Byton: el futuro más sofisticado

14 de enero 2018

Novedades
Raymond Blancafort

Raymond Blancafort

Presentando en el CES de Las Vegas (reportaje en este enlace de todas las novedades de este salón de la electrónica de consumo), el Byton es un SUV eléctrico de conectividad extrema, con algunos equipamientos inéditos, y más de 500 km de autonomía. La marca, china y de nueva creación ambiciona ofrecer lo más sofisticado del mercado de los coches del futuro: eléctricos, autónomos e hyperconectados

Formas de SUV premium de tamaño medio-grande para el primer concept car de Byton, una nueva marca china de modelos eléctricos.
La industria del automóvil china, en plena pujanza, vive un periodo de reordenamiento y, de acuerdo con las directrices gubernamentales, apuesta por la electrificación de sus modelos. Mientras viejas marcas que respondían a un modelo económico ya abandonado languidecen o desaparecen, otros gigantes están en pleno proceso de reconversión e incluso se permiten comprar marcas europeas para dar un gran salto tecnológico. En este contexto de mutación constante, aparecen nuevas marcas con productos cada vez más ‘europeizados’ y que en un futuro podrían lanzarse a la conquista de los mercados occidentales.

Cara a la electrificación China cuenta con un arma poderosa ya que tiene grandes reservas mineras de minerales raros, pero imprescindibles para la actual tecnología de baterías y motores eléctricos. Además, cuenta con la implicación gubernamental. El hecho de que las marcas nuevas puedan partir de cero les permite quemar etapas: no deben preservar nada, ni son prisioneras del legado del pasado, y pueden apuntar directamente al coche eléctrico y fabricar productos a la altura de los mercados más exigentes sin necesidad de apostar por productos ‘low cost’.

La parte trasera tiene un cierto aire al Range Rover Velar. No hay duda de que el Byton es un coche de aspecto lujoso que esconde tecnología punta.
El CES de Las Vegas la feria tecnológica más importante del mundo y cada vez más marcas de automóviles presentan novedades en ella. Una de las nuevas marcas que se ha presentado en el CES es la china Byton, desconocida hasta ahora. Su nombre viene de “Byd-on-wheel” es decir ‘datos sobre ruedas’ y responde al concepto de ‘smartphone sobre ruedas’ que, según sus creadores, tendrán sus vehículos.

“Es un coche pensado para el futuro, que será eléctrico, autónomo y compartido. Un dispositivo inteligente de nueva generación para una nueva movilidad”, señala Daniel Kircher, ex BMW, cofundador y presidente de la compañía. Sus ambiciones son claras: ofrecer el próximo año el coche más avanzado del mercado.

Su primer automóvil no sólo es eléctrico y totalmente conectado, sino que, además, se corresponde con la categoría SUV, actualmente la más apreciada en los mercados europeos y americanos, a los que podría llegar en 2020, un año después de su lanzamiento en el mercado chino. Y sobre esta base se habla asimismo una berlina y un monovolumen. 

Una pantalla de un metro y cuarto de largo es algo nunca visto en un coche hasta ahora. Todo el salpicadero es digital en el Byton.
El gigante electrónico Tencent está detrás de Byton y no ha dudado en fichar técnicos de Tesla, Nissan o BMW, pero también de Apple o Google y de Faraday Future cuando esta sufrió graves problemas financieros y parte de sus directivos se marcharon.

El SUV de Byton no destaca sólo por sus líneas, modernas y actuales, con un techo totalmente acristalado e inclinado y llantas de 22”, sino por su alta tecnología embarcada en temas de conectividad. Sus medidas le colocan en el segmento SUV Premium medio: 4,85 metros de longitud por 1,94 de anchura.

Es el interior encontramos tecnologías de lo más avanzado: pantalla panorámica de 125 x 25 cm, pantalla de control en el propio volante y sistema de mandos por voz Amazon Alexa integrado. De esta forma se podrá participar en videoconferencias o actuar en la red.

Cada ocupante dispone de su propia pantalla para intercomunicarse tanto fuera como dentro del vehículo.
Pero sobre todo tiene un gadget espectacular: reconocimiento facial del conductor y sus acompañantes; de esta forma es capaz de ajustar diversos elementos al gusto personal de los ocupantes, desde la posición de volante y asiento a los diversos elementos de entretenimiento y conectividad. Es más, los asientos posteriores son ajustables y disponen de su propia pantalla independiente. Y los delateros son capaces de girar 12º hacia el interior para facilitar las conversaciones. La tapicería es de cuero y el piso, de madera, al menos en la versión mostrada en el CES.

Estos datos se almacenan en la ‘nube’, así que potencialmente sirven para cualquier automóvil de la marca. Esto es especialmente interesante si Byton lanzara un sistema de automóvil compartido. También hay diversos elementos adicionales, incluso capaces de monitorizar la salud de los ocupantes; o de actuar como asistente personal (si llevamos bien nuestra agenda es capaz de programar la ruta idónea), control gestual… y por supuesto conectividad 5G. 

Algunos de todos estos equipamientos citados son inéditos. A más de un año vista todavía está por ver si formarán parte del lanzamiento inicial o algunos de ellos deberán esperar a más adelante; si serán de serio o bien opcionales. Y por supuesto, ofrecerá la posibilidad de conducción autónoma. Inicialmente de nivel 3, para ofrecer el siguiente nivel, 4, en 2020.

El concepto de espacio cambia ya que el coche tendrá conducción autónoma de nivel 3 y, en autopista, el conductor podrá despreocuparse de la conducción.
Quizás lo más curioso es que se ofrecerán dos versiones: una, básica, con menos potencia y menor autonomía y otra más potente y con mayor autonomía. No es una apuesta descabellada porque el coste de las baterías es precisamente un lastre comercial importante para los modelos eléctricos.

La versión base, anunciada en Estados Unidos por 45.000 dólares, es decir 10.000 dólares más que el Tesla Model 3, tiene un motor de 200 kW (268 CV) de potencia con una batería de 71 kWh, lo que le permite ofrecer una autonomía de 400 km y será propulsión trasera. La segunda tendrá tracción a las cuatro ruedas gracias al añadido de un motor de 200 CV en el eje delanero, con lo que el total sube a 469 CV; en este caso sus baterías ofrecen 95 kWh, con lo que la autonomía pasa a 520 km, pero ofrece el plus de tracción a las 4 ruedas. En ambos casos, sus creadores afirman que se podrá obtener une recarga del 80% en sólo 30 minutos, lo que hace pensar que en 15 minutos se podría obtener una recarga para más de 200 km.

Los promotores del vehículo saben que en prestaciones dinámicas habrá quien les supere -aunque ello sólo es sobre el papel puesto que ni siquiera el Byton puede exprimir las suyas si se mantiene la conducción en los límites de lo legal- pero es su software lo que debe convencer a los clientes, al ofrecer más que la competencia.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

10 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín