FIAT 124 Spider

13 de febrero 2017

Pruebas
Luis Miguel Reyes

Luis Miguel Reyes

El regreso

FIAT 124  Spider
El nuevo Fiat es un auténtico roadster que mantiene la esencia del modelo original del 66.
Con el Fiat Spider 2016 la marca italiana regresa al segmento de los roadster después de que en 1983 cesara la producción del 124 Sport Spider original, que vio la luz en el Salón de Turín de 1966, -aunque entre ese año y el 85, se fabricó con el nombre de Spider Azzurra para EE.UU. y Spider Europa para el viejo continente, siempre de la mano de Pininfarina. En aquellos tiempos los italianos cantaban con The Mamas & The Papas y soñaban con “escapar” hacia una nueva vida en California.

Mientras tanto, gracias a la buena respuesta del mercado, Fiat evoluciona el modelo y en 1968 los norteamericanos caían rendidos ante el estilo marcadamente italiano del Spider. Los Estados Unidos siempre han formado parte importante del destino del Fiat 124 Sport Spider, cosechando un gran éxito durante años y, como era previsible, el nuevo 124 Spider, que se presentó en el Salón de Los Ángeles, enamoró al público de aquél país, como ocurrió con su antecesor. El diseño del nuevo Spider ha recaído exclusivamente en el Centro de Diseño de la marca y aunque las líneas son actuales, la premisa era que se pareciera lo máximo posible al famoso modelo original.

FIAT 124  Spider
El morro largo, unos faros que buscan la sensación de redondez y la forma de la parrilla recuerdan claramente al Spider de antaño.
Misma base pero distintos

Como es sabido, el nuevo Fiat comparte con el Mazda MX-5 el chasis, distancia entre ejes, esquemas de suspensión y dirección, entre otros elementos. En realidad lo comparte casi tos en lo que se refiere a este apartado. Así que, con un chasis ya predeterminado y con la “obligación” de que el Spider se pareciera al original, lo diseñadores no lo tenían tan fácil. Sin embargo, como puede verse en las fotos, realizaron un gran trabajo, dándole al Spider un aire actual sin perder la identidad original. El nuevo Fiat mide 4,05 m de largo y 1,74 m de ancho, lo que lo hace algo más grande que el japonés con sus 3,91 m y 1,73 m. No es mucho, pero visualmente se nota.

El Fiat tiene un morro largo -que desde dentro se hace más notable todavía- con las conocidas “jorobas” en el centro, unos faros que buscan la sensación de redondez del original y una parrilla que sí recuerda claramente a las del Spider de antaño. La línea de las aletas traseras, los pilotos rectangulares con la zona central pintada en el color de la carrocería y un pequeño spoiler integrado en el portón del maletero, le otorgan una línea deportiva pero, al mismo tiempo, un aspecto de robustez que lo distancia estéticamente del Mazda. 

FIAT 124  Spider
El interior es prácticamente igual que el del Mazda. Solamente el salpicadero varía levemente y la “visera” del cuadro de instrumentos sigue las formas de los relojes.
Interior muy parecido

Menos trabajo han tenido los diseñadores a la hora de definir el interior del nuevo 124 Spider. Si bien exteriormente era imprescindible lograr semejanza con el original, en el habitáculo importaba menos. Y ese es el motivo por el que el interior del Spider es una fotocopia al del Mazda. Mismo volante –con el logo Fiat- mismos asientos, misma posición de conducción –sentados muy bajos y con las piernas estiradas- idéntica consola central, ubicación de la palanca de cambio… prácticamente todo. Solamente el salpicadero varía levemente -con la pantalla de 7” integrada- y la “visera” del cuadro de instrumentos que en el Fiat sigue las formas de los tres relojes.

Como ocurre en el japonés, el espacio es reducido, con la capota puesta, entrar y salir no es cómodo y los conductores altos se sentirán un poco “atrapados” en el interior. Los huecos para guardar objetos son los mismos también, es decir, el situado en la consola central, la guantera situada entre los dos asientos y un pequeño espacio tras estos. El maletero dispone de una capacidad 140 litros –suficiente para una escapada a duo- con buena profundidad y anchura. Opcionalmente se puede disponer de un portaequipajes que se sitúa en el portón del maletero y que además le da un aspecto muy en línea con su estilo. La capota de lona es manual pero es fácil abrirla y cerrarla y el habitáculo queda bien aislado.

Tan sólo para los que no somos muy altos, estando sentados el gesto de abrirla hasta la posición correcta es un tanto incómodo. Como he comentado anteriormente, la posición de conducción es deportiva, ya que estás situado muy cerca del suelo y con la piernas estiradas, casi como en un coche de carreras, pero la ausencia de regulación del volante en profundidad y de asiento en altura perjudica a los que no somos muy altos.

FIAT 124  Spider
En el acabado Lusso lleva de serie llantas de aleación 17", escapes cromados y faros antiniebla delanteros, entre otros elementos.
Equipamiento

El Fiat 124 Spider llega en dos acabados. El Spider “normal” y el Lusso. El primero dispone de serie de 4 airbags, Control de estabilidad, control de crucero, control de presión de los neumáticos, llantas de aleación de 16", montantes delanteros del color de la carrocería, asientos de tela, retrovisores exteriores eléctricos y con calefacción, volante y pomo del cambio en piel, barra antivuelco negra, climatizador manual, arranque sin llave, radio con pantalla de 3" con MP3+USB, 4 altavoces y Bluetooth. En el acabado Lusso se añade llantas de aleación 17", escapes cromados, faros antiniebla delanteros, montante delantero y barras antivuelco plateadas, asientos de piel, visera del cuadro de instrumentos tapizada en cuero con costuras a la vista y climatizador automático.

Como opciones, el Lusso propone el Paquete Premium, que incluye navegador, acceso sin llave y cámara de visión trasera por 800 €, el Pack Visibilidad, compuesto por limpiaparabrisas con sensor de lluvia, lavafaros, luz diurna LED, faros Bi-LED y encendido automático de faros, con un coste de 1.500 € y el Pack Radio con pantalla táctil de 7", radio digital y mando integrado multimedia con un precio coste de 1.000 €. Asimismo se puede optar por el Sonido Bose por 700 €, la pintura Blanco Ghiaccio por 950 € o por los sensores de aparcamiento traseros por 450 €. El precio del Spider es de 25.205 € y de 27.105 el acabado Lusso. La unidad probada, con los Packs incorporados, tiene un precio de 31.355 €.

FIAT 124  Spider
Con el motor 1.4 MultiAir de 140 cv turbo, el Spider se desmarca del MX-5 en este apartado.
La gran diferencia

Aunque no se trata de una comparativa sino de la prueba del Fiat, ha sido inevitable hacer comparaciones con el Mazda dada su similitud. Pero, ahora, llegamos al punto en el que el Spider y el MX-5 no se parecen en nada porque ha llegado el momento de hablar de su motor. Además de la personalidad propia que se le ha dado -estéticamente hablando- y de conservar el aire de su “progenitor”, en Fiat han querido dotar a su roadster con un corazón propio, de carácter latino. Y para ello han colocado bajo su capó delantero el motor MultiAir de 1.4 litros y 4 cilindros turbo, con una potencia de 140 cv a 5.000 rpm y un par máximo de 240 Nm a 2.250 rpm, asociado a una caja de cambios manual de 6 relaciones, aunque también se puede adquirir con cambio automático, también de seis marchas.

Una elección por parte de la marca que sitúa a su Spider -en lo que respecta a potencia- entra el MX-5 de 131 cv y el de 160 cv, ambos atmosféricos. Un motor capaz de alcanzar los 215 km/h y de acelerar de 0 a 100 km/h en 7,5”. Si lo pensamos, la combinación es verdaderamente atractiva. Motor turbo, cambio manual y propulsión. Aunque ya probamos para vosotros el Mazda de 160 cv y ya hemos comentado las similitudes, tenemos ganas de ponernos en marcha con el nuevo Fiat porque, pese a todo, estoy seguro que nos va a gustar y que vamos a notar diferencias con el japonés. 

FIAT 124  Spider
Tanto si adoptas una conducción tranquila como si es “al ataque”, con el Fiat se disfruta.
Qué gusto conducirlo

Nada más cogerlo, en el Fiat encontramos lo que esperábamos. La sensación de conducir un deportivo nada radical pero que transmite en las manos lo que ocurre en la carretera y -permitidme la expresión- en el culo sus reacciones. Y es que es “ahí” donde se notan las cosas cuando llevas un coche con un bajo centro de gravedad, un reparto de pesos equilibrado y un peso contenido. Es un coche que se conduce como los deportivos de antaño pero aprovechándose de algunos sistemas de seguridad actuales.

Tanto si adoptas una conducción tranquila como si es “al ataque”, con el Fiat se disfruta. Una dirección de buen tacto, un cambio manual con una palanca perfectamente situada de corto y preciso recorrido y un motor que “empuja” bien desde el primer momento lo hacen posible. En ciudad es una gozada. Fácil, con un motor elástico que permite cambiar poco si lo deseas y una dirección suave que hace muy agradable callejear. En vía rápidas hace gala de una buena suavidad de marcha, de un aplomo excelente y, si hace buen día, te permite conducir a cielo abierto disfrutando de lo que nos ofrezca el paisaje y la carretera.

FIAT 124  Spider
En curvas y cambios de apoyo no es tan ágil como el Mazda y los balanceos de la carrocería son excesivos.
Con curvas mejor

En zonas más viradas, la respuesta del propulsor MultiAir turbo es inmediata, no explosiva, pero sí inmediata y contundente. Pasada la zona baja del cuentavueltas es donde mejor “respira” el Fiat y donde mayor partido le sacaremos a su propulsor porque, a partir de 5.000 rpm, se queda un tanto estancado. De todas formas, en conducción deportiva ofrece las cualidades de un coche ligero -1.125 kg- que se inscribe bien en los virajes -aunque hay que “meterlo” con decisión, de un coche ágil y capaz de ofrecer un paso por curva bastante elevado.

Si forzamos, el subviraje aparece pero bastante tarde y no es excesivo. Algo parecido a lo que ocurre con el sobreviraje -si hemos decidido conducir sin controles- ya que a la salida de las curva el tren trasero deslizará si conducimos y aceleramos con decisión, pero de un modo controlable y previsible. El punto menos efectivo, en mi opinión, es el tarado de suspensión. Fiat apuesta por el confort en sus reglajes y personalmente me parece demasiado blando. Pese a ello, el Spider se muestra efectivo en curva e incluso en cambios de apoyo, pero no es tan ágil como el Mazda y los balanceos de la carrocería son excesivos. Unos buenos frenos de 280 mm aseguran poder ir ligeros sin que la efectividad disminuya y sin que el pedal baje en exceso.

FIAT 124  Spider
Un buen regreso

Fiat tenía que asegurar el tiro a la hora de volver con un roadster tan mítico cono el 124 Spider y, en mi opinión, ha conseguido lo que pretendía. Claro que es similar en muchos aspectos al Mazda, pero tiene personalidad propia y un motor con una potencia equilibrada respecto al conjunto. Durante la prueba hizo unos consumos de entre 8/9 litros en zonas de extrarradio y carretera -realizando una conducción “normal” sin apurar marchas, etc- y de 11,5 litros en carretera de montaña y disfrutando de su potencial deportivo. 

En todo caso el Fiat 124 Spider es un coche que enamora. Estéticamente -siempre en mi opinión y con la premisa de que contra gustos no hay disputas- me gusta más que el Mazda y dinámicamente -aunque el MX-5 es algo más efectivo en zonas muy viradas- ofrece el tacto y las sensaciones de esos coches deportivos con que da gusto conducirlos -y no hay muchos-. Un autentico roadster con buenas prestaciones y un estilo que nos permite sentirnos especiales. 

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

1156 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín