Audi Laser Light, lo probamos de noche en Andorra

30 de diciembre 2016

Pruebas
Gerard Farré

Gerard Farré

María Pujol

Los probamos a 2000 metros de altitud

Hacía mucho tiempo que quería probar lo último en sistemas de iluminación, los faros láser. Todavía no he podido conducir un BMW i8 con ellos ni tampoco pude probar la serie limitada R8 LMX que los equipaba de serie.

Ahora que la segunda generación del Audi R8 los puede equipar como opción era el momento de ver de lo que eran capaces, ya de paso tuvimos la idea de compararlos con los sensacionales Matrix LED. 

Viajamos hasta Anyos Park (Andorra) para probar los faros Laser Light, Matrix LED y halógenos de Audi (Fotos: María Pujol).
Pero fuimos un poco más lejos y aprovechamos la ocasión para ver la diferencia que hay entre estos últimos, los mejores faros del mercado, y unos faros halógenos, todavía de serie en la gran mayoría de modelos del mercado.

Nos desplazamos hasta Anyos Park, muy cerca de la localidad de La Massana (Andorra), para ver cómo funcionan los tres sistemas en carretera. No escogimos una carretera cualquiera, optamos por una situada en Andorra a 2.000 metros de altitud. Iniciamos nuestra visita al principado vecino en el hotel.

Primero un poco de historia

En el Museo Nacional de Andorra, ubicado en la localidad de Encamp, aprovechamos para hacer un breve repaso a la evolución de los faros.
Antes de probar los faros de nuestros tres Audi de prueba, un A1 con halógenos, un A7 Sportback con Matrix LED y un R8 Coupe con Laser Light, decidimos repasar la historia de los sistemas de iluminación y ya que estábamos en Andorra nos fuimos al museo del automóvil. El Museu de l’Automòbil d’Andorra ubicado en Encamp es un museo nacional como no lo hay en España, una visita obligada para todo aficionado al motor que esté de turismo en este pequeño país ubicado en el centro de los pirineos.

Parafina

Los primeros faros de la historia, los de parafina como en este Benz Velo de 1894, servían únicamente para señalizar la posición del vehículo en la calzada.
Los primeros automóviles usaban faroles de parafina parecidos a los de los carruajes de caballos. Su función era indicar la posición del vehículo en la calzada, nada más. A medida que las prestaciones de los automóviles aumentaron se requirieron sistemas que permitieran iluminar más en profundidad la carretera.

Acetileno

A medida que las prestaciones de los automóviles mejoraron se introdujeron los faros de carburo, cada vez con un tamaño mayor para mejorar la visibilidad en carretera.
Entre 1905 y 1910 llegaron las lámparas de carburo o acetileno. Los proyectores delanteros cada vez fueron más grandes para aumentar la potencia lumínica y al mismo tiempo se incorporaron luces en la parte trasera.

Bombilla eléctrica

La bombilla eléctrica suplantó al carburo en los años 20.
Los sistemas tipo Dynamo, como los de las bicis de cuando éramos pequeños, llegaron al automóvil en los años 20, con ellos se pudo introducir la bombilla eléctrica. El diseño de los coches evolucionó y el de los faros también. 

Las bombillas amarillas

Francia implantó el uso obligatorio de bombillas amarillas para diferenciar sus coches de los alemanes. Una normativa que duró desde la Segunda Guerra Mundial hasta 1993.
Durante la Segunda Guerra Mundial, Francia y Reino Unido impusieron el uso de faros con bombilla de color amarillo. De este modo se podía distinguir a distancia los coches alemanes con luz blanca. En Francia se siguieron usando de forma obligatoria hasta 1993.

Bombillas halógenas

Los faros halógenos, como los de este Porsche 911, aparecieron en 1962. Son famosos por su poder calorífico, aquí estamos calentándonos las manos con estos Bosch.
Las primeras bombillas halógenas aparecieron en 1962. En su día el salto cualitativo con respecto a lo que había hasta aquel momento fue tal que muchos afirmaron: “con ellas parece que sea de día”. Hoy siguen presentes en muchos automóviles del mercado, si bien se trata de una tecnología más que superada.

Xenón

El Xenón está más muerto que la Niña de la Curva o los teléfonos con cable.
En 1991 el prototipo F100 de Mercedes-Benz presentó los primeros faros de Xenón. Audi los llevó a la calle con el A8 en 1994. En la época esta opción costaba en torno a 500.000 Ptas. (3.000 euros) convirtiéndolo en uno de los extras más caros del momento junto al airbag que se solían facturar a 1 millón de Ptas. (6.000 euros).

Bi-Xenón

Todavía hay modelos que ofrecen Xenón como es el caso del A1 en Audi. Sin embargo, está siendo sustituido a marchas forzadas por los faros de LED.
20 años después, en 2001 llegó el faro Bi-Xenón direccional con control dinámico. Una solución que todavía está vigente en muchos modelos en la actualidad. Pero como el Mini-Disc o el Laser-Disc el Xenón tiene ya los días contados.

LED

El Audi R8 fue el primer coche con faros completos LED en 2008.
En 2008 el Audi R8 se convirtió en el primer coche del mundo en equipar faros completos LED, no hablamos de luces de día LED, sino de faros con todas las funciones LED. Ahora la segunda generación del superdeportivo de la marca de Ingolstadt ofrece los faros láser.

Audi A1 con Halógenos

Los faros halógenos se caracterizan por proyectar una luz tenue y amarillenta.
Los faros halógenos se usan desde hace más de 50 años. Queda claro que se trata de una tecnología más que amortizada. Sin embargo, a día de hoy sigue estando presente en prácticamente todas las marcas del mercado.

Según Audi el alcance con las cortas de los faros halógenos de este A1 es de 60 metros. Con las largas todavía ves algo, pero esto es lo que ves con las de cruce.
La visibilidad que aportan es muy limitada, sobre todo por la poca potencia de iluminación y por el haz de luz amarillento que proyectan. Con las luces de cruce tenemos una visibilidad teórica de 60 metros, mientras que con las de carretera o largas alcanzan 250 metros. Estas distancias repito son teóricas puesto que con las largas puedes ver con claridad a unos escasos 100 metros.

Audi A7 Sporback con Matrix LED

Por sólo 1.000 euros se puede equipar un A7 Sportback como este con los faros Matrix LED. Un plus de seguridad que merece mucho la pena.
Con el Matrix LED sí tenemos una claridad increíble a 300 metros, ese es de hecho el alcance que declara Audi para este tipo de luces. En toda esta distancia puedes ver gracias al Matrix LED de la primera a la última piedra que hay en la cuneta así como todo lo demás que nos precede. Con las cortas aporta visibilidad también excepcional a 70 metros.

La iluminación LED es el presente y el Matrix LED es la mejor tecnología que hay al respecto. Presentados en el Salón de Frankfurt de 2013 los Matrix LED fueron estrenados con el restyling de la tercera generación del A8, ese mismo año.

50 luces LED de largo alcance dispuestas en una matriz entre ambos faros se adaptan de forma totalmente electrónica a las condiciones del entorno en cuestión de milisegundos. Una opción que en este A7 supone un sobre coste de 1.000 euros y que merece mucho la pena.

Los LED del Matrix se encienden y se apagan de forma progresiva para no deslumbrar a los demás usuarios de la vía, así como para desarrollar la función de iluminación en curva.
Esta función sólo está disponible cuando seleccionamos las luces automáticas y las largas también en posición “AUTO”. En zona poblada se activan a partir de 60 km/h mientras que en carretera abierta por encima de 30 km/h

Los LED tienen función de iluminación en curva, pero no con un faro direccional como lo conocíamos en el Xenón cuando el conductor gira el volante. La gestión electrónica de estos faros está conectada a la cartografía del navegador de forma que es capaz de iluminar hacia la curva a la que nos dirigimos antes de llegar a ella.

Con las largas el Matrix LED garantiza una visión extremadamente clara de 300 metros.
Pero la función más espectacular con las largas o high beam del Matrix LED es la que permite no deslumbrar a los demás usuarios de la vía. El haz de luz envuelve al coche que nos precede, iluminando incluso por delante suyo a ambos lados pero sin llegar a molestarlo lo más mínimo.

Lo mismo sucede con los coches que nos cruzamos, el haz de luz se mueve en todo momento de forma dinámica y muy orgánica para evitar comprometer la visión de los otros vehículos.

Después de haberlos disfrutado en Q7 e-tron, RS6 Avant, A6 allroad, A8 W12 y este A7 Sportback puedo asegurar que son los mejores faros de LED que he probado jamás. Suelo conducir regularmente de noche y no hay ningún otro faro que aporte tanta seguridad al volante como los Matrix LED de Audi.

Audi R8 Coupe con Matrix LED y Laser Light

El Audi R8 es el único coche del mundo, junto al BMW i8, que puede equipar faros con tecnología láser.
Los faros láser se combinan con los Matrix LED, al igual que el prototipo de carreras R18 e-tron quattro que ganó las 24 Horas de Le Mans en 2014. El primer Audi de calle que los usó fue la serie limitada R8 LMX de ese mismo 2014. Ahora es un opcional del nuevo R8 que se factura a 4.400 euros.

37 diodos LED en cada uno de los faros del R8 pueden ver aumentada su luminosidad de la mano de la tecnología láser. Un módulo con 4 diodos láser de alta potencia, cada uno de 300 micrometros de diámetro emite un haz láser de color azul con una intensidad de onda de 450 nanometros. Un convertidor de fósforo lo transforma en luz blanca con una temperatura de color de 5.500 Kelvin, muy agradable para el ojo humano.

El haz del láser se proyecta sobre los diodos LED del faro para aumentar su potencia lumínica. Sólo funciona cuando no hay otros coches en la carretera por encima de 60 km/h.
Sólo se activan cuando llevamos las luces cortas y largas automáticas, siempre y cuando circulemos por encima de 60 km/h y el sistema no detecte a otros usuarios en la vía. Cuando hay otros coches en la carretera disfrutamos únicamente del ya de por si brillante Matrix LED.

Cuando entra en acción el láser es casi más que si se hiciese de día. Emite un cañón de luz con una cierta tonalidad azul que permite ver a una distancia que ni nuestro propio ojo alcanza. Según Audi AG iluminan hasta casi 600 metros. En nuestra prueba se iluminaba prácticamente toda la carretera que teníamos delante. Jamás había visto una luz tanto potente emerger de unos faros.

¿Un tramo nocturno del Rally Monte Carlo? No. Esta es la descomunal potencia de iluminación de los faros láser.
Con el Matrix LED tienes una visibilidad espectacular, pero cuando se activa el láser parece que el Matrix sea de juguete. Con el láser puedes ver aquello que hasta ahora no habías visto jamás de noche en la carretera. Tanto que puedes llegar a ver hasta la misma Niña de la Curva.

Más de uno se preguntará por qué no hemos hablado de los faros Xenón en este reportaje, en el que hemos repasado toda la evolución de los faros en la historia del automóvil. Muy sencillo. Porqué ya están tan muertos como la Niña de la Curva, el Mini-Disc y los teléfonos con cable. El LED es más potente, más barato de fabricar y tiene un ciclo de vida muy superior. 

En resumidas cuentas

Después de probarlos queda claro que merece la pena pagar lo que las marcas nos piden por estos faros de última generación. La diferencia que aportan es más que notable.
El láser será el futuro próximo. De momento sólo hay dos coches en el mundo que pueden equiparlo como opción, el Audi R8 que hemos probado hoy y el BMW i8. Los LED son el presente y el futuro a corto plazo.

A la hora de configurar un coche, podemos prescindir de extras superfluos como un equipo de audio más potente, unas llantas más grandes o una pintura especial. No obstante, sí merece la pena invertir ese dinero de más que las marcas piden por los faros de última tecnología. La diferencia que aportan es más que notable y, ya se sabe, nuestra seguridad y la de los nuestros no tiene precio.

Recibe todas las novedades

¡Suscripción recibida! Si es la primera vez que te suscribes, recibirás un e-mail para que valides tu correo electrónico y empieces a recibir nuestro boletín de noticias.

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín

160 votos

Noticias de coches por marca

Recibe todas las novedades

Se ha producido un error al darse de alta en el boletín