BMW X2 M35i, X3 M y X4 M y M Competition: Escalera de color

4 de octubre 2019

Presentación
Telva Somoza

Telva Somoza

BMW

BMW pone toda la carne en el asador con los modelos M Performance y M de sus todocaminos: el BMW X2 M35i, BMW X3 M y M Competition y el BMW M4 M y M Competition. Todas las cartas sobre la mesa y más tras desvelar que en 2020 llegarán las mismas variantes deportivas para el X5 y X6 con hasta 625 CV.  Los modelos que nos ocupan, en cambio, se conforman con un nuevo propulsor de 3.0 y 6 cilindros en línea que rinde 480 CV en el caso del M y 510 CV para las versiones M Competition.

BMW X3 y X4 M Competition, los más potentes de la familia ya están aquí.
En un momento donde toda normativa está pensada para anular el aspecto emocional del automóvil llega BMW con una apuesta de lo más apasionada. La matriculación de modelos M en España ha crecido un 20% hasta junio respecto a los seis primeros meses del año anterior y el 60% de unidades M Performance vendidas se concentran en su familia X. Descabellado o no -teniendo en cuenta lo que está por venir legislativamente hablando- los bávaros echan leña al fuego con tres modelos nuevos para la oferta deportiva de BMW. 

Empezaremos por el más pequeño, para ir haciendo la boca agua y porque es un concepto de lo más redondo. El BMW X2 M35i está enfocado al público más joven de su segmento SAC (Sport Activity Coupe) o SUV cupé y con esta última incorporación se completa su oferta como tope de gama. Monta el primer propulsor gasolina de 2 litros y 4 cilindros de M Performance y el más potente de BMW con 306 CV. Cuenta con tecnología TwinPower Turbo y ofrece un par máximo de 450 Nm tal como nos contó Néstor en este artículo. En ese momento no se sabían precios pero, sin tener en cuenta extras, ya lo podéis comprar desde 58.050 euros.

BMW X3 y X4 M y M Competition

BMW X4 M Competition, con 510 CV y detalles de diseño específicos.
No pudimos echarle el guante al más discreto de los tres modelos pero sí al BMW X3 y al X4 M Competition así que vayamos por partes. BMW M Gmbh ha dotado a sus todocaminos de tamaño intermedio del motor más potente gasolina de 6 cilindros visto en un modelo M. Se trata de un bloque de 3.0 litros con tecnología M TwinPower Turbo que rinde 480 CV en las versiones M y 510 en las variantes M Competition, tanto del X3 como del X4. Es más, comparten el mismo par máximo de 600 Nm pero en los M se estira de las 2.500 rpm hasta las 5.600 rpm mientras que en los Competition llega a las 5.950 vueltas. Un margen que se siente y agradece a la hora de estirar marcha durante un puerto de montaña.

La diferencia de 30 CV apenas supone diferencias prestacionales ya que la aceleración 0 a 100 km/h de un BMW X3 o X4 M es de 4,2 segundos mientras que el M Competition lo consigue en 4,1. En cuanto a la velocidad máxima, ambos están limitados electrónicamente a 250 km/h pero con el paquete M Driver’s alcanzan los 280 km/h y 285 km/h respectivamente. 

Montan el motor de 6 cilindros de 480 CV para los M y 510 para los M Competition.
Este bloque se combina con la caja de cambios de convertidor de par M Steptronic de 8 velocidades y con control Drivelogic, un sistema que te deja jugar con su actuación en tres grados al llevarla en manual.

BMW X3 M Competition, premium pero con la garra M de siempre.
A los modos habituales de Comfort, Sport y Sport + se le suma el sistema de tracción integral M xDrive estrenado en el M5 y que ofrece dos modos de conducción: el 4WD o 4WD Sport. A elección del conductor y junto con el control dinámico de estabilidad, el vehículo puede distribuir la potencia a las 4 ruedas (4WD) o priorizar una disposición trasera de lo más juguetón en modo M Dynamic (4WD Sport). Si además se activa el modo DCS off tendremos un vehículo más que dispuesto incluso para entrar en circuito.

Un modelo M no se conforma con hincharse de potencia, también es vital ofrecer un dinamismo superior y de ello se encargan los elementos específicos del chasis. La suspensión y la dirección M servotronic son específicas y regulables electrónicamente a gusto del conductor, que mediante los dos botones rojos del volante puede acceder a dos configuraciones completamente distintas y creadas a su voluntad. 

Los escapes también sirve para diferenciar los M de los M Competition.
El sistema de escape, como sucede con el X2 M35i, tiene una salida de 100 milímetros de diámetro y las compuertas están controladas electrónicamente.

De este modo mediante un botón se puede seleccionar su nivel sonoro, mayor en el caso de las variantes M Competition al montar el sistema M Sport. La estructura también ha sido reforzada con barra de torretas y otras soluciones que mejoran su rigidez respecto a un X3 o X4 corriente.

¿Cómo diferenciarlos?

Los modelos M Competition tienen el marco de la parrilla negro brillante.
Lo más fácil sería guiarse por sus emblemas de la versión o enormes llantas de 21 pulgadas en negro pulido de los M Competition (19 de serie para los M) pero también podemos fijarnos en la parrilla de los BMW X3 y X4 M, que tiene las láminas de color negro mientras que en las versiones M Competition también encontramos el marco en negro brillante.

El alerón se sitúa en el techo en el caso de los X3 mientras que los X4 lo tienen en el portón por un tema del diseño en caída de su zaga. El sistema de escape M Sport de los Competition tiene las salidas negro cromo, un color (el negro) que se repite en las branquias y retrovisores. 

El X3 M Competition tiene el alerón en el techo, los X4 en el portón.
Además, está disponible el paquete opcional M Carbon con elementos de fibra de carbono para las entradas de aire, aletas del paragolpes delantero, difusor trasero y los retrovisores pero en los Competition se le suma el alerón trasero. 

En el interior los asientos deportivos de los BMW X3 y X4 M son de cuero Vernasca, los de los M Competition, en cambio, van un paso más allá con diseño más baquet y la utilización del cuero merino en 3 tonos diferentes. Eso sí, son una opción para los M (a secas) mientras que hay combinaciones (extras) específicas para los Competition y que incluyen Alcantara. Su nivel de equipamiento incluye de serie los faros LED, el sistema de audio Harman Kardon, el paquete de conectividad y navegación para la pantalla táctil de 10,25 pulgadas y un largo etcétera que también dependerá de nuestro bolsillo. Tampoco falla una gran variedad premium de sistemas de asistencia a la conducción.

Al volante del M y M Competition

Los BMW X3 y X4 M con verdaderos M, con sensaciones de conducción muy deportivas.
Que un SUV consiga aportante sensaciones deportivas es muy, pero que muy complicado. Actualmente los BMW X3 y X4 M y M Competition tienen muy pocos rivales a batir en este sentido, el Mercedes-AMG GLC es algo más burgués mientras que el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio es una máquina tan bella como eficaz en tramos de curva. Los M aportan un toque más “gamberro” a la ecuación, con un dinamismo muy característico incluso con la tracción M xDrive (total) de por medio. 

En vías rápidas o ciudad es más que necesario modificar sus suspensiones, dirección e incluso respuesta del motor al modo Comfort, así evitamos sorpresas fotográficas (que también podrían llegar) y la lectura del asfalto es más agradable. En un puerto de montaña, en cambio, todo al Sport (Sport + si eres de los atrevidos) para que todo en el coche se disponga a regalar diversión pero también exigir trabajo.

Su deportividad los hace aptos incluso para el circuito.
La dirección es dura de por sí pero se vuelve tan directa que hasta toca acostumbrarse. Al activar el modo más rápido y agresivo del cambio de marchas Drivelogic (en el primero es suave y apenas perceptible) su docilidad desaparece en un abrir y cerrar de ojos.

Estamos ante modelos de más de 2 toneladas por lo que las inercias y los cambios de peso están ahí pero lo cierto es que… es cuestión de algunas curvas para hacerse con él, coger confianza y preparar la faena para un paso por curva sobre raíles. Como siempre digo ante un M, las sensaciones al volante son algo particulares y por ello consigue sus fieles seguidores. 

Lujo, deportividad y sensaciones. Así son los X4 y X3 M y M Competition.
Hablar de diferencias significativas entre ambas versiones es hilar muy fino pero ahí están. Para empezar los 30 CV de diferencia pero sobre todo el rango de actuación más amplio del par máximo de 600 Nm, que hace más aprovechable las marchas del Competition. El sonido del escape no es tan atractivo como hubiera esperado, supongo que el tema homologación nos quitará poco a poco el placer del estruendo más “macarra” de los M. Sí se nota cierto tono más grabe en el M Competition pero no sería el detalle decisivo, ni mucho menos. 

El precio de salida para los modelos es el siguiente:

- BMW X3 M                            109.900 euros
- BMW X3 M Competition       119.900 euros
- BMW X4 M                            111.900 euros
- BMW X4 M Competition       121.900 euros

9 votos

Noticias de coches por marca