DS 3 BlueHDi 120 CV S&S Sport

26 de diciembre 2016

Pruebas
Narcís Reixach

Narcís Reixach

Más carácter, tecnología y refinamiento

DS 3 BlueHDi
La parrilla se ha modificado de forma significativa, adoptando una nueva forma hexagonal y recibiendo un vistoso marco cromado. Fotos: Asensi Carricondo
Pese a que los modelos DS nacieron como la subdivisión Premium de Citroën, su evolución ha llevado a la integración de una nueva marca, independiente del fabricante del doble chevrón. El más pequeño de esta nueva familia es el DS 3, el urbano de 3,95 metros de longitud que ha actualizado su imagen coincidiendo con la desaparición del logo identificativo de Citroën. Esta puesta al día en cuestiones estéticas ha venido acompañada por mejoras en cuanto a acabados y a un equipamiento más amplio y tecnológico, que ha crecido sobre todo en conectividad. 

Con el motor BlueHDi de 120 CV escogido para esta prueba, el confort dinámico con ciertas dosis deportivas se conjuga con un buen rendimiento y, sobre todo, con un evidente ahorro de combustible. Uno de los “peros” se encuentra en el precio, elevado para el segmento donde se sitúa el modelo francés. El importe de esta variante sin opcionales es de 23.780 euros, que se convierte en 26.380 teniendo en cuenta los extras además del descuento promocional de 600 euros que ofrece la marca actualmente. Dos de sus principales rivales por tamaño y concepto son el Mini de tres puertas y el Alfa Romeo Mito.

Cambio de “look”

DS 3 BlueHDi
El modelo permite infinidad de posibilidades de personalización exterior, como este caso en que se combinan los tonos Whisper y blanco Opalo.
La  marca francesa ha puesto al día recientemente al pequeño de la familia con diversos cambios con los que ha recibido una mayor personalidad. Los más importantes afectan al frontal del vehículo. De esta zona cabe señalar que la parrilla se ha modificado de forma significativa, adoptando una nueva forma hexagonal y recibiendo un vistoso marco cromado. El anterior logo de Citroën deja paso ahora al emblema DS, de importantes dimensiones y situado dentro de la parrilla. 

También se han producido modificaciones en el paragolpes delantero del modelo que le generan un aspecto algo más agresivo. A ello hay que añadir unos leves retoques en los faros. Las ópticas delanteras combinan tecnología LED y xenón, mientras que la iluminación diurna es de tipo LED. Otra de las novedades llega con la incorporación de nuevos diseños de llantas y de nuevos colores de carrocería. 

En el caso de la unidad probada, la combinación bitono opcional (400 euros) emplea los colores ya conocidos Whisper para la carrocería y blanco Ópalo para el techo. El mismo tono blanco se encuentra también en las carcasas de los retrovisores. Las llantas de aleación Aphrodite de 17 pulgadas (99 euros) también forman parte del equipamiento opcional. En la zaga del vehículo se aprecian los pilotos con iluminación LED y efecto 3D, así como un alerón trasero del mismo color que el techo. 

Interior ergonómico y de calidad

DS 3 BlueHDi
El puesto de mando se caracteriza por una óptima ergonomía y las diferentes botoneras tienen un uso intuitivo.
El vehículo cuenta con un puesto de conducción confortable, si bien los conductores con una altura superior a la media pueden echar en falta algo más de espacio. En cualquier caso, el asiento dispone de un mullido muy cómodo y ofrece una muy buena sujeción del torso, a lo que hay que sumar una posición de conducción relativamente baja. Por otro lado, el puesto de mando también se caracteriza por una óptima ergonomía y las diferentes botoneras tienen un uso intuitivo.    

A nivel de diseño interior apenas hay cambios, por lo que el DS 3 mantiene su aspecto coqueto con ese cierto aire exclusivo que caracteriza a los modelos de la marca de lujo del grupo PSA. Lo que sí se ha modificado es la posición de algunos botones, que ahora se han desplazado a la zona inferior de la consola. La calidad general de acabados es realmente buena, con plásticos agradables al tacto, aunque para algunas zonas se emplean plásticos más duros. 

DS 3 BlueHDi
Uno de los ámbitos en los que el DS 3 ha dado un paso al frente ha sido en el de la conectividad.
Las plazas traseras son más adecuadas para dos personas que para tres y también será preferible que no superen una estatura de 1,75 m debido a la altura al techo. En cuanto a la capacidad para el equipaje, el maletero brinda 285 litros, un volumen que no está nada mal para el tamaño del coche.

Uno de los ámbitos en los que el DS 3 ha dado un paso al frente ha sido en el de la conectividad. Desde la pantalla táctil opcional de 7 pulgadas con Mirror Screen (200 euros) que integra este acabado superior Sport, es posible asociar un Smartphone gracias a los protocolos Apple CarPlay y Mirror Link. De esta forma, se pueden emplear diferentes aplicaciones de forma sencilla. A través de la pantalla táctil también se gestionan sistemas como el climatizador, la radio o el navegador. 

Entre la dotación de serie del modelo se encuentran airbags frontales, laterales delanteros y de cabeza, control de estabilidad ESP, Active City Brake, volante multifunción de cuero, ordenador de a bordo, regulador y limitador de velocidad, equipo de audio con MP3, entrada USB y Bluetooth. Esta unidad cuenta con opcionales como el Pack Sport (1.300 euros), que incluye navegador, cámara de visión trasera, sistema HiFi y reposabrazos central delantero. También debe subrayarse el Pack Cuero Bicolor (700 euros) y el Kit de decoración interior gris mate “Irresistible París” (500 euros). 

Rendimiento y eficiencia

DS 3 BlueHDi
La eficiencia es uno de los puntos fuertes de esta versión gracias a sus emisiones de CO2 de tan solo 94 g/km y a un consumo homologado de 3,6 l/100 km.
Bajo el capó del DS 3 probado se encuentra el motor BlueHDi de 120 CV, que protagoniza la variante más potente dentro de las alternativas diésel que ofrece la gama (integrada también por motores BlueHDi de 75 y 100 CV). Se trata de un propulsor de cuatro cilindros capaz de mover con soltura al pequeño automóvil francés. Con una entrega de par máximo de 285 Nm a 1.750 rpm, el propulsor posee una buena respuesta a bajas revoluciones y una notable capacidad de aceleración.  

Ello le permite, por ejemplo, pasar de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos o rodar a una velocidad máxima de 190 km/h. Se trata de un buen nivel de prestaciones pero donde destaca aún más el vehículo francés es en su grado de eficiencia, gracias a sus emisiones de CO2 de tan solo 94 g/km y a un consumo homologado de 3,6 litros cada 100 km. Una vez finalizada la prueba, la cifra extraída fue de 4,9 litros, un valor igualmente reseñable teniendo en cuenta que el recorrido combinó zonas urbanas e interurbanas con carreteras de montaña y autopistas.

El propulsor va engranado a una caja de cambios manual de seis velocidades que se distingue por un escalonado de marchas muy equilibrado, que saca partido de la remarcable elasticidad del motor. Además, éste registra un buen comportamiento en las recuperaciones y permite realizar maniobras como los adelantamientos con gran seguridad. 

Comodidad con un toque deportivo

DS 3 BlueHDi
La maniobrabilidad y agilidad del vehículo le permiten moverse como pez en el agua por terreno urbano.
Desde el punto de vista dinámico, el vehículo cuenta con un tarado de suspensión que tiende a firme. Ello contribuye a reforzar la sensación de estabilidad y de cierto aire deportivo cuando se circula a buen ritmo por sucesiones de curvas. Y es que pese a su apariencia de pequeño urbanita, las posibilidades del DS 3 van más allá de las calles de cualquier ciudad pero, por supuesto, sin olvidarse de ellas. Por este motivo, dentro de cualquier gran urbe, la maniobrabilidad y agilidad del vehículo le permiten moverse como pez en el agua.

Al no ser excesiva, la relativa firmeza de la suspensión no supone en ningún momento una pérdida de confort. Por ese motivo, al rodar por carreteras en mal estado absorbe de forma efectiva los pequeños baches. Por su parte, la dirección está dotada de una importante precisión y de un tacto directo y suave a la vez. En todo momento se percibe una sensación general de seguridad y de tener todo bajo control, a lo que también contribuye la efectividad del equipo de frenos.

El DS 3 también despliega una buena conducta por las grandes rectas de autopista. Su buen nivel de aplomo y su calidad de rodadura ponen de manifiesto una vez más que este modelo no se amilana una vez que abandona la ciudad y que permite realizar trayectos largos sin problemas. No hay que pasar por alto, además, que el habitáculo se encuentra bien insonorizado y que no se aprecian molestos decibelios ni siquiera a velocidades propias de autopista.

Conclusión 

DS 3 BlueHDi
El DS 3 despliega una buena conducta por las grandes rectas de autopista gracias en parte a su importante aplomo.
En definitiva, el DS 3 está pensado para quienes busquen un vehículo de dimensiones contenidas, ideal para moverse por la ciudad, pero que permite escapar de ella con todas las garantías. Ni carreteras reviradas ni autopistas suponen ni mucho menos “territorio prohibido” para este urbanita aventajado. La alternativa mecánica BlueHDi de 120 CV ofrece unos buenos resultados prestacionales acompañados de un sobresaliente ahorro de combustible. Bien equipado y con una destacable calidad general de acabados, uno de sus hándicaps es, sin duda, su precio. Y es que es uno de esos coquetos modelos que pueden considerarse un pequeño capricho y los caprichos, exigen un desembolso extra.  

Opinión del experto

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

473 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín