Todos los niños fallecidos en accidentes viajaban por municipios pequeños

12 de noviembre 2018

Actualidad
Sara Soria

Sara Soria

RACE, marcas

Siguen muriendo niños cuando viajan como ocupantes de vehículos. Recientemente los medios de comunicación informaban del fallecimiento de una niña de cinco años al chocar contra un camión el turismo en el que viajaba en una carretera local de Salamanca. También nos sorprendían con la muerte de otra niña de tres años al sufrir un accidente con sus padres en una carretera de la localidad de Vilanova de Arousa, en Pontevedra. 

Tan importante es utilizar una silla en contra de la marcha, como instalarla y usarla correctamente.

Se nos encoge el corazón cuando se producen víctimas mortales en las carreteras, pero más cuando dichas víctimas son niños. Los datos de siniestralidad de la Dirección General de Tráfico (DGT) de 2017 nos alertan que en vías interurbanas fallecieron 17 menores de 12 años y 76 tuvieron que ser hospitalizados, de los cuales 9 no llevaban ningún sistema de retención infantil (SRI) o cinturón de seguridad. En vías urbanas no se lamentó ningún fallecido, pero sí 11 heridos graves, uno de los cuales no utilizaba ningún SRI. 

Es más. En la última campaña sobre el uso de los SRI, realizada durante siete días en octubre, se detectaron 189 menores que viajaban sin utilizar ningún sistema de retención.

Usar la silla reduce el riesgo de muerte entre un 50% y 75% y el de lesiones en un 90%.
El uso de la silla infantil es clave para garantizar la seguridad de un niño cuando viaja en coche porque reduce el riesgo de muerte entre un 50% y un 75% y el de lesiones en un 90%. No olvidemos que el alcance de una colisión en un trayecto urbano a 50 km/h para un ocupante equivale a caer al suelo desde un cuarto piso, mientras que si la velocidad es de 90 km/h sería una caída desde la undécima planta.

La DGT conoce el número de niños que son víctimas de accidentes de tráfico y lleva un control sobre cuántos usan o no usan SRI. Pero, ¿sabemos por qué se producen? ¿dónde se localizan estos accidentes? ¿Qué razones hay detrás?

Como alumna del curso de posgrado de Experto en la Gestión y Dirección de la Seguridad Vial de la ONU he podido desarrollar un trabajo que he dedicado a analizar concretamente dónde se producen estos accidentes con un inquietante resultado: todos los niños fallecidos como ocupantes de un turismo en accidentes de tráfico en 2016 perdieron la vida en municipios de menos de 50.000 habitantes.

En carreteras secundarias se produjeron el 52% de las víctimas infantiles en 2016, entre ellas 8 fallecidos y 71 heridos hospitalizados. ¡SRI abrochado en todos los trayectos!

Pequeños municipios, claves en la siniestralidad infantil

A esta conclusión llego tras analizar datos de siniestralidad infantil facilitados por la DGT con un total de 7.980 víctimas entre 0 y 14 años en 2016 (víctimas como niños implicados en un accidente de tráfico). El resultado es que 15 niños perdieron la vida en accidentes ocurridos cuando viajaban en un turismo y todos ellos se produjeron en vías interurbanas de municipios con menos de 50.000 habitantes. Es un dato a tener en cuenta porque estos municipios pequeños representan el 47,5% del total en España.

Los accidentes ocurridos en estas pequeñas poblaciones provocaron un total de 3.992 víctimas (50% del total), entre las cuales -además de los 15 fallecidos- también hubo que lamentar 93 niños hospitalizados, lo que supone un 79,48% del total de heridos graves, y 1.959 heridos leves, un 47% del total. Hay que añadir otros 1.892 niños implicados pero que no necesitaron asistencia sanitaria.

¿En qué tipo de vías se produjeron estos accidentes? Una vez más las carreteras convencionales o secundarias protagonizan los accidentes. Del total de niños víctimas en municipios de menos de 50.000 habitantes, el 52% corresponden a este tipo de vías donde se registraron 8 fallecidos y 71 heridos hospitalizados. El 31% de las víctimas se produjeron en autopistas y autovías con 7 fallecidos y 20 heridos graves, mientras que el 16,8% corresponden a vías urbanas donde sólo hubo que lamentar dos heridos hospitalizados.

El no uso de las sillas infantiles está muy presente en estos accidentes ya que un total de 278 niños viajaba sin ningún tipo de sistema de retención (4 de ellos no sobrevivieron al impacto) aunque podrían ser más ya que la DGT desconoce si 1.455 niños iban correctamente protegidos.

Análisis de 3.992 víctimas entre 0 y 14 años implicadas en un accidente de tráfico como pasajeros de un turismo en 2016. Fuente: DGT/Sara Soria.

La edad de los niños implicados en estos accidentes de tráfico también nos hace pensar, ya que según crecen los niños, aumenta el número de víctimas. El grupo más afectado es el de 10 a 14 años (35,27%), seguido del de 5 a 9 años (33,51%) y de 0 a 4 años (31,21%). ¿Hay una mayor despreocupación de los padres respecto a la seguridad de sus hijos cuando ya no son tan pequeños?

El horario en el que se produjeron la mayoría de las víctimas nos permite saber que un alto porcentaje son accidentes locales ya que corresponden con entradas y salidas de escuelas infantiles, colegios, principio o fin de la jornada laboral de los padres, actividades extraescolares… El 62,90% de los accidentes ocurrieron entre las 12 y las 20 horas, aunque el horario más preocupante está entre las 16 y 20 horas ya que acumula el 35,74% de las víctimas.

Razones que aumentan el riesgo en municipios pequeños

Tras analizar estos datos la primera pregunta que nos viene a la cabeza es por qué se producen estos accidentes y por qué hay tantas víctimas en pequeñas poblaciones. Algunos de los factores que influyen pueden ser:

Menor información a los tutores y adultos responsables de los menores en relación a cómo deben de viajar en el coche de forma segura.

Menor concienciación sobre los peligros que supone viajar en coche sin un SRI o con un SRI mal instalado o poco seguro.

Mayor número de desplazamientos entre municipios por carreteras secundarias para asistir al colegio o a escuelas infantiles. En estos desplazamientos rutinarios se pueden producir un exceso de confianza al volante por ser un trayecto conocido.

Menor uso del SRI en trayectos urbanos. ¿Te suena la frase “No hace falta silla, si vamos ahí al lado”? 

El grupo de edad con más víctimas en pequeños municipios es el de 10 a 14 años. La silla con respaldo es clave para una buena sujeción en caso de impacto.

Menor nivel socioeconómico de las familias. Las sillas de coches son un producto caro y además está gravado con un 21% de IVA por ser considerado un artículo de lujo. Asociaciones que luchan por la seguridad vial, entre ellas el RACE, insisten en reclamar el IVA al tipo mínimo para que ningún niño viaje sin SRI por un problema económico, algo que todavía no se ha conseguido.

El factor humano está presente en el 90% de los accidentes: estrés diario, cansancio, actitudes hacia la normativa, distracciones, deficiencias en la percepción del riesgo, exceso de confianza en la conducción interurbana…

Un aumento del número de abuelos que se hacen cargo de los trayectos en coche de los niños tanto en horario escolar como por las tardes y que no cuentan con suficiente información sobre cómo deben viajar los niños en el coche. El último Libro Blanco del Envejecimiento Activo (2011) afirma que 7 de cada 10 abuelos españoles participan en el cuidado de sus nietos y un 89% mantiene ‘relaciones familiares estrechas’. 

Es fundamental que los adultos responsables del traslado del menor dispongan de una información completa y clara sobre el uso del SRI, sus ventajas y su uso correcto.

¿Cómo se puede conseguir que ningún niño muera en un accidente de tráfico como ocupante de un vehículo?

Uno de los mayores problemas es que la información que reciben los padres o futuros padres sobre la seguridad de los niños cuando viajan en coche es insuficiente. Lo habitual es recibir algún folleto en el centro de salud (algunos de los que he recogido están desactualizados) y que la matrona te derive a la página de la DGT en la que no siempre es fácil encontrar información sobre la normativa y sobre cómo deben viajar los niños para su máxima seguridad. También es frecuente informarse a través de revistas y por amigos o familiares que ya tienen niños, en los que puedes encontrar información contradictoria.

Para solucionar esta falta de información es necesario que bien desde la DGT o en colaboración con alguna iniciativa privada se elabore un catálogo único de buenas prácticas sobre el uso del SRI donde se incluya tanto la normativa, el uso correcto como las respuestas a las dudas más frecuentes que surgen a la hora de comprar o instalar un sistema de retención infantil. Y para que este catálogo sea realmente eficaz, debe ser totalmente accesible y muy fácil de encontrar: a través de los fabricantes de coches, fabricantes de SRI, en centros de salud, centros escolares, organismos oficiales, empresas relacionadas con la seguridad infantil...

De forma paralela se necesita poner en marcha un plan de formación y control sobre el uso del SRI para fomentar su uso con el foco puesto en pequeñas poblaciones.

El objetivo debe estar claro:

Que ningún niño muera como pasajero de un turismo.

Que ningún niño muera por no usar un SRI.

Que todos los niños viajen siempre en un SRI homologado.

Que todos los SRI se instalen y usen de manera correcta.

Que todos los niños con una altura hasta 105 cm viajen en SRI en sentido inverso a la marcha (obligatorio con la nueva norma i-Size de homologación de sillas). Se recomienda su uso hasta los 4 años más o menos. En este vídeo puedes ver la diferencia del impacto en sentido inverso y no a la marcha:

Que todos los niños utilicen SRI hasta que alcancen la altura de 1,50 metros. En la actualidad el uso del SRI es obligatorio mientras el niño no supere una altura de más de 1,35 metros. Es recomendable el alzador con respaldo (con la nueva norma i-Size se eliminan los alzadores sin respaldo). En este otro vídeo también puedes ver la eficacia del respaldo:

Municipios pequeños: principales conclusiones

El 50% de las víctimas menores de 14 años en accidentes de tráfico en 2016 se produjeron en municipios de menos de 50.000 habitantes.

Todos los niños fallecidos que viajaban como pasajeros en un turismo en 2016, perdieron la vida en accidentes ocurridos en municipios con menos de 50.000 habitantes. 

De un total de 117 niños hospitalizados en 2016, 93 sufrieron heridas graves en un accidente ocurrido en una población con menos de 50.000 habitantes (el 79,48%).

El 52% de las víctimas en pequeños municipios se produjeron en sus carreteras secundarias, donde se registraron 8 de los 15 fallecidos.

A medida que crecen los niños, aumenta el número de víctimas, posiblemente motivado por una menor preocupación de los padres o adultos responsables.

Controlar el área de seguridad vial infantil es clave para que un municipio consiga reducir el número de niños víctimas de accidentes de tráfico como pasajeros de un vehículo. 

Aumentando el uso del SRI en municipios pequeños y fomentando su uso correcto, mejoraría la seguridad vial infantil.

Todos los niños hasta 105 cm de altura deben utilizan el SRI en sentido inverso a la marcha debido a los mejores resultados en seguridad obtenidos tras una colisión.

Para una mayor protección, todos los niños con una estatura de hasta 150 cm deben utilizar un SRI homologado según su talla tanto en trayectos urbanos como interurbanos. 

Es clave facilitar el acceso a SRI homologados a las familias con menores ingresos  bien de forma gratuita o con una reducción del precio.

Es fundamental que los adultos responsables del traslado del menor dispongan de una información completa y clara sobre el uso del SRI, sus ventajas y su uso correcto. 

Los padres juegan un papel muy importante en la educación vial de sus hijos. Deben dar ejemplo cumpliendo las normas (por ejemplo, ponerse el cinturón de seguridad), explicándolas y justificándolas.

Si en España queremos mejorar la seguridad vial de nuestras carreteras es imprescindible focalizar esfuerzos en los usuarios vulnerables, no sólo motoristas, ciclistas y peatones, también hay que proteger a los niños y poner en marcha medidas que estén dirigidas a los municipios más pequeños. 

No lo perdamos de vista, los datos hablan por sí solos. Todos los niños fallecidos en España como pasajeros de un turismo fueron víctimas de un accidente ocurrido en un municipio con menos de 50.000 habitantes. Es más, si analizamos los datos de poblaciones con menos de 30.000 habitantes encontramos a 14 de los 15 fallecidos (93,3%) y a 88 de los 117 heridos graves (75,21%) en el total de España en 2016. 

Sólo si se elige la silla adecuada y se instala y usa correctamente será una silla eficaz y ayudará a salvar vidas y a reducir el número de niños víctimas de accidentes de tráfico en cualquier vía por la que se viaje.

98 votos

Noticias de coches por marca