Alemania: Diesel sí, pero no a largo plazo

17 de agosto 2017

Actualidad

Las marcas alemanas están convencidas de que los motores diésel tienen todavía recorrido en el mercado y que estos motores resultarán imprescindibles para cumplir, en el año 2022, la normativa europea que establecerá en 95 gr CO2/km el límite de la media de emisiones de los vehículos vendidos por cada grupo industrial. No obstante, Alemania se suma al carro de la prohibición, a largo plazo, de los motores térmicos.

Las marcas alemanas seguirán apostando por el diésel, al menos a corto plazo y como herramienta imprescindible para cumplir con la futura normativa de los 95 gr/km de CO2 emitido.
Las marcas trabajan para construir motores diésel que respeten la normativa Euro 6C, más exigente que las normas actuales sobre emisiones puesto que añadirá al actual ensayo en banco normalizado, una prueba de consumo y emisiones en carretera en ‘condiciones reales’.

Como primer paso para recuperar los motores diésel, actualmente en caída de ventas respecto a los de gasolina, los principales constructores llegaron recientemente a un acuerdo con los ministerios alemanes de medio ambiente e industria para poner en marcha un plan gratuito de atenuar las emisiones de NOx y partículas de los motores diésel actualmente en circulación (que cumplan normas Euro 3, Euro 4 y Euro 5.

No obstante, la presión de los movimientos ecologistas ha obligado a los fabricantes a ir mucho más lejos, y ya ofrecen incentivos especiales para aquellos clientes que deseen cambiar su viejo diésel (Euro 1 a Euro 4) por uno más moderno, de menor consumo y emisiones, que también será extensible a los que se decanten por un híbrido, un eléctrico, e incluso por coches movidos por otros combustibles fósiles como los de gasolina o gas.

Ejemplos de páginas web de constructores alemanes que ofrecen importantes descuentos a sus clientes si cambian un viejo modelo diésel (hasta Euro 4) por un coche nuevo.
Las rebajas van en función del modelo que se adquiera. En el caso de Volkswagen, el descuento en Alemania puede llegar a 10.000 euros si se compra un Touareg, o a poco más de 2.000 si se compra un Up!. El resto de marcas del Grupo Volkswagen ofrecen descuentos similares en el país, siempre vinculados a la sustitución de un diésel antiguo y BMW también ofrece importantes rebajas para los que cambien su viejo diésel por un i3 o por un modelo que emita menos de 130 gr de CO2. Mercedes ha puesto en marcha planes similares, aunque su oferta se dirige asimismo a otros mercados europeos y Ford, que tiene su sede europea en Colonia, se ha sumado al carro.

A priori las ofertas son válidas hasta finales de este año. Para los fabricantes es una promoción costosa pero que puede ser interesante si se consigue aumentar de modo sustancial las ventas y mejorar la ‘salud medioambiental’. El escenario de restricciones al tráfico privado pone los pelos de punta a los constructores germanos y representa un gran problema en un país donde vivir fuera del centro de las grandes urbes y la dispersión de las áreas de vivienda es tónica general de manera que los desplazamientos de casa al trabajo o al centro comercial más cercano resultan inevitables y, en muchos casos, sin alternativa de transporte público razonable.

Fecha de caducidad

La Canciller Angela Merkel, en la imagen en la inauguración de una planta de producción de baterías eléctricas del Grupo Daimler, apuesta por el fin de los motores térmicos aunque sin precisar fecha.
Este intento de recuperación cortoplacista del diésel contrasta, no obstante, con la idea de la Canciller Angela Merkel y su ejecutivo de sumarse a la intención ya expresada por los gobiernos de Gran Bretaña y Francia de poner fecha de caducidad a los motores térmicos. La Canciller Merkel ha admitido que “el paso dado por Francia y Gran Bretaña para eliminar los motores de combustión en 2040 posiblemente sea el enfoque correcto”. 

En puertas de una nueva campaña electoral -elecciones el 24 de septiembre- y ante la importancia del voto de todos los que trabajan en la industria de la automoción, más de 800.000 personas en Alemania entre empleos directos e indirectos, Merkel evitó ir más allá y pronunciarse sobre la fecha. Punto importante, Merkel apuntó directamente a los directivos de las marcas como culpables de la situación actual. La opinión pública se siente engañada por los directivos de las empresas y está tomando conciencia de la necesidad de ir hacia energías más limpias a partir del dieselgate.

En un mitin reciente, Merkel exoneró de toda culpa a los trabajadores de la industria y señaló la importancia de preservar los puestos de trabajo y también que los ‘compradores engañados’ no iban a sufrir el castigo de verse privados de conducir sus automóviles. Ello sugiere que Alemania intentará buscar la forma de una transición llamemos suave pero decidida hacia el coche eléctrico.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín