Renault Clio Zen 1.5 dCi 90 CV EDC

1 de junio 2017

Pruebas
Narcís Reixach

Narcís Reixach

Alternativa inteligente

Los cambios estéticos en el frontal han sido bastante sutiles, con modificaciones en la parrilla y el paragolpes. Fotos : Asensi Carricondo.
La marca del rombo ha renovado recientemente su popular utilitario con un lavado de cara más bien sutil que busca reforzar su privilegiada posición en el segmento. A los cambios puramente estéticos se suma un refuerzo en materias de equipamiento y de calidad de acabados. La versión probada, movida por el motor 1.5 dCi de 90 CV asociado con el cambio automático de doble embrague, destaca no sólo por su eficiencia sino también por su suavidad de funcionamiento.   

El precio de esta variante de serie, en acabado Zen, es de 19.750 euros, un importe que puede parecer elevado pero del que hay que considerar que incluye una dotación de equipamiento bastante amplia así como el comentado cambio automático. Además no hay que pasar por alto que, con los descuentos promocionales actuales de Renault, financiando con la marca y entregando un coche a cambio el precio de serie se puede quedar en 14.685 euros. 

Entre el poblado abanico de rivales del Clio se encuentran modelos como el Opel Corsa, el Ford Fiesta o el Volkswagen Polo, entre otros muchos. 

Cosmética superficial

Las transiciones de marcha del cambio automático de doble embrague se realizan de forma suave y razonablemente rápida
Desde la firma del rombo son conscientes de que el éxito de esta generación del Clio se debe, en parte, a un diseño que ha conectado con los conductores más jóvenes, a los que sin duda va dirigido este modelo. Por ese motivo, en la reciente puesta al día del modelo francés los cambios desde el punto de vista estético han sido bastante sutiles. De esta forma, se han introducido algunas modificaciones tanto en la parrilla como en el paragolpes. 

Pero donde más se perciben las novedades exteriores es en los faros. Y es que la iluminación diurna, con forma de “C”, dispone de tecnología LED, lo que integra al modelo en la firma visual de otras recientes novedades de Renault. Además de hacerlo más reconocible desde la distancia, esta incorporación acentúa la anchura del vehículo. Los faros Full LED también vienen de serie en este acabado Zen y se traducen en una significativa mejora en cuanto a luminosidad si se comparan con faros halógenos.

Los cambios recibidos en la zaga se reducen a leves retoques en el paragolpes y unas ópticas que, al igual que las diurnas delanteras, son igualmente de tipo LED. Renault ha aprovechado la ocasión para ampliar las posibilidades de personalización del modelo tanto en lo que respecta a combinaciones de colores disponibles como a vinilos decorativos que se pueden escoger. Opcionalmente, esta unidad cuenta con el color de la carrocería Rojo Deseo (495 euros) y con el pack Look Zen (300 euros), que incluye llantas negras de 17 pulgadas.  

Avances en calidad y equipamiento

El sistema R-Link Evolution con pantalla táctil de 7 pulgadas y navegador forma parte del equipamiento opcional
A la ya de por sí buena calidad de acabados que ofrecía el Clio anterior, el fabricante francés le ha aportado algunos plásticos de mayor calidad y de tacto más agradable. El ajuste de los distintos paneles interiores sigue siendo más que satisfactorio, ya que ofrecen una buena sensación de firmeza y resistencia. Aunque a nivel estético, el interior conserva casi el mismo aspecto que el modelo predecesor, Renault ha introducido alguna novedad como es el caso del nuevo volante. Una de sus principales particularidades es que se ha reducido considerablemente la superficie brillante

El puesto de conducción es confortable y, gracias al rediseño de los asientos delanteros, sujeta aún mejor el torso. La calidad de la tapicería de los asientos también ha dado un paso a frente en esta actualización. La visibilidad trasera sigue siendo uno de los aspectos a mejorar en este modelo a causa del diseño de la zaga. El nuevo Clio hereda el equipo de sonido Bose con seis altavoces y subwoofer de modelos superiores de la marca francesa. Esta unidad lo incluye de forma opcional junto con el sistema R-Link Evolution con pantalla táctil de 7 pulgadas y navegador (todo ello por 950 euros). 

El fabricante francés ha incorporado algunos plásticos de mayor calidad y de tacto más agradable
La segunda fila de asientos proporciona un buen espacio para dos adultos, con un espacio más reducido en caso de que un adulto ocupe la plaza central. Por otra parte, ofrece una importante capacidad de maletero, pues éste cuenta con un volumen de 300 litros. Si se abaten los respaldos posteriores, esta cifra puede crecer hasta los 1.140 litros, aunque hay que tener en cuenta que no se obtiene un maletero plano en esta posición. 

Entre el equipamiento de serie de este acabado Zen, además de la nueva ayuda de aparcamiento trasero, se incluyen control de estabilidad, indicador de presión de neumáticos, regulador de velocidad, asistente de arranque en pendiente, climatizador automático, volante de cuero y faros antiniebla. 

Suavidad y eficiencia

 

Pese a sus 90 CV, el dCi mueve el vehículo con bastante soltura siempre y cuando no se ansíen grandes prestaciones
Para esta prueba del recién actualizado Clio, la combinación mecánica escogida ha sido la integrada por el motor diésel 1.5 dCi de 90 CV junto con la caja de cambios automática EDC de doble embrague. El propulsor, de cuatro cilindros y con turbo, se caracteriza por una satisfactoria respuesta a bajo régimen y por subir bastante rápido de revoluciones. Cuenta con un par motor máximo de 220 Nm a 1.750 rpm, fuerza que se mantiene muy constante hasta cerca de las 4.000 vueltas. 

Las transiciones de marcha del cambio automático se realizan de forma suave y razonablemente rápida. Pese a que el propulsor no destaca por una gran potencia, lo cierto es que mueve el vehículo con bastante soltura siempre y cuando no se ansíen grandes prestaciones (necesita 12,9 segundos para pasar de 0 a 100 km/h). Al rodar por repechos a velocidad constante pueden notarse ciertas carencias de ímpetu, sobre todo si el coche viaje muy cargado. Para trayectos con dos personas y poca carga, sus cualidades son realmente buenas, sobre todo teniendo en cuenta un aspecto clave de esta versión como es la eficiencia. 

Con un consumo homologado de tan solo 3,5 litros cada 100 km, una vez finalizada la prueba, esta unidad obtuvo un registro medio de 4,9 litros, lo que supone un buen grado de ahorro de combustible considerando que el recorrido incluyó ciudad, autopista y carreteras interurbanas. Cuando la aguja se sitúa en la zona alta del cuentarrevoluciones, desde el habitáculo se percibe algún decibelio de más, aunque en ningún caso la sonoridad es tan elevada como para restar comodidad general. 

Confort aplomado

La suspensión se caracteriza por una conducta equilibrada que contribuye a que en todo momento se mantenga un buen confort de marcha
Lo primero que se aprecia desde el punto de vista dinámico al volante del Clio es que su comportamiento recuerda al de un automóvil de mayor tamaño. Ofrece una calidad de rodadura que supera a la que cabría esperar de un utilitario, sobre todo cuando llega la hora de rodar por las grandes rectas de autopista. Por este tipo de vías, el modelo francés se muestra bastante aplomado y pequeños baches como los de las juntas de dilatación de puentes pasan bastante desapercibidos.   

La suspensión se caracteriza por una conducta equilibrada aunque tiende a blanda. Ello contribuye a que en todo momento se mantenga un buen confort de marcha. Pero, además, el vehículo brinda un destacable nivel de estabilidad incluso cuando se conduce a ritmos animados. En este sentido, cabe señalar que las oscilaciones de la carrocería son muy reducidas. Obviamente, no se trata de un modelo pensado para sacarle todo el jugo deportivo pero su dinámica es satisfactoria en carreteras de montaña. 

Por ciudad pone de manifiesto su agilidad y, gracias a una dirección precisa, de tacto agradable y con un buen radio de giro, se muestra muy maniobrable a la hora de moverse por zonas estrechas. Hay que destacar, por otra parte, la eficacia de su sistema de frenado, pues es capaz de detener el vehículo de forma contundente.    

Conclusión 

Tanto la iluminación diurna de tipo LED como los faros Full LED vienen de serie en esta versión
En definitiva, el nuevo Clio no sólo ha actualizado ligeramente su imagen exterior, sino que también estrena diversas tecnologías cuyo cometido es acercarlo en confort, conectividad y seguridad al segmento de los compactos. El conjunto mecánico integrado por el motor dCi de 90 CV y el cambio automático EDC da como fruto un vehículo eficiente, de conducción agradable y con suficiente soltura no sólo para un uso urbano sino también para alguna que otra escapada de fin de semana.       

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

22 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín