Niños en coche, siempre con silla infantil

16 de septiembre 2016

Seguridad Vial
Sara Soria

Sara Soria

Marcas

Su uso reduce en un 75% el riesgo de muerte
Los niños están obligados a utilizar un sistema de retención infantil cuando viajan en coche.

Los sistemas de retención infantil (SRI), o más conocidos como sillas infantiles, tienen como objetivo que los niños viajen en coche más seguros. Las estadísticas que maneja la Dirección General de Tráfico (DGT) demuestran que su uso reduce en un 75% las muertes y en un 90% las lesiones. ¿Por qué sigue habiendo niños que no viajan protegidos con un SRI? Motivos pueden ser muchos, pero lo que está claro es que estos adultos no son conscientes del peligro que entraña para el menor.

Es cierto que estos sistemas cuestan dinero, pero ningún padre o tutor querría que le pasara algo a su hijo. Por eso lo primero es estar bien informados, para poder proteger adecuadamente a estos niños y conocer las consecuencias de no cumplir con la obligación de utilizar estos sistemas de retención infantil. Ten en cuenta que un choque a 50 km/h equivale a una caída desde un tercer piso.

Lo primero que debemos saber es que su uso es obligatorio siempre que la altura del menor sea de 1,35 metros o inferior. No hacerlo conlleva una multa de 200 euros y tres puntos menos en el carnet de conducir –esto último sólo si es el conductor el responsable del menor-.

Desde octubre de 2015 los niños deben ocupar los asientos traseros aunque hay tres excepciones que sí permitirían viajar en el asiento delantero.

Más controles, niños siempre seguros

Los datos más recientes nos alertan que en 2015 cuatro de los 15 niños de 12 años o menos fallecidos en un accidente de tráfico viajaban en un turismo o furgoneta sin ningún dispositivo de seguridad en el momento del suceso, tampoco lo usaban 8 de los 80 niños hospitalizados. Si ampliamos los datos a toda Europa, los datos son aún más preocupantes con al menos 1.000 niños muertos y otros 80.000 heridos provocados por no utilizar un sistema de retención infantil apropiado. Lo más doloroso es que el 75% de las muertes y el 90% de las heridas se podrían haber evitado. 

Coincidiendo con la vuelta al colegio, la DGT ha puesto en marcha una campaña especial de vigilancia sobre el uso del cinturón de seguridad y los SRI y justo elige estas fechas porque es en los trayectos cortos donde las sillas infantiles y los cinturones de seguridad se usan menos. La DGT tratará de concienciar a esos padres o tutores que aún no son conscientes del peligro que supone que el menor viaje en coche de forma incorrecta.

No sólo es suficiente con utilizar una silla infantil. Hay que hacerlo de forma adecuada para que sea efectiva, es decir, no sentarse en la silla con la mochila en la espalda, con el abrigo puesto o, incluso, con el sistema mal instalado o desabrochado. Para hacernos una idea, en caso de accidente frontal a 64 km/h una mochila de 4 kilos multiplica su peso por 40, por lo que 160 kilos pueden aplastar la columna vertebral del niño y causarle serias lesiones. Además, la protección lateral también sería menor porque la posición del niño queda adelantada.

Dependiendo del tamaño del vehículo podrás instalar dos o tres sillas infantiles en la parte trasera. El coche de la foto corresponde a un BMW Serie 2 Grand Tourer.

Las normas que protegen a los niños en coche

Si naciste antes de 1992 puede que hayas sido uno de tantos niños que se tumbaba en el asiento trasero para dormir mientras hacía un viaje sin ninguna sujeción o iba en brazos de su madre. A partir de ese año los cinturones de seguridad en las plazas traseras serían obligatorios y también los sistemas de retención infantil para los menores de 3 años, por lo que si tenías más de esa edad recordarás viajar con la única protección de un cinturón que ni siquiera estaba diseñado para tu altura. Así ocurría en el pasado pero las cosas han cambiado. 

No sería hasta el año 2006 cuando la obligatoriedad de utilizar un sistema de retención infantil se extendiera a todos los menores de 12 años. Desde entonces todos los niños que midan 1,35 metros de altura o menos tienen que viajar en un vehículo con un sistema de retención homologado según su peso y talla. 

Además, desde el 1 de octubre de 2015 están obligados a ocupar los asientos traseros, aunque la normativa (Artículo 117 del Reglamento General de Circulación) contempla tres excepciones que de cumplirse sí permitirían utilizar el asiento delantero del pasajero y éstas son: cuando el vehículo no disponga de asientos traseros, cuando los asientos traseros ya estén ocupados por otros menores de iguales características y cuando no sea posible instalar todos los SRI en las plazas traseras.

Si el vehículo dispone de airbag frontal, éste tendrá que ser desactivado antes de utilizar un sistema de retención orientado hacia atrás en el asiento delantero.

Pero atención, si el vehículo dispone de airbag frontal, éste tendrá que ser desactivado antes de utilizar un sistema de retención orientado hacia atrás en el asiento delantero. No se tiene que desconectar el airbag si la sillita está situada en sentido de la marcha. La DGT recomienda que los niños viajen en sentido inverso a la marcha especialmente si tienen menos de 15 meses ya que el cuello va más protegido en caso de frenazo o impacto frontal.

Esta reciente modificación de la normativa también se ha aprovechado para indicar que los sistemas de retención infantil se instalarán en el vehículo siempre de acuerdo con las instrucciones que haya facilitado el fabricante de dicho sistema. Éste será el encargado de indicar de qué forma y en qué tipo de vehículos se puede utilizar su SRI de forma segura.

También, con el objetivo de evitar muertes de niños en accidentes de tráfico, la reforma de la Ley de Seguridad Vial incluye otra novedad y es que los agentes de Tráfico puedan inmovilizar el vehículo si se viaja con menores y no se dispone del dispositivo de retención infantil.

Cómo elegir la silla infantil

En el mercado existe multitud de modelos para todas las necesidades y bolsillos. Lo principal es optar por un sistema de retención infantil homologado, es decir, con una etiqueta de homologación que garantice que cumple todos los estándares de seguridad que exige la normativa europea. En la actualidad se aplican dos normativas, la más conocida ECE R44/04 relativa a los diferentes grupos de SRI y la nueva norma i-Size (ECE R129 i-Size), en vigor desde el año 2013. 

En la actualidad conviven dos normas de homologación para sillas infantiles

La norma i-Size convivirá con la ECE R44 hasta el año 2018 aproximadamente y llega para aumentar la seguridad del menor, también recoge los nuevos avances tecnológicos y facilita que todas las sillas sean compatibles con los automóviles. Entre las novedades más importantes que introduce son: la clasificación de las sillitas de seguridad por la altura del niño en lugar de por su edad o peso; implica el uso del sistema de anclaje Isofix; introduce el ensayo de choque lateral; garantiza que las sillas de seguridad i-Size sean totalmente compatibles con las plazas del automóvil que también sean i-Size; y limita el peso de la silla a un máximo de 33 kilos incluido el ocupante. 

También ofrece una mayor probabilidad de anclaje correcto y amplía el tiempo de uso de la silla en sentido contrario a la marcha hasta los 15 meses. Después de tres años en vigor ya se va encontrando más oferta de sillas i-Size en el mercado. Si ya cuentas con una silla ECE R44 puedes seguir usándola sin problema, si tienes que adquirir una nueva podrás optar por sistemas homologados según ambas normas. 

Con esta información ya sobre la mesa es necesario que antes de adquirir una silla comprobemos que sea adecuada para nuestro vehículo, que se adapte bien y sea cómoda. Para su instalación, y según el tipo de silla, se pueden utilizan dos sistemas: con el cinturón de seguridad y el sistema Isofix, el más recomendado y seguro porque garantiza su colocación correcta.

El anclaje Isofix puede reducir hasta un 22% las lesiones graves de los niños pequeños en un accidente de coche.

¿Qué es el sistema Isofix?

El Isofix es un sistema de anclaje que evita errores de montaje o de tensado de los sistemas de retención infantil cuando utilizamos el cinturón de seguridad. El anclaje Isofix puede reducir hasta un 22% las lesiones graves de los niños pequeños en un accidente de coche. Desde febrero del 2011, todos los coches que salen de fábrica deben llevar dos plazas preparadas para este tipo particular de sillas. Valora este sistema a la hora de adquirir un coche. 

El sistema Isofix está compuesto de tres puntos de anclaje. Dos están situados entre el respaldo y el asiento del vehículo y a estos dos puntos se ancla la silla por la parte posterior de su base. El tercer punto de anclaje tiene como misión evitar que la silla rote en caso de impacto. Éste puede ser de tipo ‘Top Tether’ o pata de apoyo. El ‘Top Tether’ sujeta la parte posterior de la silla a la parte posterior del respaldo del asiento o al maletero del vehículo, en cambio la pata de apoyo va desde la base de la silla al suelo del vehículo.

Ya sabemos qué tipos de normas de homologación sobre sillas infantiles están en vigor y en qué consiste el sistema de anclaje Isofix. Ahora es el momento de adquirir el SRI que mejor se adapte al niño.

Los niños con más de 1,35 metros de altura no están obligados a utilizar un SRI pero es recomendable utilizarlo hasta que alcanzan 1,50 metros.

Como en la actualidad conviven dos normas de homologación podrás encontrar sistemas de retención infantil clasificados por grupos en los que se especifica un rango por edad y peso (etiquetados con la norma ECE R44) o únicamente por la altura del niño, a lo que el fabricante puede añadir una edad orientativa (nueva norma i-Size). Esta última clasificación facilita la elección de la silla más adecuada y deja más claro cuándo debe ser sustituida.

Como, de momento, las sillas con la norma ECE R44 son las que más abundan en el mercado, os dejamos un pequeño resumen de los diferentes grupos:

- Grupo 0 y 0+ (recién nacidos hasta 13 kg /hasta unos 18 meses aproximadamente): estas sillas se usan siempre en sentido contrario a la marcha. Los niños se sujetan a la silla mediante un arnés de cinco puntos. Si se usa capazo (no es recomendable salvo excepciones), éste deberá colocarse en los asientos posteriores, en posición transversal a la marcha y con la cabeza en la parte central del vehículo.

- Grupo 1 (de 9 a 18 kg/de 1 a 4 años aprox.): la silla se ancla al asiento mediante el cinturón de seguridad o Isofix y también utiliza un arnés de cinco puntos para mantener bien sujeto al niño. Si el menor saca un brazo o suelta algún agarre, dejará de ser efectiva.

- Grupo 2 y 3 (de 15 a 36 kg/de 4 a 12 años aprox.): en este apartado se incluyen los asientos y cojines elevadores para niños más mayores. El objetivo es elevar al niño para que pueda utilizar el cinturón de seguridad correctamente, es decir, la banda diagonal debe pasar por encima de la clavícula y por el hombro sin tocar el cuello, la banda horizontal lo más abajo posible sobre los muslos y caderas, nunca sobre el estómago. El niño siempre irá más protegido si se utiliza el elevador con el respaldo.

- Cuando el niño mide más de 1,35 metros (mayores de 12 años aprox.): la normativa dice que excepcionalmente los menores de 12 años de estatura igual o superior a 1,35 metros podrán utilizar directamente el cinturón de seguridad del propio vehículo –comprueba que el cinturón se utiliza correctamente como indicamos en el punto anterior-. Aun así, se recomienda utilizar un SRI hasta que el menor alcance la altura de 1,50 metros para una mayor protección. Ten en cuenta que si la banda del hombro toca el cuello o pasa bajo el mentón, el niño debe seguir utilizando un asiento elevador.

Comparativa de sillas infantiles

El último estudio sobre sillas infantiles, en el que participa el Real Automóvil Club de España (RACE) junto a otros clubes europeos de automovilistas, ofrece buenas noticias a los padres ya que el 84% de los sistemas de retención analizados en 2016 consigue una nota de ‘satisfactorio’

Por primera vez en este estudio se incluye el análisis de ocho sillas con homologación i-Size con la obtención de muy buenos resultados. Una de ellas, la Kiddy Evo-Luna i-Size, ha sido la única que ha conseguido la máxima puntuación de ‘muy satisfactoria’ mientras que las otras siete son ‘satisfactorias’. En la siguiente imagen tienes los resultados de los 32 modelos de sillas infantiles analizados.

Análisis de 32 modelos de sillas infantiles realizado en 2016 por el RACE y otros clubes europeos de automovilistas.

Las lesiones más frecuentes

Hasta que el niño cumple los dos años las lesiones más frecuentes en caso de accidente de tráfico se centran en el cuello, debido al mayor tamaño de la cabeza en proporción al cuerpo y a la fragilidad de la columna vertebral.

Entre los dos y cuatro años, la parte más débil es la cabeza ya que las vértebras no son suficientemente fuertes como para soportar las desaceleraciones bruscas.

Y desde los cuatro a los diez años, el abdomen se convierte en la parte del cuerpo con mayor riesgo, principalmente, de sufrir hemorragias internas o lesión abdominal, ya que los órganos no están suficientemente fijados a su estructura abdominal.

Recomendaciones sobre el uso de sillas infantiles

- Desde que el niño sale del hospital debe viajar en coche en un sistema de retención infantil adecuado y hasta que mida al menos 1,35 metros, aunque se recomienda que lo utilice hasta que alcance una altura de 1,50 metros.

- El niño irá más protegido si viaja en sentido inverso a la marcha, trata de colocar así la silla durante el mayor tiempo posible. 

- No te conformes con que tu hijo utilice un SRI, comprueba que la silla está bien anclada y el niño bien sujeto (sin holguras, sin las cintas enrolladas, sin pliegues, sin la mochila en la espalda…). El cinturón debe ir bien tenso y ajustado al niño para que sea efectivo.

- Si necesitas utilizar un portabebés comprueba que si la longitud del cinturón del vehículo es suficiente para poder abrochar el portabebés de forma segura. Si el cinturón es demasiado corto puede instalarse con una base independiente.

- En el caso de elevadores con respaldo, a veces ocurre que el cinturón no se recoge de forma automática cuando el niño se inclina hacia delante. En ese caso hay que probar una silla con la parte superior del cinturón se ajuste mejor a los ángulos del sistema de dicho cinturón.

En taxi la ley exime el uso de un SRI siempre que se circule por zona urbana y el niño ocupe un asiento trasero.

- El asiento central trasero es el más seguro por estar más alejado de posibles impactos, pero siempre que en esa plaza central se pueda instalar correctamente una silla infantil y disponga de cinturón de seguridad de tres puntos.

- No bajes la guardia en los trayectos cortos. Es donde se producen mayor número de accidentes y errores de colocación.

- Nada mejor para educar que dar ejemplo, como adulto responsable ponte siempre el cinturón de seguridad antes de arrancar el coche.

- ¿Estás embarazada? Aquí te contamos todo sobre el uso del cinturón de seguridad en mujeres embarazadas

- Tras un accidente la silla infantil debe ser sustituida, aunque no haya sufrido daños aparentes.

- Si necesitas ir en taxi la ley exime el uso de un SRI a un niño con una altura igual o inferior a 1,35 metros siempre que se circule por zona urbana y ocupe un asiento trasero. Aconsejamos llevar tu propia silla para una mayor seguridad. La ley también se extiende a los autobuses, pero no obliga a éstos a disponer de SRI y hay problemas para su instalación por lo que sólo están obligados a llevar instalados cinturones de seguridad. Toda la información sobre el transporte escolar te lo explico aquí

- En moto: los niños menores de 12 años no pueden viajar como pasajeros de motocicletas o ciclomotores. Excepcionalmente los mayores de siete años podrán circular en motocicletas o ciclomotores conducidos por su padre, madre o tutor o por personas mayores de edad por ellos autorizadas, siempre que utilicen casco homologado de su talla.

No le demos la espalda a la obligación de utilizar un sistema de retención infantil. Es triste decirlo, pero el accidente de tráfico sigue siendo la principal causa externa de mortalidad infantil en nuestro país. El objetivo de la DGT es llegar a 2020 con cero niños fallecidos gracias al uso adecuado de un SRI siempre que viaje en coche, da igual que el trayecto sea corto o largo, o que vayamos o no con prisas. Nunca arranques un coche sin antes haberte asegurado de que el niño está bien sujeto y protegido.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

32 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín