía, y una integración discreta de los sensores en el vehículo. El prototipo mostrado en la feria tecnológica de Las Vegas es un Lexus LS 600h convertido en elegante arsenal tecnológico.

Nissan: Coches tan rápidos como nuestro cerebro

La también japonesa Nissan ha explicado en el CES su proyecto relacionado con el concepto ‘brain-to-vehicle’ (“‘cerebro a vehículo”, efectivamente). Para que nos entendamos, Nissan está desarrollando una sofisticada manera de ayudar a los conductores cuando una situación de peligro exija realizar una maniobra evasiva. Como sabemos, nuestro cuerpo necesita unas décimas de segundo para reconocer el problema, decidir la acción necesaria y ejecutarla; y ese es el lapso de tiempo que Nissan pretende reducir al mínimo. La idea consiste en medir nuestra actividad cerebral para, siendo capaz de “leer” nuestra decisión de escape, llevar a cabo la maniobra correspondiente de forma automatizada e instantánea. Dos décimas de segundo podrían salvarnos la vida… si estamos dispuestos a llevar electrodos en la cabeza.

Por otro lado, Nissan ha decidido extender su acuerdo de colaboración con la NASA -sí, la agencia espacial norteamericana- para desarrollar tecnologías de conducción autónoma. La filial estadounidense de Nissan lleva cinco años trabajando conjuntamente con el centro de investigación Ames (California, EE.UU.), un lustro que ha dado como fruto la plataforma SAM de gestión de flotas de vehículos autónomos. A partir de ahora, sus objetivos se centrarán en hacer viable este interesante desarrollo, que sin duda encontrará un duro entorno de pruebas en el impredecible mundo real.

Honda: Robots con ruedas

La “invasión japonesa” en el CES no hubiese sido igual sin la presencia de Honda, que en esta ocasión ha querido mostrarnos las últimas creaciones de su división de robótica. Las tecnologías presentadas corresponden el concepto 3E (Empower, Experience, Empathy), que podemos traducir como “Dar poder, experiencia, empatía”. Se trata por tanto de ofrecer experiencias destinadas a comprender las necesidades de las personas y mejorar sus vidas. En el apartado de la movilidad, destaca poderosamente el prototipo 3E-D18, por cuyo nombre parece escapado de la saga Star Wars pero que en realidad es un vehículo autónomo todoterreno destinado a tareas de carga, agricultura, construcción o rescate. Su principal razón de ser es la de ahorrar riesgos y esfuerzos en tareas peligrosas, difíciles o repetitivas. Un vehículo casi indestructible, con tracción total y neumáticos sin aire, digno de otra secuela de Terminator.

Otro curioso vehículo es una especie de coche de golf que, en realidad, es básicamente un cargador móvil. El Honda Mobile Power Pack equipa una batería intercambiable que puede ser empleada como fuente de alimentación alternativa para motocicletas eléctricas y otros dispositivos; o bien para suministrar energía al hogar en las horas de mayor coste contratado.

Mercedes-Benz: Inteligencia artificial para el nuevo Clase A

Si el pasado mes de noviembre Mercedes-Benz nos mostraba cómo será el interior del próximo Clase A, el CES ha servido como escenario en el que presentar en detalle su sistema de infoentretenimiento. Cierto es que hará uso del mismo esquema de doble pantalla de 10,25” cada una, pero sí es nuevo su interfaz de usuario bautizado como MBUX (Mercedes-Benz User Experience). El chip gráfico firmado por Nvidia promete una fluidez extraordinaria, pero su mayor atractivo está en sus capacidades de reconocimiento de voz e inteligencia artificial. Por una parte, el asistente integrado en MBUX es capaz de adaptarse a nuestro timbre de voz y pronunciación -a mí como andaluz me vendrá bien, desde luego-; y por otra, es capaz de extraer órdenes a partir del contexto. La marca asegura que, por ejemplo, si decimos “tengo frío”, el sistema entiende que la respuesta adecuada es subir la temperatura del habitáculo.

¿Recordáis que Audi, BMW y Mercedes compraron a Nokia las tecnologías Here de mapas y geolocalización? El navegador del nuevo Clase A combinará su cartografía con el estado del tráfico en tiempo real. Hasta aquí nada nuevo, pero seguro que pensaréis diferente si os digo que, como opción, el sistema leerá el entorno a través de la cámara frontal y proyectará imágenes de realidad aumentada como flechas de indicación o los números de puerta de la calle por la que circulemos.

Muy al estilo Google, el asistente digital de Mercedes cuenta con capacidades predictivas, de manera que aprenderá nuestras costumbres para, como ejemplo, sugerirnos automáticamente la mejor ruta hacia el destino que realicemos habitualmente en esa hora y día de la semana. Y en el sentido contrario, será posible programar el navegador del coche de manera remota usando el smartphone; y los más modernillos, incluso con el smartwatch. Tenemos curiosidad de probarlo cuando el nuevo Clase A sea presentado en el Salón de Ginebra de aquí a un par de meses.

Volkswagen: A nosotros también nos gusta la IA

La alemana Volkswagen también apuesta por la inteligencia artificial a modo de “copiloto”. Con objeto de llevar a cabo esta visión, la casa de Wolfsburgo está exprimiendo su sociedad con Nvidia, de la que saldrán las tecnologías de asistencia incorporadas en su futuro I.D. Buzz. Este monovolumen familiar eléctrico, que saldrá al mercado en 2020, contará con características avanzadas como aprendizaje automático, análisis gestual y de voz, que junto con el resto de sensores del vehículo, trabajarán en equipo para mejorar la experiencia de conducción y propiedad del vehículo.

Jaguar Land Rover: La conectividad por bandera

El grupo Jaguar Land Rover seguirá optimizando sus estupendos sistemas de infoentretenimiento y conectividad.
El grupo británico lleva años apostando por las tecnologías de infoentretenimiento y conectividad a modo de valor añadido para sus vehículos. Y según lo anunciado en el CES, su ritmo de evolución no va a detenerse. Jaguar Land Rover ha informado sobre sus acuerdos con otras empresas del ámbito tecnológico, poniendo especial énfasis en las telecomunicaciones y, muy concretamente, en el próximo estándar ultrarrápido 5G. De aquí a poco tardar, los automóviles de ambas marcas ofrecerán características como la configuración a distancia del vehículo, el control de nuestro “hogar inteligente” desde el coche, descarga instantánea e inalámbrica de aplicaciones, un asistente con inteligencia artificial y, faltaría más, capacidades de conducción autónoma.

General Motors: Un coche autónomo ¡en 2019!

El fabricante estadounidense no se anda con chiquitas: en esta edición del CES se ha permitido el lujo de de afirmar que lanzará su primer coche totalmente autónomo… el año que viene. Se trata de una evolución del monovolumen eléctrico Chevrolet Bolt (más conocido en Europa como Opel Ampera-e, del que ya os trajimos nuestro primer contacto en vídeo), en el que notaremos la presencia de numerosos sensores y la ausencia de dos elementos destacados: el volante y el juego de pedales. Un movimiento interesante y atrevido; pero como mínimo, igualmente arriesgado... Sea como fuere, GM plantea emplear estos vehículos como flota de transporte de pasajeros, al estilo Uber o Lyft.

Continental: Mucho más que neumáticos

La proveedora alemana siempre ha estado ligada a la industria de la automoción; pero quizás algunos no sepais todavía que Continental se dedica a fabricar mucho más que neumáticos. Muchos de sus esfuerzos van dirigidos hacia la tecnología electrónica y digital; y el último ejemplo, presentado en el CES 2018, es una pantalla táctil destinada a su instalación en automóviles. No es que el concepto 3D Touch Surface Display cuente exactamente con una pantalla en tres dimensiones (sólo puede tener dos por definición); en cambio, provee respuesta “háptica” al paso de nuestro dedo por la superficie, de manera que sentiremos una vibración al pulsar el botón virtual correspondiente. De tal modo, evitaremos desviar la mirada como suele suceder con la mayoría de pantallas digitales de gran formato.

TomTom: El navegador de los coches autónomos

Si os pregunto sobre una marca de navegadores, seguro que muchos responderíais TomTom. Podría pensarse que su negocio está en declive, ahora que tantos coches cuentan con GPS integrado y nuestro móvil con Waze o Google Maps nos guía a todas partes; pero la firma holandesa tiene claro que su futuro pasa por convertirse en proveedor de sistemas de navegación para coches autónomos, no para conductores humanos. Así, TomTom ha buscado alianzas con otros pesos pesados para aumentar la precisión y densidad de datos de sus tecnologías de localización y cartografía, requisitos imprescindible para la movilidad automatizada y segura. Tan imprescindibles como la actualización constante y a distancia de sus mapas, cubierta por la tecnología AutoStream.

Byton: ¿La nueva Faraday Future?

Dejo para el final el caso más curioso de este CES: la presentación en sociedad de una marca de coches perfectamente desconocida. Me refiero a Byton, una firma de origen chino (con oficinas en Silicon Valley) que ha desvelado en Las Vegas un concepto de automóvil eléctrico a precio razonable. Se trata de un crossover de gran tamaño, con carrocería de cinco puertas y diseñado para albergar a cuatro pasajeros. Equipa un propulsor eléctrico de 272 CV conectado al eje posterior, aunque se anuncia una variante de tracción total con 476 CV. La autonomía teórica llega a los 400 km en el modelo de tracción trasera y a 523 km en la versión 4x4. Cuando salSus precios en los EE.UU. parten desde los 45.000 $, cantidad poco exagerada para un coche tan aparentemente potente y tecnológico. Sólo queda por ver si algo de esto se hará realidad.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

10 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín