Jóvenes y seguridad vial, en el punto de mira

10 de noviembre 2017

Actualidad
Sara Soria

Sara Soria

Marcas, Pixabay, Blablacar

En contra de lo que se suele pensar, los jóvenes no son el grupo de edad con mayor siniestralidad, pero las muertes por accidentes de tráfico en este colectivo sí se han convertido en su primera causa de mortalidad, en concreto para los jóvenes entre 15 y 29 años, la mayoría como usuarios de turismos.

En España fallecieron 421 jóvenes entre 15 y 34 años por accidentes de tráfico durante 2016.

A favor hay que decir que son el colectivo en el que más se ha reducido la tasa de fallecidos por millón de habitantes en los últimos 10 años, exceptuando a los menores de 15 años. Así, si en el año 2006 la Dirección General de Tráfico (DGT) anunciaba 582 jóvenes fallecidos de entre 15 y 24 años y 816 entre 25 y 34 años, en 2016 se redujeron a 198 y 223, respectivamente. Hace 10 años estas muertes representaban el 17% y el 24% de todas las víctimas mortales. Hoy podemos hablar de sólo el 12% y el 13%.

Sin duda, un gran avance en seguridad vial, pero sin olvidar que, aunque la edad media de los fallecidos en España fue de 51 años en 2016, los jóvenes son un grupo de riesgo sobre los que es necesario seguir trabajando, especialmente entre los hombres: el 71% de los fallecidos y el 69% de los heridos hospitalizados de 15 a 24 años en 2016 fueron jóvenes varones.

En los cursos de conducción para jóvenes se insiste en los riesgos que provocan las distracciones, el alcohol, las drogas, la velocidad...

Más fallecidos y heridos entre los 15 y 24 años

Así nos lo recuerda la DGT en su último informe de 2016, un año en que se produjo un aumento en el número de fallecidos en todos los grupos de edad, menos en los de 25 a 34 años –se redujo un 6%- y de 65 a 84 años. Entre los grupos con aumentos más significativos encontramos el de 15 a 24 años, con un 16% más de víctimas mortales comparado con 2015, 28 fallecidos más. También en este grupo hubo 1.415 heridos hospitalizados, un 8% más que el año anterior.

España cuenta con 1.820.000 conductores entre 18 a 29 años, 1.408.147 con carnet B
En la actualidad, España cuenta con 1.820.000 conductores entre 18 a 29 años, de los cuales 1.408.147 tienen el carnet B de coche (datos DGT en 2016). ¿Qué ha pasado en estos últimos diez años para que estos jóvenes conductores sean más seguros? Una de las claves las encontramos en las nuevas formas de movilidad que se están imponiendo, especialmente con los coches compartidoszdvafzfswwxvyczwtvrrarzu y el uso de bicicletas. Estos nuevos patrones derivan a su vez de la reciente crisis económica y de las altas tasas de paro juvenil en España. Los jóvenes prefieren invertir sus pequeños ahorros en tecnología –como puede ser un smartphone de última generación- que en un coche. 

Pero también ha tenido mucho que ver las muchas campañas que desde la administración, asociaciones y empresas privadas se han puesto en marcha en los últimos años para concienciar a estos chicos y chicas que se inician en el mundo motorizado. 

La antigüedad de los coches que conducen los jóvenes es uno de los factores de riesgo entre este colectivo.

La importancia de concienciar sobre los riesgos

Entre ellas podemos citar el programa Michelin Trendy Drivers y Blablacar para el que contaron con destacados ‘influencers’ en redes sociales; la puesta en marcha de la escuela Drivers’ Academy RACE Red Bull para mejorar la seguridad de jóvenes entre 18 y 29 años; los cursos gratuitos de Ford ‘Conduce tu vida’ para conductores entre 18 y 24 años; la Escuela R Junior de Volkswagen; la experiencia de realidad virtual ‘Tú eliges’ de la DGT para concienciar sobre los riesgos de determinadas conductas al volante; o diversas actividades dirigidas a este colectivo a iniciativa de empresas como Fundación Línea Directa, Fundación Mapfre, Mutua Madrileña, Fundación Pons, el Comisariado Europeo del Automóvil, Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal Aesleme… entre muchas otras.

Las buenas cifras no llegan solas y es necesaria una importante labor de concienciación y educación. A nivel mundial hay que hablar de 1.000 jóvenes que fallecen en las carreteras cada día, 3.800 al año en Europa entre 18 y 24 años, según un reciente informe del Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC). Para evitar estos trágicos sucesos, más de 100 gobiernos de todo el mundo –entre ellos España- han firmado la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la que se establece 2011-2020 como el decenio en favor de la seguridad vial. 

El 71% de los fallecidos y el 69% de los heridos hospitalizados de 15 a 24 años en 2016 fueron jóvenes varones.

Esto está ayudando a que cada vez más jóvenes sean conscientes de este problema hasta el punto que en el año 2009 un grupo de ellos creó la organización ‘Jóvenes por la Seguridad Vial’ (‘Youth for Road Safety’) también conocida con el acrónimo YOURS, con sede en Países Bajos, pero con actividades por todo el mundo. Su objetivo es implicar a los propios jóvenes en las acciones para que sean ellos mismos los que motiven a otros con juegos, simulaciones, ejercicios en grupo… Una de sus muchas iniciativas ha sido presentar ‘Jóvenes y Seguridad Vial: Guía para la Acción’ para iniciar a los jóvenes y organizaciones en el mundo de la seguridad vial y motivarles para involucrarse de forma activa. Esta guía contiene las herramientas para todos los que quieran participar (la puedes descargar pinchando en este enlace). 

Factores de riesgo entre los jóvenes conductores

Hay que tratar de entender a este colectivo y los importantes cambios que experimentan, sobre todo entre los 15 y 25 años. Cómo perciben el riesgo, su aumento de actividad social, la mayor presión que ejerce el grupo de amigos… El resultado es que muchos jóvenes están más expuestos al alcohol y a las drogas, conducen con mayor fatiga al volante, retan al velocímetro sin pensar en las consecuencias, se distraen con frecuencia con los teléfonos móviles y dispositivos electrónicos… 

Los jóvenes deben conocer el peligro de las distracciones por el uso del teléfono móvil, especialmente del uso de redes sociales, envío de mensajes de texto o hacerse ‘selfies’ al volante.

Y a esto se suma la inexperiencia como conductor, especialmente para hacer frente a situaciones de peligro o inclemencias meteorológicas; y a que suelen conducir coches antiguos –segundo o tercer coche de la familia-, de tamaño pequeño y con menos equipamiento en seguridad. La DGT lo advierte con frecuencia: el riesgo de fallecer o resultar herido hospitalizado se incrementa con la antigüedad del vehículo.

También son muchos los jóvenes que eligen la motocicleta –más vulnerable entre el tráfico y con menor protección- como medio de transporte lo que, unido a los factores de riesgo propios de este colectivo, ayuda a incrementar las cifras de fallecidos y heridos.

La noche y los fines de semana tampoco ayudan y se convierten en los grandes enemigos de este grupo de conductores. El año pasado el 52% de los fallecidos durante la noche y el 50% los fines de semana fueron jóvenes de 18 a 24 años, frente al 30% para el resto de la población. 

La mayoría de accidentes con víctimas jóvenes se producen durante la noche y los fines de semana.

¿Qué opinan los jóvenes conductores?

A los jóvenes les preocupa la seguridad vial, de hecho, un 88% le da una importancia similar al problema del desempleo, según una reciente encuesta realizada por la Fundación Mapfre a personas entre 18 y 29 años. La mayoría también reconoce el alcohol, las drogas, la velocidad, el conducir cansado o hablar por teléfono como las conductas más peligrosas cuando se conduce. Incluso, el 92% está de acuerdo con endurecer las sanciones por conducir bajo los efectos del alcohol, el 86% por conducir utilizando el teléfono móvil y el 81% por excesos de velocidad. También hay un 82% que siempre se abrocha el cinturón de seguridad cuando viajan por autopistas o autovías, un 75% por carreteras convencionales y un 68% en zonas urbanas; aunque son la mayoría, el dato de los que evitan el dispositivo de retención no debe pasar inadvertido. 

Pero el estudio también muestra otra realidad y es la sobrevaloración que tienen los jóvenes como conductores: el 76% de autovalora como buen conductor o conductora y el 23% afirma defenderse bien al volante. También resulta preocupante que el 9% de los jóvenes de entre 18 y 25 años estén muy o bastante de acuerdo en que se puede beber alcohol y conducir un coche si se hace con cuidado, que un 93% de los pasajeros afirme haber subido a un coche sin el cinturón de seguridad y un 68% sin ponerse el casco en una moto, y que haya un 62% que admita haber viajado como pasajero de un vehículo cuyo conductor había bebido alcohol, el 20% en el caso de las drogas.

Ford se ha volcado especialmente con los más jóvenes ofreciéndoles cursos de conducción gratuitos por toda España.

Como medidas para conseguir la soñada cifra de cero fallecidos por accidentes de tráfico, la ETSC ha recomendado, en un nuevo informe sobre conductores jóvenes, tolerancia cero a la conducción con alcohol –en España los conductores noveles tienen un límite de 0,3 gr/l en sangre-, una mejor formación para percibir los riesgos y actuar ante un peligro y un esquema para otorgar licencias de conducción de forma gradual.

La formación es clave para reducir las cifras de siniestralidad, más cuando un 31,3% de los jóvenes que se están sacando el carnet de conducir no se siente preparado para enfrentarse al reto diario de la conducción, aunque apruebe el examen, y cuando uno de cada dos ve insuficiente la enseñanza que recibe en una autoescuela, más enfocada a aprobar el examen que para aprender a conducir (datos del Observatorio Español de Conductores DUCIT). 

Introducir una asignatura obligatoria de educación vial en los colegios e institutos sería un gran avance para conseguir mejorar la seguridad vial de los jóvenes y cambiar malos hábitos al volante. De momento hay una proposición no de Ley sobre la mesa del Gobierno -aprobada en 2015 en el Congreso de los Diputados- y el director general de la DGT, Gregorio Serrano, ha mostrado en alguna ocasión su apoyo a esta asignatura para reducir el número de accidentes, pero de momento no hay avances. 

La formación es clave para evitar, entre otras cosas, la sobrevaloración que tienen los jóvenes como conductores.

No olvidemos que los niños de hoy serán los jóvenes conductores del mañana. En los últimos diez años se ha salvado la vida de unos 5.000 jóvenes. Administración, empresas, asociaciones, conductores… todo tenemos una gran misión por delante para seguir salvando más vidas.

Consejos de conducción para los jóvenes

Si tras obtener el carnet en la autoescuela no te sientes seguro para ponerte al volante, no dudes en realizar algún cursos específico de conducción. Los encontrarás a precios económicos y supondrán una buena inversión en tu seguridad. En este reportaje te contamos qué cursos de conducción puede elegir.

Siéntate correctamente para conducir, siempre con el cinturón de seguridad abrochado y la parte superior del reposacabezas a la altura de los ojos.

Olvídate del teléfono móvil cuando conduzcas y evita distraerte con otros dispositivos electrónicos o con otros ocupantes.

El alcohol, las drogas y la conducción son totalmente incompatibles. Nada de alcohol o drogas si vas a conducir. Y si consumes, que conduzca otro o elige el transporte público.

Cumple los límites de velocidad y las normas de circulación. Las señales de tráfico siempre están ahí por alguna razón. No te conviertas en un conductor imprudente por exceso de confianza o porque te guste el riesgo. En la carretera hay muchas vidas en juego.

No te dejes influir por el grupo de amigos si te incitan a incumplir las normas. La seguridad vial no es ningún juego.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín