Mitsubishi i-Miev: Simplicidad máxima

14 de junio 2011

Pruebas
Jaume Gustems Casado

Jaume Gustems Casado

Mitsubishi i-Miev
Mitsubishi i-MiEV

El Mitsubishi i-Miev, junto con el Citroen C-Zero y el Peugeot i-on, han desembarcado este año en nuestro mercado para convencer al gran público de que han llegado para quedarse. Son coches que han sido largamente probados durante años, primero en pequeñas series y para flotas de empresa. Y Ahora se ofrecen al comprador particular.

Desgraciadamente, estos coches "ecológicos" todavía generan bastantes dudas, básicamente por la escasez de infraestructuras de recarga y sobre todo, por la desconfianza que siempre genera una "nueva" tecnología. Pero en realidad son coches que funcionan de maravilla. Nos lo demuestra el estandarte de Mitsubishi en propulsión ecológica: el i-Miev.

Hemos podido conducirlo durante unos días, básicamente para ir de casa al trabajo y viceversa y la conclusión es clara: si necesitas un coche para cortos recorridos, odias tener que pagar a más de un euro el litro de combustible y eres especialmente sensible con los temas medioambientales, este puede ser tu coche. Eso sí, necesitas una toma de corriente en el garaje. Y ser consciente de que hacer un viaje de más de 100 kilómetros (tiene una autonomía teórica de 130 km.) requerirá controlar donde están los puntos de repostaje.


PVP:
MITSUBISHI i-MiEV 34.400 €

Diseño

Mitsubishi i-Miev
Mitsubishi i-MiEV

El Mitsubishi i-Miev comparte la misma carrocería con otros modelos eléctricos como el Citroen C-Zero o el Peugeot i-On. Esto es así porque Mitsubishi y el Grupo PSA acordaron desarrollar una misma plataforma y compartirla para su modelo de coche eléctrico urbano.

A pesar de las pequeñas dimensiones de la carrocería (3,47 metros de longitud) es un coche con cuatro puertas y portón trasero que admite hasta cuatro pasajeros. La colocación de las ruedas en los extremos (gracias a la ausencia del motor en la zona delantera) genera una batalla extralarga (2.550 mm.) y como consecuencia de ello, una habitabilidad inmejorable en un coche de su tamaño.

Habitabilidad

Mitsubishi i-Miev
Mitsubishi i-MiEV

A diferencia de otros competidores, como el Think City o el futuro Smart ED, el Mitsubishi i-Miev ofrece un sorprendente espacio interior, capaz de transportar hasta cuatro pasajeros con comodidad. Eso sí, el espacio para maletero es casi testimonial (235 litros). Si abatimos el respaldo de las banquetas traseras, podemos aumentar el espacio de carga hasta los 860 litros.

El interior tiene un diseño sencillo, práctico, muy característico en un coche enfocado a un uso urbano y utilitario. No tenemos bandeja central, por ejemplo, aunque sí suficientes huecos para depositar objetos o bebidas.

El equipamiento de confort es algo pobre, y ofrece el obligado aire acondicionado, elevalunas eléctricos y cierre centralizado y poco más. No obstante, lo compensa con detalles como el volante y pomo de cambio en cuero, que ayudan a una conducción más placentera.

El salpicadero está presidido por el peculiar panel de instrumentos y la pantalla del navegador. A pesar del diseño interior un tanto minimalista, la sensación de calidad percibida es buena.

Mecánica

Mitsubishi i-Miev
Mitsubishi i-MiEV

El Mitsubishi i-Miev se mueve gracias a un motor eléctrico síncrono de imán permanente que ofrece 67 CV, situado justo encima del eje trasero. Se alimenta de la energía que suministra un conjunto de baterías de ion-litio de alta densidad, repartidas en forma de módulos (un total de 22) en el piso del coche. Ni el motor ni las baterías se ven, ni sobresalen. Todo es muy compacto y está muy bien disimulado.

Este coche ofrece dos sistemas de recarga de las baterías: convencional (a través de un enchufe doméstico, para lo cual necesitamos unas 8 horas para la recarga total); o recarga rápida (se utiliza un enchufe especial situado en el lateral izquierdo del coche y en 30 minutos aproximadamente podemos recargar el 80% de las baterías).

Comportamiento

Mitsubishi i-Miev
Mitsubishi i-MiEV

El i-Miev se percibe muy ligero (pesa 1.100 kilos en vacío) y suficientemente potente para desenvolverse en el tráfico urbano y del extrarradio de las grandes ciudades. 67 CV pueden parecer pocos, pero en un coche de este tamaño y peso están bien aprovechados.

Este eléctrico ofrece prestaciones muy similares a las del su homólogo Mitsubishi i con motor turbo de gasolina y 64 CV. El coche acelera de forma contundente, algo característico en los coches eléctricos. Y si tenemos en cuenta que su velocidad máxima es de 130 km/h, es fácil entender que con él podemos seguir el acelerado ritmo del tráfico sin problemas, incluso en vías rápidas.

Para conducir el i-Miev tan sólo debemos dar a la llave de contacto, esperar al indicador "Ready" en el panel de instrumentos y acelerar. Así de sencillo. El cambio de marchas es similar a un automático, con la peculiaridad de que permite escoger entre la habitual D y otros dos modos específicos: B y C. En B, el sistema de regeneración de energía (que recarga las baterías cuando frenamos a desaceleramos) es más activo. Con el cambio en modo B el coche se percibe más "frenado", menos prestacional, debido a esa actividad de recarga. La posición C es todo lo contrario: el sistema de regeneración actúa al mínimo, y la respuesta es más suave, tanto al acelerar como al desacelerar. El modo D, el más habitual, ofrece un comportamiento mezcla de los dos.

Para nuestro gusto, en modo D se sigue percibiendo en exceso el funcionamiento del sistema de regeneración, y al dejar de dar gas el coche frena en exceso, siempre en comparación con otros eléctricos que hemos conducido. No obstante, sus prestaciones son notables. Salimos de los semáforos como si de un scooter se tratase. Hace el 0 a 100 km/h en 15,9 segundos, pero parecen menos, ya que en los primeros metros la aceleración es fulgurante.

El motor ofrece una respuesta enérgica y lineal, gracias a un par máximo de 180 Nm disponible desde 0 rpm. Llega un punto en la aceleración en que notamos que se "dispara", una sensación similar a la que se percibe con la entrada del turbo en un motor de gasolina. Es algo que no habíamos experimentado en otro eléctrico, y que da un carácter más vivo al comportamiento dinámico de este coche.

El guiado del este pequeño utilitario es bueno, aunque en los cambios de apoyo se perciben algunas inercias. Monta llantas de 15 pulgadas, y la amortiguación tiene un tarado que prioriza el confort. En vías rápidas es muy estable ( fruto de su larga batalla y bajo centro de gravedad), y se puede rodar con él a velocidades legales con notable sensación de seguridad.

Seguridad

Mitsubishi i-Miev
Mitsubishi i-MiEV

La carrocería del i-Miev cuenta con zonas de deformación programada y zonas que absorben un posible impacto, como cualquier otro coche convencional. Mitsubishi no ha escatimado en equipamiento de seguridad. Incluye 6 airbags, ABS, cinturones delanteros con pretensores, control de tracción y estabilidad (ASTC) y asistente a la frenada de emergencia (BAS).

Valoración final

Mitsubishi i-Miev
Mitsubishi i-MiEV

A diferencia de otros utilitarios eléctricos, el Mitsubishi i-Miev ofrece una carrocería de cinco puertas y cuatro verdaderas plazas, a cambio de un tamaño ligeramente superior. Su peculiar diseño ha hecho posible que la habitabilidad interior sea mayor de la esperada en un coche de sus dimensiones.

Es un coche que permite una conducción ágil y veloz en ciudad, por lo que resulta ideal para desplazarse al trabajo, y de paso dejar los niños en el colegio. Su punto débil es el de todos los eléctricos: la escasez de infraestructuras de recarga. Aunque tiene un sistema de recarga rápida, lo cierto es que localizar puntos de recarga fuera de las grandes ciudades es una aventura, y sus 150 kilómetros de autonomía teórica se quedan cortos si queremos hacer un desplazamiento de medio alcance.

Mitsubishi ofrece cinco años de garantía (o 100.000 kilómetros) sobre los elementos eléctricos del coche, incluidas las baterías. De esta manera, se despeja cualquier duda sobre fiabilidad y durabilidad de su peculiar sistema propulsor. No es barato (34.400 euros sin descontar ayudas estatales), pero si estamos dispuestos a hacerle muchos kilómetros podemos amortizarlos por el inferior precio de mantenimiento y, sobretodo, consumo.

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

0 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín