publicidad

Te hemos redirigido al sitio web completo. Vuelve a coches.net versión móvil X

CITROEN C-Crosser: Para todo tipo de terrenos

Narcís Reixach



Citroën C-Crosser
Para todo tipo de terrenos
Una línea seductora, una configuración interior de hasta 7 plazas (5 + 2), una modularidad notable, una transmisión integral que le hace polivalente y, por si fuera poco, buenas prestaciones, gracias al propulsor diesel HDi dotado de filtro de partículas (FAP). Estas bazas son la mejor carta de presentación del Citroën C-Crosser, el nuevo SUV (Sport Utility Vehicle) de alta gama de la marca del doble chevrón.

El nuevo todocamino de la marca francesa puede llevar cómodamente a sus pasajeros por cualquier terreno en todas las circunstancias, por medio del sistema de tracción integral. Además, responde a una gran variedad de necesidades, gracias a la modularidad de su espacio interior (configuración 5 + 2 plazas, asientos abatibles y deslizantes en fila 2, piso plano...).

A esta polivalencia se añade un comportamiento en carretera fiable y dinámico, que ofrece un buen compromiso entre confort y prestaciones, así como un motor diesel HDi, que incorpora un filtro de partículas (FAP). Con el C-Crosser se puede rodar cómodamente tanto en ciudad como por los caminos más accidentados. Está dirigido a todas aquellas personas que buscan un coche polivalente que pueda colmar cualquier deseo de circular por asfalto o por caminos.


Destacamos: Su diseño y características técnicas

Visto por delante, es único. El diseño de los chevrones sobre el capó le confiere una identidad propia dentro de la gama Citroën, además de ofrecer una imagen de fuerza. La forma del capó le confiere un aspecto de robustez, otorgando mayor fuerza a los chevrones, que se extienden sobre la calandra y salen al encuentro de los grupos ópticos. Estas características acentúan la sensación de potencia, reforzada por la sucesión de líneas paralelas y por la rejilla de entrada de aire al motor, que se extiende a lo largo del robusto paragolpes. Las molduras cromadas, situadas a ambos lados de la matrícula, la rejilla de nido de abeja para la entrada de aire al motor y las luces antiniebla, también cromadas, le otorgan un toque de distinción y afirman el carácter de vehículo de gama alta.

La silueta del C-Crosser presenta un perfil que sugiere dinamismo, gracias a sus proporciones (4,64 m de longitud, 1,81 m de anchura, y 1,71 m de altura hasta las barras del techo) y a su línea de techo, tendida hacia la parte trasera, su cintura de carrocería alta y sus aletas redondeadas.

El aspecto deportivo de este SUV también se manifiesta en los grupos ópticos, que suben hacia el capó siguiendo los pasos de rueda, y en su línea de carrocería, cuya forma sobre la ventanilla trasera refuerza esta sensación de energía. La sensación de potencia es perceptible tanto en la forma de las aletas como en los propios neumáticos, específicos de la marca Michelín, diseñados para optimizar el comportamiento en carretera.

La parte trasera exhibe el mismo estilo que la delantera. El paragolpes adopta una forma envolvente, para integrarse perfectamente con los pasos de rueda. Los volúmenes dan una sensación real de potencia, matizada por la elegancia de la moldura cromada, que subraya esta parte del vehículo. Además de ser un elemento de estilo, une perfectamente las dos partes del portón trasero, realzando el carácter práctico del maletero. Los grupos ópticos de la zaga combinan diseño y funcionalidad. Equipados con leds, tanto para las luces de posición como para las de freno, destacan por su diseño vanguardista y aseguran una iluminación óptima. La pertenencia a la marca queda de manifiesto con la presencia de los chevrones cromados y del anagrama que identifica a este vehículo, que también se encuentra en los lados, bajo una rosa de los vientos: un símbolo de libertad, que evoca el carácter polivalente del modelo francés.

El carácter dinámico que ofrece exteriormente se transmite también al habitáculo. El salpicadero, de color negro, plantea un estilo donde prima la funcionalidad, con usos intuitivos de los mandos. El cuadro de instrumentos, con indicadores enmarcados en aluminio, enfatiza el aspecto deportivo de este SUV. El puesto de conducción cuenta, además, con volante en cuero y un asiento envolvente, para una conducción confortable.

El resto de los pasajeros disfruta de asientos que garantizan una buena sujeción y de acabados interiores especialmente cuidados, con el fin de confirmar la pertenencia del C-Crosser al segmento alto. El tacto granulado, así como la pintura en el salpicadero y la tapicería específica en los asientos y en las puertas, crean una impresión de calidad hasta en el más mínimo detalle.

Este modelo se muestra como un vehículo familiar, gracias a su configuración interior de 5 + 2 plazas, asociada a una modularidad eficaz. Además, sus dimensiones interiores - gracias a una distancia entre ejes de 2,67 m - permiten disfrutar de un amplio interior. Además, su maletero de grandes dimensiones cuenta con apertura en dos partes, lo que hace más fácil la carga y descarga. Así, en la configuración 5 plazas y con los asientos de la segunda fila avanzados, alcanza los 510 litros, cuando la segunda fila está atrasada su volumen es de 441 litros. Cuando las dos filas traseras se escamotean, la capacidad del maletero llega hasta los 1.686 litros.

El C-Crosser cuenta, desde su lanzamiento, con el nuevo motor diesel HDi de 160 CV, dotado de filtro de partículas (FAP) y acoplado a una caja de cambios manual de seis velocidades. Gracias a una cilindrada de 2,2 litros, al turbo de geometría variable, a un par generoso, este motor conjuga flexibilidad y agrado de conducción con un consumo razonable. Desarrolla una potencia de 156 CV a 4.000 rpm con un par máximo de 380 Nm desde 2.000 rpm. El consumo es de 7,3 l/100 km para el ciclo mixto, con unas emisiones de CO2 de 194 gr/Km.

El primer SUV de Citroën también encarna los valores de la marca en materia de suspensiones. Está equipado con un tren delantero pseudo McPherson. El eje posterior tiene una configuración multibrazo, un ancho de vías considerable y una barra estabilizadora de 20 mm de diámetro, que favorece al máximo la estabilidad en marcha y contribuye a la seguridad activa del vehículo. Estos resultados se consiguen, además, gracias al empleo de ruedas de 18 pulgadas de diámetro junto a neumáticos específicos Michelín 225/55 R18.

El sistema de frenos cuenta, en el eje delantero, con discos ventilados con estribo de doble pistón y, en el trasero, con discos. Incorpora ABS y repartidor electrónico de frenada (REF).

El ESP (Electronic Stability Program) también es de serie y desconectable a voluntad por el conductor, mediante un botón situado en el salpicadero, a la izquierda del volante. También cuenta con ASR, que evita o limita la diferencia de giro de las ruedas en caso de pérdida de adherencia.

Gracias a la tracción 4x4, ofrece la posibilidad al conductor de escoger entre tres modos de transmisión, según las condiciones del firme y su deseo de control sobre la mecánica. Puede ir en dos ruedas motrices (2WD), cuatro ruedas motrices (4WD), o modo "lock". Un mando situado tras la palanca de cambios permite seleccionar estos modos.

Ficha Técnica
Cilindrada: 2.179 cc
Potencia máxima: 160 CV a 4.000 rpm
Par máximo: 380 Nm a 2.000 rpm
Transmisión
Tracción: 2 o 4 ruedas motrices con modo LOCK
Caja de cambios: Manual de seis velocidades
Prestaciones y consumos
Velocidad máxima: 200 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 9,9 segundos
Consumo medio: 7,3 litros/100 Km.

Acabado Exclusive

En el acabado Exclusive, las lunas sobretintadas y la moldura cromada, que realza la cintura de la carrocería, son sólo algunos de los elementos estéticos que ponen de relieve su marcado carácter de vehículo alto de gama.

Este aspecto se refuerza, además, en este nivel de equipamiento, por el diseño de las llantas diamantadas bi-tono. Las medidas y el diseño dinámico de éstas dan sensación de solidez y resistencia, al igual que las barras de aluminio en el techo.




publicidad