publicidad

Te hemos redirigido al sitio web completo. Vuelve a
coches.net versión móvil
X

Opel Insignia

Cristina Mallenco

22 fotos

ver galeríaOpel Insignia

Autocondecoración

La comercialización del sustituto del Opel Vectra se iniciará, en nuestro mercado, a partir de enero de 2009. En principio estará disponible con carrocería de cuatro y cinco puertas y siete motorizaciones distintas: cuatro de gasolina y tres diesel. En primavera llegará la variante familiar Sports Tourer y dos motores más, entre ellos un potente diesel biturbo 2.0 de 190 caballos. Habrá una transmisión manual y otra automática, ambas de seis marchas, y también se podrá optar por la tracción a las cuatro ruedas.

El Insignia, que así se llama la nueva berlina media de Opel, inaugura el nuevo lenguaje de diseño de la marca que según palabras del responsable de su desarrollo busca "recubrir la tecnología de una visión dinámica". De hecho, tan orgullosos están del resultado que la palabra Opel aparece inscrita en el logotipo.

El precio de las versiones de gasolina se inicia en 22.900 euros y el diesel más barato cuesta 23.450 euros. En España esperan vender entre 9.000 y 10.000 unidades del Insignia en el primer año completo.

Diseño

ver galeríaOpel Insignia

Desde su lanzamiento, el próximo mes de enero, el Insignia estará disponible con carrocería de cuatro y de cinco puertas. Ambas tienen idénticas medidas, 4,83 metros de longitud, 1,85 m de anchura y 1,49 m de altura. Lo único que varía es la capacidad del maletero en 20 litros a favor del cinco puertas, siendo ésta de 520 litros.

La preocupación de Opel por el medioambiente también se plasma en su nueva berlina pues han incrementado la proporción de materiales reciclados, todos los motores cumplen ya la normativa Euro5 sobre emisiones, aunque no entrará en vigor hasta septiembre de 2009, y el coeficiente aerodinámico es de 0,27 ( 0,26 en el caso de la variante ecoflex), lo cual contribuye a mejorar el consumo.

Habitabilidad

ver galeríaOpel Insignia

En el interior del Insignia la sensación es de amplitud y de calidez. Hay cuatro niveles de acabado según en equipamiento pero dos ambientes. Uno más deportivo con absoluto predominio del color negro, los cromados y las incrustaciones de aluminio, y otro más elegante a partir de la utilización de colores más claros para la tapicería, paneles de las puertas y parte inferior del salpicadero. La madera y, de nuevo, el aluminio se emplean para revestir puntos estratégicos de la consola y el salpicadero, entre otros, y así aportar, sendos toques de distinción y modernidad.

Los diseñadores del Insignia han trabajado especialmente en la ergonomía de los asientos delanteros. En este sentido, si se escogen los asientos deportivos se dispondrá de un soporte lumbar ajustable en cuatro puntos y la longitud de la banqueta se puede ampliar 6 centímetros. Pero el reglaje eléctrico y la ventilación seguirán siendo opcionales.

Mecánica

ver galeríaOpel Insignia

Para motorizar al nuevo Opel Insignia habrá siete posibilidades, cuatro en gasolina y tres en diesel. La "estrella" de los gasolina es el turbo 2.0 de inyección directa. Es un motor derivado del que monta el GT pero que, en este caso, rinde 220 caballos en lugar de los 264 que entrega el deportivo. Ofrece su par máximo de 350 newton metro entre las 2.000 y 4.000 rpm. Consigue una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 7,6 segundos y alcanza una velocidad punta de 242 km/h. No es el propulsor más potente de la gama pero sí el más equilibrado en prestaciones y consumo.

El tope de gama lo constituye el 2.8 V6 turbo de 260 caballos, y es el único que necesariamente va asociado a la tracción 4x4. Las otras dos opciones son el 1.6 Ecotec de 115 CV y el 1.8 Ecotec de 140 CV.

En diesel la oferta la compone el bloque de 2 litros CDTi Ecotec en sus tres niveles de potencia: 110, 130 y 160 caballos.

En primavera se sumarán dos nuevos motores: un 1.6 turbo de gasolina con 180 CV y un 2.0 biturbo diesel de 190 CV.

Comportamiento

ver galeríaOpel Insignia

Salvo las versiones menos potentes de gasolina y diesel, todos los Insignia ofrecen de serie, con el acabado Sport, el sistema FlexRide, denominación utilizada para referirse a la nueva generación de chasis electromecánico que incorpora la berlina alemana y que permite personalizar distintos ajustes conforme al modo de conducción preferido. En la consola central hay dos teclas a través de las cuales se puede seleccionar el modo Sport, más deportivo, o el modo Tour, más confortable.

Sin embargo, si no se ha seleccionado ninguno de estos dos modos, será el propio sistema el que se adapte al tipo de conducción que detecta en cada momento, con el límite de las once situaciones que es capaz de identificar. De esta forma, si detecta una conducción más dinámica de acuerdo a la velocidad y la frecuencia o intensidad con que se pisa el freno, entre otros, el FlexRide modifica parámetros de la suspensión, de la dirección y de la respuesta del acelerador para adaptarse a los nuevos requerimientos del conductor.

Esto no es solo útil cuando se tienen repentinos cambios en el estilo de conducción sino que puede ser determinante en situaciones imprevistas.

Seguridad

ver galeríaOpel Insignia

De todos los sistemas tecnológicos que el Insignia destina a la seguridad cabe destacar la nueva generación del Sistema de Iluminación Adaptativa denominado AFL+. Este nuevo sistema ha sido desarrollado conjuntamente con Hella y ofrece nueve funciones de iluminación, entre las que se incluye el asistente de luz larga. Así no hay que preocuparse de cambiar la luz larga a la de cruce y viceversa porque el AFL+ se encarga de hacerlo automáticamente, pudiendo proyectar un haz de hasta 140 metros. Para que se active solo es necesario circular por encima de los 100 km/h. Entre los 50 y los 100 km/h el sistema detecta que se transita por carreteras secundarias, de modo que proyecta la luz hasta 70 metros para facilitar una mejor visión de la vía.
Otra de las innovaciones destinadas a la seguridad es el "Opel Eye", el cual reconoce las señales de limitación de velocidad y de prohibido adelantar y las muestra en el cuadro de instrumentos para informar al conductor.

También está disponible el aviso involuntario de cambio de carril.

Valoración

ver galeríaOpel Insignia

El nuevo Opel Insignia es una berlina muy aparente en cuanto a diseño, confortable, con unos buenos acabados y un amplio equipamiento tecnológico de ayuda a la conducción. Muestra aplomo en carretera, pero no resulta especialmente ágil, claro que se trata de una primera impresión tras una breve toma de contacto.

El diesel que tuvimos ocasión de conducir, el de 160 CV, nos parece algo rumoroso, todo lo contrario que el V6 gasolina, suave y prácticamente desapercibido para el oído.

En definitiva, el Insignia supone un salto cualitativo importante respecto a su predecesor.


publicidad