Mazda MX-5 RF vs Subaru BRZ: Duelo de deportivos asequibles

4 de agosto 2017

Comparativas
Néstor Abarca

Néstor Abarca

Santi Diaz

Desgraciadamente, los amantes de los deportivos de propulsión trasera y a un precio más o menos asequible cada vez tenemos menos opciones donde elegir. Este tipo de vehículos, a día de hoy, son una auténtica minoría en un mundo, el del automóvil, que pierde algo de pasión en pro de una mayor practicidad. Y todo hay que decirlo, estos coches de práctico tienen más bien poco.

Actualmente, la oferta disponible es escasa. Por un lado tenemos al Nissan 370Z, un deportivo con motor V6 de 3,7 litros y 328 CV de potencia, también podemos optar por los Fiat 124 Spider y Abarth 124 Spider, que son el mismo coche pero siendo el Abarth más potente y un poco más “rácing”, tampoco no nos podemos olvidar del Toyota GT86… y nos quedan el Mazda MX-5 y el Subaru BRZ. Podríamos incluir con pinzas al BMW Serie 2 220i, un cupé de 184 CV pero con un carácter bastante más noble. No hay nada más que se ajuste a la filosofía de tracción trasera, potencia razonable y precio contenido.

Si decimos que el Fiat 124 Spider y el Abarth 124 Spider son el mismo coche, se suma a ellos el Mazda MX-5, que también comparte todo con los dos italianos. Pero ahí no queda la cosa, Toyota y Subaru se aliaron hace unos años para crear un nuevo deportivo con ADN de los ’90, uno puso el motor, el otro la inyección, desarrollaron el chasis, etc… y nacieron los Toyota GT86 y Subaru BRZ. Vamos, que también son el mismo coche.

Siete son las opciones disponibles entre los deportivos de tracción trasera y precio "asequible". Y lo peor es que Fiat, Abarth y Mazda son el mismo coche, lo mismo que el Subaru y el Toyota.
Así pues, en el fondo sólo tenemos 3 coches para elegir: un coupé deportivo biplaza bastante potente pero a su vez también algo pesado (más de 1.500 kg), el Nissan, otro cupé pero 2+2 plazas, más liviano y menos potente (Subaru y Toyota) y un biplaza descapotable (Fiat, Abarth y Mazda).

Para esta comparativa hemos dejado fuera al 370Z por dos motivos: el primero porque no es novedad, y el segundo porque se desmarca ligeramente de la filosofía de bajo peso y potencia contenida que sí ofrecen las otras opciones.

Nos hemos decantado por enfrentar al Subaru BRZ contra el Mazda MX-5 porque este año han incorporado algunas novedades bastante interesantes que aumentarán aún más su atractivo frente al comprador que decida decantarse por la compra de un coche puramente pasional que le ofrezca una buena dosis de diversión al volante.

Un MX-5 en versión “targa”

Mazda ha lanzado al mercado la variante de techo duro que, a diferencia de la generación anterior, se convierte en un descapotable estilo "targa" con los pilares traseros fijos.
Según nos contaban responsables de la marca nipona, la cuarta generación del MX-5 está resultando todo un éxito. No hablamos de cifras de ventas astronómicas porque no es lo que buscan ni lo que esperan, pero ha tenido una muy buena aceptación. La evolución de todo un icono del automóvil se ha realizado con mimo y precisión para intentar mantener intactas las cualidades que ha venido ofreciendo hasta la fecha. Y lo han conseguido.

Desde hace unos meses el MX-5 está disponible en su versión RF. Por lo tanto ahora son dos las variantes a las que puede acceder el comprador: el techo de lona o el techo duro. Pero, ¿qué significa RF? Son las siglas de “Retractable Fastback”.

El techo se abre y se cierra de forma eléctrica en unos 13 segundos.
A diferencia de la tercera generación del MX-5, que también ofrecía una versión con capota rígida bastante similar a la de capota de lona, el nuevo MX-5 RF se convierte esta vez en un atractivo descapotable estilo “targa” donde los pilares traseros se quedan fijos en su sitio en vez de esconderse con el resto de la capota cuando se decide circular a cielo abierto.

La acción de apertura o cerrado se lleva a cabo de forma eléctrica y sólo tarda unos 13 segundos en completar la operación. Además, se puede hacer en marcha, pero a muy baja velocidad. Si nos preguntamos ¿por qué dejar los pilares traseros fijos y no esconderlos?, la respuesta es bien fácil: no se quería comprometer la capacidad del maletero. De esta manera siempre tendremos a nuestra disposición los 127 litros de carga ya sea con la capota abierta o cerrada.

No hay ningún cambio en el habitáculo del MX-5 RF. Continúa siendo tan pequeño como siempre y poco apropiado para conductores altos.
Montar un techo rígido tiene repercusión en el peso coche. En este caso el aumento de peso es de 60 kg, pero aún y así el peso total del vehículo se sigue manteniendo por debajo de los 1.100 kilogramos totales. Una cifra más que respetable.

Todo lo demás es exactamente igual entre el MX-5 y el MX-5 RF. Hablo de mismos motores, el que probamos es el 2.0 litros de 160 CV, el mismo diseño interior, y el mismo habitáculo talla “XS” tan poco apto para conductores de gran estatura. Aunque hay una gran ventaja a favor del RF: la mejor insonorización interior.

El BRZ añade pequeños cambios

La variante 2017 del BRZ aporta algunas soluciones estéticas y de equipamiento que lo hacen un poco más atractivo para el cliente.
El Subaru BRZ es un coupé deportivo de 4,2 metros de longitud, más ancho que el Mazda y con un espacio interior para dos ocupantes la mar de interesante. Se trata de un vehículo con una configuración 2+2, es decir, con dos plazas delanteras “normales” y otras dos traseras simbólicas que apenas podremos usar en casos esporádicos, para dejar los abrigos o, como mucho, para que viajen dos niños con sus sillitas.

También cuenta con un maletero bastante más generoso que el del Mazda, el cual ofrece una capacidad de 243 litros que podremos ampliar abatiendo los respaldos de los asientos traseros.

Un nuevo frontal, faros y pilotos LED, llantas y un nuevo alerón trasero de aluminio en negro mate son algunas de las novedades estéticas.
No creáis que la versión 2017 ha supuesto un cambio radical en el formato del BRZ porque no es así. Sin embargo, ha incorporado una serie de novedades que lo hacen un poquito más atractivo. Por ejemplo, el frontal es nuevo, también se añaden faros delanteros con tecnología “Full LED”, nuevas llantas de 17 pulgadas y un nuevo alerón trasero de aluminio que cambia su forma y está acabado en negro mate.

Dentro del habitáculo nos encontramos con un nuevo volante multifunción de menor diámetro, una pantalla LCD a color de 4,2 pulgadas en el cuadro de instrumentos con nuevos grafismos como el monitor de fuerza G o el rendimiento del motor, nuevos asientos, mejores acabados y nuevos embellecedores con un acabado tipo fibra de carbono. Por su parte, el sistema multimedia con pantalla de 6,2 pulgadas también se ha revisado para ofrecer una mejor conectividad y resultar un poco más intuitivo.

Los cambios en el interior se centran en un volante de menor diámetro, una pantalla LCD en el cuadro de instrumentos, nuevos asientos y embellecedores estilo fibra de carbono.
La única opción mecánica que se nos propone continúa siendo el motor bóxer atmosférico de 2.0 litros de cilindrada y 200 CV de potencia, al que según Subaru se le ha mejorado ligeramente la respuesta para esta versión 2017.

Cara a cara

Una vez presentadas las novedades que incorporan nuestros dos contendientes, es hora de pasar a la acción. Luis Miguel Reyes y un servidor partimos desde Barcelona hasta el Circuit de Calafat para enfrentarlos en el mejor escenario posible: un circuito. Aprovechamos la ocasión para darle las gracias al Circuit por todas las facilidades que nos pusieron para poder realizar esta comparativa.

El Circuit de Calafat es el escenario ideal para comprar las virtudes y las carencias de nuestros dos contendientes.
Calafat es un circuito muy interesante. Tiene subidas, bajadas, curvas cerradas, curvas rápidas, "chicanes" y complicadas frenadas en apoyo. En definitiva, un trazado perfecto para poner a prueba cualquier coche con aspiraciones deportivas.

Lo mejor de rodar en circuito es que es muy fácil encontrar los límites de un coche minimizando los riesgos. Además, el nivel de exigencia al que están sometidos es mucho mayor comparado con circular por carretera, y las cualidades y defectos que puedan presentar se perciben de una forma mucho más rápida.

En ambos modelos el ESP se muestra muy intrusivo cuando rodamos fuerte. Es ideal para circular por carretera pero en circuito es mejor desconectarlo.
Nos pasamos toda una mañana dando vueltas y realizando diferentes pruebas para sacar nuestras propias conclusiones, pero ya desde un principio comenzamos a notar claras diferencias entre uno y otro. Con los controles de asistencia activados ambos presentan una gestión realmente intrusiva que apenas deja que ninguno de los dos coches pierda tracción o sobrevire.

Al tratarse de dos modelos de propulsión trasera, esto es muy útil para el día a día en carretera, y sobre todo cuando circulamos por suelo mojado o con poca adherencia. Pero claro, estábamos en un circuito y además de probarlos a fondo también queríamos divertirnos un poco. Así que decidimos desconectar el ESP y poner a prueba nuestros dotes de piloto. Bueno, de piloto los de “Luismi”, yo me conformo si me consideran un conductor habilidoso.

El motor del Mazda, aún con 40 CV menos que el del Subaru, se percibe un poco más vivo. Cabe recordar que el MX-5 pesa 200 kg. menos que el BRZ.
Sin ningún tipo de ayuda a la conducción ambos modelos se vuelven muchísimo más divertidos. Además, como sus motores no son demasiado contundentes en la entrega es relativamente fácil gestionar el empuje para evitar o, en el caso que queramos derrapar, provocar que las ruedas traseras patinen.

Una de las novedades introducidas en el Subaru BRZ 2017 es el nuevo modo de conducción “Track” que desconecta parcialmente el control de estabilidad y permite derrapar hasta cierto punto. Cuando el sistema detecta que la maniobra se nos puede ir de las manos activa rápidamente de nuevo el ESP para ayudarnos a enderezar de nuevo el vehículo.

Las imágenes hablan por si solas. Las suspensiones del Mazda son mucho más blandas que las del Subaru.
Así a grandes rasgos el Mazda se percibe mucho más blando de suspensiones que el Subaru. Llevándolo al límite le cuesta entrar con agilidad al viraje y la carrocería balancea muchísimo. Sin embargo, el paso por curva es más rápido de lo que uno podría esperarse. La entrega de potencia es un poco más viva en el Mazda y el hecho de pesar menos que el Subaru iguala la balanza en cuanto a la aceleración.

El BRZ, en cambio, se percibe más aplomado en la pista y también es un poco más ágil en los cambios de trayectoria. La suspensión es más firme, sin llegar a ser incómoda, y eso le resta algunas inercias en apoyos fuertes. Juegan en su contra los neumáticos Michelin Primacy HP que ofrecen muy poco agarre. Son un complemento ideal si lo que queremos es ir de lado en cada curva, pero para rodar rápido no son nada aconsejables.

Debido a que sus motores no son demasiado explosivos en la entrega es muy fácil controlar los derrapajes.
"Luismi" y yo coincidimos en que la caja de cambios de los dos modelos es perfecta. La palanca presenta recorridos muy cortos y precisos y el escalonamiento de las marchas en ambos casos es el correcto. La dirección es más precisa en el Subaru, pero lo achacamos básicamente a la mayor firmeza de las suspensiones. No llegamos a fatigarlos del todo, pero los frenos empezaron a sufrir bastante después de un trabajo intenso, tanto en el Mazda como en Subaru.

En resumen

El Mazda es uno de los coches más divertidos y originales que uno puede comprarse hoy en día. Además, cabe recordar que es el descapotable más vendido de todos los tiempos, y eso será por algo. Es pequeño, juguetón, pesa poco y no le hace falta más potencia para dibujarnos una sonrisa cada vez que lo conducimos, incluso con el motor pequeño (1.5 l. de 131 CV). Además, también debemos tener en cuenta que, a diferencia del Subaru, el MX-5 permite disfrutar de la conducción a cielo abierto y eso siempre es un plus que se agradece.

El Mazda es un pequeño biplaza descapotable con el que disfrutaremos muchísimo en una carretera de costa, por ejemplo. El Subaru, en cambio, añade un punto más de deportividad y practicidad.
El BRZ no es descapotable pero no decepcionará lo más mínimo al comprador que se decida por éste. Es un coche más polivalente que el pequeño “Miata”. Tiene 2 plazas delanteras mucho más cómodas, otras dos traseras que nos pueden venir bien en según que casos y un maletero que, teniendo en cuenta la forma y la filosofía del coche, no está nada mal. Digamos que es más coche. Por otro lado, su motor no es nada del otro mundo, le falta “punch” en bajas y medias revoluciones pero arriba funciona muy bien. En mi opinión se complementa bastante bien con el estilo general del coche y recuerda ligeramente a los motores de antaño: esos atmosféricos que sólo funcionaban bien arriba.

¿Cuánto cuesta cada uno?

Si echamos un vistazo al configurador de Mazda nos aparece que el MX-5 RF está disponible desde 28.450 euros en su acabado de nivel base, el Style, y con el motor pequeño de 131 CV. La unidad que hemos probado se trata de una edición especial que estaba limitada a 50 unidades llamada Nappa Edition, la cual ya no se encuentra a la venta porque se han vendido todas.

Con los posibles descuentos que nos ofrezcan en el concesionario, ambos modelos deben moverse en torno a los 30.000 euros, o menos.
Tenía un coste de 32.400 euros y únicamente podía asociarse al motor de 160 CV. Hasta hace poco se trataba del nivel más alto disponible, el cual incluía el cuero nappa para los asientos, para los revestimientos de las puertas y en la consola central, el sistema de infoentretenimiento Mazda Connect con navegador y pantalla de 7 pulgadas, el sistema de sonido Bose con 9 altavoces, climatizador y faros “Full LED”, entre muchos otros.

Actualmente el acabado tope de gama es el Ignition, que también se vende como una edición especial. En el siguiente enlace le podéis echar un ojo: Mazda MX-5 RF Ignition

Las opciones que nos ofrece Subaru son un poco más limitadas. Como ya os he contado, sólo está disponible con el motor bóxer de 2.0 litros y 200 CV de potencia, y dos niveles de equipamiento: el Sport, desde 29.650 euros, y el más completo, el Executive, como el de esta unidad de pruebas, que cuesta 31.150 euros.

El Mazda es un coche para disfrutar a cielo abierto. Incluso con el motor "pequeño" de 131 CV asegura una buena dosis de diversión al volante.
Entre el equipamiento de serie cabe destacar algunos elementos como la pantalla táctil de 6,2 pulgadas, el navegador, un sistema de audio con 6 altavoces, asientos de corte deportivo forrados de cuero y Alcantara con el pespunte en rojo, y calefactables, el volante, la palanca del cambio y el freno de estacionamiento forrado en cuero y los faros delanteros LED. Entre otros.

Si tenemos en cuenta los posibles descuentos que estén ofertando las dos marcas, ambos modelos deberían moverse en torno a los 30.000 euros, e incluso menos. Así de primeras no parecen demasiado baratos, y no lo son, pero su precio realmente no es desorbitado. Para que os hagáis una idea: la gama de precios de un BMW Z4 arranca en 40.000 euros y la de un Mercedes-Benz SLC en más de 46.000 euros, a los que deberemos añadir un buen puñado de elementos opcionales para contar con un equipamiento decente, y ya sabéis que en estas marcas no es precisamente barato…

El Subaru es el claro ejemplo de que un coche con el carácter de los pequeños deportivos de los '90 aún puede ofrecernos muchas alegrías al conducirlo de forma alegre.
El Fiat 124 Spider se sitúa con un precio similar al del Mazda MX-5, mientras que el Abarth 124 Spider eleva su precio hasta los 38.000 euros de entrada. El Toyota GT86 también tiene un precio similar al del Subaru BRZ y el Nissan 370Z arranca en 33.000 euros. Así pues, todos, excepto el Abarth, podemos decir que se encuentran en el mismo rango de precio.

Llegamos al final y tras lo que hemos podido comprobar tanto el Mazda MX-5 RF como el Subaru BRZ se presentan como dos opciones estupendas para el cliente al que realmente le guste conducir y no precise de un automóvil para “compartir” con la familia. Si el bolsillo lo permite también son una buena opción como segundo coche para disfrutarlo los fines de semana.

¿Buscas un coche divertido de conducir, asequible y con tracción trasera? Aquí tienes dos de las mejores opciones.
El Mazda cuenta con la opción de circular a cielo abierto, pero el Subaru se percibe más deportivo. ¿Con cuál os quedáis? Difícil elección… 

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

43 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín