El 14% de los conductores hace un viaje largo sin descanso

1 de julio 2018

Actualidad
Sara Soria

Sara Soria

RACE

¿Preparando ya las maletas? Comienza la temporada estival y con ella los desplazamientos de largo recorrido en coche. La Dirección General de Tráfico (DGT) prevé 89,3 millones de trayectos entre julio y agosto, lo que supone un crecimiento del 2% con respecto al mismo período de 2017. Los conductores españoles recorrerán de media unos 1.000 kilómetros y más del 15% superará los 4.000 kilómetros.

Campaña 'Un refresco, tu mejor combustible' para evitar la fatiga al volante (RACE y Anfabra).

Muchos factores juegan en contra de la siniestralidad durante estos viajes largos y uno de ellos es la fatiga. El cansancio y la somnolencia en la conducción es la cuarta causa de siniestralidad mortal en las carreteras españolas. Para concienciar a los conductores sobre el peligro de la fatiga al volante el RACE y la Asociación de Bebidas Refrescantes (ANFABRA) ponen en marcha la edición número 13 de la campaña “Un refresco, tu mejor combustible”.

La fatiga se puede evitar, ¡actúa!

La falta de descanso antes de iniciar un viaje, los kilómetros recorridos, los atascos, la deshidratación… son variables que afectan a la conducta del conductor y que pueden generar situaciones de peligro en la carretera. El objetivo principal de esta campaña que da el pistoletazo de salida a los viajes en coche por vacaciones es ayudar a los conductores a detectar los síntomas de la fatiga para poder actuar a tiempo y realizar el viaje con seguridad. Porque si algo positivo encontramos en este factor de riesgo es que se puede evitar. 

¿Notas que pierdes la concentración, te pican los ojos, tienes visión borrosa, parpadeas constantemente, sientes necesidad de moverte en el asiento…? Son síntomas claros de que está apareciendo la fatiga. Después aparecerán síntomas como la deshidratación y la somnolencia.

La somnolencia puede llegar sin avisar. Conduce descansado.
Durante la presentación de la campaña, Mónica Colás, directora general de formación de la DGT dejó claro el peligro de la fatiga al volante, “no siempre da signos de aparición, la somnolencia puede no avisar, y por eso hay que preverla y evitar que llegue planificando bien el viaje y las paradas a realizar”.

Las consecuencias incrementan el riesgo de sufrir un siniestro: se produce una pérdida de atención y concentración y un aumento del tiempo de reacción ante un obstáculo de un 86%. 

¿Tu postura al volante se va desplomando? Estás fatigado

Para conocer cómo afecta la fatiga a la conducción, dentro de esta campaña se ha realizado unas pruebas que muestran gráficamente la relación entre el tiempo de conducción y las alteraciones en la postura, presión interdiscal, el cansancio físico o las alteraciones en la visión. Esas pruebas, realizadas por el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) confirman cómo estas alteraciones afectan a la toma de decisiones y aumentan el tiempo de reacción. A mayor fatiga, menor rendimiento en el conductor.

La continua exposición a las vibraciones del vehículo y la postura adoptada da lugar a una alteración de las curvaturas naturales de la espalda, el aumento de la presión intervertebral, el aumento de la actividad muscular en diferentes zonas, las oclusiones en la presión sanguínea, así como cambios en las presiones soportadas en los tejidos blandos.

La fatiga es la cuarta causa de siniestralidad mortal en las carreteras, según la DGT.

Cuando esto ocurre, sin darnos cuenta, nuestra postura se va modificando y se va desplomando sobre el asiento, nos empieza a doler la espalda, a entumecerse los brazos, manos, piernas… Las pruebas demuestran que estos signos van aumentando según transcurre el tiempo al volante hasta hacerse evidentes al cabo de las dos horas conduciendo.

Por eso siempre tanta insistencia desde la DGT y asociaciones relacionadas con la seguridad vial para que siempre descansemos cada dos horas de viaje. Planifica hacer una parada al menos cada dos horas, caminar, estirar los músculos, refrescarte… Todos los ocupantes del coche y el resto de usuarios de la vía lo agradecerán.

La gran imprudencia de hacer un viaje sin parar

El 14% de los conductores realizan un viaje largo sin parar. Sin duda un dato preocupante que equivale a 3,5 millones de conductores que hace el viaje del tirón, peor todavía cuando se trata de menores de 25 años, ya que el porcentaje aumenta hasta el 20%. Los que afirman actuar así son sobre todo conductores de Aragón, donde casi un tercio de los encuestados dice hacer el viaje sin parar, seguido de Andalucía (21%) y Castilla La Mancha (19%).

La fatiga produce una pérdida de atención y concentración y un aumento del tiempo de reacción ante un obstáculo de un 86%.

Como parte de la campaña “Un refresco, tu mejor combustible”, el Observatorio Español de Conductores DUCIT, gestionado por el RACE, ha elaborado el estudio “Hábitos de conducción 2018”. Y en él también se desprende que, en términos generales, tres cuartas partes de los conductores no hacen las paradas recomendadas. 

Es más, el 75% declaran que podrían hacer el viaje del tirón sin cansarse, lo que pueda su baja percepción del riesgo y una falsa sensación de confianza. Y no hay que olvidarse de esta frase de Roberto Ramos, director de formación, auditor y experto en seguridad vial de la Confederación Nacional de Autoescuelas en España (CNAE): “Un riesgo que no se percibe…. ¡no existe!”.

Gracias a esta encuesta realizada a 3.026 conductores también sabemos que la mayoría prefiere viajar por la mañana, siendo las 9,15h la hora preferida para iniciar el viaje, mientras que solo el 5% opta por la noche.

Al elevado número de desplazamientos y kilómetros recorridos en estos meses de verano sin suficiente descanso, se añaden que un 64% de los conductores afirman perder la concentración y apartar la vista de la carretera, que el 58% conduce con sueño y que el 14% iniciar el viaje después de salir de trabajar. Por tipo de carreteras, las de doble sentido son las que provocan mayor sensación de fatiga o cansancio.

Pruebas realizadas en un laboratorio demuestran que a mayor fatiga, menor rendimiento del conductor.

Al volante, cero alcohol

El consumo de alcohol está detrás del 30 al 50% de los accidentes mortales, según datos de la DGT. Es un problema evidente al que muchos conductores siguen sin poner remedio. Así lo confirma este estudio en el que un 25% afirma que bebe alcohol y conduce, más los hombres (31%) que las mujeres (18%) y en edades comprendidas entre los 56 y 65 años. A destacar que el 34% de los conductores de Baleares y el 31% de los del País Vasco beben y cogen el coche.

Antes de viajar y durante el viaje hay que beber agua y bebidas refrescantes sin alcohol. La hidratación es clave para evitar la fatiga, especialmente en verano y en viajes largos. Pero un 61% de los encuestados no son conscientes de una mala hidratación provoca reducción de la atención, dolor de cabeza, cansancio y fatiga muscular.

Estudios realizados previamente por el RACE en simuladores de conducción también indican que aumenta en un 66% la agresividad al volante, provoca un 33% más de salidas de la vía y reduce la concentración en un 27%.

Después de todos estos datos, es más que evidente que realizar un viaje sin descansar cada dos horas no va a traer nada positivo. Muy al contrario: estás aumentando el riesgo de provocar un accidente.

LA FATIGA SE PUEDE EVITAR.

Es importante descansar cada dos horas de viaje, hacer estiramientos y refrescarse para mejorar nuestra concentración en la carretera.

Consejos para evitar la fatiga

Tres reglas básicas para concluir: parar al menos cada dos horas, estirarse y aprovechar para beber un refresco:

Ponte en carretera descansado: duerme un mínimo de 7 horas e intenta evita viajes después de terminar tu jornada laboral. 

Viajar de forma cómoda reduce la fatiga, ajusta bien el asiento (banqueta y respaldo), el reposacabezas y haz un reglaje en profundidad y altura del volante. 

Tómate la conducción de forma relajada y no intentes recuperar el tiempo perdido tras un atasco. El objetivo es llegar, y llegar bien. 

No bajes la vigilancia en los kilómetros finales, ya que muchos accidentes se producen en estos momentos. 

Durante el viaje, descansa cada dos horas o 200 kilómetros, y aprovecha para hacer unos estiramientos para recuperar el tono físico. Reduce este plazo si viajas de noche. 

Mantente hidratado, ya que la falta de líquidos provoca, entre otras cosas, una reducción de la atención, dolor de cabeza y cansancio muscular. 

Cuando pares, toma una bebida refrescante ya que, además de hidratarte, ayudará a despejarte y mejora los niveles de atención. Un refresco es tu mejor combustible… Quita la sed, no los puntos. 

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

5 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín